publicado hace dos días

Una reflexión sobre el libro EL SEÑOR MANI de A.B. Yeoshua

Justamente en un momento de tanta información audiovisual, mi invitación es que volvamos a los libros. No solamente porque nos acercamos Shavuot, el jag que celebramos la entrega de nuestro principal libro, nuestra guía, la Torá, sino también porque hay una magia en la lectura que todo lo audiovisual impide que ocurra, que es la magia de nuestra propia imaginación y todos los rincones que ella es capaz de nos llevar. El Señor Mani es una novela que emociona y nos invita a reflexionar sobre el peso de la continuidad judía y lo que ella significa, sobre la construcción de la identidad judía particular y colectiva, su belleza y los antagonismos a través de los cuales es construida. Nos hace reflexionar sobre el legado que nos sentimos obligados a transmitir de generación en generación y sobre la conexión milenaria que tenemos como pueblo con la tierra de Israel. A.B. Yehoshua narra la historia de seis generaciones de la familia judía sefaradita Mani desde Jerusalén de 1982 hacia atrás, hacia al siglo XVIII con la migración de Yossef Mani desde Irak a Salónica, en este entonces Imperio Turco Otomano.Lo impresionante de la crónica es que más que narrar la historia sobre seis generaciones de la familia Mani, el autor nos lleva, además de las historias personales, a un viaje por paisajes que muchas veces están solamente en nuestro imaginario, por hechos históricos que solemos leer solamente en los libros de historia y principalmente por el universo sociológico y psicológico de los personajes, los cuales podemos acceder solamente a través de relatos personales.La sensación al leer el libro es de como si entráramos en una maquina del tiempo y empezáramos a volver de a pocos en la historia. Los detalles con que el autor describe Israel actual y en particular como se centra en el desarrollo de la ciudad de Jerusalén a través de los siglos es impresionante. Uno se siente como se estuviera ahí, reconoce los nombres de las calles, de los mercados, de las sinagogas. Es casi como se escucháramos entonar las campanas de las iglesias, el azhan de las mezquitas y a mezcla de los idiomas hebreo, árabe, inglés y francés tan característicos de Jerusalén en las épocas descritas. Sentimos el olor de las especiarías y comidas de las barracas del mercado, el calor ardiente del sol en la piel en el verano, el viento frio del invierno y la idiosincrasia de su cultura a través del ir venir de sus ciudadanos por las calles de la ciudad.Pero el autor no se contenta con la descripción detallada únicamente de la tierra Santa, nos transporta también, a través de sus precisas palabras descriptivas, a la isla de Creta, al interior de Polonia, a Europa occidental del principio del siglo XX, a Beirut y a Constantinopla. Descripciones físicas y geográficas que son acompañadas por los cambios en el contexto histórico y social de cada época y su influencia en la zona territorial en especifico. Cambios estos que se son acompañados, a su vez, por los cuestionamientos e indagaciones de los personajes que ahí se encuentran, en la encrucijada de sus vidas y la historia de la humanidad. Son indagaciones profundas, sobre su propia existencia, sobre el sentido de la vida, de la muerte, de la guerra y, a la vez, mezcladas con los instintos y deseos más humanos que tenemos. Son conversaciones que nos hacen cuestionar la construcción de nuestra identidad, o identidades, sobre la relación entre padre e hijos, sobre hombre y mujer, sobre conquistadores y conquistados, sobre la coexistencia, sobre la sed de poder del hombre, sobre la construcción nacional, sobre la humanidad del hombre. A través del lazo de la familia Mani con la tierra de Israel el autor también aprovecha para tocar en el tema del conflicto que se genera entre árabes, judíos, musulmanes, cristianos, turcos e ingleses con el renacimiento de la nueva vieja patria del pueblo judío en la tierra santa en la época que marca el fin de los grandes imperios y el principio de los movimientos nacionales. Así, de manera sutil, nos invita a reflexionar sobre los orígenes de este conflicto y sobre la posibilidad de una convivencia distinta en una tierra que pertenece a todos que la consideran su hogar.A.B. Yehoshua logra llevarnos por todos estos rincones del mundo, de la historia mundial y de la familia Mani en particular, haciéndonos revisitar nuestros rincones personales, nuestros deseos y aflicciones más íntimos.  De esta forma, desde una perspectiva muy particular de nuestro ser, de nuestra humanidad, nos hace reflexionar sobre estas grandes temáticas que son parte del escenario y del guion de la vida. Efectivamente, vale la pena la lectura. 

publicado hace dos días

El mundo ideal

Nuestra tradición proyecta un mundo cada día mejor. Nuestra utopía religiosa imagina un lugar más esperanzador, un mundo mesiánico, libre, pleno de sentido. Tal es así que hasta el Himno Nacional de Israel lleva el título de “La Esperanza” (Hatikva).Sin embargo, las realidades del día a día desafían esa imaginación mesiánica judía. Jamás podríamos haber anticipado la aparición de una pandemia ni el impacto económico que esto traería. Nadie podría haber pensando que una alegría como la de Lag Baomer se vería manchada por el dolor de la tragedia acontecida esta semana en Israel. Pero no es la primera vez en la milenaria historia judía que algo no anticipado desafía no sólo al mundo sino también a la tradición. Para las personas de fe, esta tensión entre el mundo perfecto que se imagina y el mundo imperfecto en el que se vive, es uno de los desafíos espirituales más grandes. Pero existe un regalo de D-s para erradicar esta frustración. Se llama Shabat.En el lenguaje de la Torá, la representación entre lo que es y lo que deseamos que sea, se simboliza entre el trabajo material de la construcción del tabernáculo (el mishkan) y el Shabat como día de cese de todo tipo de acción cotidiana para trascender nuestra existencia. Esta semana, en parashat Behar-Jucotai, la conexión entre Shabat y la construcción del tabernáculo se hace evidente. D-s dice “Mis Shabatot habrás de observar y Mi Santuario habrás de venerar”. Por un lado el Shabat representa el mundo perfecto que imaginamos y debemos observar. Por otro lado, el Santuario representa el día a día de la construcción material que debemos venerar.Pero D-s nos indica que lo físico que debemos venerar debe ser interrumpido en Shabat. En otras palabras, Shabat, el cese, el día para celebrar y santificar está por encima de la veneración más grande por el trabajo y la acumulación.Aquí yace una de las afirmaciones más audaces de la espiritualidad judía: en Shabat vivimos como si el tabernáculo ya estuviera terminado. En Shabat tomamos una perspectiva del mundo y agradecemos a D-s porque en este día hemos acumulado todo lo que necesitamos para vivir. Estamos saciados. Satisfechos. Si estamos vivos, tenemos más que suficiente. No necesitamos nada más en este día sagrado. No intentamos perfeccionar el mundo porque insistimos que ya es perfecto. No hay más nada que hacer porque está todo hecho. En Shabat el mundo del Creador no precisa nada de nosotros más que nuestro asombro y gratitud.El Rabino Yitz Greenberg escribe, “En Shabat no está prohibido trabajar, en realidad está todo terminado y no hay nada más que hacer. Ante la tremenda creatividad histórica judía la pregunta es: ¿de dónde saca fuerzas el pueblo judío para renovar su sueño una y otra vez? La respuesta de la tradición es dar a las personas el sabor anticipado del cumplimiento total de la tarea. Ese sabor es Shabat”.Podemos afirmar que las cosas están destinadas a ser diferentes y que lo que hoy parece una catástrofe siempre pasará y el mundo se volverá un lugar mejor. Greenberg agrega: “El encuentro semanal con la perfección mesiánica nos salva de internalizar la indignidad y la injusticia del status quo”. En palabras más simples, al entrar en una realidad diferente una vez por semana, se nos recuerda que un mundo diferente al que conocemos es posible. Habitamos en este mundo cada Shabat. Así experimentamos que aquello que deseamos no será una leyenda porque en Shabat ya lo hemos vivido. Cada Shabat somos invitados a descansar en la plenitud de lo que es en lugar de ser consumidos por el dolor de lo que todavía no es y peor aún por la ansiedad imaginada de lo que nunca será. Shabat nos ofrece otro mundo en este mundo. Cuando realmente entramos en ese mundo, tanto nosotros como el mundo cotidiano que habitualmente habitamos se transforman. Descubrimos que lo que imaginamos como ideal entre lo que debería ser y lo que realmente es, no está tan alejados como pensamos. Solo hay que abrir los ojos. Celebrar Shabat.

publicado hace 9 días

Habla

“D-s dijo” es la frase favorita de la Creación. No sabemos si D-s meditó, contempló o realizó cualquier otro acto. D-s simplemente habló. Hemos leído y escuchado tantas veces el relato de la creación en la Torá que a veces no nos detenemos un instante a pensar lo que esto significa. ¿Por qué D-s elige crear a través de la palabra, utilizando el habla?“Habla” es exactamente el título de la Parashá de esta semana. Emor. Habla.Hablar no es tan sencillo como pensamos. De hecho, somos las únicas criaturas de D-s que hablamos. Los animales se comunican mediante sonidos rudimentarios que si bien resultan fascinantes, lejos se encuentran de la sofisticación del lenguaje humano. Ni siquiera el loro entiende lo que imita. Nuestra capacidad de hablar es realmente lo que da sentido a gran parte de nuestra existencia. Gracias al habla podemos nombrar y al hacerlo capturar y ordenar la realidad. Pero el habla es la herramienta creativa de D-s porque es la fuente del misterio más asombroso.Recordemos que hablamos dentro nuestro todo el tiempo. Mientras leemos estas palabras escuchamos esa voz interna que no podemos señalar ni localizar dónde está exactamente. Esa voz interna que nos acompaña a todas partes, que a veces nos cuesta tanto hacer callar, representa una parte oculta de nuestro ser que nadie puede acceder. El mundo de la mente, los pensamientos, las imaginaciones y la dinámica subconsciente permanece oculto, intangible. No lo vemos pero, al igual que D-s, es lo más real que conocemos. Son esas palabras que “escuchamos” dentro de nuestro las que al levantarnos cada día nos recuerdan cómo nos llamamos y cómo se llaman los objetos que nos rodean. Así reconocemos quiénes somos y qué se espera de nosotros. Gracias al lenguaje tan real pero invisible el mundo tiene sentido. Por encima de todo esto los humanos poseemos el regalo divino de la recursividad del lenguaje, eso significa hablar sobre el significado del hablar mismo, preguntarnos por el sentido de las palabras que usamos y cómo es que podemos entendernos.Todo este complejísimo fenómeno se revela en el sentido de las letras de la Torá. Cuando insuflamos aire en las vocales ausentes del rollo que leemos en la Sinagoga generamos incontables universos de sentido en aquello que se nombra. Pero, como sucede con D-s y con el habla, siempre queda algo inconcluso en todo aquello innombrable que nos conmueve manifestando también una parte de la totalidad oculta e intangible que nadie puede contener.Es cierto, nadie ve ni escucha nuestra mente. Nadie sabe lo que se destila dentro nuestro. Pero cada tanto una fracción de lo que pasa dentro nuestro brota a la superficie. Sale por nuestra boca. Por decisión nuestra, sabia o imprudente, se materializa a través del habla. Por un instante una fracción momentánea de nuestra alma se vuelve visible. Lo que decimos expone algo de nuestro ser. Lo mismo ocurre con la Torá, cuando un mensaje parece decirlo todo aunque sabemos que permanece el misterio. Nunca se expone la totalidad. Por eso ni siquiera el nombre de D-s es pronunciado.Así entendemos finalmente que en el fondo D-s no habla. Como nos enseñó Maimónides, eso es un antropomorfismo, una proyección nuestra hacia D-s. Somos nosotros los que imaginamos que D-s habla como hablamos nosotros. El “habla” de D-s, al igual que aquello oculto de nosotros que nunca se termina de materializar y de la misma manera que al pronunciar lo escrito en la Torá algo elude la totalidad del lenguaje, D-s revela el estado espiritual oculto del mundo al exponer una proyección ilusoria, un mundo físico, solo para darnos un sentido. En el “habla” de D-s se crea el mundo que nosotros nombramos. Pero así como lo más profundo de nosotros permanece oculto, lo más profundo de D-s y la Torá permanece siempre en el misterio inaccesible de lo que no se manifiesta. Cuidemos que lo que se manifieste de nosotros, por más breve que sea, por más que no sea la totalidad de quienes somos, refleje la dignidad de lo divino que había dentro nuestro. 

