publicado hace 5 días

Anna Frank en Netflix

El miércoles antepasado, Netflix dispuso en su plataforma “Descubriendo a Anna Frank: historias paralelas”: un documental con un título absolutamente descriptivo sobre sus pretensiones. Presentar el legado de la adolescente judía a una nueva generación y vincular su vida con la de un grupo de mujeres sobrevivientes al nazismo. Propósito noble y que se vale de múltiples capas audiovisuales en su hora y media de duración. En el centro está la joven cuyo diario personal fue publicado en más de setenta idiomas y es uno de los registros más patentes del humanismo y la barbarie del siglo XX. Sus escritos, estatus iconográfico, la relevancia de la palabra y el rol de la memoria, todo eso pasa por el filtro amplio de esta entrega dirigida por las italianas Sabina Fedeli y Ana Migotto. En los primeros minutos la participación de Helen Mirren es absorbente. La actriz oficia de guía y lee algunos pasajes del diario personal de la holandesa en un cuarto que recrea aquel en el que estuvo escondida por más de dos años en su casa de Amsterdam. Ese componente genera una dimensión por momentos teatral y en otros (como cuando se expone la dimensión de su habitación y los afiches que la acompañaron durante el confinamiento) más íntima e inquietante. El relato pivotea entre una puesta en escena cuidada al extremo y lo más crudo de la historia. “Veo cómo todo el mundo se va convirtiendo poco a poco en un desierto, oigo cada vez más fuerte el trueno que se avecina y que nos matará, comparto el dolor de millones de personas, y sin embargo, cuando me pongo a mirar el cielo, pienso que todo cambiará para bien, que esta crueldad también acabará”, repasa la británica y conmueve por la contundencia de la frase y, claro está, por el propio destino de la holandesa y de su familia. La intérprete también desentraña algunas de las vivencias de la más pequeña de los Frank. Son apenas unos gestos con los que evoca su primer beso, enojos, razonamientos y los pesares de la adolescente. Es una decisión atrevida pero que se sostiene por el conocido oficio de Mirren. Descubriendo a Anna Frank también apela a la reconstrucción con archivos visuales y la voz de investigadores que dotan al largometraje de un carácter más formal. Otro aspecto más que interesante –y sutil- es la referencia a la situación actual de los inmigrantes y el peligro por el resurgimiento de la extrema derecha en Europa. Sin embargo, el énfasis de llegar al público centennial se manifiesta en otro recurso. Son unos inserts con el viaje de una joven que busca conectar con la tragedia de la joven fallecida en un campo de concentración alemán. Katerina Kat (Martina Gatti) hace posteos en redes sociales, saca una foto a la lápida en Bergen Belsen y escribe frases como “Ana, ¿quién eras? Me gustaría conocer tu historia”. Su periplo la llevará por varios campos más hasta llegar la “achterhuis” (la casa de atrás) en la que Frank estuvo escondida de 1942 a 1944. La decisión es enfática –y ciertamente impostada- pero lo bastante protocolar como para no generar controversias. Es improbable –por no decir imposible- que las directoras de esta entrega no hayan estado al tanto de Eva Stories: la cuenta de Instagram que recrea los días finales de quien es considerada la “Ana Frank húngara”. ¿Y si Eva Heyman hubiese tenido acceso a redes sociales? Bajo esa premisa, aquel trabajo generó tantos elogios como discrepancias por su voluntad de generar conciencia sobre el Holocausto entre filtros y emojis. Es por vía de “las historias paralelas” - tercer anclaje del largometraje- donde se palpa mayor carnadura, nervio y emotividad. Al ampliar el foco en estas otras mujeres que hoy rondan los 90 años, se logra darle más relevancia a la pérdida de Frank. “Mis hijos son mi revancha contra los nazis. Mis nietos y mis biznietos son mi última burla contra ellos”, dice la polaca Sarah Lichtsztejn-Montard a la cámara mientras hace pito catalán. “Los colores que veo si cierro los ojos son el blanco de la nieve y el blanco de los cadáveres, llamas que salen de las chimeneas, nieve, frío…”, recuerda la italiana Andra Bucci y se queda callada. Ella y su hermana se salvaron porque Josef Mengele pensó que ambas eran gemelas. Varias conocieron a otros personajes infames como Irma Grese, supervisora de prisioneros en la maquinaria alemana de exterminio. Hay dos que lograron publicar sus memorias. La crónica e ilustraciones de Helga Weiss sobre su paso por el campo de Terezin merecería otro documental. Dicho libro ha sido catalogado como “el más conmovedor sobre el Holocausto desde el de Ana Frank”. La única diferencia, claro está, es que la checa sobrevivió al nazismo. La otra sigue viva en la memoria.

publicado hace 12 días

El gran talento y corazón del trovador israelí

El próximo 9 de agosto, las comunidades Shalom de Brasil, Bet El de México, Lamroth Hakol de Argentina y Círculo Israelita de Santiago, CIS, de Chile, presentan un concierto exclusivo y abierto a todo público del gran trovador israelí David Broza. El evento, que será transmitido en directo desde Israel vía Youtube y Facebook, comenzará a las 17 hrs., hora de Chile. Se trata de una actividad solidaria, organizada por estas cuatro kehilot masortíes, y es la segunda ocasión en que Broza ofrece un recital solidario para nuestro país, siendo el primero de ellos el año 2010, luego del terremoto del 27/F, lo que da cuenta -como siempre- del enorme compromiso social y corazón solidario del cantautor israelí. Nacido en Haifa, en septiembre de 1955, David Broza es hijo de un empresario británico y una cantante de folk. Su infancia la vivió entre Inglaterra y España. Desde su niñez quiso ser artista gráfico y, con 17 años, vendía cuadros en el mercado de El Rastro. de Madrid. Luego de hacer el servicio militar en Israel, empezó a tocar en cafés y acabó grabando un álbum. Tiene tres hijos y reside entre Israel y Nueva Jersey, Estados Unidos. Su álbum debut en Estados Unidos, “Away From Home”, fue aclamado por el New York Times. También tuvo éxito en Europa cuando su canción “Raquel” sirvió como cabecera de una serie de TVE. Su álbum “Isla Mujeres” se editó en España y muchos otros países donde hizo giras. Además, su placa “Todo o nada” se ha editado en castellano. Como activista, Broza realiza varias misiones humanitarias y ha sido embajador de buena voluntad de UNICEF. Su canción “Together” (coescrita con Ramsey McLean) fue seleccionada para la celebración del 50º aniversario de UNICEF. Hizo una gira por Medio Oriente con el músico jordano Hani Naser para promover la paz a través de la música. En 2010, Broza colaboró en la película “Un viaje al Mar Muerto” y con La Oreja de Van Gogh en la canción “Jueves”, al igual que Mira Awad, haciendo así una versión en español, hebreo y árabe.

