publicado hace 5 días

Desafíos del voluntariado para el 2021

La pandemia y el 2020 nos han dejado algunos aprendizajes, y el equipo de TuComunidad, el voluntariado del Círculo Israelita de Santiago, ha sacado muchas lecciones de ellos. En base a eso, planifican su año 2021, como nos cuenta su Coordinadora, Vivi Kremer, en esta entrevista.Vivi, ¿cómo comenzó el año 2021 para el voluntariado del CIS?-Empezó con muchas expectativas de capitalizar la experiencia del 2020, que –como he comentado en entrevistas anteriores- permitió que muchos equipos crecieran y se consolidaran. Y la idea es planificar un año en el formato presencial y virtual de modo simultáneo, entonces en la mayoría de los grupos se dio un proceso de evaluación y planificación con esta expectativa.¿En qué proyectos van a poner el acento en estos meses de verano? -En principio estamos planificando para los jaguim que se vienen, para Tu BiShvat y para Purim, para el primero de hecho se creó como un nuevo equipo que visualiza una comunida ecológica en algún punto y Tu BiShvat va a ser el punto de inicio de proyectos que van en esa línea, proyectos como de huerta y de una comunidad más verde. Para eso estamos trabajando con este nuevo grupo, que está formado por Cecilia Flatow, Natalia Palacios y Laila Lask, que es la esposa del rabino Diego.Y con todo el equipo de eventos, que es un voluntariado que en general planifica los proyectos para las familias y niños chicos, entonces con ellos estamos pensando en las posibilidades de Purim, con las restricciones posibles que pueden imponer los aforos, entonces viendo cuáles son las posibilidades para celebrar el jag en comunidad.La mayoría de los equipos, entonces, se encuentra evaluando y planificando dentro de su área. No hay un foco especial, sino más bien un proceso similar, de hecho algunos grupos necesitan un descanso, un respiro, antes de volver con la energía que nos caracteriza. ¿Cuáles son los principales ejes de trabajo para este 2021?-Los principales ejes van en la línea de lo que cada equipo se propuso como misión y, transversalmente, darle un seguimiento a los proyectos. Qué significa eso, que por ejemplo cuando nace un bebé y nosotros vamos a las clínicas o, en estas circunstancias, a las casas a darles un regalo, la idea es seguir cerca de las familias a lo largo del crecimiento del bebé. Inclusive, invitarles a la bendición de Shavuot por el primer año. Del mismo modo, cuando acompañamos a una familia que está en duelo, ver distintos momentos de acompañamiento a lo largo del tiempo y no solamente en la Shivá. Y así sumar voluntarios de las distintas áreas.Lo mismo pasa con el grupo de la Mikve, por ejemplo, vamos a tener un nuevo proceso de formación, y por otra parte vamos a generar instancias de encuentro con las balaniot que ya se han formado. Con eventos seguimos planificando al ritmo de cada jag y viendo qué posibilidades nos presenta este año, también con las restricciones que obliga la pandemia. Con respecto al Hablemos, tiene agenda propia y también busca ser parte del ritmo comunitario a través de los jaguim. Lo mismo con la Comisión de Culto y con el voluntariado que va al Hogar Beit Israel: transversalmente, buscamos generar una instancia diferente en cada jag. Con el mismo Bikur Jolim, ver si cuando acompañas a alguien que está enfermo, ver si en cada jag hacemos un acercamiento con un regalo o una llamada, que vaya renovando esta actividad.Esa es la idea transversal. Y con el área de movimiento, tuvimos una reunión muy linda con Chen Blum, que hace la Harkadá; con Denisse Schneider, que tiene el grupo de adultos principiantes y niños; con Gisele Feldman que inauguró Bare en la comunidad y ahora está también con Tai Chi, y Mijal Klemeszes, para ver las posibilidades en este año que es tan difícil. De hecho, partimos esta semana con un taller nuevo, de teatro, con un voluntario nuevo que se acaba de integrar, que es Zelig Rosenman, y tiene mucha trayectoria en el área.Y, como coordinadora, ¿cuáles son tus expectativas para este período?-Bueno, como coordinadora de este voluntariado que es tan extenso, de equipos tan diversos, que abordan temas tan distintos, mi expectativa es poder seguir en cada tarea con la misma seriedad que venimos teniendo, casi de un modo profesional aunque es voluntario, e ir dando respuesta a las distintas áreas que son las que sentimos que lo necesitan, sea hacia adentro de la comunidad o hacia afuera, con nuestros vecinos. Y seguir potenciando todas las instancias que hemos venido creando, y dando espacio a las nuevas-

publicado hace 12 días

Superando los desafíos, aprendiendo de tecnología

El 5 de marzo del año 2020 recién pasado, comenzamos nuestras actividades en el Mercaz. La bienvenida fue con abrazos, besos, risas y alegría de las personas por el encuentro. Les adelantamos al grupo algunas de las actividades que teníamos programadas para los meses siguientes. Todos contentos. Todo dado por obvio.Fue debut y despedida. Los planes no se podrían llevar a cabo. Había llegado un invitado de piedra, con corona y más encima para quedarse.¿Qué podíamos hacer? No podíamos ni queríamos dejar solo al grupo.la necesidad crea la herramienta. La necesitábamos urgentemente, porque la incertidumbre, la soledad, el encierro son muy difíciles para todos y especialmente para los adultos mayores que viven solos, los cuales no podían ver y menos abrazar a sus hijos y nietos. Era una soledad no buscada.Conversando entre nosotras, (las coordinadoras), surgió una idea: ¡aprovechemos todo lo bueno de la tecnología! Comenzamos a contactarnos con las personas del grupo a través de celulares, emails, Whatsapp.Nos dimos cuenta que no era suficiente. Necesitábamos el diálogo.¿Y qué pasaba con el Zoom? Casi nadie sabía usarlo. muchos tuvieron que aprender y lo hicieron porque era una necesidad sentida. Otros aún no se atreven, pero vamos de a poco. Fue una oportunidad de aprender algo nuevo dentro de la crisis. Un logro muy importante para cada uno de ellos. A través del Zoom tenemos ahora una cercanía virtual que nos permite vernos y escucharnos. Además, podemos disfrutar de las charlas sobre filósofos judíos; sobre el islam; los otomanos y mucho más, que nos viene dando desde hace tiempo el Dr. Jonny Wenger. Una mitzvá que agradecemos enormemente y que a la gente le encanta.Esperamos que más temprano que tarde podamos hacer todo ello en forma presencial.Que D-s permita que este 2021 podamos vernos y abrazarnos presencialmente. Y lo más importante, que nos de salud, salud, salud. Por añadidura, también podrían ser alegrías. bienestar, serenidad y paz.