publicado hace 16 días

Recuperando las ganas de vivir

¿Qué es lo mejor que podemos hacer si estamos malhumorados? La respuesta es: ponernos en movimiento. Ya en 1720 el Rabino Moshe Jaim Luzzatto escribió en su libro “La Senda de los Rectos”: “El movimiento externo despierta al interno, y ciertamente el movimiento externo está más en su poder que el interno”. Esto significa que la extrema racionalización no siempre es la condición que lleva al buen humor. La sanación espiritual no surge desde adentro hacia afuera sino, desde afuera hacia adentro. Cuando uno se pone en acción el interior se cura. El movimiento erosiona la neurosis. La claridad emerge en la acción y no en el pensamiento.Es la sabiduría de D-s la que nos guía en el proceso de cómo recuperar el buen humor y las ganas de vivir en el ritual más sagrado del año que leemos en la Parashá de Ajarei Mot esta semana. Es el ritual de Iom Kipur.Ninguno de nosotros se despierta pensando intuitivamente que sería una buena idea ayunar por un día entero. Se requiere un esfuerzo enorme para tomar esa decisión. De hecho, lo hacemos porque aceptamos la obligación de D-s que debemos hacerlo. Nos lo imponemos luchando contra nuestra inclinación natural a comer. Es nuevamente la acción la que termina condicionando al interior. Queremos comer. Pero si nuestra mano detiene el proceso de llevar el alimento hacia nuestra boca, en la práctica nos abstenemos y al concluir el día de ayuno nos sentimos -curiosamente- más fuertes que si hubiésemos claudicado a nuestra voluntad de hacer lo que nos da la gana.El propósito del ayuno de Iom Kipur es alejarnos de todas las distracciones, incluso del hábito más cotidiano en la comida, para habitar en un estado diferente, de introspección y así hablar con D-s.Hoy, más allá de los ayunos intermitentes que están de moda gracias a las investigaciones del Premio Nobel Yoshinori Ohsumi, descubrimos que desde Iom Kipur D-s nos regala oportunidades para elegir vivir con sentido. Nuestro cuerpo es un organismo vivo dentro de un ecosistema. Como una especie de maquinaria compleja, debe ser funcional desde el punto de vista operativo. Cuando se llena de polvo y suciedad, la eficacia de esta máquina se ve comprometida. El mantenimiento es necesario de forma regular. La mala elección de alimentos y la falta de ejercicio pueden dejar un residuo de “polvo y suciedad”. Esto afecta el pensamiento claro y la circulación efectiva de la sangre a través de bloqueos cardíacos dañando nuestras articulaciones.Para ayudar a nuestro cuerpo a despejar sus obstrucciones y optimizar su funcionamiento, un enfoque muy eficaz es seguir un régimen rápido. Esto no significa una eliminación total de alimentos. Pero sí limitar los alimentos procesados. O una eliminación total del azúcar y las grasas nocivas.Cualquiera que sea el régimen, la disciplina alimentaria ayuda a despejar las telarañas del cuerpo. Acompañado de un régimen de ejercicio, la alimentación y el movimiento externo despiertan finalmente el movimiento más importante que nos conecta con D-s y lo trascendente: el movimiento interno, el que nos alimenta de buen humor.Lo más importante de todo esto es el valor espiritual y religioso que logra en nuestras vidas. Al fin de cuentas, nuestro cuerpo es más que un cuerpo. Es el “traje espacial” del alma. Nuestra Neshamá, nuestra alma, nuestro interior que tanto anhelamos pueda vivir en salud, en buen humor y con ganas de vivir dentro nuestro, depende de la vasija en la que habita. Permitamos que Iom Kipur tenga un eco diario en nuestras vidas. La ganancia será enorme si lo hacemos.

publicado hace 16 días

Contar la vida

La cuenta del Omer simbólicamente liga las festividades de Pésaj y Shavuot, la libertad física y la libertad espiritual. Este periodo se considera como de crecimiento interno, destinado a desarrollar características positivas a través de la reflexión. Contar los días. Contar las semanas. Parece que lo hacemos hace mucho tiempo en esta “nueva” forma de vivir confinados. Nueva forma ya resignada, aceptada. Somos seres adaptables, poseemos una enorme disposición a la adaptación, nos adecuamos a muchas y diferentes demandas en nuestras vidas. Esta sociedad que hasta hace poco no nos permitía parar, y que exigía rendir, rendir y rendir, un día fue sacudida por un extraño ente casi invisible que atentó contra el mundo. Nos puso a todos en una situación de vulnerabilidad, TODOS podemos contagiarnos y pasarla mal. Y no tan mal. Hasta quizás ni enterarnos que pasó por casa. Pero, de todos modos, es mas fácil conectar de manera honesta con los demás en estos momentos. La pandemia ha despertado conciencia social. El Omer se cuenta por adición y sustracción. Hay una enseñanza, que debemos sumarle espiritualidad a la realidad cuál fuere y no restarnos de lo que ocurre. Lag BaOmer es fuerza creativa y creadora.La Kábala relaciona las siete semanas del Omer con algunas sfirot, entendiendo que podemos desarrollar nuevas características en nosotros. Pensemos en Jesed-la bondad- como el poder de compartir incondicionalmente, ¿hemos sido generosos este tiempo? Reflexionemos sobre Gvurá como fortaleza, ¿en que hemos sido fuertes y valientes? ¿Pudimos apreciar las maravillas -Tiferet-que tenemos en casa? Podemos pensar en cada una de ellas y evaluar nuestro accionar este tiempo (Netsaj-eternidad, Hod-esplendor, Yesod-fundamento y Maljut-reino)-.Cuando la interconexión del mundo se hace inminente en la presentación de problemas sin recursos ni fronteras, no sirven las soluciones individuales. Los problemas locales también requieren soluciones globales. La colaboración se hace necesaria para sobrevivir. Esperamos con ansias el día del Lag BaOmer, quizás tengamos dicha y las muertes lleguen a su fin. ¡Queremos vencer y celebrar! La pandemia nos obligó a parar y pensar. La velocidad que tenía el mundo, acelerado aún más por la tecnología, invitaba a vivir corriendo y no podíamos parar a meditar. Hoy hemos revisado prioridades y aspiraciones. Este es un momento histórico. Es LA OPORTUNIDAD de pensar como estamos viviendo y como queremos vivir después. 

publicado 16 Abril 2021

¿Se puede borrar la historia?

Caminar por cualquier lugar de Israel es toparse con la memoria. Desde placas en cafeterías o plazas que recuerdan a víctimas de atentados allí cometidos, hasta murallas, palacios, castillos, la lista es increíblemente amplia. Hay restos históricos y arqueológicos de todos los períodos imaginables: de la época del rey David, del mandato británico, los cruzados, el período otomano, el dominio asirio o babilonio. Se puede hacer un recorrido por toda la historia de la región prácticamente en un solo día.¿Sería razonable suponer un escenario en el cual, al recuperar su independencia nacional, un pueblo retornado del exilio decidiera borrar todo vestigio de las culturas foráneas que ocuparon su territorio? Pienso en el denominado Estado Islámico destruyendo el teatro romano de Palmira junto a otros grandes monumentos de la historia antigua en Siria e Irak. Pienso en tantas iglesias construidas sobre los cimientos de templos incas, mezquitas construidas sobre sitios sagrados budistas, tumbas y templos profanados. Da la sensación de que cada cultura buscara anular a las demás eliminando cualquier evidencia de que aquellas hayan existido. Borrarlos del mapa.El deseo de borrar la historia parece ser bastante universal. Quien haya estado en Varsovia notará que, habiendo sido la ciudad arrasada hasta sus cimientos durante la Segunda Guerra Mundial, su barrio histórico es de los más bellos y bien conservados de Europa. No porque las casas, que databan de los siglos XVIII y XIX, hubieran sobrevivido a los bombardeos, sino porque los polacos las reconstruyeron una a una en base a dibujos y fotografías preexistentes.Toda la capital polaca fue destruida, parte por los bombardeos aliados, parte por los mismos nazis. Uno de los íconos arquitectónicos destruidos por estos últimos, fue la Gran Sinagoga de Varsovia. El enorme edificio de estilo clásico fue dinamitado cuando terminó el levantamiento del ghetto (no durante la lucha, ya que la sinagoga ya había quedado fuera del perímetro sitiado) como un regalo para el Führer que simbolizaba que la ciudad ya estaba “limpia de judíos”.Cuando terminó la guerra, los polacos reconstruyeron todo aquello que les interesó preservar, pero la Gran Sinagoga no estuvo incluida. El predio donde se encontraba es hoy un enorme centro comercial acristalado, cuya silueta recuerda levemente a la sinagoga desaparecida. Podemos aceptar que Polonia fue ocupada y el país fue víctima del nazismo. Pero evidentemente, a nadie le interesó preservar el pasado judío de la ciudad.Entendiendo que este tipo de actitud es universal, no habría sido sorprendente, entonces, si Israel, como Estado judío, se hubiera dedicado a destruir todas las huellas de la existencia de otros pueblos y culturas en su territorio. Si hubiéramos actuado como tantos otros pueblos, hoy no existiría el castillo de los cruzados en Acre, ni la Vía Dolorosa, ni la mezquita de Al Acsa, por nombrar solo unos pocos ejemplos. Gracias a D-s, esto no es así.Nuestro pueblo valora la historia, porque borrar la historia dificulta el aprendizaje que nos dan los errores, tanto los propios como los ajenos. Y nos consta que somos lo que somos gracias a lo que hemos vivido, aunque no siempre lo que vivimos haya sido grato. No somos masoquistas, no disfrutamos recordando nuestros dolores históricos, pero hemos sabido construirnos trepando sobre las piedras con las que hemos tropezado. Y, basándonos en las palabras de Hilel cuando explica la indicación de amar al prójimo como a uno mismo, hemos aprendido a no hacer a los demás lo que no nos ha gustado que nos hagan a nosotros.Esto, que vale para nuestra historia nacional, vale también para la historia personal. La única manera de evolucionar es aprendiendo de los fracasos, capitalizando las experiencias. Aprender de lo bueno es fácil (aunque, aun así, no todos lo logran). Más difícil es agradecer las dificultades como una instancia de crecimiento. Valorar lo bueno y lo malo como enseñanza nos permite sentir que nuestra vida no tiene desperdicio, que todo nos ha servido y que, de alguna manera, todo ha sido para bien.Podemos reescribir nuestra historia registrando solo los éxitos, los momentos gloriosos, lo memorable. Pero eso no es una historia, es un currículum. O podemos revisar todo nuestro devenir sin censuras, para ser capaces de reconocer aquellas cosas que deseamos evitar y aquellas que quisiéramos reproducir, y escribir nuestra biografía. Son dos actitudes que pueden llevarnos por dos caminos muy diferentes. El primero nos expone a repetir errores, a descuidar el bienestar de los demás, a frenar nuestro proceso de crecimiento personal. El segundo puede ser más doloroso. Puede requerir un trabajo más arduo de introspección, de análisis de nuestras circunstancias. Pero los frutos de semejante forma de encarar la vida pueden hacer la diferencia entre crecer y estancarse. Los judíos lo hemos aprendido en nuestra historia nacional. En lo personal, el desafío nos atañe a cada uno de nosotros. ¿Se puede borrar la historia? Claro que se puede. Pero si queremos ser sanos como pueblo y como personas, lo mejor que podemos hacer no es borrarla sino atesorarla.