publicado hace 18 días

De Chile a México, por el amor y la ilustración

Fue un amor el que la llevó a dejar Chile para instalarse en México. Apenas salía de la universidad cuando conoció a su esposo, chileno que se había radicado en ese país, cuando éste visitó Chile junto a su banda de músicos. Partió hacia el país del Norte en 1993, y se quedó para siempre. Natalia Gurovich -egresada del Instituto Hebreo- es diseñadora gráfica, graduada de la Universidad Católica de Chile. Como ilustradora, tiene más de 20 libros publicados para diversas editoriales mexicanas y extranjeras. Al llegar a México, comenzó trabajando con los colegas músicos de su pareja, haciendo carátulas de discos, afiches y logotipos. Luego colaboró con la librería Gandhi Bellas Artes, haciendo el diseño de su señalética, y más tarde en un despacho de diseño. Siempre, en paralelo, trabajó en la ilustración. Había hecho manuales y carteles ilustrados, “pero no me imaginaba que iba a terminar 100% de ilustradora; eso se fue dando acá”. ¿En qué momento llegaste al libro ilustrado? -Acá en México hay una feria muy grande que se llama Feria del Libro Infantil y Juvenil, FILIJ, que tiene un catálogo en el cual participan ilustradores que concursan para que sus trabajos sean incluidos en él. Es una especie de “Guía telefónica”. Las editoriales a las que les interesa la ilustración compran ese catálogo y ahí va buscando gente. Cuando recién llegué vi la convocatoria y participé con mi trabajo., Había hecho ya una portada ilustrada para le editorial Planeta, y luego de eso me encargaron mi primer libro ilustrado. Al año siguiente, después otro libro más, y después ya llevé mi trabajo a otras editoriales. No soy la única que empezó a sí, porque realmente ese catálogo es el inicio para muchos ilustradores. El año pasado me tocó ser jurado del catálogo, y fue una emoción muy grande, porque yo partí ahí. Desde que empezaste en los libros ilustrados, ¿cuántos has publicado? -Llevo unos 25, más o menos, sólo ilustrados. Pero he hecho de todo tipo. Ahora estoy ilustrando un libro de poesía de Oaxaca, y también estoy haciendo ilustraciones para un libro de estudio de colegio. ¿Tus ilustraciones son principalmente para público infantil y juvenil, o para todo público? Porque los libros ilustrados se han asociado a un público más joven, y ahora también son una tendencia para el público adulto. -He hecho muchos para público infantil y juvenil, pero por ejemplo uno de los de poesía que estoy haciendo es para adultos. Y ésta es una tendencia más reciente, por ejemplo, existe la novela gráfica, que ha tenido un boom, y hay cada vez más público adulto que se interesa por los libros ilustrados y editoriales que invierten en ilustración para público adulto. Yo cada vez veo más, es una tendencia de los últimos 10 años, más o menos. ¿Crees que si te hubieras quedado en Chile tu carrera se hubiera desarrollado de la misma manera? -Siempre me lo pregunto, pero la verdad que no sé. Sé que el medio de la ilustración se ha desarrollado mucho en Chile en los últimos 15 años. En México es un gigante editorial, acá hay sucursales de las grandes casas editoriales de España, y eso ha sido muy relevante para el mundo de la ilustración, porque se ha desarrollado a la par del mercado editorial.

publicado 18 Junio 2020

Quiénes marcan tendencia en Instagram

Instagram es por lejos una de las redes sociales más populares en estos momentos y ciertamente la que más crecimiento ha tenido en los últimos años. Esta plataforma, donde las protagonistas son las imágenes -ya sea como fotos o videos- concentra a un público joven, entre los 16 y los 40 años. Sin embargo, también es un espacio en el que las personas naturales logran protagonismo a través de su trabajo, o en el que puedes conocer la vida íntima de personajes famosos, buscar entretenidas actividades por hacer o informarte. Acá les recomendamos una serie de cuentas, para todos los gustos y que vale la pena seguir. Y no dejes de seguirnos en nuestra cuenta, @lapalabraisraelita. Círculo Israelita de Santiago, CIS @circuloisraelita Tenemos que partir por casa. Por eso les invitamos a seguir la cuenta del CIS, donde podrán encontrar información de todas las actividades realizadas y las que están por venir, comentarios de parashot, mensajes de nuestros rabanim y mucho más contenido. Museo Interactivo Judío, MIJ @museojudiochile En la cuenta del MIJ pueden encontrar toda la diversidad de actividades que está realizando el museo y mucha información sobre nuestra tradición y pueblo. Estadio Israelita Maccabi, EIM @eimchile Desde clases de cocina a juegos, pasando por mensajes sobre judaísmo, charlas, clases online y mucho más es lo que ofrece la cuenta del EIM. Marión Guiloff, chef @marionguiloff Puede ser en una simple receta de pan o algo más elaborado como un chapsui de pollo con almendras, esta chef comparte sus secretos culinarios con explicaciones claras y didácticas, y fotos muy apetitosas. Santiago Adicto @santiagoadicto Esta es la cuenta que hay revisar después de un día de lluvia en Santiago, porque las imágenes del cielo transparente, la cordillera nevada y la vista que ofrece la capital tras un chaparrón, no escapa de las lentes de los colaboradores de este proyecto del periodista Rodrigo Guendelman. Gal Gadot @gal_gadot Ya sea el día a día de la actriz israelí que deslumbró a Hollywood con su interpretación de la Mujer Maravilla, o su trabajo en producciones cinematográficas, más avances de lo que viene en su carrera, de todo esto y más te puedes enterar siguiendo en Instagram a Gal Gadot.

publicado 11 Junio 2020

Tres años de éxito y consolidación del programa “Siempre hay un chileno”

“Una invitación a descubrir ciudades del mundo de muy diversas culturas, con los ojos de chilenos que se han anclado en otras latitudes”. Así se presenta el programa de televisión “Siempre hay un chileno”, realizado por Kiwicast Producciones, que se transmite todos los días sábado en la tarde a través de la señal abierta de Canal 13. A punto de cumplir tres años al aire -fue estrenado el 1° de julio de 2017- este programa permite recorrer diversas ciudades y latitudes de manos de chilenos que se atrevieron cruzar las fronteras y asentarse en el extranjero, en un formato personal, cercano y donde los destinos son descritos por sus mismos protagonistas. Sobre eso y más, conversamos con Marcelo Kiwi, creador y realizador del programa, quien -como sus entrevistados- también se instaló a vivir fuera de Chile, primero en Bonn, Alemania, y ahora en Barcelona, España. No deja de ser llamativo en tiempos de pandemia y cuarentena, que tu programa esté liderando el rating de la franja horaria en que se emite. ¿Crees que el encierro contribuye a que la gente disfrute las historias de los chilenos que cruzaron las fronteras y se establecieron afuera? -Es imposible negar que la pandemia nos ha ayudado a subir el rating, porque la gente está más en sus casas, sobre todo el sábado por la tarde. Pero también ha pasado que la audiencia ha conectado con las historias de los chilenos y con ese anhelo de volver a viajar, aunque sea por la TV. También pasa que en un momento como éste, muchos se cuestionan si les gustaría irse a vivir a otras latitudes del mundo. “Siempre hay un chileno” cumple tres años al aire en julio, y parece que sólo se consolida más como oferta de contenido televisivo. ¿A qué atribuyes este éxito? -A mí también me cuesta creer que ya llevamos tres temporadas al aire. Todo partió como una idea para poder viajar y aprovechar de trabajar al mismo tiempo. Creo que el programa conecta tanto con la audiencia por la manera en que lo realizamos, lo que ves es lo que pasa en la realidad. Es como cuando un amigo te viene a ver y lo sacas a pasear, nos hacemos bien amigos de los participantes y creo que eso traspasa la pantalla. Hemos sido capaces de crear un relato muy espontáneo, que es innovador para la televisión actual donde todo está basado en los rostros. En nuestro programa el participante es lo más importante. Es como decía Andy Warhol, darle 15 minutos de fama a alguien común y corriente. Me imagino que con el Corona virus, la grabación de nuevos capítulos está detenida temporalmente. ¿En qué están trabajando? ¿Están preparando una nueva temporada? ¿Y qué destinos de chilenos podremos ver próximamente? -Lamentablemente todo el éxito que hemos obtenido en rating no lo podemos aprovechar porque es imposible viajar por el momento. Justo antes de que empezará la pandemia estábamos en conversaciones para una cuarta temporada, donde íbamos a ir a Oceanía y Norteamérica. En estos días estamos renegociando y viendo nuevas posibilidades para intentar realizar el programa principalmente en Europa. Además de “Siempre hay un chileno”, en marzo estrenamos el programa “En la ruta del libro”, ese programa va por la señal de Canal 13C y es un recorrido por Chile por quienes lo escriben. “En la ruta del libro” también ha liderado el rating en Canal 13 para cable. Ya estamos preparando una segunda temporada por Latinoamérica. Y durante el confinamiento he estado realizando un pequeño ejercicio documental de registrar lo que ha pasado en mi casa, hace un año llegue a vivir a Barcelona, a la zona de Poblenou, que es el lugar desde donde hago los viajes a los distintos lugares que salen en el programa. Al final de cada capítulo de “Siempre hay un chileno” les preguntas a los protagonistas si volverían a Chile. Y tú, Marcelo Kiwi, ¿volverías? -¡Que difícil! Pero un viajero sabio nunca desprecia su propio país.