publicado hace 20 días

El año en que fuimos más comunidad

Este año 2020 ha sido distinto y desafiante, qué duda cabe. Por eso, quisimos cerrarlo haciendo un balance y así evaluar cómo este año tan especial impactó -sobretodo, a la comunidad del Círculo Israelita de Santiago. Para eso conversamos con Miguel Infeld, Presidente del Círculo Israelita de Santiago, y Jorge Ancelovici y Raúl Goren, miembros del Directorio del mismo, quienes compartieron sus impresiones sobre cómo se vivió este período tan distinto en el CIS. Para Miguel Infeld, Presidente del CIS, a pesar de todas las dificultades, este fue un año en que se logró una gran unión y participación de la comunidad. “Gracias a Zoom, pudimos seguir realizando nuestros servicios y llegando a las casas y hogares de nuestros socios y miembros de nuestra comunidad, para que nunca dejaran de sentir que estábamos juntos en esto”, nos comenta, destacando también que gracias a esta tecnología también fue posible que personas que estaban alejadas geográficamente de la comunidad o que bien -por distintas razones- no podían participar de las actividades presencialmente, lo pudieran hacer ahora vía remota, pudiendo con eso también integrarse a la comunidad.Miguel, ¿cuál crees fueron los mayores desafíos que tuvo que enfrentar el CIS en este año 2020?-Principalmente, adaptar todas nuestras actividades a las posibilidades que daban las medidas sanitarias impuestas por la pandemia, y también poder hacer frente a los ajustes presupuestarios que tuvimos que hacer debido a las consecuencias económicas de la misma. Desde que se cerraron las instituciones, en el mes de marzo, el Mercaz dejó de tener actividades presenciales y el CIS adaptó todas sus operaciones a un formato online. Nos adecuamos rápidamente y con eso pudimos seguir funcionando casi 100% online hasta el mes de septiembre, y ahora de vuelta nuevamente, en todos los distintos servicios y los grupos que funcionan en el Círculo Israelita. Pudimos dar respuesta a todas las familias que necesitaron de la comunidad en momentos difíciles, y cumplir con la tradición judía para despedir a quienes lamentablemente fallecieron, con los rituales en el Cementerio Israelita de Conchalía adecuados a los aforos permitidos. También pudimos reprogramar las celebraciones que estaban ya agendadas para este año, como Bar y Bat Mitzvá, matrimonios y otros, y cuando ya se nos permitió volver a realizar ceremonias presencialmente, retomar con el calendario de estas celebraciones de manera que ninguna familia del CIS se quedara sin vivir y compartir en comunidad ese hermoso momento.  ¿Cómo evalúas la relación con otras instituciones, como la Comunidad Judía de Chile (CJCh) y la Municipalidad de Lo Barnechea?-Apoyamos a la CJCh en todo lo que necesitaron para poder asistir a las familias de la comunidad que lo requerían, y de la misma forma pusimos a disposición del Alcalde y de la comuna de Lo Barnechea las instalaciones del Mercaz, para apoyar la distribución de cajas de alimentos a los vecinos que necesitaban ayuda. Así también nuestro voluntariado fue parte de las ollas comunes de Lo Barnechea, y desarrolló una tremenda labor junto a los líderes vecinales para asistir a familias vulnerables. Lo más importante, es que fuimos fortalecidos como comunidad, quisimos que todos se sintieran parte y que supieran que no estaban solos en esto. ¿Cuáles son tus proyecciones para el año 2021? ¿Y también qué esperas de este nuevo año para la comunidad?-Espero que este nuevo año se refuerce este sentimiento de que juntos somos más fuertes, de que juntos hacemos comunidad, y que podamos seguir contando con todos nuestros socios para seguir apoyándonos en esto. Y también que todos los miembros de la comunidad sigan identificándose y siendo parte del Círculo Israelita, que sepan que pueden contar con nosotros porque seguiremos aquí para apoyarlos y seguiremos contando con ellos para darle vida a esta comunidad. Jorge Ancelovici:“Estamos preparados para seguir con actividades presenciales y por Zoom”Jorge, al cierre de este año 2020, ¿cómo podrías evaluar que fue para el área de Culto del CIS?-Indudablemente que fue un año muy especial. En culto puedo decir que fue muy bueno, que el Ejecutivo y Directorio está satisfecho con la convocatoria por Zoom a cursos para grupos de todas las edades y posteriormente los servicios de Tefilá, Shabat y fiestas.Dicho lo anterior, quedamos muy contentos, especialmente con la cantidad de socios y no socios y amigos en el extranjero conectados con las entrevistas y programas que se publicaron semanalmente. Establecimos muy buenas relaciones con comunidades de todo Chile, invitándolos a participar en todas nuestras actividades.¿Qué fue lo más desafiante de este año para Culto?-Sin duda, la celebración de los servicios de las Altas Fiestas, que tuvo una planificación de muchos meses en una comisión en que estábamos juntos con Exequiel Klas, el Rabino Eduardo Waingortin y Mario Kiblisky, Director General del CIS.Esto, junto a la logística implementada por nuestros profesionales dirigidos por nuestro Director General, quienes con la experiencia de años en altas fiestas tuvieron que innovar en tecnología y especialmente en seguridad, que es un aspecto relevante en las transmisiones por Zoom y Redes Sociales.La única medición posible fue la gran cantidad de computadores conectados que superaron ampliamente las expectativas, tanto a nivel nacional como del extranjero.¿Cómo se lograron equilibrar el cumplimiento de las medidas sanitarias con el deseo de las familias de celebrar sus fechas importantes de manera presencial?-Con la pandemia, el Círculo Israelita Permaneció cerrado y, a medida que fueron autorizando diferentes aforos durante todo el período, se fueron reprogramando todos los Bar y Bat Mitzvá, matrimonios y servicios presenciales. De esta forma, siempre se respetaron las disposiciones del Ministerio de Salud en todos los aspectos sin excepción.Las familias comprendieron la situación y acomodaron sus fechas de celebraciones, y ya se han efectuado una cantidad importante de estos eventos con la alegría de siempre. Este ajuste fue un crecimiento importante espiritual para muchas familias que estuvieron juntas en los servicios de Shabat, Altas Fiestas y otras instancias en que juntos en casa pudieron compartir.Nos sentimos orgullosos de haber cumplido lo mejor posible con nuestros socios y todo el Ishuv que nos acompañó.¿Qué esperas para el 2021? -El año que viene esperamos que ojalá termine la pandemia, pero de todas formas estamos preparados para enfrentar de la mejor forma para nuestros socios, y con la experiencia del año 2020 creemos que así será.Nuestros rabinos y jazán están trabajando arduamente barajando las diferentes alternativas de acuerdo al desarrollo de la pandemia, y estamos preparados para seguir con actividades presenciales y por Zoom. Todo dependerá de la situación que ojalá mejore lo más pronto posible.Raúl Goren:“Esto refleja la mística y cohesión de nuestra comunidad”Raúl, ¿qué tan impactado se vio el presupuesto del CIS por las particularidades de este año 2020?-La merma en los ingresos se dio en casi todos los ámbitos que mantienen al CIS funcionando y que permiten tener a nuestra comunidad con estándares que nos llenan de orgullo. Imagínate que prácticamente no se pudieron celebrar Bar y Bat Mitzvá, o matrimonios, así como tampoco los eventos asociados a estas celebraciones y tradiciones. Tampoco pudimos contar con otros eventos asociados a empresas externas. También tuvimos caída en las donaciones y otros ingresos. Las Altas Fiestas, que son fechas importantísimas para nosotros para la recaudación del año, tampoco pudieron hacerse de manera normal. Sin embargo, gracias a una temprana planificación y acción del Directorio, liderado por su Presidente, nuestro Director General y el Rabino Eduardo Waingortin, pudimos tomar las medidas adecuadas en el tiempo correcto, con una austera pero eficiente planificación financiera para que CIS siguiera funcionando, entregando servicios, apoyo y mantuviera sus cursos y actividades aunque se realizaran online. Hoy, cerrando el año, podemos concluir que estamos a un nivel bastante más bajo que lo habitual, pero prácticamente en equilibrio, y en esto es relevante destacar que sí se mantuvieron las cuotas de nuestros más de 1.000 familias de socios, lo que refleja la mística y cohesión de nuestra comunidad. ¿Cuáles fueron los ajustes que tuvieron que hacer en el presupuesto?-En primer lugar, hubo un ajuste natural por la disminución de los gastos asociados a ciertos programas no realizables en pandemia y otros gastos asociados a la generación de ingresos asociados a la producción de eventos. Además, con gran generosidad por parte del staff del CIS, los ingresos más altos sacrificaron parte de su sueldo.Junto a ello, la gran labor del equipo del CIS en la generación de contenido y en mantener la comunidad vinculada y contenida, fue clave en lograr una menor merma de los ingresos. Hay que destacar también la innovadora organización y gestión para la celebración de Iom Kipur, que ayudó a mantener parte de los ingresos de estas fiestas y además nos conectó de una manera sorprendente. Es importante destacar el gran trabajo y talento del equipo de nuestros rabinos, quienes lograron adaptar nuestras tradiciones y nos conectaron con una activa participación de judíos de regiones y de otros países. Además, el Mercaz tuvo el liderazgo para gestionar varias campañas sociales que fueron en ayuda de familias de la colectividad y vecinos de Lo Barnechea, que pasaron por muchas dificultades.No quiero dejar de mencionar al maravilloso grupo de mujeres que durante varias semanas cocinó miles de jalot, haciendo gran tzedaká y al mismo tiempo esparciendo nuestra cultura.Por lo tanto, más que los ajustes y recortes presupuestarios que ayudaron a mantener el equillibrio en las cuentas, hay que destacar cómo salió lo mejor de nuestra comunidad en estos difíciles tiempos.¿Qué pasó con los socios durante este año? ¿Y cómo se logró equilibrar las necesidades del CIS con la situación particular de cada uno?-Los socios se mantuvieron en gran parte pagando sus cuotas. Un agradecimiento a todos por mantenerse participando activamente del Mercaz, pese a las circunstancias. En el caso de dificultades familiares y situaciones particulares, estas fueron atendidas directamente por nuestro Director General con la disposición, voluntad y diligencia que siempre lo han caracterizado.Finalmente, en cuánto a las donaciones y considerando las necesidades que había en la comunidad en general, ¿cuál sería tu evaluación de lo sucedido este año?-El presupuesto de donaciones aún está por debajo de lo proyectado. Agradecer a todos los donantes por el esfuerzo que hacen por la continuidad judía a través del Círculo Israelita e invitar a quienes puedan a incorporarse a este noble desafío desde alguna de las varias plataformas que tenemos, como Yad La Ajim, Continuidad Judía, Maasim tovim , Kavod especiales, etc.

publicado hace 20 días

Lo que el 2020 nos dejó

Estamos a horas de empezar un nuevo año, lo cual para algunos puede ser increíble y para otros puede ser aliviador.Este año al menos para mí, se pasó volando, lo cual en este año en específico fue bastante bueno. Si estuviéramos en otras circunstancias, probablemente no sería tan bueno esto de que el tiempo vuele.Estoy más que seguro que alguna de las personas que está leyendo esto dijo o pensó que este año ha sido un año perdido. Hoy vengo a convencerlos de que ese pensamiento es erróneo.Este año partió como avión, todo iba super bien y, de pronto, nos enteramos que había un virus en China. El 3 de marzo este “virus” (el Coronavirus) llega a nuestro país. El 11 de marzo es declarado pandemia mundial por la OMS. Y de ahí en adelante fue la mayoría del tiempo en cuarentena, después el desconfinamiento y aquí estamos.Pero ahora los invito a pensar las cosas buenas y las malas de este año, puede que a diferencia de otros años esta vez las cosas buenas no predominen, pero, aunque las cosas buenas no sean la mayoría igual existieron y es importante tenerlo en cuenta. En lo personal creo que este año estuvo lleno de aprendizajes. Aprendimos a estar juntos a pesar de la distancia; conocimos Zoom, que resultó ser una salvación para la mayoría de las personas y una maldición para otras. Después aprendimos que las cosas más básicas -ver a la familia y amigos, ir al colegio o universidad, o incluso ir a trabajar- no eran tan básicas ya que de un día a otro pueden cambiar por completo o incluso desaparecer.Creo que este año nos ha dejado muchas enseñanzas que tenemos que empezar a poner en práctica. Gracias a Zoom puedo decir que cuando Albert Einstein dijo: “Si quiere entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento”, tenía toda la razón. Cuando dicen que una mirada dice mas que mil palabras es totalmente verdad y creo que una de las ventajas de las situaciones en las que nos puso la pandemia fue Zoom, porque muchas veces nos ha pasado que nos quedamos parados mirando a alguien y es un problema porque la gente se da cuenta y nos empiezan a juzgar y a criticar por un acto tan normal e inocente como es observar. Y Zoom nos permite observar a la gente que nos interesa o personas que no conocemos tanto, y eso mismo nos permite conocer y entender a distintas personas, cosa que persona probablemente en persona no podrías.En tiempos “normales” ustedes estarían leyendo esto en La Palabra Israelita impresa, pero este año no fue así y tuvimos que adaptarnos a la tecnología. Y creo que con esto aprendimos que el ser humano es capaz de adaptarse a todo tipo de situaciones, incluso las que parecen muy lejanas o extremas.Los invito a reflexionar y pensar lo bueno y malo de este año y quitarse el prejuicio de que fue un año perdido para así poder darnos cuenta de que, a pesar de todo, si hubo cosas buenas y espero que hayan sido más de las que se habían imaginado. Les deseo que el próximo año sea mejor para todos.Y espero que el próximo año podamos volver a nuestra “normalidad”.Feliz Año Nuevo.