publicado 16 Abril 2021

La cuarentena de la cuarentena

El año 2020 y nuevamente este año 2021, hicieron que una palabra se vuelva predominante en nuestras conversaciones diarias: cuarentena.Pero no hace mucho tiempo atrás, la palabra “cuarentena” se utilizaba en otro contexto. En la Edad Media, los barcos que llegaban a Venecia debían mantener a su tripulación a bordo durante 40 días antes de desembarcar (de ahí la palabra derivada del italiano “quaranta”). La cuarentena era la forma de asegurarse que ninguna enfermedad se transmitiera a la población local.Esta semana leemos una parashá doble, Tazria-Metzora, las cuales lidian con temas vigentes como la enfermedad, los procesos de curación física, sanación espiritual y también se menciona la cuarentena como aislamiento para personas que sufrían una extraña enfermedad que se conoce en la Torá como tzaarat.Las cuarentenas, tanto de la Venecia medieval como aquellas que describe la Torá, eran forzadas. Cuarentenas impuestas para salvar vidas. Sin embargo, el objetivo de las cuarentenas en la Torá no era dejar que la persona que sufre sea sacrificada en aras de todos y por lo tanto abandonada a su propia suerte. Muy por el contrario, la Torá tiene en mente una comunidad y no un individuo. La Torá piensa en “nosotros” y no en lo que me pasa a “mí”. Los judíos hasta el día de hoy lo expresamos así: “Kol Israel arevim ze la ze”, todo judío es responsable el uno del otro. No existe para nosotros el “yo” aislado de mi pueblo y mi comunidad.Por esta razón, la Torá describe cómo Aaron, el hermano de Moshé, el primer Cohen Gadol y en extensión cada líder religioso de cada generación, era el encargado de visitar a los dolientes. La visita realizada por la autoridad religiosa más importante de la comunidad tenía como objetivo potenciar la fe, el sentido de acompañamiento y el intento de reinserción a la comunidad lo antes posible -siempre y cuando se supiera que la persona ya no era contagiosa.Todo esto puede hacernos creer que la cuarentena siempre ha tenido un significado negativo. Nadie quiere estar solo y aislado. También es cierto que durante la historia judía los cabalistas desarrollaron lo que se conoce como Tzom shtiká (ayuno de silencio) y los jasídicos Hitbodedut, aislamiento espiritual. Ambas propuestas religiosas son una invitación a alejarse para conectarse mejor. Aislarnos sin irnos sino distanciarnos del ruido del mundo, dejar de escuchar nuestra compulsiva voz interna, hacer un espacio de la vorágine del día a día para abrirnos a una maravillosa oportunidad de un retiro con D-s.La cuarentena vista de esta forma puede ser un momento para la introspección profunda, el autoanálisis y la perspectiva de la vida de uno. Incluso sin una cuarentena forzada, deberíamos realizar retiradas periódicas de la sociedad y la rutina para tener una buena visión de nosotros mismos y del mundo. Shabat es esa invitación también.Está claro que las vacaciones de hoy no son suficientes ni logran este propósito. A veces nos queda la sensación que necesitamos vacaciones de las vacaciones mismas cuando el período destinado al refresco físico y espiritual está saturado de entretenimiento que hace imposible relajar la mente y el corazón para que pueda resultar una quietud conducente al examen de uno mismo y de la vida.Hoy que estamos en cuarentenas impuestas, la invitación es a realizar una cuarentena dentro de la cuarentena. En algún momento del día, buscar el silencio de la noche, la tarde o la mañana, y en lugar de entretenernos con películas, redes sociales o “matar el tiempo”, conversar con D-s. Así nuestra vida tendrá sentido, profundidad y propósito. Somos un engranaje esencial en la rueda de la creación. Cada uno de nosotros tiene un papel importante que cumplir y debe hacerlo de forma eficaz. Todas nuestras vidas dependen del éxito de cada uno.

publicado 09 Abril 2021

Eres un ocho

Hay una forma muy simple de saber si eres una persona religiosa.Si aceptas que más allá de todo lo que podamos descubrir a través de la ciencia, siempre habrá algo que no lograremos comprender del todo, entonces eres una persona religiosa. La persona religiosa acepta que realmente hay un misterio inexplicable que trasciende todo lo que podremos alguna vez descubrir. Aceptar esto es un acto de profunda humildad.Esta enseñanza se manifiesta en la parashá que leemos esta semana. La parashá lleva como título el número ocho. En hebreo se llama shminí. Pero, ¿qué tiene que ver el ocho con el misterio, la fe y la religión?Por un lado, uno de los aspectos que nos permite vivir la vida en forma pacífica es que la misma es relativamente predecible y rutinaria. Gracias a nuestro intelecto hemos podido descubrir el orden subyacente en el mundo y sabemos que podemos despertarnos tranquilos porque todo tiene una función.Sabemos que el delicado equilibrio cósmico nos dará mañana aire, sol, tierra, agua y alimentos. Todo lo conocido por nosotros tiene una estructura equilibrada en el nivel subatómico. Las leyes de la gravedad y la velocidad de la luz son constantes y predecibles. Detrás de la creación se encuentra el diseño y, por lo tanto, el propósito.Pero, por otro lado, uno de los aspectos que no nos permite vivir tranquilos a menos que aceptemos el misterio y lo incomprensible en la vida, es que justamente no todo es predecible. Bien lo hemos recordado en este último año y estas semanas en que las noticias de COVID19 hacen que nuestros días cambien de un momento a otro.Todo esto enseña que hay un ordenamiento manifiesto el cual es representado en nuestra tradición por el número siete. Siete es el número que representa una situación estable. Siete es el número de los días de la semana simbolizando una unidad. El sonido físico de este mundo vibraba en el arpa del rey David que tenía siete cuerdas. Lo predecible y rutinario, lo que podemos entender y controlar se manifiesta en este número.Pero el número ocho representa un cambio, un punto de inflexión y es un número sagrado para nuestra tradición. Es lo innombrable que produce el sonido de esa arpa en nosotros. El octavo día es un recomenzar en un nuevo nivel. No es un día más sino la representación elevada del ciclo que concluye una octava más aguda guiándonos hacia lo superior. Así, en el misterio de lo inexplicable, cada hijo es circuncidado en el octavo día, comenzando la segunda semana de su existencia como un nuevo miembro del pacto con D-s. El número ocho marca en esta parashá la dedicación del Mishkán, el primer lugar donde habita la presencia divina.Por esta razón nuestra parashá se titula “el octavo día”, el día en que los fenómenos imposibles del Mishkán se hicieron realidad. “Siete” dio paso a “ocho”, y todo el pueblo judío pudo presenciar milagro tras milagro. Aceptar el ocho en tu vida es aceptar el milagro de tu propia existencia. Es una invitación a verte a ti mismo más allá de un conjunto de músculos, tendones y huesos representados por el número siete. Es elevarte dentro del misterio que habita dentro tuyo. Tú también puedes lograr y vivir en tu ocho. Significa aprovechar tu alma. Aquello de lo divino inexplicable que vive en ti, dentro de tu Mishkán.

publicado 09 Abril 2021

¿Tiene sentido traer hijos al mundo?

¿Tiene sentido traer hijos al mundo? Algunos creen que no. El impacto de las crisis sociales, ambientales, políticas o económicas hace que muchos jóvenes decidan que, no solo no vale la pena hacerlo, sino que, traerlos a esta realidad es un acto de crueldad hacia los niños. Simplemente, no es justo.El judaísmo tiene mucho que decir al respecto. La primera mitzvá que D-s entrega al ser humano es “Pru urvú”, sean fructíferos y multiplíquense (Bereshit 1:28). El Talmud se preocupa de legislar esta orden divina. ¿Cuándo se puede dar por cumplida esta mitzvá? La idea general es cuando cada progenitor se reemplaza a sí mismo, es decir que cada pareja debería tener al menos dos hijos. Mientras Beit Shamai plantea que una pareja debe tener dos hijos varones, Beit Hilel considera que se cumple la mitzvá con un hijo y una hija (Yebamot 6:6). Algunas autoridades modernas, entre ellas el rabino Moshé Tuttnauer, proponen que, después de la Shoá, en la cual fue asesinada la tercera parte de nuestro pueblo, deberíamos tener tres hijos: dos para reemplazarnos a nosotros mismos y uno adicional para reemplazar a los fallecidos en ese horrendo período. La preservación de la especie y la supervivencia de nuestro pueblo son imperativos fundamentales.La Torá narra el nacimiento de Moshé diciendo que “un hombre de la tribu de Leví tomó a una mujer de la tribu de Leví” (Shemot 2:1) lo que parecería indicar que se trata de una pareja recién formada. Sin embargo, algunos versículos más adelante se nos cuenta que Miriam, la hija mayor del matrimonio, cuida la canasta en la cual espera que su pequeño hermano se salve. Y años más tarde, cuando Moshé vuelve a Egipto a liberar al pueblo hebreo, su hermano mayor, Aarón, sale a su encuentro para ayudarlo. El midrash (Sotá 12a) se hace cargo de la evidente contradicción explicando que, ante el decreto que exigía arrojar al Nilo a los varones hebreos recién nacidos, los hombres resolvieron separarse de sus mujeres para evitar tener más hijos. Sin embargo, las mujeres decidieron afrontar el riesgo y seducir nuevamente a sus esposos.Desde una mirada racional, podríamos tender a empatizar con los hombres. ¿Qué sentido tendría traer niños al mundo en esa situación? Los varones serían asesinados al nacer y, al no haber hombres hebreos, las niñas se casarían necesariamente con egipcios. Por eso el Talmud declara que la liberación de Egipto se debió al mérito de las mujeres justas de aquella generación (Sotá 12a) que apostaron por un futuro que, de tan incierto, parecía inexistente. No solo apostaron por la salvación, hicieron que la salvación fuera posible.El rito del Brit Milá tiene un simbolismo muy fuerte en este sentido: antes de su incorporación al Pacto de Abraham, el niño es colocado por unos instantes en la silla del profeta Eliahu. Según el Tanaj (II Reyes 2:11) Eliahu no murió, sino que fue llevado al cielo para que pueda anunciar, cuando llegue el momento, la venida del Mashíaj. Al poner a nuestros hijos en la silla de Eliahu, estamos tomando conciencia de que este niño podría llegar a ser el Mashíaj; y estamos expresando nuestro deseo, nuestra esperanza, de que pueda ser un agente de cambio que nos ayude a alcanzar un mundo mejor.Cada niño y cada niña que nace llega con un propósito: ayudar a los adultos que lo reciben a mejorar el mundo, unirse a ellos en la cadena de buenas acciones que aporten a la creación de una sociedad más justa y amigable. Negarse a que se sumen a la tarea es darla por perdida antes de comenzarla. Si Moshé no hubiera nacido, no habría habido éxodo de Egipto, no habría habido salvación. Si multiplicamos esta idea por todos los seres humanos, lograríamos ver a cada persona como una apuesta por el éxito de la misión de Tikún olam. Pirkei Avot 2:21 nos dice: “No estás obligado a concluir la tarea, pero no estás exento de la obligación de comenzarla”. Al focalizarnos en la magnitud de las falencias de nuestra sociedad, podríamos caer en el desánimo. Sin embargo, el judaísmo nos dice que el intento vale la pena.¿Da miedo el futuro? A veces sí. Como todos los miedos, el miedo al futuro nos ofrece dos caminos alternativos. Podemos rendirnos ante él, decidir que el mundo está irremediablemente perdido, bajar los brazos y dejar que la desesperanza se apodere de todo. Pero también existe la otra opción. Asumir que siempre persiste una chispa de esperanza, aun dentro de la desesperanza.No podemos darles a nuestros hijos un mundo perfecto, una sociedad ideal. Pero sí podemos hacerlos crecer dentro de una comunidad acogedora que les provea de un marco valórico cercano a esa sociedad ideal a la que aspiramos. Podemos enseñarles un estilo de vida acorde a estos valores. Como judíos, tenemos claro el camino. Podemos educar a nuestros hijos en una vida de mitzvot, donde cada acción esté imbuida de respeto hacia todos los seres humanos; una vida de tradiciones que nos recuerden que debemos plasmar esos valores en la vida cotidiana. Y, sin dejar de estar conectados con quienes son diferentes, podemos rodearnos de gente con la que compartamos valores y así unirnos en un proyecto comunitario que haga la tarea más fácil y más grata.Cada persona debe ser un agente de cambio para el bien. Cada niño que nace trae la esperanza de que la tarea es posible. El judaísmo nos impone la obligación de convertirnos en socios de D-s en la creación, aportando al proyecto de Tikún olam. Todos, tanto nosotros como nuestros hijos, debemos impulsar el cambio y ser un aporte fundamental en la dirección correcta.