Estados Unidos denuncia informe de la ONU sobre asesinato “ilegal”

Estados Unidos arremetió anoche contra una investigación de las Naciones Unidas sobre el ataque con aviones no tripulados en el que murió el general Qassim Suleimani, quien era el jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán. “Se requiere de un tipo especial de deshonestidad intelectual para divulgar un informe que condena a Estados Unidos por actuar en defensa propia mientras se encubre el infame pasado del general Qassem Suleimani como uno de los terroristas más mortíferos del mundo”, dijo Morgan Ortagus, vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos. “Este informe tendencioso y tedioso socava los derechos humanos al otorgarle un pase a los terroristas y prueba una vez más por qué (Estados Unidos) tenía razón al dejar” el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, agregó. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ordenó el asesinato del general iraní Qassem Suleimani en un ataque en enero cerca del aeropuerto internacional de Bagdad. El incidente avivó los temores de un conflicto total entre Irán y Estados Unidos. El ataque aéreo estadounidense que mató a Suleimani y otros en su convoy fue “ilegal” y un “asesinato arbitrario” que violó la carta de la ONU, según concluyó en su informe el pasado martes la experta de las Naciones Unidas en ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard. Según dijo Estados Unidos no proporcionó evidencia de que se estaba planeando “un ataque inminente” contra los intereses estadounidenses y, por lo tanto, su justificación de “defensa propia” no se aplicaba. Washington acusó a Suleimani de planear ataques de combatientes armados alineados con Irán contra las fuerzas estadounidenses en la región.

Candidato canadiense promete trasladar su embajada a Jerusalem

El legislador canadiense Erin O’Toole prometió el miércoles trasladar la embajada de su país en Israel de Tel Aviv a Jerusalem si se convierte en el próximo primer ministro. “Jerusalem es la capital eterna del pueblo judío, y la presencia moderna allí sólo consolida esto. La Knesset, la Corte Suprema y el Ministerio de Relaciones Exteriores están todos en Jerusalem”, explicó O’Toole en un video publicado en Facebook. O’Toole, que es miembro del Partido Conservador de Canadá, criticó al primer ministro Justin Trudeau por demostrar un apoyo “débil y vacilante” hacia el estado judío, asegurando que quiere revertir esa tendencia. “También creo que necesitamos más presencia en el terreno allí, y quiero que exploremos más intercambios y colaboraciones con Israel para asociarnos, al igual que hacemos con nuestros otros aliados más cercanos”, agregó. “Apoyamos una solución de dos estados, pero eso no nos impide hacer más con nuestro amigo y aliado, Israel. Como primer ministro, seguiré con nuestra política y mudaré nuestra embajada”, manifestó. El parlamentario conservador elogió al ex primer ministro Stephen Harper por hacer de Canadá un “amigo confiable para Israel”. O’Toole ha sido durante mucho tiempo un defensor de las fuertes relaciones con Israel. En febrero, llamó a “reconocer la realidad de que Jerusalem es la capital de Israel y trasladar la embajada allí”. Debajo del video de Facebook, O’Toole escribió que “realmente defenderá los valores y a los aliados de Canadá”.

Israel arresta a dos comandos de Hamás

Hamas afirmó el jueves que dos de sus altos funcionarios en Judea y Samaria fueron detenidos por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel. De acuerdo con el grupo terrorista palestino, la detención tiene la intención de descarrilar los esfuerzos palestinos para evitar que Israel vaya adelante con sus planes de anexión en Judea y Samaria, de acuerdo con The Jerusalem Post. Los dos, Jamal Tawil y Hussein Abu Kwiek, fueron arrestados durante una redada del Ejército israelí antes del amanecer en sus hogares en Ramallah y su ciudad gemela de El-Bireh. Tawil, quien fue elegido alcalde de El-Bireh en 2006, ha sido arrestado varias veces por las FDI durante las últimas dos décadas debido a sus actividades en nombre de Hamás. El año pasado, después de una huelga de hambre para protestar por su detención administrativa, fue liberado de la prisión. Abu Kweik, también un alto funcionario de Hamás en Cisjordania, también había sido arrestado anteriormente por las FDI en las últimas dos décadas. También fue arrestado en varias ocasiones por las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina. Durante la Segunda Intifada, su esposa y sus tres hijos murieron en un ataque de las FDI contra su vehículo en Ramallah. El portavoz de Hamás, Hazem Qassem, dijo que el arresto de los dos altos funcionarios era parte de “un intento desesperado de obstruir el camino conjunto del trabajo nacional para enfrentar los planes de liquidar la causa palestina”.

Israel registra 1.231 nuevos contagios en un solo día

El Ministerio de Salud anunció hoy jueves que se registraron 1.231 nuevos casos de la nueva enfermedad COVID19 en las últimas 24 horas, elevando a 33.947 la cifra total de casos confirmados desde que comenzó la pandemia. Mientras tanto el país parece tender hacia los confinamientos locales para detener esta segunda ola de propagación del virus. El Ministerio reportó dos muertes más por coronavirus en las últimas veinticuatro horas, por lo que la cifra de víctimas fatales asciende a 346 desde el comienzo de la pandemia. El Ministerio destacó que existen al momento 15.209 contagiados activos, incluyendo 118 enfermos en grave estado, entre ellos 41 entubados en ventiladores artificiales. Otras 88 personas están en condición moderada. El resto padece síntomas leves o se muestra asintomático. Desde que comenzó la pandemia, 18.392 enfermos se han recuperado. Estas nuevas cifras emergen mientras las autoridades imponen nuevas limitaciones: desde hoy jueves, los autobuses solamente pueden operar al 50 por ciento de su capacidad. El miércoles, el presidente Reuvén Rivlin, manifestó que el Gobierno carece de una doctrina para combatir la crisis. En la misma sintonía, el ex ministro de Defensa y líder del partido Yamina, Naftalí Bennett, criticó a la coalición gobernante diciendo que ha fracasado en establecer un sistema eficiente para responder a la propagación de la COVID19.

No existe un terrorista lobo solitario

En las últimas semanas, varios funcionarios de defensa han expresado su preocupación por un escenario apocalíptico mediante el cual la aplicación de la soberanía en partes de Judea y Samaria y el Valle del Jordán desencadenará cientos de ataques punzantes y vehiculares por parte de terroristas lobos solitarios. La referencia es a los terroristas que actúan de manera independiente, espontánea, incontrolable. La semana pasada, la corte federal de apelaciones de Washington DC emitió un fallo sin precedentes sobre la ola de ataques punzantes contra israelíes en los últimos años, que arroja nueva luz sobre la forma en que podemos abordar el término “terrorista solitario” y la forma en que el fenómeno debe ser combatido. La corte estadounidense aceptó sin precedentes los reclamos de las familias de las víctimas y dictaminó que no había tal cosa como un “terrorista lobo solitario”, y que detrás de cada acto de terrorismo presentado ante el tribunal había manos guía que reclutaron a los terroristas, los incitaron a perpetrar su acto, los guió y los abrazó después de sus ataques. Esas manos guía pertenecen a las organizaciones terroristas Hamás y la Jihad Islámica Palestina, junto con Irán y Siria que las apoyan. El tribunal atribuyó la responsabilidad de los ataques terroristas a estos elementos. Entre los casos que el tribunal escuchó fueron el asesinato del turista estadounidense Taylor Force en el puerto de Jaffa, el asesinato del activista de derechos humanos Richard Lakin en el barrio de Armon Hanatziv en Jerusalem, y otros. Sin embargo, el fallo del tribunal se extiende más allá de la conexión individual entre las víctimas y sus asesinos. También se aplica a las esferas diplomáticas y de seguridad del Estado de Israel, particularmente en el contexto de la esperada candidatura de soberanía de Israel en Judea y Samaria. De hecho, las organizaciones terroristas usan ataques de lobo solitario para dañar a Israel sin asumir responsabilidad directa: un tipo de tener su pastel y comerlo también. Hamás y PIJ usan las redes sociales como una herramienta para instruir a los seguidores a llevar a cabo ataques de baja intensidad contra objetivos israelíes, después de lo cual solo asumen la responsabilidad tácita que entiende su público objetivo palestino. Estos actos asesinos, por lo tanto, son cualquier cosa menos espontáneos; pueden predecirse y tal vez incluso frustrarse de antemano. Un año antes de su ataque, por ejemplo, el terrorista que asesinó a Taylor Force escuchó un sermón del jeque Mohamad al-Arefe, un clérigo radical islamista de Arabia Saudita que predica la ideología de la Hermandad Musulmana. Aproximadamente un mes antes de llevar a cabo su ataque, el terrorista publicó un mensaje en su página de Facebook que implicaba inequívocamente su deseo de morir como un shahid (mártir). Dos días después de su ataque, Hamás proclamó la responsabilidad del ataque en varias plataformas en línea afiliadas a la organización, llamando al terrorista shahid y guerrero. El Estado de Israel debe adoptar el espíritu detrás del fallo de la corte estadounidense y actuar en consecuencia. Para eliminar las oleadas de ataques de “lobo solitario”, Israel también debe apuntar a las personas que envían a estos terroristas, en lugar de centrarse sólo en la prevención directa. Los terroristas del lobo solitario son engranajes en un ataque orquestado, y también se deben tomar medidas contra los estados y las organizaciones que los apoyan. La derrota del terrorismo, tanto en términos prácticos como de percepción, requiere un cambio terminológico. Debemos dejar de usar términos engañosos como “terroristas de lobos solitarios” para dejar inequívocamente claro que el Estado de Israel sabe que el lobo no está solo, que una manada entera de lobos está detrás de él y que la guerra contra el terrorismo no termina con la destrucción de la casa del terrorista sino exigiendo un precio de la organización o estado que lo envió.