publicado 24 Diciembre 2020

75 años siendo la voz de la comunidad

Este año 2021, La Palabra Israelita celebra sus primeros 75 años de vida. Creada al alero del Círculo Israelita de Santiago, el primer nombre del diario fue “Das Yidische Wort” y sus contenidos eran, por supuesto, en Idish. Hoy, La Palabra Israelita es el medio de comunicación comunitario más antiguo de la comunidad judía de Chile y, probablemente, uno de los medios judíos con mayor historia en América Latina. La Palabra tiene por objetivo cubrir las actividades de la colectividad judía chilena, con énfasis en noticias de interés para todos los judíos de tendencia masortí o conservadora residentes en el país, ya sea de la contingencia noticiosa nacional como internacional, incluyendo semanalmente notas sobre el quehacer judaico local, las actividades de continuidad judía referidas a cultura, comunitarias, voluntariado, Israel y su historia. De la misma forma, da cuenta de las actividades del CIS, la institución con la que está profundamente vinculada, aunque se proyecta a ser la voz de los judíos en Chile y a mostrar la comunidad chilena en su amplitud de expresiones y participantes. Su línea editorial está fuertemente enfocada hacia la pluralidad, conversando y conectando con todas las instituciones comunitarias, de manera de mostrar el crisol de expresiones que tiene la vida judía en Chile. A partir del año 2020, La Palabra Israelita es un medio de comunicación 100% digital, lo que le permite llegar a los judíos y a personas interesadas en el acontecer judío no sólo en el país, sino a nivel mundial, lo que hace que actualmente tengamos lectores también en Argentina, Uruguay, México, Estados Unidos, España e Israel, por nombrar algunos países. Con motivo de la celebración de nuestro 75, La Palabra Israelita estrenará una nueva propuesta editorial, de la que les contaremos prontamente. Por mientras, les podemos adelantar que el año 2021 vendrá recargado en contenidos digitales y nuevas secciones, ya que esperamos seguir siendo -por otros 75 años y más- la voz de nuestra comunidad. 

publicado 14 Diciembre 2020

¡Qué sean solo el comienzo!

Este pasado 25 de noviembre celebramos los 30 años de Bet El. 30 años de alegrías que hemos compartido todos/as nosotros/as como una familia inquebrantable. Como lo simboliza la parashá Vayetzé, la parashá de Bet El, esta familia es “una sola roca”, la cual encuentra su fortaleza en la unión de todos sus miembros, cosa que sábado a sábado beteliano comprobamos. Para celebrar este sueño que nació hace 30 años, de la mano de nuestro querido Rab Eduardo, la Hanalá de mano de madrijot y ex-madrijot de Bet El ofició el servicio de Kabbalat Shabat en el Mercaz, donde, a través de la música, recordamos la historia de nuestro movimiento. Concluimos el fin de semana con una “gala” de cumpleaños durante las actividades presenciales del sábado y domingo respectivo. Concluyendo el 2020, y mirando hacia atrás, como Bet El nos sentimos afortunados de poder haber mantenido nuestra llama viva acostumbrándonos a esta nueva realidad. Ocupando esta nueva realidad miramos con ansias al 2021 y todos los desafíos y risas que nos esperan por delante. ¡Que estos 30 años sean solo el comienzo!Bet El, ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

publicado 04 Diciembre 2020

Cierre de un año desafiante, pero pleno de aprendizajes

Ad portas del cierre del ciclo anual de Talmud Torá del Círculo Israelita de Santiago, CIS, conversamos con su Coordinadora, Vivi Kremer, para saber cuál es el balance al terminar un año distinto, pero desafiante y especial. Ahora que se acerca el cierre del año de Talmud Torá en el CIS, ¿cómo evalúas este ciclo?-Este año fue desafiante para todas las familias y especialmente difícil para las que se encontraban muy próximas a celebrar el Bat o Bar Mitzvá. Cuando la pandemia impactó en Chile, se inició la cuarentena y el contexto se volvió incierto, tuvimos que crear nuevas respuestas.Para muchos papás, que sueñan con este momento, aun cuando sus hijos son pequeños, implicó un reseteo rápido de expectativas, y entre todos re descubrimos el valor de esta etapa, y la gran oportunidad que teníamos por delante para enfrentar este contexto con lo mejor de nosotros. Porque un hijo que llega a este momento, ya es una gran felicidad para la familia y la comunidad. Una bendición por la que agradecer: todo lo demás puede adaptarse.El ciclo de Talmud Torá está muy estructurado. Llamamos a las familias previamente, se realiza reunión de apoderados, al comienzo grupal e individual, hay muchas experiencias que se comparten con la Familia y los abuelos, y más. Pero, incluso así, este año creamos nuevos espacios. Realizamos reuniones virtuales para conversar con los papás que no sabían en qué condiciones iban a poder realizar sus celebraciones, y -de verdad- esas instancias, que nacieron para contener la preocupación, se convirtieron en espacios de reflexión y aprendizaje.Armamos tutorías especiales para los niños que al cambiar de fecha cambiaban de parashá. Fuimos totalmente accesibles para contener inquietudes y preocupaciones, y para llevar el foco a lo de verdad importante, y toda la comunidad Talmud Torá se sumó a esta energía con flexibilidad y mucho amor.¿Qué fue lo que resultó más desafiante? ¿El no poder reunirse, el mantener la atención de los talmidim durante las clases en Zoom, el traspasar todo el programa de estudios a una plataforma digital, otro?-Creo que todo lo que mencionas, porque la experiencia digital es totalmente diferente de la experiencia presencial, por lo tanto no se trata de extrapolar lo que hacíamos en épocas normales. Había que crear todo el tojnit en un nuevo formato. Motivar a los talmidim que venían de estar conectados todo el día con el colegio y fundamentalmente conocerlos a través de la pantalla; creo que ese fue un gran desafío.Pero también pudimos aprovechar las ventajas del Zoom y tener encuentros increíbles, como fue el encuentro con la Embajadora en Iom Haatzmaut, con una sobreviviente en Iom Hashoá junto a Memoria Viva, invitamos a Arié Rezepka para conversar sobre Tikún Olam, tuvimos actividad con los abuelos en Shavuot, hicimos café virtual con papás y mamás, en fin, un desafío que tomamos con seriedad. ¿Cómo tuvieron que adaptarse los morim y el CIS para enfrentar este desafío?-El equipo de Talmud Torá es un lujo, un área muy cuidada por el Mercaz. Está bajo la Coordinación del Rab Gustavo Kelmeszes, y cuenta con la participación de los Rabinos Pato Lejderman, Ari Sigal y Diego Edelberg, además de nuestro Jazán, Ariel Foigel. También cuenta con todo el soporte de la administración, especialmente de Marianella, primer contacto con los papás.Las morot Karen, Denise, Taly, Gaby Dascal y Myriam Dulfano son de excelencia y se alinearon rápidamente con las nuevas necesidades que requería este contexto. Nosotros trabajamos para que los niños, en esta etapa, adquieran mayor protagonismo respecto de su judaísmo, que tomen conciencia de que eso es un gran poder, y que -como tal- conlleva una gran responsabilidad. Eso no cambió con la virtualidad; al contrario, todo el equipo puso especial esfuerzo en continuar con este criterio.Y al cierre del año, ¿qué resultados positivos o no pueden resaltar?-Cerrando el año, tuvimos la oportunidad de volver de modo presencial, y es significativo cómo los niños han crecido este año. Sin duda, este contexto tan difícil permitió muchos aprendizajes y fundamentalmente se percibe en la alegría, el valor que se le da a la posibilidad de estar en una clase en el Mercaz. Para los que han tenido que continuar con Zoom es más desafiante, porque se arrastra un año de trabajar en esa plataforma, que si bien fue única posibilidad durante meses, es más compleja para la participación y motivación de los niños.¿Cómo se espera que sean las clases el próximo año?-Fundamentalmente flexible a lo que el contexto permita. La incertidumbre es una variable con la que aprendimos a trabajar, y esperamos seguir dando respuestas rápidas y serias. Como te decía al inicio, consideramos como comunidad que esta etapa, es significativa, habla de continuidad y trascendencia para las familias y para nosotros como kehilá. La tomamos con esa relevancia, y damos lo mejor de nosotros para que así sea.