publicado 09 Abril 2021

De la minoría al liderazgo

En muchas ciudades, en los tiempos anteriores a la guerra (en Kalisz, por ejemplo), los grupos sionistas ocupaban, en el mejor de los casos, una posición secundaria detrás de otras organizaciones políticas judías con diferentes orientaciones y metas, tales como el partido bundista socialista o el partido tradicionalista Agudath Israel, el cual representaba a la gran población judía ortodoxa. Sin embargo, durante toda la guerra, miembros de movimientos de jóvenes sionistas adoptaron posiciones de liderazgo en organizaciones de resistencia en ghettos y de lucha de partisanos.A comienzos de la guerra, en septiembre de 1939, la mayoría de los líderes oficiales judío-polacos huyeron de Varsovia y de las otras ciudades importantes de Polonia rumbo a la Unión Soviética o al extranjero, o fueron capturados, encarcelados y ejecutados. Algunos de los líderes que sí se quedaron durante la guerra fueron obligados a participar en el Judenrat (consejo judío) de sus ciudades y pueblos durante ese período. Sin embargo, después del inicio de la guerra, una cantidad de líderes de la juventud sionista que habían logrado huir hacia el Este decidieron regresar a la Polonia bajo ocupación. Este fue el caso de los líderes del movimiento juvenil de Varsovia, muchos de los cuales habían huido hacia Vilna para escapar de la invasión nazi en Septiembre de 1939. Los líderes juveniles de movimientos (como Hashomer Hatzair, Dror, Betar y He-Halutz), tales como Mordechai Anilewicz , Zivia Lubetkin, Yitzhak Zuckerman, Josef Kaplan, Frumka Plotnicka, Tosia Altman y Samuel Breslaw, eligieron regresar voluntariamente después de varios meses en Rusia y Lituania. Los que regresaron a Varsovia estaban motivados por un sentido de la responsabilidad como líderes locales, no solo con sus jóvenes chanichim (miembros del movimiento) sino con la comunidad judía en su totalidad.Bajo la ocupación alemana, la juventud sionista organizada trabajó para comprender mejor las necesidades de la comunidad judía en un sentido más amplio. Mientras que, antes de la guerra, sus actividades se habían concentrado en la “elite” de la juventud judía que se capacitaba para la aliyah hacia Palestina, durante ella, su sentido de la responsabilidad y el alcance de sus actividades se ampliaron. Como parte de su esfuerzo educativo, los movimientos de jóvenes sionistas establecieron kibutz y escuelas clandestinas en los ghettos. A través de la actividad continua durante la guerra, la comunicación entre ghettos y la creación de una prensa clandestina, los grupos de jóvenes sionistas mantenían una mejor organización de sus movimientos que otros grupos políticos (los cuales cayeron o fueron seriamente debilitados por el peso de la persecución alemana y las políticas de exterminio). Tosia Altman, por ejemplo, pasó la primera mitad de 1940 viajando a diversas ramas de Hashomer Hatzair en el Generalgouvernement y Galicia para asistir en la organización del movimiento.A su vez, estos líderes de movimientos juveniles se convirtieron en los líderes de la resistencia de los ghettos y tomaron la iniciativa de determinar la acción política y social en la clandestinidad. Antes de la guerra, los movimientos juveniles dependían en gran parte de los shlichim (emisarios) de Palestina para decidir sobre la creación de políticas. Sin embargo, durante la guerra, al estar mayormente incomunicados con el mundo exterior y ser mucho más independientes y autónomos que antes, los movimientos juveniles funcionaron como fuente de información del mundo exterior y surgieron como alternativa de organización de líderes aparte del Judenrat. Puesto que los líderes de los movimientos juveniles eran mucho más jóvenes que los demás líderes políticos, no se enfrentaron con la tarea extremadamente difícil de formar parte del Judenrat. No obstante, los movimientos juveniles comenzaron rápidamente a criticar mucho al Judenrat y a la policía judía y, a menudo, los convertían en los primeros blancos de sus ataques políticos y físicos en la vida clandestina dentro de los ghettos. En muchos casos, los movimientos juveniles fueron los primeros que evaluaron las primeras masacres judías como parte de un programa exhaustivo y, por lo tanto, fueron decisivos para la organización inicial de la resistencia. La movilidad de los líderes de los movimientos juveniles también les permitió hacer públicas las primeras noticias de las atrocidades en Lituania, como en el caso del regreso de Tosia Altman desde Vilna a Varsovia a fines de 1941. Aún así, muchos miembros de los grupos juveniles fueron muy autocríticos después de la guerra por no haber reconocido el peligro ni haber organizado la resistencia antes. A pesar de esa autocrítica, sus acciones durante el período de ocupación alemana colocaron a los movimientos juveniles en una excelente posición para asumir el liderazgo después de la guerra, tanto desde su propio punto de vista como del de otros sobrevivientes.

Siguen las actividades tradicionales y comienzan nuevos ciclos

Con el paso de la comuna de Lo Barnechea a la Fase 2, la Biblioteca del Mercaz retomó su atención presencial de 8 a 13 hrs., de lunes a viernes, sin necesidad de agendar cita previa. Ya está disponible -para los socios y la comunidad en general- el préstamo presencial de libros, el uso de los espacios de lectura y las áreas de estudio, y la venta de masoret. Esto nos comenta la Encargada de la Biblioteca del CIS, Tita Gaisinsky, quien destaca que durante la cuarentena los servicios igualmente se ofrecían de manera virtual, especialmente el envío de libros electrónicos y la realización de actividades vía Zoom, los que han resultado un éxito de recepción entre los lectores y lectoras. Pero comenta que, además, acaban de comenzar dos nuevos ciclos de actividades, uno orientado a la literatura y uno a la producción cinematográfica. El primero de ellos, “Encuentros con la novela”, es una cita para conversar sobre grandes obras de la literatura actual y se extenderá por tres sesiones más, la próxima el 31 de mayo con el comentario de “Seda” de Alessandro Baricco. Y además, también una vez al mes, se realizará la actividad “Conversemos de cine”, donde se analizarán las producción audiovisuales que captan la atención en estos momentos. También a realizarse en una sesión por mes, el próximo encuentro es el 10 de mayo y se hablará de la producción israelí “Shtisel”, una de las preferidas en Netflix. Para mayor información de las actividades y otros servicios de la bibilioteca, escribir a biblioteca@cis.cl. 

Israel extiende la validez de los pasaportes verdes

El Ministerio de Salud anunció que extenderá la vigencia del pasaporte verde, otorgado a quienes se han vacunado contra el coronavirus o se han recuperado, hasta el fin del 2021, añadiendo que no hay necesidad de una tercera dosis antes de esa fecha.Quienes poseen los pases verdes pueden tener acceso a ciertos eventos, conciertos y estadios.“A la luz de la disminución de la morbilidad y el hecho de que la vacuna parece protegernos al menos hasta fin de año, hemos decidido, bajo la dirección del ministro de Salud [Yuli Edelstein], extender la vigencia del pasaporte verde para aquellos vacunados y recuperados hasta diciembre de 2021”, apuntó el director general del Ministerio de Salud, Chezy Levy.“Me alegra que la vacuna nos proteja y nos haya permitido volver a nuestra vida normal. Sin embargo, debemos tener cuidado y aún mantener las precauciones, tales como máscarillas en espacios cerrados y mantener la distancia, ya que aún no hay información completa sobre la eficacia de la vacuna contra algunas de las diferentes variantes”, agregó Levy. “Espero que podamos continuar con nuestra rutina y seamos capaces de persistir en nuestra vida diaria”.Los pasaportes verdes en Israel son otorgados a quienes han recibido las dos dosis de la vacuna, se han recuperado o, en el caso de los menores de 16 años, han resultado negativo en las pruebas de diagnóstico 72 horas antes de su presentación.

Cuatro palestinos acusados de desviar al terrorismo ayuda europea

Cuatro palestinos serán acusados de canalizar ayuda humanitaria europea al Frente Popular para la Liberación Palestina, un grupo terrorista designado, anunció el jueves el Shin Bet (Agencia de Seguridad de Israel).Está previsto que se presenten cargos contra los sospechosos en el Tribunal Militar de Judea en los próximos días.El Ministerio de Relaciones Exteriores convocó a los embajadores europeos para exigir que sus países dejen de financiar a organizaciones que canalizan dinero al FPLP.El «método de engaño» del FPLP, como lo llamó el Shin Bet, funcionó en varios países europeos, generando millones de euros, muchos de los cuales se utilizaron para cometer actos de terror.El Shin Bet, junto con las FDI y la policía, descubrió que los fondos se enviaron a organizaciones palestinas en la Margen Occidental, particularmente una llamada Comités de Trabajo de Salud, que están afiliadas al PFLP, designado como una organización terrorista por la Unión Europea, los Estados Unidos, Canadá y otros.Los fondos europeos se utilizaron para financiar ataques y acumulación de fuerzas, subsidiar a familias de terroristas del PFLP, pagar salarios a activistas, expandir las actividades de reclutamiento y promover la ideología del grupo.Los cuatro sospechosos son Tisir Abu Sharbak, 47, de Ramallah, miembro del FPLP y contador de los Comités de Trabajo de Salud; Saeed Abdat, de 46 años, de Ramallah, miembro del FPLP y ex contador de los Comités de Trabajo de Salud; Amro Hamuda, de Al-Bira, miembro del FPLP y ex gerente de adquisiciones de los Comités de Trabajo de Salud; y Hoani Rashmawi, 63, de Tzahor, un ciudadano de España que estaba a cargo de la recaudación de fondos en Europa para los Comités de Trabajo de Salud.