¡Bienvenido Diego Edelberg!

En los próximos días arriba a Chile y al Círculo Israelita el futuro rabino Diego Edelberg, que se integra a culto del CIS luego de nueve meses de estudio en el Seminario Rabínico Majón Schechter, en Jerusalem. Conversamos con él, sobre su regreso al país, su experiencia, sus expectativas y lo que espera de su integración a nuestra comunidad, para conocerlo en mayor profundidad y al mismo tiempo darle una calidad bienvenida. Diego, ya estás ad portas de tu regreso a Chile, ¿cómo se están preparando tú y tu familia para este retorno? -Estamos muy entusiasmados con esta nueva etapa que comienza, de nuestro retorno a Chile para sumarnos como familia a la gran familia del CIS. Gracias a D-s los meses en Israel han sido de un crecimiento enorme para todos nosotros como familia. Estamos cargados de la espiritualidad que emana en este lugar, y es nuestro deseo poder irradiarla y compartirla con toda la comunidad. Como la vida misma, el retorno demanda un balance entre el cierre de una etapa y el comienzo de otra. En estas últimas semanas que nos quedan, estamos ordenando lo que queda por hacer aquí, mientras planeamos lo que seguirá allá. ¿Cuánto tiempo estuviste en Israel y cuál fue tu ocupación en este período? -Estuvimos aquí nueve meses, lo cual cubre el período entero de dos semestres de estudio que forman parte del requisito en la formación de un rabino conservador/masortí. Durante ese período, tome 20 cursos y rendí todos los exámenes correspondientes. Es una demanda muy grande de tiempo y concentración, pero el resultado es maravilloso en tanto lo que se puede aprender para seguir compartiendo. Al fin de cuentas, el objetivo del tiempo de estudio aquí es doble: por un lado, elevar al máximo posible el nivel de conocimiento y sabiduría judía, teniendo acceso a prestigiosos rabinos y académicos que viven y enseñan aquí; por otro lado, aumentar aún más la relación personal, familiar, religiosa y también secular con Israel, no sólo en el aspecto religioso, sino en la vida del día a día aquí. ¿Cómo fue este año? ¿Puedes contarnos un poco de dónde vivían, cuál era su rutina? -Gracias a D-s el año fue una bendición. Se manifestó con una sincronicidad y fluidez notable. Vivimos en una zona hermosa de Jerusalem, en el barrio de Katamón, en un departamento dentro de un complejo histórico llamado Beit Kadima, construido antes de la declaración del Estado de Israel (aquí hay más información: https://en.wikipedia.org/wiki/Beit_Kadima). Nuestra rutina empezaba muy temprano y funcionaba de domingo a viernes al mediodía. Todas las mañanas, yo salía de casa temprano para llevar a Hannah de 5 años y Samuel de 3 al gan, y de ahí me iba hacia el Majón Schechter (https://en.wikipedia.org/wiki/Schechter_Institute_of_Jewish_Studies), donde cursaba el resto del día. Las estudios incluyeron todo el abanico posible de géneros: Torá, Mishná, Talmud, Halajá, Jasidut, filosofía judía, historia, misticismo e incluso estudios académicos modernos sobre estética judía, sociedad y diversidad Israelí. También sobre los lugares sagrados de Jerusalem, además de práctica rabínica. Generalmente, volvía a casa a eso de las 19 hrs. (a veces más tarde), cenaba con mis hijos y los acompañaba a dormir. Mi esposa Laila estuvo, durante este tiempo, con licencia por maternidad ya que vinimos con nuestro hijo Tobías con 20 días de vida, así que ella se encargaba de estar con él y ayudar con toda la logística fundamental de la casa y los chicos el resto de la tarde para que yo pueda dedicarme al estudio en tiempo completo. Por supuesto, con la llegada del COVID19, la rutina cambió a partir de febrero y mis estudios continuaron online y los chicos en casa. Pero el último tiempo se reanudó y, mientras escribo, estas palabras el gan continúa y yo me encuentro en casa preparando todos mis exámenes. Por supuesto que una de las experiencias más hermosas de nuestra rutina aquí fueron los Shabatot, que aprovechamos para conocer distintos tipos de comunidades y estilos religiosos. ¡En Jerusalem la diversidad de comunidades es inabarcable, están todos los estilos posibles! ¿Algo que hayas echado de menos de Chile estando en Israel y que creas que puedes echar de menos de Israel estando en Chile? -De Chile extrañamos los domingos en familia y con amigos. En Israel no hay domingos ya que Iom Rishón (domingo) es día laboral y realmente lleva tiempo acostumbrarse a ese cambio. Quienes hacen aliá dicen que es uno de los cambios más grandes. Por otro lado, la posibilidad de salir de casa y tener las montañas chilenas es algo que siempre me inspira y extraño cuando no estoy allí. ¡Pero Jerusalem es Jerusalem! Vivir aquí es realmente increíble y apasionante. La energía de esta ciudad, en su modernidad israelí junto al hecho de vivir a 20 minutos caminando de la ciudad antigua, es algo que extrañaré. Lo otro que sin dudas extrañaremos es la obviedad de cuán fácil es la vida judía aquí: los feriados (Jaguim) son iguales para todos, el Shabat es para todos, en el supermercado al pagar te saludan deseando “Shabat Shalom” (¡incluso un hombre trabajando en la caja de un supermercado al enterarse que estaba estudiando para ser rabino se puso de pie me dio una bendición!) y el poder comer kasher en casi todos los lugares públicos es un placer. Además, comprobamos una vez más que la rudeza israelí es solo externa, por dentro los israelíes son de una dulzura gigante. Prueba de eso es la cantidad de ayuda que recibimos de todos, incluidos nuestros vecinos, que no conocíamos de antes y nos ayudaron con incontables cosas. Aquí hay un sentimiento de unidad que no es común en otros lados. ¿Qué fue para ti lo más relevante de este período en Israel? -Lo más relevante fue la inmersión total en la cultura, idioma, vida y estudios en Israel. Conocer detalles sobre cómo piensan y viven su rutina los israelíes, tanto los jóvenes como los adultos, los profesores, los rabinos, los padres de los compañeros de mis hijos del gan, cómo es un gan en Jerusalem y vivir la vida como uno más en la que uno se siente mayoría y no minoría del país (junto con los desafíos que eso representa). ¿Cuáles son sus expectativas al regresar a Chile? -Se qué Chile no es el mismo que dejamos hace nueve meses atrás. Nos fuimos justo unos días después del 18 de octubre de 2019. Y entre medio de ese desafío este año se sumó el desafío del COVID19. Realmente es impresionante el cambio de lo que ha pasado en tan poco tiempo. Sin embargo, soy una persona de fe, optimismo y esperanza. Mi expectativa al regresar a Chile es sumar energías desde mi lugar para que todos juntos como sociedad (más allá de la dignidad de nuestras diferencias como individuos) podamos salir adelante como país. Así, y con la ayuda de D-s, podamos vivir unidos en un propósito más grande que nos convoque como unidad en la diversidad. Por eso asumo mi rol de servicio desde el judaísmo como algo expansivo y no sólo limitado a la comunidad judía. De hecho, si no contribuimos con Chile desde nuestra particularidad judía, estaríamos en falta con lo que rezamos todos los días en el “Aleinu Leshabeaj” cuando decimos que nuestra misión es “Letaken olam”, “mejorar el mundo”, y no sólo nuestra vida y la de nuestro pueblo. Estamos juntos como pueblo en este ecosistema del mundo. ¿Y cuáles son tus expectativas al integrarte al Círculo Israelita de Santiago? -Mi expectativa es poder conocer y servir a las familias del CIS, celebrar juntos momentos de alegría y abrazarnos en momentos de tristeza, aprender y descubrir juntos la espectacular sabiduría que tiene nuestra tradición para vivir una vida plena de sentido. Creo profundamente en la importancia de la vida en comunidad. Veo la espiritualidad judía como una forma de redención de la soledad. No se puede ser judío solo. Al mismo tiempo y no siendo para nada una contradicción, creo profundamente también en la importancia que cada judío y judía se encuentre con su propio judaísmo individual. La preocupación central del judaísmo es que cada uno de nosotros realice una transformación espiritual personal a lo largo de nuestras vidas, y desde ese lugar pueda contribuir con su particularidad y talento único a la comunidad y la sociedad. Además, y en lo personal, me entusiasma poder volver a trabajar en equipo junto a los rabinos Eduardo, Gustavo, Ariel y Pato, y también compartir mi pasión musical y educativa con el jazán Ariel. El rabino Eduardo es realmente uno de los representantes más importantes del judaísmo masortí/conservador de Latinoamérica, y siento que -guiados por él, en un grupo de rabinos con más años en el rabinato- será una oportunidad de crecimiento para mí. Espero desde ese lugar y con la ayuda de D-s poder sumar a la tarea sagrada que ya despliegan todos los días. ¿Qué sabes de la comunidad del CIS? -Sé que es una comunidad profundamente comprometida con D-s, la Torá y el pueblo de Israel en su totalidad. Lo sé por lo que se manifiesta en el compromiso comunitario del CIS, que se ve en todo el esfuerzo que se despliega constantemente en las actividades, grupos de estudio, ceremonias y tantos otros espacios compartidos de todas las edades. El judaísmo no es algo que está ahí afuera, sino que somos nosotros mismos los embajadores de cada generación judía. Entender eso, y asumir la responsabilidad que representa por las generaciones pasadas y las que vendrán, demanda simultáneamente un trabajo enorme de humildad y jutzpá (atrevimiento sagrado). El CIS representa esa tensión entre el agradecimiento y honor de lo recibido de las familias históricas de la comunidad, y el atrevimiento sagrado y necesario para seguir siendo una voz vigente y comprometida con el judaísmo de su propio tiempo. Sé que es una comunidad que, si bien es numerosa, se presenta a sí misma como familiar y sensible a necesidades de cada familia. La tarea que demanda ser una comunidad tan grande se sostiene por ese compromiso que se despliega en múltiples contribuciones, incluyendo el trabajo sagrado y silencioso del voluntariado, del que debemos estar agradecidos y orgullosos. Siento que la comunidad comprende que la historia judía somos cada uno de nosotros y la hacemos entre todos. Eso es lo que ha demostrado la comunidad del CIS, no sólo a mí sino al mundo judío, puesto que aquí en Israel la mayoría de las personas que conocen algo de la comunidad judía de Chile conocen del CIS. Estoy profundamente agradecido al CIS por confiar en mí y mi familia, orgulloso de formar parte y por la posibilidad de contribuir con esta hermosa comunidad. Todas mis energías van a estar puestas en nuestra kehilá. ¿Cuál crees que puede ser tu aporte a esta kehilá, digamos, tu sello? -En el año 2017 presenté mi tesis para mi Maestría en Educación Judía en el Hebrew College de Boston sobre “Synagogue Engagement”, basado en la importancia de recuperar espacios de transformación espiritual individual en las comunidades judías. Las palabras claves aquí son “transformación individual en comunidad”. Desde ese entonces, en paralelo a mis estudios rabínicos, vengo abordando un área que lidia con el aprendizaje socio-emocional que se relaciona con lo cognitivo (la capa externa del conocimiento) y lo emocional (la sabiduría interna). De esta manera, logramos acercamos a la tradición encontrando no sólo información, sino también transformación. El objetivo es que cada encuentro con nuestra tradición pase de ser interesante a convertirse en apasionante. Para eso utilizo técnicas interdisciplinarias que fusionan contenido tradicional (Tanaj, Talmud, Midrash, Halajá, Majshevet Israel, Kábala y Musar) con otras herramientas menos convencionales que lidian con el desarrollo personal y la educación socio-emocional. Mi estilo fusiona el academicismo de mi formación académica con la espiritualidad de mi vocación. Mi primer título es una licenciatura en música (ópera, música de cámara y piano) lo cual me permite utilizar herramientas artísticas y musicales como parte de estos encuentros. En ese delicado equilibrio que convoca múltiples áreas que se unen, mi misión es generar espacios de encuentro espiritual con uno mismo, con los otros y con el mundo en un marco judío que hace que cada día sea una aventura espiritual que logre contagiar el entusiasmo de vivir la vida judía con orgullo y plenitud. ¿Podrías dejarnos un mensaje para los lectores de La Palabra y del CIS que están esperando tu llegada? -Estos meses en Israel, me hicieron tomar conciencia una vez más del poder que tienen nuestras esperanzas. Ya pasaron 72 años del establecimiento de Medinat Israel y, sin embargo, hace menos de un siglo el Israel que conocemos hoy era una idea, un deseo, una esperanza. Gracias a D-s hoy es un realidad. Eso nos recuerda que la realidad que vivimos hoy no necesariamente representa el único escenario posible. Estos meses han sido difíciles para todos en todo el mundo. Deberíamos siempre recordar el ejemplo de Israel para recordarnos que nuestra situación de cuarentena, aislamiento e incertidumbre no es la única realidad posible. Nuestros pensamientos crean la realidad en la que vivimos. Así como Israel fue una vez un pensamiento, un sueño y hoy es una realidad, de la misma manera y con la ayuda de D-s nuestra situación actual va a cambiar y pronto volveremos a la realidad de los abrazos y la vida en comunidad. Como cantamos en el Hatikva, el Himno de Israel: “¡Od lo avda tikvateinu!”, ¡Aún no hemos perdido nuestra esperanza! ¡Fuerza! ¡Juntos saldremos adelante!