publicado 27 Noviembre 2020

Regaloneando (y cuidando) a adultos mayores de Lo Barnechea

El lunes y miércoles de esta semana tuvo lugar una “Jornada de cuidado y autocuidado”, organizada para los adultos mayores del Programa “Años Dorados”, del voluntariado Contigo del Círculo Israelita de Santiago, CIS. En ella, 12 adultos mayores fueron regaloneados con servicios de peluquería, maquillaje, masaje descontracturante, sesión de fotografía, podología y un rico cóctel en las instalaciones de la Dirección de Desarrollo Comunal, DIDECO, de Lo Barnechea.La jornada de cuidado y autocuidado nació pensando en todo el regaloneo que queríamos hacerles, pero postergado por la pandemia, así que nos lanzamos a pulso junto con la Dideco y en base a personas que quisieran regalarnos de su tiempo y conocimientos. Formamos un equipo maravilloso de personas que desinteresadamente se sumaron con todas las medidas sanitarias y de cuidado, pero con mucha calidez. Los acompañamos y nos divertimos juntos como hacía mucho tiempo, copuchando, contando anécdotas, disfrutando ver cómo iban relajándose, dejando aflorar personalidades risueñas, coquetas y dejándose querer.  “Años Dorados” un proyecto colaborativo con la DIDECO de Lo Barnechea, que surge a finales del año pasado pensando en desarrollar un programa de acompañamiento a adultos mayores en situación de crisis que son atendidos por el personal municipal con mucha dedicación, pero que, por falta de redes familiares, requieren mayor atención y monitoreo. Se trata de personas mayores muy solas, a quienes pensábamos ayudar y acompañar para llenar un poquito más su vida.Cuando partió la pandemia y en especial la cuarentena, nos dimos cuenta de que eso no iba ser posible de manera presencial, porque se trata de personas con factores importantes de riesgo. Entonces, con la coordinación de Mariela Herrera, Asistente Social de DIDECO, optamos por desarrollar un programa de acompañamiento telefónico. Partimos en abril con solo seis personas y hoy en día ya somos 18 voluntarias y lista de espera para ingresar. Cada voluntaria se vincula con un adulto mayor específico, los llamamos una dos a tres veces por semana, los escuchamos, contenemos, reforzamos medidas de autocuidado y estamos alertas a cualquier necesidad urgente de atender. Así hemos hecho vínculos muy estrechos, de mucho cariño, respeto y empatía recíprocos. Apoyamos también el proceso de envejecimiento saludable mediante estimulación cognitiva contenida en cuadernillos de actividades para su entretenimiento y ejercitación.Para mí, coordinar esta este grupo de voluntariado ha sido pura felicidad y orgullo. Me he encontrado con personas maravillosas, generosas, cariñosas y muy preocupadas por el prójimo, que han hecho una sinergia increíble, sumando energías positivas. Como programa, fuimos evaluados de manera excelente por los beneficiarios y también desde el punto de vista de los voluntarios el proyecto tiene una aprobación increíble.Estamos cerrando el año con 18 voluntarias -un número místico- que de alguna manera nos ratifica cómo con pequeños gestos de amor, hemos entrado en sus vidas, buscando cambiar sus perspectivas negativas. Pienso que hoy día los adultos mayores del Programa de Contigo “Años Dorados” viven de una manera más positiva, más optimista, porque han descubierto su inmensa fuerza interior y porque también sienten que de alguna manera el apoyo que les damos los impulsa a ver las cosas con más alegría y esperanza.

publicado 20 Noviembre 2020

Un retorno sentido y seguro

¿Dónde está D-s?El nivel más alto es cuando diez judíos y judías están comprometidos y comprometidas, en una cuestión de santidad -davar shebakedushah- porque entonces la santidad se revela al mundo (Talmud Berajot 6a). Cuando diez judíos y judías están ocupados en Torá y Tfilá, la Shejiná –Providencia Divina- habita entre ellos, como dice en Tehilim 82:1: “D-s está presente en una congregación piadosa”. Dado que la Shejiná habita en medio de un minián, cada persona debe tratar de ser una de las primeras diez personas en llegar para rezar (Shuljan Aruj, 90:14).Sin embargo, hubo 146 días exactos en donde no hubo judío que pudiera acercarse a conformar un minián de manera presencial. La utilización de mascarillas y el distanciamiento social, se volvieron la mitzvá primordial con el objetivo de salvar vidas. Así, el pueblo judío y la humanidad, comenzó a transitar un -sheat hadjak- hora de apremio, en donde el propósito de –pikuaj nefesh- salvar almas, doblegaba voluntades y prioridades para vivir en los mandamientos y no morir por ellos.En 146 días, la necesidad de reencontrarnos se profundizó. El zoom y su formato live no nos permitió entonar al unísono. Los problemas técnicos sumaban razones en detrimento del abrazo y la mirada compasiva a quien debía pronunciar kadish por encontrarse en período de duelo. Así como describe el salmo 137 al exilio judío de Babilonia, así de profundo nuestro vínculo arraigado a la práctica sinagogal. Sobre las cámaras de computador y virtualidad, allí donde nos sentábamos con nostalgia, recordábamos nuestra sinagoga y su formato presencial. El honor amerita, en agradecimiento por lo que sí sostuvimos, que de manera paliativa supimos sostener Comunidad en las Altas Fiestas y acompañarnos en momentos de dificultad.Un día, el Ministerio de Salud presentó un plan de retorno seguro y con ello, se abrió una puerta de esperanza. Mario Kiblisky, Director General CIS, junto al staff administrativo revisó protocolos y preparó la institución para recibir de manera progresiva la actividad neurálgica y primordial de nuestra comunidad: Tefilá –rezos-. Los minianim de lunes y jueves cuando la reglamentación no permitía salidas en días inhábiles, luego adelantar horario de rezos por el toque de queda, más adelante incorporar shabbat en la mañana, dividir aforos en espacios abiertos y en lugares cerrados e incorporar el ciclo de vida a nuestras oraciones: celebrar a los benei mitzvá y sus familias.¿Qué pasa en la Sinagoga?No somos los mismos los que retornamos de manera presencial a la Sinagoga. Los textos nos hablan de plagas y enfermedades, de levantarnos con vida, de sentir protección, pero es probable que nunca hayamos entendido el significado hasta la pandemia. El RUT de cada persona que ingresa bajo estricto protocolo a la institución es el mismo que previo al COVID-19, pero cada individuo que se empodera hoy con sidur en mano ya no es el mismo. La fragilidad de la vida propone otra perspectiva en nuestra búsqueda de D-s. La enfermedad, nos sensibiliza a no dar nada por seguro y garantizado.Fueron 146 días en ausencia física. El salmo 146, en su tramo central recita: “D-s libera a los cautivos, D-s abre los ojos a los ciegos; D-s levanta a los caídos; D-s ama a los justos. D-s guarda a los extranjeros; Al huérfano y a la viuda sostiene”. Y está claro que el propósito de toda judía y judío debe ser emular a D-s y buscarlo a través de las prácticas. Un cautivo no reside figurativamente en una cárcel, sino en aquellas rutinas y prácticas que no puede liberar. Un ciego no es quien tropieza torpemente, sino aquél que prefiere evitar la realidad y disfrazarla. Un caído no es tal, hasta en tanto ha ofrecido su energía y pasión a una causa. El justo, es aquél que pudo visualizar la adversidad y elegir el camino de la construcción. El extranjero, huérfano y viuda son los arquetipos de la vulnerabilidad que D-s no abandona y deja desfallecer. Aquellos, son los exponentes que debemos sostener para emular a D-s.Volvemos a las Sinagogas con esa esperanza que el pueblo judío sabe conservar. Alzamos nuestras voces y movimientos, nuestros mantos y manos, nuestros rituales y significados, que nos cuidan y preservan. Volvemos al mismo sitio aunque distanciados, nos animamos a sonreír, queremos ver el sol nuevamente brillando. Ocupamos los sitiales de nuestros padres y abuelos, mientras miramos al cielo clamando misericordia y vidas mejores. Nos miramos a nosotros mismos, porque ya no somos los mismos. Nos unimos, de manera presencial, porque sabemos que la Shejiná está con nosotros.

publicado 13 Noviembre 2020

Educación en pandemia

Este año ha sido difícil para todos, y uno de los campos en el cual más repercutió esta situación fue la educación.Este sistema ha afectado a todos (alumnos, profesores y apoderados) y, según un estudio de la Universidad de Chile, un 63% de los niños encuestados dijo sentir aburrimiento; un 41% dijo sentirse estresado, y tan solo un 3% de los niños dijeron sentirse felices. Con esto podemos concluir que la mayoría de los niños y niñas no lo han estado pasando bien y eso ha afectado su aprendizaje. Esto se ha traducido en que muchos niños se van de las clases y se entretienen en cualquier otra cosa. Lo cual me lleva a una pregunta: ¿cuánto más vamos a aguantar en este sistema tan nuevo que al parecer llegó para quedarse?¿Cuál ha sido el camino que nosotros los jóvenes, hemos recorrido en esta pandemia?Creo que adaptarse no ha sido fácil para nadie ya que hemos tenido muchos cambios de sistema y, cuando nos logramos adaptar, nos vuelven a cambiar todo. Por otro lado, creo que el cambio ha sido positivo ya que nos dimos cuenta que es la única manera de mejorar las cosas, y no solo lo veo por lado académico, sino también por lado personal de cada uno.Ahora quiero hablar de la educación según el judaísmo. La educación, el jinuj, es uno de los grandes pilares del judaísmo. Desde la misma Torá se nos ordena narrarles las historias del Éxodo a nuestros hijos. No existe comunidad judía sin un Beit Sefer, un Jeder, un Gan o una Yeshivá. Somos un pueblo que estudia y que cree en el valor superador del estudio. Jinuj comparte la raíz con la palabra Jánuca, que significa inaugurar. La tradición de Israel cree que educar es inaugurar en el otro un nuevo conocimiento y un universo nuevo de significados y de sentidos.El Talmud Torá, el estudio de la Torá, fue a lo largo de los últimos 2.000 años y, aún en nuestros días, un valor fundamental para nuestro pueblo. Moshé recibió la Torá en el Sinaí y la transmitió Ieoshua; Ieoshuá a los ancianos; los ancianos a los profetas, y los profetas la legaron a los hombres de la Gran Asamblea. Ellos afirmaron tres principios: sed circunspectos en el juicio; conseguid numerosos discípulos, y haced un cerco en torno a la Torá. Conseguir discípulos es ir detrás de las pasiones de los jóvenes en las cuales se focalizan sus intereses.Creo que debemos ser estudiosos y no estudiantes, lo cual es una gran diferencia entre dos palabras tan parecidas. La diferencia es simplemente que el estudiante solo intenta aprender una materia en cambio el estudioso no sólo la intenta aprender, también se involucra en la materia y todo lo que esta conlleva, mostrando interés por seguir aprendiendo.Por otro lado, considero que hay que reconocer el mérito y gran esfuerzo de los profesores en haberse adaptado a la tecnología, redes sociales, etc. Y hay que tener claro que sin ellos nada de este periodo podría haber sido posible.Rab Abraham Joshua Heschel, en su libro “I Asked for Wonder”, dice: “Todo depende de la persona que está en frente de la clase. El profesor no es una fuente automática desde donde el saber del conocimiento se puede obtener. El profesor es un testigo o un extraño. Para guiar a un alumno a la tierra prometida, el maestro tiene que haber estado allí por sí mismo. Cuando se pregunta: ¿estoy a favor de lo que enseño? ¿Creo en lo que digo? El profesor debe ser capaz de responder de manera afirmativa. Lo que se necesita más que nada no son los libros de texto, sino personas-textos”.Los sistemas siempre traen cambios. Es tiempo de preguntarnos por las mejoras que soñamos para la educación después de estos difíciles meses. No dejemos pasar la oportunidad para aumentar la curiosidad y las preguntas fundamentales.¿Cómo se ve el futuro? Creo que el futuro aún es incierto pero tengo claro que la parte más difícil que fue adaptarnos a este sistema completamente nuevo ya pasó. Creo que pueden venir un par de cambios más, pero dudo que sean tan drásticos. Y luego viene algo que muchos esperan con ansias, que es volver a la educación presencial, lo cual también va a ser un cambio brusco pero ese sistema ya lo conocemos, solo que ahora vendrá con pequeñas modificaciones.