“Israel está cerca de la inmunidad colectiva”

En la entrevista, el Dr. Anthony Fauci asesor médico jefe del actual presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y anteriormente del expresidente Donald Trump, describió su trabajo en la lucha contra el nuevo coronavirus, su tiempo trabajando junto a ambos presidentes.“Yo decía constantemente que mi peor pesadilla sería la aparición de un nuevo virus que salta especies de un huésped animal a un humano que tendría dos características: una, que saltaría con extraordinaria facilidad de una persona a otra, y dos, con la capacidad de resultar en un grado considerable de morbilidad y mortalidad, dijo Fauci. “Y desafortunadamente, mi peor pesadilla se ha hecho realidad”.“A menudo utilizo a Israel como el ejemplo prototipo de lo que realmente va bien”, continuó, reconociendo el éxito de Israel en la lucha contra el nuevo coronavirus. “No creo que Israel haya hecho todo a la perfección, nadie lo hace”.Fauci describió las ventajas que ha tenido el estado judío en la lucha contra el virus, como su pequeña población.“Creo que la historia de Israel, debido a su tamaño y circunstancias políticas, sabe cómo mantenerse unida como una sola unidad”.Declaró claramente que cree firmemente que Israel logrará la “inmunidad colectiva”, la situación en la que una parte suficiente de la población es inmune a una amenaza contagiosa a través de la vacunación o la recuperación, de modo que no se propagará significativamente al resto de la población. Pero también cree que otros países que han sufrido mayores dificultades contra el virus eventualmente aprenderán a controlarlo.“Creo que es probable que tengamos que seguir vacunando durante un período de varios años”, pronosticó.Fauci instó a los jóvenes y los niños a vacunarse, afirmando que podrían ser “un vehículo importante para vacunar a la comunidad”.

Yair Lapid recibe el mandato para formar el próximo gobierno de Israel

Reuven Rivlin, presidente de Israel, informó en el atardecer del miércoles que otorgó a Yair Lapid el mandato para formar la próxima coalición de gobierno del país durante los próximos 28 días.El líder del partido Yesh Atid fue designado después de recibir la recomendación de 56 parlamentarios en la ronda de consultas que mantuvo Rivlin durante el miércoles con los diferentes partidos, horas después de que venció el plazo otorgado al primer ministro Benjamín Netanyahu para que intentara diseñar una propia coalición que garantizara su reelección. El mandatario israelí ocupa el máximo cargo ejecutivo desde el año 2009.Lapid recibió más votos de confianza que en la ronda de consultas presidenciales posterior a las elecciones del 23 de marzo. Aquella vez obtuvo 45 apoyos, y en esta oportunidad se le sumaron el visto bueno de los 6 parlamentarios de Tikva Hadashá, el partido liderado por Gideon Saar, y 5 miembros de los seis legisladores electos de la Lista Árabe Conjunta.Mansour Abbas, presidente del partido árabe Raam que obtuvo 4 escaños, no recomendó a ningún candidato pero informó a Rivlin que “cooperará positivamente con cualquiera que reciba la tarea de formar un gobierno”. Esto podría aumentar el apoyo a las gestiones de Lapid, pero el éxito de un acuerdo dependerá en buena medida de lo que ocurra con la alianza de derecha Yemina, que este miércoles otorgó sus 7 recomendaciones a Naftalí Bennet, el líder del partido.Bennett no descartó una coalición con Lapid en un gobierno compartido por partidos de derecha, izquierda y centro. “Durante 28 días hicimos todos los esfuerzos para cooperar con los líderes de otros partidos de derecha, que mostraron responsabilidad y mucha buena voluntad. Hasta el último día lo intentamos pero Netanyahu nos cerró la puerta de golpe, así que ahora miramos hacia adelante”, declaró este miércoles el líder de Yamina.

Haz ejercicios y los buenos tiempos vendrán

E l sedentarismo es el factor de riesgo más grande relacionado a enfermedades crónicas no transmisibles como insuficiencias cardíacas, hipertensión arterial, obesidad, diabetes, etc. 9 de cada 10 personas según la organización mundial de la salud son sedentarios.   Con el tiempo las personas han comenzado a realizar más deporte, hace 10 años los famosos runner casi no existían, hoy llenan las calles con sus eventos masivos. Antes las cadenas de gimnasio no existían, ahora se ven por todas partes, en pequeñas grandes ciudades. Todos los años aparecen nuevas disciplinas de entrenamiento, Zumba, Tae Bo, Traxion, etc.   Por dónde partir:   • Reconocer los problemas, las debilidades, gustos y fortalezas. • Encontrar una actividad adecuada a las necesidades individuales. • Plantear un objetivo de trabajo. Y ser un actor activo.   Disciplina:   • Crear hábitos de vida saludables es un trabajo que requiere esfuerzo, tiempo y constancia. • Priorizar en la agenda diaria un tiempo para la actividad física. Eficiencia:   • El ejercicio debe ser lo suficientemente dinámico, para no perder el rumbo, no dejarse estar y por sobre todo dar respuestas a las necesidades personales, que son diversas y se encuentran en constante cambio.   Actitud:   • Deja de lado los pensamientos chatarras: estoy cansado, me duele algo, empiezo mañana. • “Camina y el mundo caminará contigo, detente y el mundo caminará sin ti”.   Motivación:   • Incorporar a nuestro estilo de vida un programa de ejercicios, es fundamental para mejorar las capacidades físicas, cuidar el estado emocional y prevenir enfermedades. Acción:   • El mejor ejercicio es el que tu elijas y puedas sostenerlo en el tiempo.   Recomendaciones   Tan importante como la duración es la frecuencia: 5 veces a la semana, 15 a 60 minutos por sesión, preferencia en la mañana temprano.   Los ejercicios deben cumplir con los principios de ser: progresivos, que aumenten los grados dificultad en la ejecución de los ejercicios; variables, ejercicios funcionales, localizados, trabajos en circuitos, estaciones, etc.; individuales, que se adapte el entrenamiento a las necesidades e intereses personales; y con número de repeticiones, series y el tipo de carga de ejercicio, a más volumen menos intensidad, a más intensidad menos volumen.   Conclusión   Es fundamental entender la importancia del ejercicio para mejorar la salud y para la prevención de enfermedades. Hoy en día la actividad física debe formar parte de nuestro diario vivir, se debe generar conciencia al respecto.   No esperes los buenos tiempos para hacer ejercicios. Haz ejercicios y los buenos tiempos vendrán.   Una de las clásicas preguntas que nos hacemos siempre es: ¿cuál es el mejor entrenamiento? Para algunos la natación, para otros el gimnasio, el running, etc. Pero lo importante no es generalizar la respuesta, sino focalizar la pregunta, en pocas palabras, preguntar de otra manera. Por ejemplo, cuál es el mejor entrenamiento específico para cada persona. Y la respuesta es muy simple. Es como el calzado, el mejor zapato es el que te queda cómodo. Con el entrenamiento es parecido, el mejor entrenamiento es el que se adapta a cada persona.  

¿Era Walt Disney antisemita?

Existe el rumor o también podría llamarse una incógnita de si la persona de Walt Disney era antisemita, fanática, misógina, racista, un informante del FBI y si fue finalmente congelado en crio génesis, ya que se decía que él quería ser solidificado para poder después resucitar y ver el futuro tal como él lo soñó en una de las películas que se produjeron muchos años después de su muerte (1966) llamada “Meet The Robinsons”.   La revista de farándula estadounidense “The Hollywood Reporter” publicó el 9 de enero de 2014 un artículo en dónde el periodista Tim Appelo efectúa un interesante análisis referente a este tema. Para la entrega de los premios National Board of Review en 2014, cuando Meryl Streep le va a hacer entrega a su colega británica Emma Thompson por Mejor Actriz por la película Saving Mr. Banks, hace un discurso acerca de la figura de Disney, llamándolo un hombre que tenía tendencias racistas y apoyaba a grupos de interés antisemitas, y además era considerado un misógino.   Estos comentarios no fueron indiferentes para Appelo porque escribió: “Ella no tenía que decir eso. Le está otorgando un premio a Emma Thompson por un filme que es como una suerte de carta de amor a Disney. Sin embargo, ella es Meryl Streep, puede decir lo que se le venga en gana. Un miembro de la Academia, que Appelo no nombra, dice: “¡Que mujer más torpe! ¿Cómo se le ocurre afirmar algo así sobre una persona que está muerta y que nunca conoció?”.   Mientras que los comentarios de Streep fueron incendiarios, existen observadores que dudan que aquellos dichos vertidos por la actriz hayan dañado la reputación del Grupo Disney. Una miembro de la Academia dijo que ella era una gran admiradora de Meryl Streep, y que Disney si era antisemita, y que ella era una judía feminista. “Hace mucho que aprendí que mis ídolos frecuentemente poseen valores muy distintos a los míos y desde mi punto de vista, no tengo problema con eso. No me va a detener de votar por Saving Mr. Banks, eso es seguro”, dijo a The Hollywood Reporter, una fuente que no quiso dar a conocer su identidad.   De hecho, eso es lo que pretendió Streep en su momento, mientras catalogaba a Thompson como una compañera feminista de tomo y lomo, que al mismo tiempo que el arte puede redimir a un artista que alberga prejuicios y que Disney, por todos sus defectos, trajo alegría posiblemente para billones de personas.   “Esta no era su intención, estoy seguro, pero lo que hizo Streep fue colocar estratégicamente la postura del filme”, aseguró David Hadju, experto en música y académico de la Universidad de Columbia. Continuó: “El Grupo Disney hizo de sí mismo, con el estímulo de la propiedad de Disney, para ayudar a impulsar la marca Disney al mostrar que Walt Disney era en realidad una persona real, y no simplemente un logotipo que significa suavidad y alegría industrializadas. Ser una persona real es tener fallas en tu humanidad, y Meryl Streep nos recordó cuán profundamente fallado era Walt Disney como ser humano. ¿Un misógino? Esa es una incógnita. ¿Un antisemita? Eso también. En términos de la estrategia de la compañía Disney, Streep acertó en el guion", concluyó.   Contrincantes   En su momento los voceros tanto de Disney como de Streep no tuvieron comentarios acerca de este incidente. Sin embargo, muchos expertos de Disney THR se quejaron de que Streep no fue justa con la persona de Walt.   Aquí hay algunas de las reacciones a los cargos que Streep hizo en contra de Disney:   ¿Racista? Pese a que Disney compartía la insensibilidad racial en los días que le tocó vivir, pensando que sería gracioso, por ejemplo, tener a una sandía comiéndose a una niña centauro de piel negra en la película Fantasía, también intentaba ser sensible. Según el biógrafo de Disney, Neal Gabler, quien destacó en su libro “Walt Disney: El Triunfo de la Imaginación Americana” que el cinematógrafo estaba buscando un aporte para su película animada, Canción del Sur, por parte de Walter White, miembro del NAACP (Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color en Estados Unidos) y otros líderes, y removió algunas frases ofensivas y palabras como “oscura” en el guion de la película.   ¿Sexista? Streep afirmó citando al animador Ward Kimball quién dijo que: “Disney no confiaba ni en las mujeres ni en los gatos, y que había leído de una carta del año 1938 en la cual Disney le informaba de que una aspirante mujer para un trabajo no servía, porque las mujeres no hacen nada creativo en relación con la preparación de los dibujos animados para la pantalla. Considerando que en esos tiempos estos trabajos eran realizados enteramente por jóvenes hombres. Por esta razón, las mujeres no eran consideradas ni siquiera para ser capacitadas. El único trabajo abierto a las mujeres consistía en trazar los personajes en láminas de celuloide transparente con tinta china, y luego, rellenar el calco del reverso con pintura según las indicaciones”.   No obstante, de hecho, las mujeres fueron excluidas de la animación y limitadas a entintar y pintar en todo Hollywood en los años treinta. “Esa fue una práctica de toda la industria", dijo un experto en animación. "Sin embargo, hubo varias mujeres trabajando en (Disney) con una capacidad creativa impresionante durante ese tiempo, principalmente en el desarrollo de historias”. En 1941, Walt dijo a los artistas masculinos que trabajaban en Dumbo: “Si una mujer también puede hacer el trabajo, vale tanto como un hombre. Las artistas femeninas tienen derecho a esperar las mismas oportunidades de progreso que los hombres, y honestamente creo que eventualmente pueden contribuir con algo a este negocio que los hombres nunca harían o podrían". Retta Scott se convirtió en la primera animadora femenina de Disney en Bambi de 1942, y en los años 40 y 50, Mary Blair fue supervisora ​​de arte y estilista de color para Saludos Amigos, Los Tres Caballeros, Cenicienta, Alicia en el país de las maravillas y Peter Pan.   En 1959, Disney escribió: “Las mujeres son las mejores jueces de todo lo que hacemos. Su gusto es muy importante. Son los que van al teatro, son los que arrastran a los hombres. Si a las mujeres les gusta, al diablo con los hombres".   ¿Antisemita? Ese puede ser el aspecto más incomprendido del legado de Disney, dicen algunos estudiosos. "Sería injusto etiquetarlo a él mismo como un antisemita", escribió Gabler en 2009. "No hay evidencia alguna en los extensos Archivos de Disney de ningún comentario o acción antisemita por parte de Walt". Contrató a un hombre judío, Herman "Kay" Kamen, como su jefe de comercialización, y una vez dijo que la oficina de Disney en Nueva York "tenía más judíos que el Libro de Levítico".   Disney donó al Asilo de Huérfanos Hebreos de la ciudad de Nueva York, Yeshiva College y el Hogar Judío para Ancianos, y fue elegido Hombre del Año de 1955 por la Logia de B´nai B´rith de Beverly Hills.   Entonces, ¿por qué los animadores de Blancanieves Art Babbitt y David Hilberman afirmaron que Walt era antisemita? Gabler y otros expertos dicen que, si bien las acusaciones de Babbitt y Hilberman son difíciles de probar o refutar, estaban profundamente enojados por la huelga de animadores de 1941. Disney estaba paternalistamente convencido de que él era un gran jefe, que de alguna manera lo era, y a él, la huelga también lo dejó amargado, convencido de que había sido fomentado por los comunistas para dañarlo.   Streep tenía razón al señalar que Disney se unió a la MPA (organización antisemita y anticomunista que significa en sus siclas: la Alianza de Películas para la Preservación de los Ideales Americanos). Otros grandes jefes de estudios de películas evitaron al grupo, pero Disney era políticamente ingenuo o estaba dispuesto a tolerar su antisemitismo para promover la causa de atacar al comunismo.   Para Douglas Brode, el orgulloso autor judío estadounidense del libro  “Multiculturalismo y el ratón: raza y sexo en Disney Entertainment”, dijo: “No hay evidencia sólida de que Disney haya escrito o dicho algo antisemita en público o en privado. Sus películas presentan una amplia gama de grandes actores judíos en los roles más diversos imaginables, más que cualquier otro estudio de la edad de oro de Hollywood, incluidos los dirigidos por magnates del cine judíos. Finalmente, no hay evidencia en el trabajo de antisemitismo a través de personajes judíos retratados negativamente. Disney, recordemos, fue el primer cineasta en elegir a un actor judío, Ed Wynn, como Santa Claus, en Babes in Toyland. Deberíamos darle a Disney el beneficio de la duda. Tales ataques, incluido el de la Sra. Streep, constituyen la repetición de un rumor vicioso que no tiene base en nada que pueda considerarse un hecho".   La acusación: Walt Disney era antisemita   La evidencia: Bueno, está la famosa escena de los Tres Cerditos, en la que el lobo fue retratado como un vendedor ambulante judío (la escena se reanimó más tarde). Y está el hecho de que en 1938, un mes después de la Kristallnacht, Disney recibió personalmente a la directora nazi Leni Riefenstahl en sus estudios. En Walt Disney: The Triumph of the American Imagination (la biografía más completa del magnate), Neal Gabler explora los rumores, pero argumenta que Disney practicó la tolerancia en su vida familiar. “Existe cierta controversia sobre si el mismo espíritu de tolerancia se extendió al estudio, pero para los judíos que trabajaban allí, era difícil encontrar a alguien que pensara que Walt era un antisemita”.   Creencia: Gabler postula que los cargos se derivaron menos del comportamiento personal y más de la asociación de Disney con la muy antisemita MPA, que el cinematógrafo fundó después de una disputa laboral particularmente amarga en 1941. Incluso, si él no era personalmente antisemita, Gabler admite que Disney "voluntariamente, incluso con entusiasmo, abrazó (a los antisemitas) y sentenció su destino con ellos".