CADENA y WIZO Chile entregan cajas de alimentos en medio de la pandemia

700 cajas con productos de necesidad básica fueron entregadas por voluntarios de CADENA a escuelas de Peñaflor y Quilicura. Las comunidades de las escuelas República de Israel, Especial Nazareth, Ana Frank y el Liceo Alcalde Jorge Indo -parte de los establecimientos con los que WIZO Chile colabora- se vieron beneficiadas por la ayuda. “Estamos contentas y satisfechas del resultado de nuestro cometido y haber ayudado con nuestra campaña a tantas familias y así avanzar en el camino de la solidaridad con las personas que viven junto a nosotras en contextos de alta vulnerabilidad en nuestra sociedad”, dijeron desde WIZO. Jóvenes voluntarios de CADENA Chile, en tanto, colaboraron en la compra, armado y traslado de las 700 cajas donadas. “Llegaron voluntarios de muchos lados, fue una logística bien grande para poder lograrlo”, dijo Daniela Goren, miembro de CADENA Chile que asistió a la entrega. “Pudimos ver de cerca a quién iba a llegar la ayuda. El hambre es la consecuencia inmediata y a largo plazo de la pandemia y tenemos que enfocarnos en que la ayuda sea rápida y de calidad”. Adicionalmente, las cajas donadas por la WIZO y entregadas por los voluntarios de CADENA Chile incluyeron un folleto informativo sobre el COVID19, cómo detectarlo y cómo prevenirlo. La donación fue parte de la campaña de alimentos de WIZO en medio de la pandemia, que ha logrado entregar más de 2.400 unidades en total. Para más información sobre campañas y misiones de CADENA Chile inscríbete en el newsletter: https://bit.ly/boletinCADENA.