Un verano entretenido

  ¿Puedes contarnos de ti, profesión y a que te dedicas?   -Mi nombre es Michelle Jaimovich y soy psicopedagoga bilingüe.   ¿Cuál es tu oferta de actividad para niños y niñas en el verano?   -Mi oferta de actividades para el verano se llama “Verano Entretenido”, en donde se hacen distintas actividades recreativas, ya sean manualidades, actividades en inglés, picnic, cocina y expresión corporal.   ¿Para qué edades es? ¿Cuántos niños?   -La edad es a partir de los tres años en adelante, las actividades se van modificando según las habilidades de cada niño y se puede desde un niño hasta cinco niños por grupo.   ¿Se realiza a domicilio o en otro recinto?   -Verano Entretenido se realiza a domicilio.   ¿Cuáles son los beneficios y objetivos de la oferta de actividad que tienes?   -Los beneficios del programa es que los niños desarrollen todas sus habilidades y, al mismo tiempo, potenciar las funciones ejecutivas a través de actividades recreativas. Los objetivos de las actividades es que el niño logre expresar todo su potencial, tanto en las manualidades como académicamente, pero siempre mediante actividades dinámicas.   ¿Y el valor?   -El valor del programa depende de la cantidad de niños y veces a la semana, y van desde $ 250.000 por un niño, por dos veces a la semana, a $ 450.000 cuatro veces a la semana, por dos niños.   ¿Cómo te pueden contactar los interesados?   -Los apoderados que estén interesados pueden contactarme mediante mi número telefónico,  +56940737767, o a través de mi Instagram, donde subo todas las actividades de mis alumnos, @psico_home_study.  

Los judíos marroquíes

El 10 de diciembre de 2020 la prensa internacional comunicaba que el Reino de Marruecos y el Estado de Israel acordaban normalizar sus relaciones bilaterales como resultado de negociaciones patrocinadas por la administración Trump. Marruecos se convertía así en un país árabe más que se establecía relaciones formales con Israel junto a Egipto (1979), Jordania (1994), sumándose en 2020 Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Sudán.El acuerdo entre Israel y Marruecos estuvo condicionado a que el gobierno de Estados Unidos aceptara la posición marroquí en la disputa sobre el Sahara Occidental lo que levantó protestas en varios sectores que consideran que ese conflicto debe ser resuelto entre las partes involucradas al amparo del derecho internacional. El acuerdo israelo-marroquí incluye la reapertura de una oficina de comunicación tanto en Rabat como en Tel Aviv mismas que fueron cerradas en el año 2000 con el estallido de la segunda Intifada palestina que generó que las relaciones entre ambos países se dieran en el plano informal, también se plantea la posibilidad de vuelos directos y la ampliación en la cooperación e intercambio comercial y tecnológico. Más allá de la polémica generada por los acuerdos, las protestas de los líderes palestinos a estos procesos de normalización, (mismos que consideran en detrimento de su causa) y las especulaciones de analistas sobre el futuro de dichos pactos bilaterales en la era post Trump, el caso de Marruecos nos lleva a recordar la presencia judía en el Medio Oriente en general y en el territorio marroquí en particular. Marruecos, país de 35 millones de habitantes, está compuesto por diferentes grupos étnicos entre los que destacan los árabes, bereberes arabizados, bereberes y judíos. Se calcula que el 40% de la población marroquí es bereber (los habitantes originales de la zona) mientras que la población árabe traza su pasado a los moros expulsados de la España en el siglo XV. Tanto bereberes como árabes son musulmanes sunitas. Los judíos han vivido en el territorio del actual Marruecos desde la destrucción del Templo judío en el año 586 AC. Migraciones judías originadas por la destrucción del segundo Templo en el año 70 DC engrosarían la presencia judía en Marruecos así como la inmigración sefaradí proveniente de España siglos después. Con la llegada del Islam a Marruecos el poder político lo han detentado idrisíes, almohades y alawitas sharifas de los cuales provienen sultanes que sostienen descender del profeta Muhammad y se instalaron en ciudades como Fez y Marrakesh desde las cuales gobernaban. Abierto al comercio e influencia europea desde fines del siglo XIX, Marruecos ha sido un punto de encuentro de diferentes intereses internacionales, lugar de rebeliones internas y también del florecimiento de la vida judía. La vida judía en la zona dependía no sólo del beneplácito de los sultanes marroquíes sino también de la protección de jefes tribales bereberes entre los cuales se desarrolló la vida comunitaria judía previa al siglo XX. Los asentamientos judíos tempranos, denominados toshavim precedieron a la llegada sefaradí por siglos. Los sefaradíes, llamados megorashim en Marruecos, lograron dominar el mundo judío pocas décadas después de su llegada al estar más educados que los nativos toshavim, con más contactos comerciales con Europa y con mayores recursos económicos. A este mundo judío se sumarían unos cuantos judíos ashkenazíes que se asentarían en Marruecos huyendo de los pogroms rusos y que se asimilarían al ambiente sefaradí dominante. Los judíos de Marruecos mostrarían también una diversidad lingüística interesante pues si bien todos hablaban árabe y muchos francés, el hakitia (una variante del español), el judeo árabe y los dialectos bereberes continuarían siendo parte de la cultura e identidad judía marroquí. El siglo XX sería testigo de un cambio paradigmático negativo para la vida judía en el Medio Oriente árabe. SI bien, como lo recuerda Bernard Lewis en su libro “The Jews of Islam”, el antisemitismo moderno y racial de corte europeo era prácticamente desconocido en los países árabes durante los siglos XVIII y XIX también es cierto que a partir de la década de los treinta del siglo XX se importaron muchas teorías raciales y antisemitas al mundo musulmán. Los nazis y sus aliados regionales se encargarían de promover un antisemitismo radical que, aún hoy, sigue estando muy presente en los países del Medio Oriente.Si bien en un primer momento muchos judíos marroquíes apoyaron y participaron del nacionalismo marroquí moderno la gran mayoría se alejaría del mismo al radicalizarse sus posturas judeófobas y fascistas. Con la ocupación alemana de Francia en 1940 y el posterior establecimiento del gobierno de Vichy la situación judía en Marruecos se vio amenazada gravemente. En un gesto histórico que continúa estando presente en la memoria colectiva judía marroquí el Rey Mohammed V, al entrevistarse con líderes nazis para discutir el futuro de los judíos de su reino, dijo “no hay ciudadanos judíos, no hay ciudadanos musulmanes, todos ellos son marroquíes”. Las décadas de los cincuenta y sesenta del siglo XX verían un gran decrecimiento de la población judía en todos los países árabes, incluido Marruecos. Si bien en el caso marroquí la situación no fue tan grave como en Irak o Siria, la vida judía marroquí se vio afectada por el conflicto árabe-israelí. Muchos judíos marroquíes optaron por el exilio y se radicaron en Europa, América e Israel en donde han formado comunidades importantes que aún hoy conservan sus costumbres culturales propias. Los acuerdos de normalización entre Israel y algunos países árabes abren muchas ventanas de oportunidad entre las cuales están el abordaje del conflicto palestino-israelí desde ópticas innovadoras y pragmáticas, la visualización y recuperación del carácter tolerante y diverso del mundo árabe/musulmán y la revitalización de la vida judía de un Medio Oriente que por muchas décadas ha estado sumido en el caos y la violencia. Esperemos que el caso marroquí rinda frutos más allá de los intereses políticos y los obstáculos que muchos vislumbran en el camino hacia una paz justa y verdadera para todos los habitantes de la región. 

El antisionismo como excusa para el odio a los judíos

A propósito de la inclusión, en el mes de diciembre de 2020, del político comunista y Alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, en el listado de los 10 personajes y incidentes antisemitas más grandes del año, del Centro Simón Wiesenthal, se desató una discusión en los medios y redes sociales que intentó equiparar la crítica a Israel con el discurso antisemita. “¿Es usted antisemita?” Le preguntaron el domingo 3 de enero a Jadue, en un programa político de Canal 13. “No, soy semita”, respondió. Y se defendió diciendo que él, como todo defensor de Derechos Humanos, es crítico de Israel. Sin embargo, no es lo mismo criticar –incluso en un lenguaje violento, como Daniel Jadue- las políticas de Israel respecto de los palestinos, que recurrir a argumentos que los estudiosos del antisemitismo han identificado como inspirados en libros siniestros como “Los Protocolos de los Sabios de Sión”, sin autor; “El judío internacional”, de Henry Ford, y “Mein Kampf”, de Adolf Hitler, como: que los judíos controlamos los medios de comunicación y que no somos leales con  los países en los que vivimos. O, decir abiertamente que Israel y el Pueblo Judío han obtenido beneficios económicos del Holocausto, que según la Alianza para la Recordación del Holocausto, la IHRA por su sigla en inglés, y los 35 países que la integran, es una expresión de antisemitismo. 