“Es necesario que se haga un estudio serio de las raíces gitanas”

Jorge Bernal es una autoridad del pueblo gitano. Presidente de la Asociación Identidad Cultural Romaní de Argentina (AICRA), que es miembro del Consejo de Organizaciones y Pueblo Rom de las Américas (SKOKRA). Tiene varios artículos y libros publicados sobre la cultura, historia, tradiciones y lengua del pueblo gitano.Mucho de lo que me has contado sobre el Pueblo Gitano me ha sorprendido, pero especialmente todo lo relacionado a las tradiciones e historia que se asemejan a la del Pueblo Judío. ¿Puedes contar algunos ejemplos concretos?-Todo lo que figura en el Pentateuco o Torá (y algo de otros libros sagrados del judaísmo)  es compartido por ambos pueblos y nos acerca a los judíos ortodoxos, Algunos ejemplos son el pago de la dote en monedas de plata, así era entre nosotros, los temas sobre puro e impuro, la separación de la parturienta, en nosotros 40 días,  la separación durante el período de la mujer, los ritos mortuorios, la solución de los conflictos por los ancianos, la separación de los sexos en el trato social, el primer corte del pelo del niño a los 3 años, hasta el cubrirse el pelo en la mujer casada. También la desnudez es tabú, y toda referencia a las relaciones entre hombres y mujeres o temas relacionados, el hombre no se puede vestir de mujer o la mujer de hombre, se requiere la virginidad en la mujer antes del matrimonio. El matrimonio es una obligación, no se concibe un hombre soltero, y hay mucho más. El divorcio siempre fue aceptado, igual que en el judaísmo, pero se prefiere que el matrimonio sea de por vida.Cuéntame un poco sobre el sistema de leyes que emplean y cómo lo imparten.-Las leyes son por tradición oral, y cuando el consejo de ancianos se reúne, generalmente sigue los veredictos que impartieron otras personas en el pasado, y que todos conocemos, y actúan ante conflictos internos, divorcios, custodia de los niños, deudas, expulsiones, ostracismo o separación por romper la ley, etc. Cuando se aplican penas, estas son multas en dinero, o como dije, expulsiones o separación de la comunidad del culpable y la familia, a veces. La expulsión puede ser por un par de años. Son raras las expulsiones largas. Una expulsión implica no tener tratos comerciales, ni familiares con la comunidad y alejamiento, el ostracismo. Los jueces son ancianos, se los elige por mérito, y no son siempre los mismos, aunque puede haber alguien aceptado por todos por su capacidad en resolver conflictos. Y deben ser aceptados por ambas partes en conflicto. Este tribunal se llama Kris Romaní o Tribunal Gitano. Hay gente que ha escrito ensayos sobre él en Colombia y Canadá.La mayoría de los diferentes grupos gitanos del mundo mantienen las leyes y tradiciones, pero como siempre hay excepciones.¿Qué me puedes decir de los orígenes del Pueblo Gitano?-Los ancianos siempre hablaban de que veníamos de Egipto, varias leyendas nuestras alrededor del mundo hablan de eso. Cuando el pueblo gitano ingresó a Europa, hay crónicas históricas de varios países que demuestran que los líderes gitanos se presentaban como condes y duques de Egipto Menor o del Pequeño Egipto. Los nombres con los que fue nombrado el pueblo Rom como gypsies, gitanos o egiptanos proceden de la palabra Egipto.Sobre Egipto se hablaba de una lucha que causó la pérdida del país porque todas las cosas se hundieron en el Mar ¿Rojo? También los abuelos mencionaban las 12 tribus de Israel, aunque esto muy vagamente, pero hay historias que dicen que salimos junto al Pueblo Hebreo de Egipto. De hecho, en Turquía hay una fiesta gitana antigua en mayo, llamada kakava, que celebra la salida de Egipto, esta fiesta no se conoce en ningún otro país.Los gitanos en general no aceptan la idea de que procedemos de la India, pero sí aceptan que por siglos se vivió en esa región, como ciertos grupos judíos que allí habitaron. Los “gitanólogos” dicen que quedan grupos gitanos en la India, pero la realidad es que son grupos nómades a los cuales los ingleses llamaron gypsies por su nomadismo, denominación que continúa en la India actual, pero estos grupos no están conectados con el pueblo gitano, ni lingüísticamente, ni por tradiciones, ni en origen, como tampoco lo están ciertos grupos nómades mal llamados gitanos que circulan por Asia Menor y que salieron de la India en otras épocas,  y no tienen absolutamente ninguna conexión con nosotros. La lengua gitana es un claro mapa de las migraciones y de los grupos que pertenecen a un mismo tronco, y más que nada las tradiciones, los antepasados, la manera de nombrar los linajes como descendientes de, de la zona tal, del grupo tal, generalmente una profesión u oficio, demuestran la pertenencia.¿Me puedes mencionar algunas personalidades gitanas?-Brasil tuvo dos presidentes de origen gitano. Uno de ellos fue Juscelino Kubitschek presidente de Brasil en los años 60 y fundador de Brasilia, gitano de origen checo. Charles Chaplin, que no era judío, si no descendiente de una familia gitana inglesa. Los Smith, hay cartas personales que lo prueban. Juan de Dios Ramírez Heredia, político español, ex representante de España ante el Parlamento Europeo. Elvis Presley, Rita Hayworth, Yul Brynner, Django Reinhardt. El escritor francés Mateo Maximoff. El escritor y político ruso Alexander Germano. El político búlgaro Shakir Pashov. August Krogh médico danés fisiológo, premio Nobel en 1920. El cineastas Tony Gattlif, entre muchos otros. Cuéntame un poco de la situación actual. ¿Cuántos son a nivel del mundo, en Argentina donde tú lideras y aquí en Chile?, ¿y qué desafíos enfrentan?-A nivel mundial se habla de entre 18 y 20 millones. En el continente americano 4,5 millones, en Argentina más de 300.000 y en Chile creo que hablan de alrededor de 10.000 o más. La situación actual en el continente europeo, mucho más en Europa del Este es de desamparo, marginación y rechazo, con poco acceso a la educación, al trabajo y a la vida moderna, y los que estudian, niegan su origen, aunque igual son discriminados. En el Occidente de Europa la situación es mejor, pero la discriminación y el rechazo es grande, aunque hay más acceso a la educación, trabajo y/o negocios. En el continente americano la situación es mucho mejor, aunque crece la discriminación y el rechazo, pero también hay más aceptación, no es igual en todos los países.Interesante que en números también hay semejanzas. Así como lamentablemente en el odio que percibimos. Sufrimos juntos el holocausto y hoy el aumento de odio en el mundo. En otra dimensión en qué hay similitud es que ambos pueblos han mantenido su identidad en la diáspora aún sin tener territorio. En el caso del pueblo Gitano, ¿ha habido alguna vez algún movimiento de autodeterminación?-Sí, desde 1880 aproximadamente y fue imitando al sionismo. En la década del 30 del Siglo XX se pidió oficialmente una tierra para formar un país a la Sociedad de las Naciones. Se creó la bandera, que no es la actual (a la que se conoce ahora le agregaron la rueda en 1971), hasta se reconocieron autoridades. Con el advenimiento del nazismo se terminó con la política y el asociacionismo gitano, se asesinó a la mayoría de sus lideres. El movimiento había nacido principalmente entre los intelectuales en la ex Yugoslavia, Rumania, Rusia y Bulgaria; teniendo en cuenta que Hitler mató a más de la mitad de la población gitana de Europa, ciertos autores hablan de un número mayor, y se desestructuró a muchas familias y grupos, haciéndoles perder lengua, cultura y lazos familiares. Con el nazismo, y con políticas posteriores que duraron hasta casi nuestros días, de persecución, marginación, esterilizaciones encubiertas, sustracción de menores, etc. A pesar de todo, el movimiento de autodeterminación gitano renació en los años 60, con menos fuerza, sin los anteriores ideales, y con las ideas antes desconocidas del supuesto origen indio que sólo algunos lideres compraron y dependiendo totalmente de la dádiva de los Gazhé - no gitanos, acá nos alejamos de esa tendencia. Algo que es importante, siempre hubo gitanos sedentarios en Europa, el nomadismo fue impuesto, los gitanos entramos a Europa en un solo grupo, con la idea de quedarnos y sedentadizarnos, llegamos tarde, la dispersión vino por la persecución a través de los siglos.Interesante, para ir cerrando. Me decías que te gustaría ver más colaboración entre los pueblos. ¿Qué te imaginas?-Simplemente conocerse y prestarse apoyo mutuo. Ya hay gente que lo hace, gitanos viviendo y trabajando en Israel, hay cientos, judíos apoyando a través de individuos, y aunque raro, a través de alguna asociación. Y creo que es necesario que se haga un estudio serio de las raíces gitanas.