“Nuestro colegio es una vitrina y una proyección de la comunidad y el judaísmo hacia la sociedad”

Está casado con Lorena y es padre de dos hijas, Gabriela y Sofía. Ingeniero Civil Industrial de la Universidad Técnica Federico Santa María y en la actualidad se desempeña como Académico del Departamento de Industrias y Director del Instituto Internacional para la Innovación Empresarial 3IE de la misma casa de estudios ¿Qué te motivó a asumir la presidencia de la comunidad? Son varios aspectos. En esta comunidad somos pocos pero con mucha actividad, y debemos mannerla viva y activa para todos los judíos de nuestra región. Sabemos que tenemos una situación desde el punto de vista laboral en que muchos de nuestros hijos de socios se van a Santiago a estudiar o a trabajar, y hacen sus vidas posteriormente allá. Eso hace que la comunidad se vaya desmembrando y vamos quedando menos, pero muy identificados con nuestra Comunidad. Entonces, como somos pocos, tenemos que hacer mucho. Tenemos que estar involucrados, tenemos que mantener la comunidad. Debemos preservar todo el sacrificio y trabajo de nuestros antepasados, la gran mayoría que llegó escapando del nazismo a esta región y pudieron construir esta Comunidad. Mi visión es que no va a ser en nuestra generación, que nuestra comunidad vaya a estar en riesgo, por lo cual como equipo del Directorio tenemos que trabajar lo máximo posible para seguir activos, y que se proyecte la Comunidad en el tiempo, por el judaísmo, por nosotros y en gratitud a nuestros antepasados. Aparte de esto, ¿qué otros desafíos enfrentan? Sabemos que la mantención del colegio por sí misma es muy desafiante. Siempre ha sido un desafío el Colegio. El colegio tiene como primera misión la educación judía para sus alumnos, pero también hoy día vemos que nuestro colegio es una vitrina y una proyección de la Comunidad y el judaísmo hacia la sociedad. Hoy en día aproximadamente un 25% o 30% de los alumnos son judíos, por ende la mayoría no son judíos. Y hay personas que prefieren que sus hijos estudien en el Colegio Hebreo por varias razones, entre ellas la calidad académica que tiene la educación. Y con esto también nosotros podemos mostrarnos como comunidad y como pueblo hacia la sociedad y nos sirve para tener embajadores, para que haya personas no judías que nos conozcan y no se dejen llevar por las noticias falsas y mal intencionadas que aparecen habitualmente. De hecho, este año se hizo el primer viaje de estudios a Israel, y fueron todos los alumnos, judíos y no judíos, con el rabino Yonatan Szewkis y la profesora Andrea Morales. Fue una gran experiencia. ¿Y esta modalidad mixta de alumnos hace que el colegio tenga continuidad? -Claro, estamos siempre buscando estar por sobre el punto de equilibrio de alumnos para que el colegio pueda subsistir, y desde ese punto de vista, es imperante que nuestra educación sea muy buena para que haya personas que quieran traer a sus hijos a nuestro colegio, y así cumplir con el objetivo número uno que es brindar educación judía a los niños y jóvenes de la región. ¿Cómo han vivido este período de pandemia en la comunidad de Viña? -Hoy en día, desde el punto de vista del COVID19 en sí, han existido personas que han estado contagiadas y, por suerte, se han podido recuperar. Pero tenemos cerrada nuestra comunidad -la sinagoga, el cementerio y el colegio- desde que como Comunidad Judía de Chile se tomó la decisión. Eso ha tenido un impacto fuerte, en especial en cuanto a nuestros colaboradores, de quienes nos sentimos responsables y hemos seguido cumpliendo con ellos. Y también la responsabilidad con nuestros socios, por eso hemos tenido que mutar la forma de hacer las actividades que teníamos siempre. Pero dentro de todo lo malo, han aparecido cosas buenas. Hoy en día hemos podido tener havdalot con jazanim de Buenos Aires, Argentina, actividades con charlistas que están en diferentes países, y a los mismos Shabatot nuestros asisten desde distintas partes, no solamente de Viña y varios de quienes eran de acá se conectan a nuestros Shabatot. Hemos ganado y estamos viendo lo bueno que es para nuestra comunidad. Sin lugar a dudas, nuestra Comunidad y sus actividades sirve como parte de la contención que se requiere para sobrellevar de mejor forma esta pandemia.

La importancia de sentir pertenencia

Es impresionante cómo en los últimos meses, tanto en los grupos de estudios como en las clases, la gente -como está en situación de aislamiento, de confinamiento- necesita mucho más el acercamiento virtual, que te permite estar cerca de tus intereses, de lo que te motiva o de la parte espiritual. Cuando uno tiene todo a mano, cuando las interacciones son presenciales, no es tan necesario, total es abierto y sin ningún tipo de restricción. Pero dadas las actuales condiciones, todos nos sentimos un poco más solos o vivimos situaciones existenciales, dada la complejidad de estos días, de vivir en crisis y lo que significa atravesar este momento. En ese contexto, los canales digitales y online son híper necesarios para lograr tener una ventana al mundo, conectarse con lo que está sucediendo y buscar referentes -maestros o rabinos- que te puedan dar otra mirada o te ofrezcan otra manera de pararte frente a esta situación tan difícil y tan incierta, que no estaba pensada por nadie. Eso habla de la sociabilidad y de la necesidad de habilitar estos canales para mantener los vínculos, que no se rompieron, sino que en muchos casos se afianzaron. Cuando estás solo o bien con tu familia, vuelves a buscar cuáles son los lugares de pertenencia que tenías antes. Vuelves a esos recursos. Y generalmente, la comunidad, la Tefilá (oración) y lo religioso era lo que te mantenían perteneciendo. El ser humano necesita saber que pertenece a algo más que él mismo y a su propia familia. Eso ha hecho, por ejemplo, que las visitas a la página web del Círculo Israelita de Santiago hayan crecido de manera exponencial. La necesidad de seguir perteneciendo, en este contexto, es mayor, y como está dada la tecnología -si no, por más que la gente hubiera querido, no habría podido hacerlo- se ha logrado. Tenemos la suerte, además, de tener dos tipos de tecnología: una unidireccional, donde una persona habla y otra escucha, y otra multidireccional, donde todos interactúan. La segunda generó el fortalecimiento de estos lugares de pertenencia, donde la gente se siente cómoda porque puede participar de un diálogo, y se establecen ámbitos -incluso- de intimidad. Y así vemos la presencia de estos dos niveles, por un lado la necesidad de vincularse en esta pandemia, y el fortalecimiento del sentimiento de pertenencia en este contexto. Y esto es complementario con la sociabilidad. Se trata de pertenecer, de seguir estando en comunidad y cerca. Ese fue el desafío que asumimos como Círculo Israelita, y logramos transformarnos rápidamente para que la gente pudiera acceder a nosotros y nosotros a la gente, de manera de estar en un vínculo continuo. De la misma forma, hemos tenido que pensar distintas estrategias para distintas edades, para que todos puedan tener acceso y se puedan sentir parte, pero de acuerdo a sus propias realidades. No fue fácil, pero tuvimos que pensarlo también para que fuera multidireccional, en especial para los públicos más jóvenes. Por ejemplo, en Talmud Torá el desafío fue crear clases atractivas, que motivaran a los Talmidim (alumnos) a meterse, y lo estamos logrando. En el segmento de 30 años, estuvimos rediseñando constantemente nuestra oferta digital para captar su interés. Y hay miles de ideas dando vuelta, todas con el objetivo de que la gente sienta cercanía. Nuestra comunidad es muy grande, y lo digital nos permite conectarnos sin importar donde estemos físicamente. Sabemos, también, que gracias a Internet algunos se han vuelto a vincular a la comunidad. Por eso creemos que, a pesar de todo, este tiempo es una oportunidad.

