publicado 26 Septiembre 2019

Cambio de planes

El esposo llegó de su Rabino y le dice: “Rab, no puedo más con mi mujer. Entiendo que está mal lo que digo, pero quiero se muera. Pero sabe… más me aterra que alguien sepa lo que pienso y me descubran. ¿Me puede ayudar?” El rabino le contestó, “claro que sí, pero tendrás que acercarte a ella y hacer las paces para que nadie desconfíe de ti cuando ella muera”. Insinuó el rabino, “debes cuidar de ella, ser paciente y agradecido, cariñoso, mostrarte menos egoísta, retribuir y escuchar más”. Luego de las explicaciones, el rabino le entregó un frasco con un polvo especial y le indicó que durante los siguientes treinta días agregue una cucharada en cada comida. Así, lentamente, comenzaría a morir. Pasados los treinta días, con angustia y prisa, volvió el hombre de su rabino. Le gritó: “Ya no quiero que muera. En verdad me di cuenta que la amo. ¿Cómo puedo frenar el efecto del veneno?”. Le respondió el rabino: “quédate tranquilo, lo que yo te di es polvo de arroz. Ella no va a morir, porque el único veneno que había estaba en ti”. El poder de la Teshuva nos invita a frenar deseos nocivos con el mundo. El Talmud ofrece siete ejemplos para analizar con introspección nuestros actos. El Cohen Hagadol (Gran Sacerdote) representaba las distintas categorías de la Teshuvá en el día de Iom Kipur. La Teshuvá trae santidad al mundo, enseña el camino hacia el trono divino, influye contra un mandamiento negativo, acerca la redención, transforma pecados en méritos, alarga la vida de las personas, puede convertirse en el inicio del perdón para todo el mundo. Maimónides describe que el hombre puede inclinarse al camino bueno y ser un justo tanto como inclinarse al camino malo y ser un malvado. Sólo el hombre en su entendimiento, en su pensamiento y experiencia hace lo que es su voluntad – Hiljot Teshuva 5:1. La Mishná propone una guía: mejor una hora de Teshuvá y buenas acciones en este mundo que toda la vida del mundo venidero - Tratado de Principios 4:17. Una buena acción adquiere un ángel defensor en los cielos, una acción errada adquiere un ángel acusador. Si alimentamos rencores, morimos de a poco. Si no ejercitamos la reflexión, nos volamos de este mundo. Si no hacemos Teshuvá, entonces la vida pierde efervescencia y sentido. No hay venenos para sembrar en otros ni polvos para dañarse uno mismo. Sólo la oportunidad de pensarnos para mejorar. En el inicio de este 5780, que tengamos la generosidad y aptitud para hacer las paces. Propongámonos este año no querer ganar siempre, ser servidos, sacar ventaja, explotar al otro. Que podamos tener la iniciativa de amar, de dar, de entregarnos, de servir. Que nuestras acciones hablen por nuestra defensa. Que brindemos por la oportunidad de reencontrarnos con quienes nos han ofendido e incluso hacer las paces con nosotros mismos. ¡LeShaná Tova Tikatevu veTejatemu!, Iehí ratzón shetejadesh uTitjadesh aleinu shaná mlea shel Shalom

publicado 26 Septiembre 2019

Rosh Hashaná: buscando verdad, justicia y paz.