Claves para a desarrollar la flexibilidad de pensamiento

Flexibilizar nuestro cerebro es crucial para innovar y aumentar nuestra creatividad, para adaptarse a situaciones novedosas e inesperadas, ser más recursivos, encontrar nuevas soluciones y mirar desde nuevos ángulos.Algunos consejos para practicar tu flexibilidad cognitiva (yo hice todos esos ejercicios, los probé un par de semanas en mi casa en pleno encierro):Alterna tu rutina diaria: Modificar la forma en la que realizas las tareas cotidianas es un buen ejercicio ya que te obliga a desactivar el piloto automáticoElige un sitio diferente para sentarte a trabajar, desayuna en la terraza, haz un pic nic al almuerzo, altera el orden u horario de alguna rutina.Busca nuevas experiencias: Una invitación a salir de vez en cuando de tu zona de confort. Esto significa hacer algo con lo que probablemente no te sientes cómodo. Practicar hobbie nuevo, escuchar música totalmente distinta, inscribirte a seminarios o webinars de temas diferentes a los usuales.Practica el pensamiento creativo: Deja de lado las ideas fáciles, rápidas y comunes y cuestiónalas, poniendo en práctica el pensamiento divergente. Para esto, hay q alentar continuamente a la expresión creativa espontánea. Maestreando, limpiando, jugando, cocinando. A PONER EN PRACTICA LA RECURSIVIDAD, “ver cómo puedo arreglármelas con lo que tengo”. No tomes siempre el camino más fácil: Hoy en día la tecnología nos hace la vida más fácil, hay aplicaciones para todo y, si bien es cierto que nos ayudan en nuestro día a día, también limitan la flexibilidad mental. Desafíate cada tanto a no usar la calculadora. Apaga a veces el corrector de textos y corrige tú, evita un recordatorio del calendario a ver si te acuerdas. O la próxima vez que no recuerdes el nombre de una película, ¡no lo busques inmediatamente en Google!Conoce gente nueva: Igual que las nuevas experiencias ayudan a mejorar la flexibilidad  cognitiva, al conocer gente nueva, te enfrentas a nuevas creencias y puntos de vista. Atrévete a conversar con personas que normalmente no conversarias. Ideal si son de otro pais, edad o profesión.Desafía tus creencias: En la misma línea de buscar personas y/o situaciones distintas, te invita a buscar experiencias en la diferencia. No tienes por qué estar de acuerdo, pero sí entender por qué piensan lo que piensan. Busca alguien de otra tendencia política, religión, equipo de fútbol o cocina algún plato que no te gustaba de chico o siempre has creído que es malo.

“Nuestras democracias deben tener mayor coraje”

Es, según su propia definición, es el personaje más odiado de la Organización de Naciones Unidas, ONU.   Hillel Neuer, escritor y abogado canadiense, es el reconocido Director Ejecutivo de la ONG UN Watch, una organización internacional de activismo por los Derechos Humanos con base en Ginebra, Suiza, que monitorea la actividad de la ONU. Desde esta posición, Neuer se ha dedicado a exponer y denunciar el sesgo del Naciones Unidas contra Israel, expresado en una cantidad desproporcionada de resoluciones en su contra que son orquestadas hábilmente por los estados árabes y pro palestinos.   Desde Israel, Hillel Neuer -uno de los activistas pro israelíes más influyentes del mundo- conversó en exclusiva con La Palabra Israelita.   Partamos con la pregunta que todo el mundo se hace, ¿qué explica el sesgo que tiene la ONU contra Israel?   -Bueno, usualmente cuando hablamos de la ONU, nos referimos a las votaciones dentro de la ONU y los distintos cuerpos de la ONU. Porque hay dos partes, una es la Asamblea General y el Consejo de Derechos Humanos, que es donde los países votan. Y ahí tenemos que ver por qué los países votan contra Israel. Y luego tienes el Secretariado de la ONU, donde hay miles de personas que trabajan para la organización y donde también hay un sesgo. Pero hablemos del primero de los cuerpos y de la Asamblea General, donde tienes una resolución al año contra Irán, una contra Siria, una contra Corea del Norte y 20 contra Israel. Por qué tenemos este sesgo, diría que son los países árabes con los palestinos que traen las resoluciones y que son apoyadas por muchos países, de hecho Chile vota a favor de muchas de estas resoluciones y así también lo hace la Unión Europea. Ahora, la razón por la que tantos países votan contra Israel se explica, en mi opinión, en diversos factores. Uno es el intercambio de votos, “Tú votas por mí y yo voto por ti”. Hay 56 países musulmanes en la ONU y los 56 de ellos están negociando sus votos, e Israel solo puede hacerlo por sí mismo. Es 56 contra uno. En segundo lugar, está el poder del petróleo. Los países árabes tienen petróleo y, si no votas por ellos, te arriesgas a quedarte sin petróleo. Muchos países africanos rompieron relaciones con Israel en 1973 debido este embargo del petróleo. En tercer lugar, está el dinero. Si Qatar va a invertir en tu país y no votas alineado con ellos, entonces no van a invertir. Estas son algunas de las razones clave, a las que agregaría además el temor al terrorismo. Si tu país es uno de los pocos que vota con Israel, los terroristas se van a acordar de ti. Hubo países en los años ’70 que hicieron acuerdos con la Organización de Liberación de Palestina, OLP, para no se foco de terrorismo. Entonces, hoy día, probablemente haya países que no quieran atraer la atención de grupos terroristas.   Todos estos son factores racionales, son “real politik”, y podemos no aceptarlos, pero podemos entenderlos. Pero no creo que todos los votos se basen en motivaciones racionales. Cuando veo a los diplomáticos europeos votar contra Israel, no los veo a todos presionados por el petróleo o el dinero, algunos se ven bastante contentos y satisfechos de condenar al estado judío. Y para ser honestos, tal como en la Edad Media se culpaba a los judíos de la Peste Negra, hoy se culpa a Israel. Israel es el judío entre las naciones. Y muchos países europeos se sienten todavía satisfechos de apuntar al judío con el dedo y etiquetarlo como el archi-violador de Derechos Humanos.   Espero que a medida que Israel se haga más fuerte y tenga una moneda de cambio, ya sea gas o tecnología, pueda también intercambiar algunos votos. Pero no es fácil.   Es este escenario, ¿cuál es el trabajo que realiza la organización que lideras, UN Watch?   -Tratamos de convencer a los países de hacer lo correcto. No creemos que Israel debiera estar libre del escrutinio, todos los países deben ser revisados, deben ser criticados, eso es incluso saludable. El problema es cuando tienes esta obsesión patológica, discriminatoria, es malo para las Naciones Unidas. Si no tienes estándares que se apliquen a todos, entonces no tienes estándares en definitiva.   Hemos inaugurado un nuevo sitio web, unwatch.org/database, donde tenemos petitorios. Y cualquier persona, en cualquier país, puede enviar desde ahí un petitorio a su gobierno y tratar de convencerlos de hacer lo correcto. Entonces queremos llegar a ciudadanos que están preocupados de estos temas para que se movilicen. Estamos educando a la Opinión Pública, somos mencionados en medios de comunicación dos veces al día, unas 600 veces por año. Por ejemplo, hace unos días se eligió a Irán como miembro del Comité para los Derechos de las Mujeres en la ONU y nosotros fuimos los que difundimos esa información, no fue ninguna agencia de noticias.   En definitiva, estamos educando a la opinión pública, estamos ejerciendo presión y enviando petitorios, estamos haciendo activismo en distintos niveles para generar un cambio.   ¿Y tienen éxito? ¿Han logrado mover la posición de algunos países, especialmente de las democracias liberales, para que cambien su voto contra Israel?   -Algunos países cambian sus votos. Por ejemplo, el Reino Unido decidió que votaría en contra de cualquier resolución que se presentara en el Ítem Siete de la agenda. En el Consejo de Seguridad, hay un ítem para todos los países, que es el cuarto, y hay uno que es solo para Israel y los supuestos crímenes contra el pueblo palestino, el séptimo. Eso fue un gran cambio.   ¿Cuál es el objetivo final de esta estrategia contra Israel y el plan de convertirlo en un estado paria?   -Son acciones introducidas por los palestinos y esto es parte de la guerra política contra Israel, con el objetivo de demonizar y deslegitimar a Israel. Esto ha sido así como cinco décadas. Y como dije, para algunos países hay ciertas razones para seguir esta estrategia, pero en otros es solamente un nuevo antisemitismo.   Hace un tiempo, en una entrevista en Infobae, dijiste que creías ser la persona más odiada en la ONU. ¿Todavía lo piensas?   -Sí, bueno, cuando entro a la sala en Ginebra me odian porque hablo por la igualdad de derechos para Israel, no les gusta eso. Y también hablo por los Derechos Humanos de otros países, como China, Rusia, Venezuela y Pakistán, entonces los dictadores me odian por eso. También hablo contra la agenda radical de la izquierda, que también está presente en la ONU, la agenda anti occidental, anti capitalismo, anti Estados Unidos y anti Israel. Sumando todo esto, cuando entro a la sala, es como si vieran al anticristo.   ¿Cómo se puede detener el avance de estos regímenes autoritarios? ¿Qué les queda por hacer a las democracias occidentales?   -Las democracias necesitan trabajar juntas, si no trabajan juntas no vamos a llegar a ninguna parte. Por ejemplo, la elección de Irán de hace unos días. Sabemos que al menos cuatro democracias votaron por Irán. Cómo vamos a poder lograr nada si las democracias están votando por Irán para la comisión que discute el estatus de la mujer, si en Irán las mujeres no tienen la mitad de los derechos que tienen los hombres. Creo que nuestras democracias no están defendiendo nuestros valores lo suficiente y si queremos para a los dictadores, nuestras democracias deben tener mayor coraje. En América Latina, por ejemplo, no hay suficientes países que se opongan a las dictaduras, es más la excepción que la regla, y eso es decepcionante.