WIZO CEFI celebró a los egresados de la Kvutzá Tikvá

Como es habitual al finalizar el año escolar, fuimos testigos de la emotiva ceremonia que ofrecieron los alumnos del Programa de Becas Itzjak Rabin de Primero a Cuarto Medio. Este programa, es posible desde hace muchos años, gracias al compromiso solidario de nuestros generosos patrocinadores, que apoyan una educación de calidad y con igualdad de oportunidades en Chile.  Esta vez, fueron cinco los alumnos que recibieron su Licenciatura de Enseñanza Media.  Dirigidos por la morá Tamara Zaidenband, 15 jóvenes egresados de la red de escuelas “República de Israel” de la Región Metropolitana, asistieron los días sábado de cada mes a la Kvutzá Tikvá, que funcionó en forma virtual durante el presente año. El evento fue realizado unos días antes en forma presencial con los alumnos y apoderados, manteniendo el protocolo de cuidados por el COVID y posteriormente fue emitido vía Zoom, a la cual asistieron invitados padrinos, madrinas, apoderados, alumnos, directorio y javerot WIZO. 

“Fue un encuentro maravilloso”

El pasado jueves 7 de enero, tuvimos oportunidad de recibir la visita de la Embajadora de Rumania en Chile, Mónica Mihaela Stirbu, quien recorrió las instalaciones del Mercaz del Círculo Israelita junto al Rabino Ari Sigal, y visito el Museo Interactivo Judío, MIJ, junto al rabino, Dalia Pollak y Sofía Cohen. Conversamos con ella a continuación de la visita para conocer sus impresiones, que reproducimos a continuación. Embajadora, ¿qué impresiones nos puedes compartir respecto de su visita a la Comunidad del Círculo Israelita de Santiago?-Fue un encuentro maravilloso porque conocí a personas tanto viejas como jóvenes, y quedé impresionada con el Museo Interactivo Judío y la historia de la comunidad judía de esta parte del mundo. En Rumania, encontramos a muchos judíos y estoy feliz de encontrarlos acá también en Chile, en especial judíos rumanos.¿Cuál cree que es el vínculo entre la comunidad judía y el pueblo rumano?-Yo creo que son pueblos hermanos, piensa que cuando renació el Estado judío, recibió a casi un millón de judíos rumanos, que se fueron para trabajar y construir el nuevo Estado de Israel. Por otra parte, en Rumania nosotros tenemos comunidades judías en casi todas las ciudades, grandes o pequeñas. Muchos miembros de nuestra comunidad emigraron de Rumania a Chile, ¿qué mensaje tendría para ellos?-Yo estaré muy feliz si ellos me hacen una visita en la Embajada, porque la Embajada es territorio rumano y a muchos judíos rumanos le va a ser significativo. Este 27 de enero se conmemora el Día Internacional de Recordación de las Víctimas del Holocausto, ¿qué mensaje nos podría compartir por esta fecha, también tan significativa para el pueblo rumano?-Nosotros, muy buena gente rumana y rumanos judíos, sufrimos en la Segunda Guerra Mundial de toda la tragedia que pasó, que no debemos olvidar aunque haya pasado mucho tiempo. El pogrom fue una tragedia para todos. Por ejemplo, mis abuelos, en Iash, sufrieron la misma tragedia. Y aunque yo no lo haya vivido, no lo puedo olvidar, porque todos los años mis abuelos lo recordaron. 

Vida musical

La música es algo fundamental para la vida humana y considero que es una de las formas más sofisticadas de expresión. Y hace siglos que la música nos acompaña, como cuando Moshé junto al Pueblo Judío cantaron luego de haber cruzado el mar: Éxodo 15, primer indicio de música. El pueblo cruza el mar y celebra cantando:“Entonces cantó Moisés y los hijos de Israel este cántico a Jehová, y dijeron:Cantaré yo a Jehová, porque se ha magnificado grandemente;Ha echado en el mar al caballo y al jinete”.La música no es solo una manera de expresarnos, sino también un increíble recurso para apoyar el aprendizaje, trabajo o simplemente cualquier actividad que gustemos.La música nos ha acompañado como Pueblo Judío a lo largo de la historia tanto en momentos felices como en momentos tristes. Un ejemplo de esto es el 9 de Av, fecha que recordamos la destrucción de los Templos de Jerusalem. En este día se lee el libro de Lamentaciones, con un canto y melodía particular. Durante el Holocausto, la música igual fue algo importante ya que a la entrada de Auschwitz había una orquesta; también hacían que los prisioneros tocaran música para la entretención de los guardias. Pero lo más importante era cuando los prisioneros cantaban con todas sus energías por iniciativa propia, porque la música les traía consuelo y apoyo emocional en tiempos tan difíciles como esosPor lo tanto, la música a pesar de envolver un momento triste o alegre, es un vehículo que moviliza el alma, el color y la pasión por el mundo, creando momentos especiales para cada persona en cada momento.Los invito a acompañar su día a día con música sin importar su género, y aprovechar cada momento posible para acompañarlo con una melodía y darse cuenta como la música afecta positivamente en la productividad, y felicidad de cada uno.

El peso del “pedigree”

El escándalo que se armó a propósito de los contagios masivos en Cachagua, originados en fiestas clandestinas en las que participaron adolescentes y post adolescentes salidos de los más caros colegios del país, evidencia varios aspectos de nuestra sociedad.De entrada, nos permite contrastar el tenor de la cobertura mediática que recibió esta situación con el de otras noticias similares, como la del cité donde vivían hacinados un grupo de haitianos contagiados de COVID en Quilicura. Para bien y para mal, la aproximación que se hizo a cada una de estas noticias, tanto en los medios tradicionales como en los medios alternativos y en las redes sociales, fue completamente distinta. Por otro lado, nos permite constatar que, para el ABC1 local, el colegio del que uno sale determina tu pedigree e importa incluso más que el apellido. Sólo así se explica que jóvenes universitarios puedan rastrear e identificarse entre ellos únicamente con la referencia escolar.Además, demuestra el egoísmo y la falta de sensibilidad de las altas esferas de nuestro país. Es cierto que también se han hecho fiestas clandestinas masivas en comunas periféricas o con menos recursos. Pero es natural exigirle a quienes tienen más poder, más información y a quienes toman las decisiones que rigen al país, que tengan un poco más de consciencia. Especialmente, porque está demostrado que la mortalidad del virus ha sido mayor en las comunas más pobres de Santiago. Las causas de son múltiples: desde el hacinamiento que el ministro Mañalich reconocía desconocer, hasta el colapso de las unidades de urgencia del sistema de salud pública. Pero el punto es la inequidad sanitaria: por mucho que se contagien los ricos, proporcionalmente terminan muriendo más pobres. Incluso, es probable que esos mismos jóvenes lo sepan. Que vean las cifras de muertos en el país y la contrasten con los contagiados que ellos conocen, que quizás tuvieron algo de fiebre, pero que fueron diagnosticados y atendidos a tiempo y ya están recuperados.Esa impunidad en la que opera la clase alta del país, reflejada también en el recibir clases de ética como supuesta sanción penal, lleva a que, cuando los ricos cometen algún crimen, se concentre una gran atención mediática en sus casos, con la esperanza de que, esta vez, por fin, se haga justicia.Algo de eso muestra “Aquí no ha pasado nada” (disponible en ondamedia.cl), película inspirada en el caso de Martín Larraín.También está presente en el asesinato de Viviana Haeger y el posterior juicio, relatado en extenso detalle por el periodista Rodrigo Fluxá en su libro “Usted sabe quién: notas desde el juicio Haeger” (disponible por $14.370 más envío en www.buscalibre.cl).Viviana Haeger y Jaime Anguita eran un matrimonio ejemplar que vivía en un exclusivo condominio en Puerto Varas. Un día, de la nada, Viviana Haeger desaparece y es encontrada muerta 42 días después en una bodega a la que se accede por el dormitorio principal; lugar donde Anguita estuvo durmiendo todas esas noches. El caso Haeger tiene muchos paralelos con el caso Carmel, ocurrido en las afueras de Buenos Aires. Un condominio exclusivo, un matrimonio aparentemente feliz, una esposa asesinada y un marido sindicado como el principal responsable. Todo esto lo muestra “Carmel”, miniserie documental de 4 episodios disponible en Netflix y que forma parte de lo más destacado que tiene esta plataforma, aunque no siempre esté entre lo más visto: sus true crimes (como su nombre lo indica: género de no ficción centrado en crímenes reales).

Vialidad

Un pobre cronopio va en su automóvil y al llegar a una esquina le fallan los frenos y choca contra otro auto. Un vigilante se acerca terriblemente y saca una libreta con tapas azules.   —¿No sabe manejar, usted? —grita el vigilante.   El cronopio lo mira un momentoo, y luego pregunta:   —¿Usted quién es?   El vigilante se queda duro, echa una ojeada a su uniforme como para convencerse de que no hay error.   —¿Cómo que quién soy? ¿No ve quién soy?   —Yo veo un uniforme de vigilante —explica el cronopio muy afligido—. Usted está dentro del uniforme, pero el uniforme no me dice quién es usted.   El vigilante levanta la mano para pegarle, pero en la mano tiene la libreta y en la otra mano el lápiz, de manera que no le pega y se va adelante a copiar el número de la chapa. El cronopio está muy afligido y quisiera no haber chocado, porque ahora le seguirán haciendo preguntas y él no podrá contestarlas, ya que no sabe quién se las hace y entre desconocidos uno no puede entenderse.