Un llamado importante de la Comunidad Judía de Chile

El día domingo recién pasado, en los dos principales medios de comunicación impresos de Chile, como son los diarios El Mercurio y La Tercera, se publicó una carta abierta al Presidente de la República, Sebastián Piñera, firmado por más de 100 miembros de la comunidad árabe y palestina, solicitando medidas concretas en contra de la anexión israelí o extensión de soberanía israelí, y medidas que rozan en el BDS. Además, incluían una serie de mapas que muestran los cambios territoriales pero sin explicar lo central: que fueron resultado de las guerras árabes contra Israel. A raíz de ello, la Comunidad Judía chilena, a través de su Presidente, Gerardo Gorodischer, envió una carta al Director de “El Mercurio”, que compartimos acá, difundiendo un texto escrito con firmeza y respeto al mismo tiempo, con espíritu de diálogo y de paz. Señor Director: Frente a la Carta Abierta al Presidente de Chile, Señor Sebastián Piñera Echenique, publicada en este mismo diario el día de ayer domingo 5 de julio, deseamos recalcar que, si bien respetamos el derecho de cualquier compatriota a expresar su narrativa y visión histórica, como Comunidad Judía de Chile (CJCh), consideramos importante señalar que la inserción contiene errores y tergiversación de la historia. Por cierto, los mapas que reproducen contravienen lo establecido por la Sociedad de Las Naciones en el Tratado de San Remo de 1920. Sin perjuicio de lo anterior, no desconocemos el derecho del pueblo palestino a su propia autodeterminación: es el mismo principio que nos lleva, como sionistas, a defender la existencia del estado judío, que emana de reivindicaciones históricas en el territorio. En este sentido, abogamos por una solución de dos Estados para dos pueblos, viviendo en paz y seguridad en fronteras acordadas entre las partes. Es por esto que, el acuerdo del Senado de Chile representa una señal equívoca desde el momento en que se hace eco del Movimiento de Boicot contra Israel (BDS), por el solo hecho de ser el estado nación del pueblo judío. Chile ha sido un país que siempre ha acogido y dado espacio para que ambas comunidades convivan en armonía y esperamos que no sea esta la ocasión de alterar aquello. El Presidente Piñera en sus dos viajes a Israel y a la Autoridad Nacional Palestina, ha hecho esfuerzos en esta dirección. Es importante destacar que existen muchas opiniones sobre una política propuesta por el Gobierno de Israel, dentro y fuera del país, y en nuestra propia comunidad. Llama la atención, sin embargo, la presente campaña comunicacional contra una posible anexión o extensión de soberanía, cuando en la zona no ha habido acción al respecto. Por ende, la campaña no se condice con lo que está sucediendo en el terreno, -a miles de kilómetros de distancia de Chile- sólo generando una falsa realidad que desencadena odiosidad y violencia hacia compatriotas. Confiamos en que Chile pueda continuar aportando a la solución pacífica y bilateralmente negociada, y no asuma posiciones que radicalicen el conflicto. Gerardo Gorodischer Presidente Comunidad Judía de Chile

No seas tú quien borre su memoria

Para convertirla en activo hay que movilizarse a acciones concretas. ¿Cuáles? Por ejemplo, registrar en una bitácora, fotografiar un momento especial, atesorar un objeto significativo que nos haga evocar aquel sentimiento que queremos recordar. Son estos actos los que nos conducen a crear un registro tangible. Así como existe el acto de hacer memoria, existe a su vez, la posibilidad de mantenerla en la esfera privada, o bien de optar por incluirla en una mayor, es decir, la colectiva. Pero sin duda hay un imperativo de recordar frente a crímenes de la humanidad y experiencias traumáticas. Perdonar sí, pero nunca olvidar. Hoy se ha inaugurado un nuevo capítulo en la memoria colectiva de la Shoá en Chile: proyecto Abro Memoria. Dicha iniciativa tiene como fin traspasar el ámbito privado de los individuos para generar un legado colectivo de la Shoá. Abro Memoria es un llamado urgente para que nos hagamos cargo hoy de la memoria colectiva. Memoria Viva y el Archivo Judío de Chile, dos reconocidas instituciones con años de trayectoria, han unido fuerzas para desarrollar el mayor archivo digital de la Shoá en Chile a través de este proyecto. El destinatario de este llamado es claro: tú, hijo/a de sobreviviente de la Shoá, nieto/a de un refugiado, primo, sobrino o amigo de aquella persona que tuvo que soportar los horrores del nazismo y que logró llegar a Chile, la tierra que los acogió. Hoy tengo el privilegio de coordinar Abro Memoria y te llamo a ti, que lees esta columna, a participar con una búsqueda activa de material relacionado con los refugiados y sobrevivientes de la Shoá que se albergaron en nuestro país. Busca documentos, fotos, cartas, memorias, entrevistas y registros familiares de los sobrevivientes, de los períodos pre y post guerra, en cualquier formato y condición. Ese material es demasiado valioso para toda la comunidad, como para que sólo quede guardado en tu hogar. Debemos compartirlo, resguardarlo y preservarlo. Ingresa a www.abromemoria.cl y regístrate en el formulario de contacto. El material recolectado será digitalizado de acuerdo a estándares internacionales por el Archivo Judío de Chile, y pasará a formar parte del archivo de ambas organizaciones. Memoria Viva en sus 10 años de trayectoria, ha logrado entrevistar a más de 140 sobrevivientes de la Shoá en Chile, y hoy busca activar a sus hijos y nietos (llamados 2G y 3G). La misión de mantener vivo el legado de los refugiados y sobrevivientes, ha puesto a Memoria Viva como un referente en Shoá, y hoy busca complementar y profundizar el gran trabajo de registros audiovisuales que ha logrado construir. A su vez, el Archivo Judío, cuya misión es el resguardo, conservación, organización, y difusión de este gran patrimonio documental, cuenta con más de 70 mil registros institucionales y familiares que dan cuenta de la vida judía en Chile. Hasta hace un tiempo, los sobrevivientes eran nuestra principal fuente para conocer ese pasado doloroso. Con sus testimonios nos asegurábamos de que no se borrara la mancha oscura, la memoria compleja, con detalles sobre una Europa que ya no es y de sus experiencias para sobrevivir. Probablemente tú tuviste el privilegio de conocer personalmente a uno de ellos, de escuchar de primera fuente su testimonio, de ver directamente el dolor en sus ojos, pero nuestros nietos no lo tendrán. Hoy el escenario es distinto, quedan muy pocos de ellos. Hoy somos nosotros los encargados de asegurar que su memoria no se pierda en el tiempo. Cómo explica Gunter Demnig, artista alemán conocido por su proyecto “Stolpersteine” (piedras-obstáculo) como homenaje a las víctimas del nazismo (www.stolpersteine.eu/en/), “Una persona sólo es olvidada cuando su nombre es olvidado”. No seamos testigos de ese olvido. Tenemos el deber de recordar y registrar, para que las generaciones venideras no carezcan de información sobre quienes son. Sólo así sabrán dónde ir. Abro Memoria nos habla sobre nuestra trascendencia, dejar una huella imborrable, ahí, en la nube, en donde todos puedan verla, conocerla, recordarla y honrarla. Puede ser que nuestros sobrevivientes ya no estén físicamente en este mundo, pero al colaborar tú y yo, su memoria si lo estará. No seas tu quien borre su memoria.