El fotógrafo en el tejado

A la empatía y al coraje de Roman Vishniak debemos hoy la mayoría de las fotografías que nos muestran el mundo desaparecido de los judíos de la Europa Oriental. Entre 1935 y 1939, desde el Berlín nazi en que residía, en tiempos en que para un judío el único camino posible era la emigración, se obstinó en cruzar fronteras adversas, “comisionado por Dios”, como diría más tarde, con el fin quijotesco de retratar a perdidas comarcas judías que él presentía al borde del ocaso. Se podría decir de Vishniak que fue el fotógrafo de Anatevka. Sus imágenes nos invocan los cuentos de Isaac Bashevis Singer o la aldea de Marc Chagall: “Un violinista en el tejado parece cosa de locos, ¿verdad? Pero aquí en nuestro pueblecito de Anatekva puede muy bien decirse que cada uno de nosotros es un violinista en el tejado, que intenta ejecutar una tonada gratis, sencilla, sin romperse la cabeza. Y claro está, eso no tiene nada de fácil”. Este discurso de Tevie nos revela a Vishniak como un genuino “fotógrafo en el tejado”. Sus viajes, en esa época de antisemitismo homicida, eran infinitamente más complicados y peligrosos que hoy en día, en que apenas nos inquietan los azarosos límites que ha impuesto la pandemia. Roman Vishniak poseía el valor y la astucia para moverse y sobrevivir en un horizonte enemigo, como eterno extranjero sospechoso, recorriendo caminos inciertos e inhóspitos, con una cámara fotográfica que, de ser descubierta, lo etiquetaría de inmediato como espía. Mientras su propio universo judío berlinés estaba siendo liquidado sin misericordia, él procuraba eternizar con su lente aquella remota geografía judía, sólo porque veía en sus habitantes una mayor vulnerabilidad y un peor desamparo. Henri Cartier-Bresson decía: “El fotógrafo no puede ser un espectador pasivo, no puede ser realmente lúcido si no está implicado en el acontecimiento”. La obra de Vishniak es prueba fehaciente de esta afirmación y lo sitúa entre los fotógrafos documentales más importantes del siglo XX. “A Vanished World” -Un mundo desaparecido-, su libro más conocido, recién publicado en 1983 y distinguido con el National Jewish Book Award, reúne una selección de 180 imágenes en blanco y negro, increíblemente nítidas y con una sorprendente profundidad de campo que, en sus propias palabras, muestran “personas y lugares que ya no existen más”.Sesenta años después de los viajes fotográficos de Roman Vishniak, Omer Bartov tituló “Borrados” a la crónica de su personal recorrido por ese paisaje, donde alguna vez, en el decir de Paul Celan, “vivieron gentes y libros”. David Engel, en la introducción de “Borrados”, puntualiza: “Los judíos de Galitzia fueron aniquilados dos veces: por los nazis, en la vida física, y por la Unión Soviética y la Ucrania independiente, en la memoria”. Vishniak, con su pasión y rebeldía, al intuir ese destino, logró un testimonio que ha sobrevivido tanto a los asesinos como al olvido, mediante cientos de fotografías, hoy accesibles no solo en libros y museos, sino urbi et orbi a través de las pantallas de la web. En palabras del propio Vishniak: “Sospechaba que la locura racista nazi no tardaría en oscurecer el mundo y conducir al exterminio de ese pueblo que nadie se sentía motivado a retratar. Como judío, era mi obligación con mis ancestros, quienes crecieron entre aquellos que estaban siendo amenazados, preservar al menos en imágenes un mundo que pronto podía dejar de existir”. En términos puramente fotográficos, su obra encarna muy bien la visión de Aaron Siskind: “La fotografía es una forma de sentir, de tocar, de amar. Lo que has fotografiado con tu cámara es capturado para siempre”. O como bien formulaba Julio Cortázar, “Entre las muchas formas de combatir la nada, una de las mejores es hacer fotografías.”La vida de Roman Vishniak da para una serie de Netflix. Hijo de padres acomodados, nació en 1897 en las afueras de San Petersburgo. Creció y estudió biología y medicina en Moscú. Desde su infancia se apasionó por la fotografía, en particular, por la microfotografía. La Revolución Rusa obligó a la familia a emigrar a Berlín, en 1920. Allí prosiguió sus estudios universitarios de biología, óptica y arte oriental. También continuó con sus experimentos de microfotografía, pero amplió su ámbito de interés a la fotografía documental y callejera. En plena época nazi, a partir de 1935, con el apoyo de la oficina berlinesa del American Jewish Joint Distribution Comittee, inició sus viajes fotográficos por la Europa Oriental, (Polonia, Lituania, Letonia, Checoslovaquia y Hungría), para documentar en aldeas y ciudades la vida de las comunidades judías más pobres. Escapó a última hora a Francia, en 1939, y después de sufrir allí unos meses de prisión, arribó a Nueva York, vía Lisboa, junto a su mujer y sus dos hijos, en el Año Nuevo de 1941. Terminada la Guerra, retornó a Europa por poco tiempo, para reportar la vida en los campos de refugiados judíos y, también, para recorrer con su cámara las ruinas de su pasado berlinés. En las décadas siguientes se concentró en la fotografía científica, considerándose pionero de la microfotografía, con numerosas publicaciones en revistas técnicas, aparte de la realización de películas y documentales de divulgación, como la serie Living Biology. Murió en Nueva York en 1990. Su hijo Wolf Vishniak fue un microbiólogo notable, que diseñó dispositivos para investigar la posibilidad de vida bacteriana extraterrestre. Falleció en 1973 durante una exploración con este propósito en la Antártica, “la cosa más parecida a Marte, que tenemos en este planeta”. Como tributo, un cráter de Marte lleva su nombre.La fotógrafa Anne Geddes decía que “Las mejores imágenes son aquellas que retienen su fuerza e impacto a través de los años, a pesar del número de veces que son vistas”. Tiempo atrás, en una tranquila terraza de Shabbat, compartí las imágenes de “A Vanished World” con mi amigo Robert, antropólogo norteamericano, que como profesor invitado hacía una estadía en Concepción. Robert, cuya familia emigró a tiempo a los Estados Unidos, al verse de sopetón frente a los retratos de esos judíos del shtetl, se rebeló en voz alta: “¡Huyan, salgan de ahí, escapen: no ven que los van a matar!” Recuerdo mi sorpresa ante la conmoción de Robert y ahora, que pienso en ello, de manera inevitable me tengo que preguntar: ¿Con qué cara podemos ver nosotros ese universo que retrató Vishnaik? ¿Tenemos derecho a mirar los rostros de esos sabios talmúdicos, de los niños del jeider, de los comerciantes pobres, de las viejas verduleras, de los pordioseros, o de los cantores de sinagoga, cuando poseemos “la ventaja” de saber “lo que iba a pasar”, eso que ellos mismos, en la peor de las pesadillas, no se podían imaginar? Henrik Broder, una de las personalidades judías más mediáticas de Alemania, afirmaba en un comentario a la edición alemana de “A Vanished World”, que es imposible ver de manera inocente las imágenes de Vishniak. “El conocimiento del destino de esas personas hace del observador un voyerista del exterminio”. La artista plástica argentina Mirta Kupferminc, hija de sobrevivientes de Auschwitz, podría procurarnos una respuesta. Ella, en un reciente ensayo visual, sobrepuso fotografías del gueto de Łódź, tomadas por un prisionero judío, con la imagen de unos niños retratados por un nazi en ese mismo lugar, intentando un contrapunto que de “objetos”, convierta a los niños en “sujetos” del cuadro final. Esta obra suya se enmarca en la llamada posmemoria. Según Kupferminc, nosotros somos los testigos del testigo. A nosotros nos corresponde ser su memoria.La primera fotografía que vemos en “Un mundo desaparecido”, es el retrato de un hombre de edad mediana, un hombre de barba y mirada acongojada. “Este es el rostro de un sabio”, escribió Vishniak, “En los años treinta dirigía la famosa Yeshivá de la calle Twarda No. 5 en Varsovia. Él personificaba la erudición de generaciones y consagró su vida a la tarea de transmitir a los demás esos conocimientos y tradiciones.” ¿Un mundo desaparecido…? La erudición de generaciones que ese hombre encarnaba, hoy sigue fluyendo a través de nosotros. Se trata de un caudal que no se ha interrumpido, de un legado que no ha muerto. Pues, aún en nuestros días de cuarentena, por los canales infinitos del zoom su voz se sigue oyendo. Inobjetablemente viva, en la reflexión y en el mensaje de nuestros rabinos y de nuestros maestros.

“En la medida en que los latinoamericanos conocen a los judíos, el antisemitismo decrece”

El Congreso Judío Latinoamericano convocó a tres investigadores para trabajar sobre antisemitismo desde una perspectiva latinoamericana. Según destacó Ariel Siedler, director de programas de la organización, en la apertura de la charla: “en general pensamos este fenómeno con conceptos de Europa o Estados Unidos y faltan más miradas locales y regionales sobre antisemitismo”. Ayer por la tarde, los investigadores Daniel Kersffeld, Liliana Lerner y Sebastián Halperin presentaron distintos trabajos en los que estudiaron aristas históricas y contemporáneas de este fenómeno.“Cuando uno piensa en las percepciones del antisemitismo, en Francia o Alemania por ejemplo están más preocupados que en Latinoamérica. Aquí las comunidades judías pueden sentir miedo, pero no ven el antisemitismo como un problema existencial”, destacó Lidia Lerner, Máster en Relaciones Internacionales, quien supo estar a cargo de analizar el antisemitismo en nuestra región para la Universidad de Tel Aviv. “Donde conocen más a los judíos, donde tienen un vecino o van a la escuela con un judío hay menos antisemitismo”, agregó.Daniel Kersffeld, doctor en estudios latinoamericanos e investigador del CONICET (Argentina) no duda en afirmar que en esta parte del mundo, el antisemitismo y la experiencia judía son distintas a otros lugares: “En las últimas décadas, obviamente salvando los casos de los atentados, hubo cambios y el judío finalmente fue aceptado y convertido en ciudadano. Hoy por hoy es muy distinta la situación del judío en América Latina que lo que se ve en EE.UU. “El judío, salvo por extremistas, no es visto en la región como amenaza o factor de corrupción a otras identidades, algo que persiste en otros lugares”. Kersffeld coincidió con Lerner en que el antisemitismo muchas veces está naturalizado, y sobre esto agregó que: “Una persona que reproduce estos discursos nos lo ve quizás como antisemitas, pero no quita que lo sean”.Por su parte, el sociólogo Sebastián Halperin realizó un estudio cualitativo a partir de entrevistas en profundidad con referentes de las comunidades de la región y destacó que el antisemitismo es un tema que persiste como preocupación al interior de las mismas. “Ocupa un lugar importante en la agenda de trabajo de las comunidades judías más allá de la criticidad en cada caso”. Y lanzó una alerta: “Las teorías conspirativas que surgen a partir de la crisis del COVID19”, en un contexto de profundizaciones de polarización y de grupos de ultraderecha resurgiendo, es una amenaza para las comunidades judías”.  El evento fue moderado por Marcos Peckel, comisionado del CJL para la lucha contra el antisemitismo, que insistió en la necesidad de seguir profundizando estas ideas para poder tener una idea clara sobre este fenómeno a nivel regional y encontrar soluciones e ideas acordes a la realidad de América Latina.