Un día como hoy…

Un 15 de enero de 1945, el campo de concentración de Plaszów, Polonia, es liberado por el Ejército Rojo.El 16 de enero de 1985, en Israel, el gobierno decide retirar sus tropas del Líbano en tres fases.Un 17 de enero de 1600, nace en Madrid el escritor Pedro Calderón de la Barca.Un 17 de enero de 1986, se firma en La Haya el protocolo que establece relaciones diplomáticas entre Israel y España.Un 19 de enero de 1949, Cuba reconoce a Israel.Un 21 de enero de 1942, los judíos del gueto de Vilna, Lituania, crean la Organización de Partisanos Unidos para resistir al terror nazi.

La Universidad Hebrea identifica una mutación genética asociada con el autismo, ofreciendo esperanzas de terapias efectivas

En los últimos años se ha desarrollado una investigación sustancial que muestra el efecto de las mutaciones genéticas en el desarrollo del autismo y otros trastornos del neurodesarrollo. En base a esos estudios, los investigadores han centrado su atención en los puntos en común detrás de esas mutaciones y cómo impactan en el funcionamiento del cerebro. Un estudio realizado por el profesor Sagiv Shifman del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Hebrea de Jerusalén y el Centro para la Investigación del Autismo ha encontrado que los genes asociados con el autismo tienden a estar involucrados en la regulación de otros genes y a operar preferentemente en tres áreas del cerebro; la corteza, el cuerpo estriado y el cerebelo.El cerebelo es responsable de la función motora y hallazgos recientes han indicado que también contribuye al desarrollo de muchas funciones sociales y cognitivas. Con base en estos hallazgos, el equipo de investigación tiene la esperanza de que esto pueda conducir a una mejor comprensión de la relación entre el cerebelo y el autismo e incluso conducir a nuevas terapias en el futuro.El estudio de investigación publicado en Nature Communications probó uno de los genes más destacados asociados con el autismo, Pogz. El profesor Shifman eligió este gen específico basándose en hallazgos anteriores que lo vinculan con trastornos del desarrollo y comportamiento demasiado amigable en algunos pacientes en el espectro del autismo. En asociación con el profesor Yosef Yarom del Centro de Ciencias del Cerebro Edmond & Lily Safra de la Universidad Hebrea y otros laboratorios de todo el mundo, el equipo de investigación investigó cómo una mutación en el gen Pogz impacta en el desarrollo del cerebro en ratones y específicamente en el funcionamiento del cerebelo.Los hallazgos concluyeron que la mutación condujo a un comportamiento híper social, discapacidades de aprendizaje y al mismo tiempo tuvo un impacto en el desarrollo físico de los ratones. Tras una mayor investigación, el equipo de investigación también observó que la mutación genética afectó la proliferación de células en el cerebro e inhibió la producción de nuevas neuronas. Los investigadores creen que esta puede ser una de las razones por las que algunos niños con la mutación exhiben un tamaño de cabeza más pequeño que el promedio.Actualmente no existen medicamentos efectivos para los principales síntomas del autismo, el profesor Yarom cree que esta investigación podría ser fundamental en el desarrollo de medicamentos para cambiar directamente los procesos neurales en el cerebelo. Investigaciones anteriores realizadas por el profesor Yarom mostraron que agentes químicos específicos podrían cambiar el funcionamiento activo del cerebelo. Por lo tanto, la investigación en curso se centrará en si enfoques similares pudieran llevar a los ratones de laboratorio a cambiar su comportamiento y revertir los efectos relacionados con la mutación.“Nuestro trabajo con este gen específico que sabemos está conectado con el autismo y tiene un impacto significativo en el funcionamiento del cerebro nos brinda una esperanza considerable de que seremos capaces de desarrollar medicamentos para ayudar a los niños con autismo”, dijo el profesor Shifman. El profesor Yarom agregó: “Una mejor comprensión de los procesos neurológicos detrás del autismo abre posibilidades llenas de esperanza para nuevos tratamientos”.

Adiós al odioso depósito de garantía en alquileres

A nadie le gusta pagar un depósito de seguridad cuando alquila una propiedad porque para los inquilinos esto significa resignar dinero y ponerlo bajo custodia de otras personas mientras que para los propietarios se trata se saber todo tipo de reglas sobre cómo se debe proteger el activo.   “Antes, un propietario podía salir corriendo y comprar un Ferrari con el dinero del depósito. Ahora tienen que mantenerlo en una cuenta separada, pagar intereses e informarlo todo a las autoridades”, detalló Omri Dor, director de operaciones de Obligo, una startup de Israel que creó una tecnología que trata a los depósitos de seguridad de otra manera.   La compañía trata los depósitos como la preautorización de la tarjeta de crédito que un huésped da al comienzo de una estadía en el hotel para cubrir cualquier posible gasto extra como el minibar.   Se trata de una situación beneficiosa para ambas partes porque con Obligo, los dueños ya no tienen que gastar tiempo y dinero para cumplir con las complejas regulaciones de depósitos mientras que los inquilinos no se ven afectados por su flujo de dinero. Solo si algo sale mal al final, se retira el dinero de la cuenta bancaria del arrendatario.   Incluso en esa situación, Obligo le paga al propietario mientras que el inquilino le reembolsa el dinero a la empresa, en su totalidad o en cuotas.   Obligo no asume el riesgo de los 50.000 inquilinos que actualmente usan su producto. Hoy, la compañía trabaja con Viola Credit de Israel para cubrir los pagos a los propietarios y cobrar a los inquilinos.   Una misión inteligente   “En principio queríamos crear una aplicación para administrar la relación entre propietarios e inquilinos. Desde la firma de contratos digitales hasta hacer pagos de alquiler en línea”, le con Dor a ISRAEL21c.   Pero el empresario, que fundó la empresa con su hermano Roey, se dio cuenta rápido de que la gente no está dispuesta a pagar por este tipo de cosas.   ¿Por qué estarían dispuestos a hacerlo? “Para tener a alguien que podría actuar como un tercero confiable y aliviar a ambas partes de la carga del depósito”, dijo Dor.   La tecnología de Obligo evalúa a los inquilinos en base a su estabilidad financiera para determinar si podrán hacer sus pagos mensuales de alquiler. Para ello, analiza sus cuentas bancarias mediante el protocolo Open Banking, una tecnología de código abierto que permite a los desarrolladores crear aplicaciones y servicios en torno a los datos de las instituciones financieras.   Esto significa poder verificar el historial de transacciones de un solicitante sin entrar en detalles específicos.   Un ejemplo: Obligo puede marcar a un inquilino que tiene un saldo de menos de 700 shekels durante una cierta cantidad de días cada mes.   Si el saldo bajo se da solo durante el 5 por ciento el tiempo, esto podría considerarse normal.   Si el saldo se mantiene tan bajo el 90 por ciento del tiempo, los algoritmos de inteligencia artificial de Obligo señalarán a ese solicitante como un probable riesgo crediticio.   En ese sentido, Dor enfatizó en que la compañía solo ve el resultado final en conjunto porque toda la información personal se mantiene privada.   Esta suscripción del inquilino junto con la inteligencia artificial y los análisis que la acompañan, resultó ser exactamente lo que buscaban los propietarios.   Para los inquilinos, existe una suscripción similar del administrador de la propiedad. “Si alguien que tiene una propiedad para alquilar está haciendo muchas deducciones del depósito de seguridad, eso podría significar que se está produciendo un abuso», indicó Dor sobre algo que los posibles inquilinos estarían interesados ​​en saber de antemano.   En el contrato de Obligo, el inquilino se compromete a vincular su cuenta bancaria para cubrir cualquier daño.   ¿No podría un inquilino estancado simplemente cerrar esa cuenta al final del contrato de arrendamiento y huir sin pagar el depósito de seguridad?   “Ese es un riesgo que las compañías de tarjetas de crédito están dispuestas a asumir. Cada vez que se pide un préstamo, existe la posibilidad de que alguien se escape del país”, manifestó el emprendedor.   Para Dor, cuando los inquilinos firman un contrato y vinculan su cuenta bancaria, “dejan su piel en el juego. De lo contrario, podrían destrozar el lugar y negarse a pagar el último mes de alquiler”.   La empresa cobra una tarifa mensual de entre el 6 y el 12 por ciento del alquiler, o alrededor de 50 shekels promedio. En general, el inquilino paga pero también algunos propietarios pagarán la cuenta.   ¿Por qué haría eso un dueño? En Nueva York, donde Obligo comenzó, la construcción acelerada llevó a que haya un exceso de propiedades, lo que les da a los inquilinos una ventaja incomparable.   La pandemia de COVID-19 exacerbó la situación ya que muchos inquilinos recientemente desempleados o con trabajos que ahora se pueden hacer de forma remota, huyeron de la ciudad.   “En estos días no es raro que un propietario le dé el primer o dos meses de su contrato de alquiler. Estas concesiones están en su punto más alto ahora por culpa del COVID-19. Los propietarios ya se acostumbraron a la idea de que tienen que pagar dinero por varias concesiones para atraer inquilinos”, explicó Dor.   La capacidad de nombrar a un edificio “100 por ciento libre de depósitos” puede achicar el tiempo que una propiedad está en el mercado.   Cerca del 70 por ciento de los inquilinos elegirán una opción sin depósito si pueden. Si el propietario paga la tarifa mensual, ese número se disparará hasta casi el 100 por ciento, según el empresario.   La compañía está activa en 30 estados de EEUU y la flamante financiación le permitirá expandirse aún más.   Fundada en 2018, Obligo tiene 24 empleados, aproximadamente la mitad de los cuales trabajan en Nueva York y la otra mitad en el centro de I + D en Tel Aviv.   Omri Dor es programador desde niño. Estudió y tiene dos títulos en ingeniería eléctrica y física del Technion y trabajó en Google y Facebook. Cuando estuvo listo para comenzar su propia empresa, encontró al socio comercial perfecto en su hermano mayor Roey, ex piloto de combate y emprendedor serial con experiencia en restaurantes primero (fue uno de los patrocinadores originales del popular bar Vicky Christina en Tel Aviv) y en el sector inmobiliario después.   Los hermanos Dor ahora viven en el área metropolitana de Nueva York con visitas frecuentes (al menos antes de la pandemia) a Israel.   Obligo tiene acuerdos con una decena de empresas de administración de propiedades en EEUU como Beam Living (que opera el desarrollo de viviendas StuyTown) en Nueva York y Aimco, que es nacional.   Existen sinergias con los espacios de convivencia como Common, que Dor describió  como “una empresa joven y conocedora de la tecnología, por lo que no es de extrañar que cuando estaban construyendo su solución de alta tecnología quisieran trabajar con nosotros”.   “A través de Obligo, Common pudo dar a todos nuestros residentes en siete ciudades la opción de recuperar su depósito de seguridad. Eso es efectivo instantáneamente disponible”, explicó Eric Rodríguez, vicepresidente de operaciones de Common, que añadió que la solución demostró ser “realmente significativo durante este difícil momento”.   Dor señaló que Obligo ofrece un beneficio adicional más allá de lo financiero. “Hay mucho miedo y desconfianza entre las partes, sobre todo en lo referido a los depósitos de seguridad. Si podemos generar confianza a través de la tecnología, eso dará como resultado una relación más positiva en general”, finalizó.