Toxicidad Colectiva

“El furor del rey es como un mensajero de muerte, pero el hombre sabio lo aplacará” (Mishlei-Proverbios 16:14). El Midrash en Bedmivar Raba 20:26 nos propone imaginar a un rey que camina por delante de un grupo de jóvenes. Uno de ellos maldice al rey, despertando la ira del rey contra ellos. En ese instante, uno de los jóvenes del grupo castiga al maldecidor. A causa de esa reacción, el enojo del rey se aplaca de inmediato. Un hombre israelita, Zimri, se acuesta con una mujer pagana, y se transgrede la norma prevista para los Benei-Israel. La ira divina se desata como consecuencia de esta acción y miles en el campamento de Israel comienzan a morir. Pinjas, siendo sacerdote, mata a quienes cometen aquella ofensa sexual frente a D-s. Pinjas hijo de Eleazar, no sólo que no es criticado por su acción, sino que es alabado a través del sacerdocio y un “Brit Shalom” –pacto de paz-. Los Sabios se preguntan, ¿sólo Pinjas vio lo que allí ocurría? Las acciones ejecutadas de manera pública tienen un nivel tóxico superior e inciden desfavorablemente en cualquier sociedad. El judaísmo manifiesta dos tipos de conductas, las que se realizan de manera pública y colectiva, y aquellas que involucran el ámbito privado – BeTzina-. Las públicas –BeFaresia-, precisan de un mínimo de 10 judíos, -minián-. Curiosamente tanto para santificar el nombre de D´s –Kidush Hashem- como para profanarlo –Jilul HaShem-, se precisa de un quórum. Para ejemplo, si un individuo es forzado a maldecir a D-s en un recinto privado y sin testigos, no tiene el mismo impacto que si ocurre con presencia de testigos. El Talmud argumenta: “Si Zimri se hubiera apartado de la mujer y Pinjas lo hubiera matado, Pinjas hubiera sido ejecutado por aquella acción. Si Zimri hubiera matado a Pinjas, él no hubiera sido ejecutado ya que Pinjas era considerado su perseguidor” (Talmud Bavli – Sanedrín 82a). Pinjas no es héroe, era pasible de muerte si Zimri reaccionaba a tiempo. Pinjas no es inimputable, si la acción no hubiera sido denigrante ante la profanación de la vida y el nombre de D-s. Lo que hace Pinjas, más allá de su recinto privado y su estatus personal, es ocuparse por el estándar de la sociedad. Pinjas, sabe que puede perder más que ganar, pero actúa porque sus acciones previenen un futuro incierto que lleva a la profanación. La letra ‘yud’ en el nombre de Pinjas está escrita de forma más pequeña (Bemidbar-Números 25:11) porque no podemos validar la violencia. La ‘yud’ simboliza a D-s y al judaísmo que está dentro de nosotros, y al usar la violencia, siempre se ve disminuida. Es más cómodo juzgar la violencia desatada por Pinjas, aunque tenga el don para observar y rectificar. El actúa frente a una sociedad que se denigra y se vuelve carente de valores, equidad y derechos. En donde un hombre transgrede, Pinjas observa la posibilidad de volver a D-s. Detenernos y darnos el tiempo, es la oportunidad para analizar lo que vemos y actuar por los Cielos.

Aprendiendo a rezar en casa III

Hoy nos toca explorar “Kriat Shemá ubirkoteha”, el Shemá Israel y sus bendiciones. Shemá Israel es una selección de versículos de la Torá tomados de Devarim 6:4-9, Devarim 11:13-21 y Bemidvar 15:37-41. Recitada dos veces al día, la proclamación de la unicidad de D-s está precedida por dos bendiciones y sucedida por una bendición en Shajarit o dos en Arvit. La bendición preliminar es la Bendición del Tiempo. Bastante larga en Shajarit, más breve en Arvit, consagra a D-s como creador del tiempo, es decir, el creador universal de todo lo existente. En Shajarit de Shabat, las palabras “kol” (todo) y “lejá” (a Ti, las mismas letras en orden inverso) abundan, indicando que D-s es uno porque es todo. Reconocer a D-s como el dador del tiempo nos exige focalizar nuestra atención en lo que estamos haciendo con ese regalo. La segunda brajá previa al Shemá es la Bendición del Amor y nos hace tomar conciencia del amor de D-s por el pueblo de Israel. Siendo muy similares, la brajá de la mañana y la de la noche tienen algunas diferencias. Por ejemplo, en Shajarit leemos “Ahavá rabá ahavtanu”, con abundante amor nos amas. En Arvit decimos “Ahavat olam beit Israel amjá ahavta”, con amor eterno amas a tu pueblo Israel. ¿Por qué decir “ahavá rabá” a la mañana y “ahavat olam” a la noche? En momentos luminosos, cuando las cosas van bien, sentimos “ahavá rabá”, amor abundante. Pero en la oscuridad de la noche, cuando las cosas no van tan bien, sentimos que el amor se desvaneció. Cuando nos falta “ahavá rabá”, amor abundante, debemos recurrir al “ahavat olam”, el amor eterno. Esta reflexión vale en nuestra relación con D-s y también con nuestros afectos. Los momentos amargos que toda relación tiene pueden opacar a los momentos dulces. Debemos almacenar el amor abundante de los buenos tiempos para nutrirnos de él en los no tan buenos. La idea central de la segunda brajá previa al Shemá es que si D-s crea al mundo con y por amor, tenemos la obligación como humanidad de retribuir tal amor. El amor de D-s por Israel se expresa a través de la entrega de la Torá. “Torá umitzvot, jukim umishpatim, otanu limadta”, nos enseñaste la Torá y las mitzvot. D-s nos ama; y porque nos ama y como muestra de ese amor, nos entrega la Torá con sus leyes (como un padre muestra su amor hacia el hijo poniéndole límites). La forma que tenemos los judíos de retribuir el amor de D´s expresado mediante la entrega de la Torá, es aceptando la Torá, “venismaj bedivrei Torateja leolam vaed”, alegrándonos eternamente con las palabras de la Torá. “Ki hem jaieinu veorej iameinu”, porque las mitzvot son nuestra vida y el largo de nuestros días, nos disponemos a proclamar la unicidad de D´s declarando nuestro compromiso con una vida de mitzvot, reconociendo y retribuyendo el amor divino. El Shemá Israel comienza con la conocida frase “Shemá, Israel, Adon-ai Elo-heinu, Adon-ai Ejad”, Escucha, Israel, Adon-ai es nuestro D-s, Adon-ai es único. ¿Qué significa escuchar? ¿Por qué “escucha” y no “mira”, “cree” o “confía”? ¿Por qué repite tres veces el concepto de D-s, no sería suficiente decir “Escucha, Israel, D-s es uno”? “Escucha” y no “mira”, porque cuando miramos lo hacemos en una sola dirección, mientras que los oídos captan la señal en todos los sentidos. “Escucha” y no “cree” porque la acción es más importante que la fe y escuchar exige prestar atención. Rashi explica la palabra “Shemá”, escucha, como “hitbonen”, presta atención, reflexiona, internaliza. Así, la unicidad de D-s no es un concepto abstracto, nos exige actuar. Repite tres veces el nombre de D-s para decir dos cosas: la primera, Adon-ai Elo-heinu, D-s es nuestro; la segunda, Adon-ai ejad, D-s es uno. La primera aseveración nos habla de la relación especial de D-s con el pueblo de Israel; la segunda habla de la unicidad de D-s. Pero la combinación de ambas en una sola frase podría llevarnos a la idea chauvinista de que D-s es uno solo y solamente nuestro. Los exégetas tradicionales se negaron a aceptar que el monoteísmo judío excluya a los otros pueblos. La idea de un D-s único debe necesariamente incluir a toda la humanidad, pues si D-s es creador de todo debe ser también el D-s de todos. Rashi plantea que “Adon-ai Eloheinu” es hoy, mientras que “Adon-ai ejad” será en los tiempos mesiánicos. En este mundo incompleto e imperfecto, los judíos reconocemos a D-s como el único que rige los destinos de la humanidad. Pero llegará el día cuando todos los pueblos Lo reconozcan como uno y único. Las palabras del Aleinu corroboran esta idea: “Baiom haú ihié Adon-ai ejad ushemó ejad”. En aquel día, D-s será uno y Su nombre, único. Cuando llegue el Mesías, cuando el mundo esté finalmente redimido, toda la humanidad reconocerá que D-s es único, no solo en Su poder sino también en Su identidad. Hoy muchos aceptan la unicidad de D-s, pero los caminos para llegar a Él son diversos. Pero llegará el día en el cual los caminos para llegar a D-s también se unifiquen. Decir que Su nombre será uno, no implica que todos serán judíos, sino que habrá una sola forma de llegar a D-s y que la humanidad estará unida en tal unicidad. Todo esto lo aprendí del rabino Joel Levi, director de la Yeshivá Masortit de Jerusalem. Él explicó también que, cuando una relación es de amor verdadero cuando una relación es de amor verdadero, el objeto de ese amor es uno y único, no porque no exista otro objeto similar, sino porque el amor lo hace único. Así, cuando el marido dice a su esposa: “Tú eres única” no está negando la existencia de otras mujeres, sino que, para él, no hay otra mujer. Mientras debamos intuir a D-s y no seamos capaces de percibirlo de una manera directa (como sucederá en la era mesiánica) cada pueblo tendrá su propia relación con D-s.