Siglas del Deporte

El IJSHF (por sus iniciales en inglés) es el “Salón de la Fama del Deporte Judío Internacional”, que reconoce anualmente a los deportistas y personalidades judíos de excelencia mundial en el ámbito del deporte. Fundado en 1981, en asociación con el Instituto Wingate, reconocido centro de entrenamiento de la mayoría de las selecciones nacionales deportivas de Israel, y con sede al sur de la ciudad de Netanya, persigue como propósito honrar a los hombres y mujeres judíos, alrededor del mundo, por sus extraordinarios logros deportivos o bien por su contribución sobresaliente a la sociedad a través del deporte.Entre quienes han sido incluidos en esta prestigiosa lista aparecen figuras de renombre mundial, tales como los iconos del beisbol norteamericano Hank Greenberg y Sandy Koufax, las figuras de la NBA Dolph Schayes y Larry Brown, los fenómenos húngaros Bela Guttman (fútbol) y Agnes Keleti (gimnasia), los campeones olímpicos de natación Mark Spitz y Lenny Krayzelburg, la excepcional Aly Raisman, quien nos hizo estallar el pecho de orgullo con su rutina de suelo al ritmo de “Hava Nagila” en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y – mi favorito personal – Tal Brody, campeón europeo de Básquetbol con Maccabi Tel Aviv en el año 1977 (imperdible el documental “On the Map” que narra la historia de este completamente improbable campeón, y la forma en que capturó para siempre el corazón de una nación entonces frágil y dividida).En sus casi 40 años de existencia, el IJSHF ha reconocido a más de 300 atletas de cerca de 30 países, aun cuando hay que señalar que más de la mitad de ellos son naturales de los Estados Unidos. Evidenciando una vez más la enorme brecha que existe en cuanto a nivel deportivo en esta parte del mundo, solo tres deportistas latinoamericanos integran este olimpo del deporte judío: la campeona panamericana de judo argentina Daniela Krukower, la medallista olímpica de Beach Vóleibol Adriana Behar de Brasil y el doble campeón olímpico chileno de tenis, Nicolás Massú.Pero además de los nombres más populares, los registros del IJSHF contienen decenas de historias relativamente desconocidas, pero no por ello menos relevantes o significativas. Tal es el caso de la israelí, Anita Shkedi, autoridad mundial en el desarrollo de equitación terapéutica para la recuperación de personas con síndrome postraumático, o de la británica Sheila Van Damm, pionera del rally femenino en la década de 1950, o de Sir Ludwig “Poppa” Guttmann, neurólogo alemán que escapó a Inglaterra antes del inicio de la Shoá y que es considerado el padre fundador del deporte paralímpico organizado a nivel mundial. Un caso muy particular, y que a mi juicio definitivamente califica para el podio de este ya selecto grupo de individuos, es el de los Long Island “Blackbirds”, el único equipo que ha sido incorporado a este Salón de la Fama y que fue el campeón de la competencia universitaria de Básquetbol en la temporada 1935-1936, ganando 33 juegos consecutivos. Tras una histórica campaña, el equipo completo fue preseleccionado por el Comité Olímpico de Estados Unidos para representar a ese país como su selección nacional en los Juegos Olímpicos de Berlin en 1936, donde por primera vez se había incluido la disciplina cestera como parte del programa olímpico. Sin embargo, considerando que tres de sus principales jugadores (Jules Bender, Ben Kramer y Leo Merson) eran judíos, la Universidad de Long Island, que contaba con una gran base de alumnos y docentes judíos, tomó la decisión de no aceptar la nominación, en repudio a las políticas antisemitas del régimen nazi. Presionada por diferentes autoridades deportivas y políticas, la Universidad finalmente dejó la decisión en manos del equipo. El entrenador del equipo sometió el asunto a votación, acordando por anticipado que, si uno solo de los jugadores votaba a favor de jugar, el equipo viajaría a representar a su país, pero sin sus compañeros judíos. La unánime votación de todo el plantel y su público rechazo al antisemitismo del gobierno alemán, les mereció, varias décadas después, la inducción al Salón de la Salón de la Fama del Deporte Judío Internacional. Como nota al píe, el representativo de USA para esos Juegos Olímpicos fue un combinado amateur de muy discreto nivel, pero que igualmente se alzaría con la medalla de oro, la primera de ese deporte, a la que los Blackbirds renunciaron por ser fieles a sus convicciones y en apoyo a sus compañeros judíos.Recientemente, el IJSHF ha publicado la quinta edición de su libro “Jewish Sports Legends”. Mas allá de ser una maravillosa compilación de biografías, anécdotas e historias de todos los grandes campeones del deporte judío mundial, así como, de importantes técnicos, entrenadores, jueces, periodistas y dirigentes deportivos de nuestro pueblo, es por sobre todo una inyección de identidad judía y sionista, y un ejemplo de lo que el deporte representa en la historia, el presente y el futuro de Am Israel.

Con las manos en la masa: French Toasts de jalá

Ingredientes: 2 huevosChorrito de vainillaCanela a gusto1/2 taza leche Gotitas endulzante  Preparación:Calentar un sartén grande. Mezclar todos los ingredientes. Cortar rebanadas de jalá, no tan delgadas para que absorban bastante mezcla y queden esponjosas. Pasar cada rebanada de pan por la mezcla por ambos lados y no tan rápido para que absorban. Meterlas al sartén caliente y con spray (yo uso Pam con sabor a mantequilla). Agregar azúcar rubia al lado que está hacia arriba. Cuando se dora por abajo, dar vuelta y la dejas hasta que se carameliza (aproximadamente cinco minutos). 

Nuevos proyectos para CISROCO

Queremos iniciar este 2021 compartiendo una muy buena noticia: este año vamos a desarrollar dos interesantes proyectos para nuestros residentes, gracias a dos fondos concursables que nos adjudicamos de Keren Hayesod Chile.Estamos muy contentos con la noticia y la posibilidad de seguir contribuyendo a la calidad de vida y bienestar de nuestros adultos mayores.¿En qué consisten? Les contamos:El primer proyecto se llama “Envejecimiento Positivo” y consiste básicamente en la habilitación y renovación de dos espacios en nuestras instalaciones: un gimnasio terapéutico y la renovación de la peluquería para los residentes de CISROCO. Hasta la fecha tenemos zonas en las cuales contamos con máquinas de ejercicios o intervenciones de kinesiología, pero el proyecto tiene como fin implementar un lugar adaptado a las necesidades de nuestros residentes, con sentido terapéutico y recreativo, ya que sabemos que en esta etapa de la vida es fundamental mantenerse autovalente y activo, tanto para la salud física, como también para la salud mental y cognitiva. En la misma línea de la salud mental, autoestima e imagen personal, es que queremos renovar el lugar donde nuestros residentes (y especialmente el público femenino) se embellece semanalmente: ¡nuestra peluquería! Actualmente contamos con instalaciones para la misma, pero -como se dice- “queremos darle una manito de gato”, para alegrar la vida de las personas que ahí reciben atenciones de peluquería y manicure. Queremos seguir fomentando la autoestima y cuidado personal, y nuestra peluquería es un lugar estratégico.El segundo proyecto adjudicado con sus respectivos fondos se llama “Devolviendo Sonrisas” y consiste en un convenio de atenciones odontológicas, de manera de mejorar la salud bucal y con ello todas las consecuencias físicas y emocionales asociadas.Sabemos que en la medida en que envejecemos se hace necesaria con mayor frecuencia la evaluación dental periódica y el tratamiento de diversas situaciones. Este proyecto será un trabajo conjunto entre CISROCO y la odontóloga Daniela Herán, quien nos colaborará en dar una mejor atención y fomentar la calidad de vida.Como ven, estamos partiendo este año con esas dos excelentes noticias. ¿Cómo se lo han tomado nuestros residentes? Están muy contentos y ansiosos, esperando que prontamente desarrollemos estas iniciativas. Y de hecho, varios han tomado parte con sugerencias y recomendaciones que esperamos recoger para llevar a cabo, sabiendo que su opinión es parte importante en la vida de la residencia y que ellos son los protagonistas de estas acciones.Agradecemos una vez más a Keren Hayesod por los fondos y ¡prontamente esperamos estar mostrando cómo se llevan a cabo!