Mientras nos acercamos a Rosh Hashaná, la Torá nos acompaña con lecturas que nos ayudan en el proceso de teshuvá. Una de las parshiot previas a los Iamim Noraim es Shoftim, que nos habla acerca de la justicia. “Shoftim veshotrim titén lejá”, jueces y policías te pondrás. El concepto de justicia es muy amplio porque podemos aplicarlo a diferentes ámbitos de la vida: a lo social, lo interpersonal, lo individual. Sabemos que, para Rabán Shimón ben Gamliel el mundo se sostiene sobre tres pilares, la verdad, la justicia y la paz (Pirkei Avot 1:18). Y la explicación tradicional es que cada valor es prerrequisito para alcanzar el siguiente. ¿Podemos aplicar esta conocida máxima talmúdica a nuestro proceso de teshuvá personal? ¿Podemos parafrasear a Rabán Shimón ben Gamliel y afirmar que nuestra salud espiritual se sostiene sobre estos conceptos fundamentales? Lo primero sería la búsqueda de la verdad. Acceder a la verdad en nuestro fuero más íntimo no siempre es fácil. Solemos ser los objetivos más inmediatos de nuestras propias mentiras. Recordemos lo que enseñó Adin Szteinsaltz en su visita a Chile: ¿A quién se puede engañar? A D´s no se lo puede engañar. La gente no es tonta, no se deja engañar. Por lo tanto, solo queda engañarse a uno mismo. Pero engañar a un tonto, no es ninguna gracia. Si nuestro ser se sostiene sobre los tres pilares de Rabán Shimón ben Gamliel, lo primero que debemos buscar en nosotros mismos es la verdad. ¿Somos lo suficientemente auténticos? ¿Cuál es nuestra verdad? ¿Qué es lo que somos en realidad? Buscar la verdad dentro de nosotros implica un trabajo de “investigación” profundo. Si fuéramos periodistas de un programa de televisión, ¿dónde miraríamos? ¿Qué preguntas haríamos? ¿En qué áreas mandaríamos un “agente encubierto” para que transparente lo que de verdad somos? En Rosh Hashaná debemos mirarnos en un espejo y ser honestos con nosotros mismos. Solamente así podremos avanzar a la siguiente etapa, la búsqueda de la justicia. ¿Qué significa la justicia cuando se trata de nuestro ser interior? Nuestra capacidad de juicio suele distorsionarse cuando la aplicamos a nosotros mismos, pues somos proclives a tender a los extremos. A veces somos demasiado estrictos y nos lapidamos por errores que no son tan graves. O somos demasiado indulgentes y justificamos actitudes que no dejaríamos pasar en otros. Parashat, Shoftim, nos dice “Tzédek, tzédek tirdof”, justicia, justicia perseguirás. Y la repetición de la palabra “justicia” se interpreta muchas maneras, entre ellas, las que dice que debemos perseguir la justicia cuando nos conviene y cuando no nos conviene. Cuando nos toca evaluarnos, muchas veces sentimos que no nos conviene ser justos. Cuando la pugna es de uno mismo contra uno mismo es muy difícil administrar justicia. Habernos acercado a la verdad ayuda, pero llegar a la justicia exige un esfuerzo adicional. La Torá nos ofrece otra idea para lograrlo: la declaración, enunciada dos veces, en Shemot 21:24-26 y en Vaikrá 24:19, que dice: “Ojo por ojo, diente por diente”. No se trata de la “ley del talión”, no se trata de venganza. Es la exigencia de una reparación justa y proporcional al daño. ¿Qué estamos haciendo mal y debemos reparar? Si debemos buscar la justicia, es imperativo que ponderemos correctamente nuestros errores y hagamos las reparaciones correspondientes, tanto hacia los demás como hacia nosotros mismos. Ni más, ni menos. Si somos capaces de encontrar la verdad y, en base a ese conocimiento íntimo, actuar de un modo que sea justo para con nosotros mismos, estaremos más cerca de alcanzar la paz interior. La paz es la sensación de estar haciendo lo correcto en el lugar correcto, en el momento correcto, con las personas correctas. Y es esa paz la que nos dará la tranquilidad necesaria para poder seguir buscando nuestras verdades. Es un círculo virtuoso. Parashat Shoftim nos pide que nos pongamos jueces y policías. Que seamos nuestros propios policías, nuestros propios reporteros en búsqueda de las llaves de la autenticidad. Y nuestros propios jueces, para juzgarnos con honestidad y también con misericordia. Durante todo el mes de Elul, cada día el shofar nos recordó que nos estábamos acercando a Iom Hadín, el día del juicio. En Rosh Hashaná, no debemos dejar pasar por alto esta oportunidad que nos ofrece nuestro calendario: un momento de autoevaluación, de una búsqueda sincera de nuestras verdades, de la consecución de un juicio justo que nos permita alcanzar, para este año que comienza, la tan necesaria y anhelada paz.

publicado 12 Septiembre 2019

¿Para qué rezamos?

Cuenta un relato que D´s no sabía dónde esconderse para que las personas no lo encontraran y finalmente se escondió dentro del ser humano. Simbolizamos esto cuando decimos el Shemá Israel: cerramos los ojos para no buscar a D´s afuera, sino adentro de nosotros mismos. Y es que D´s está donde lo dejamos entrar, puede y debe habitar en nuestro corazón. Pero ojo: tenemos la chispa divina, pero no somos D´s. Según Rabí Israel Salanter, la frase: “Hu Eloheinu, ein od” no debe leerse: “Él es nuestro D´s, no hay otro”, sino “Él es nuestro D´s, no hay otra cosa más que Él”. Todo es D´s y no hay nada fuera de Él. Rabí Israel pone como ejemplo los muñecos de barro. Puedo jugar a que este es un niño y esta una niña, esta es la casa y este es el perro, pero, a fin de cuentas, no son más que barro. La idea es preciosa, pero corre el riesgo de caer en el panteísmo, donde D´s es exactamente lo mismo que el universo, donde la naturaleza y todo lo que hay, es D´s. En la visión judía, D´s aparece como un Ser que es externo al mundo, pero que tras haberlo creado permanece involucrado en él, interviene en la Historia y la supervisa constantemente. Los teólogos actuales hablan de panenteísmo, una visión donde D´s existe e interpenetra cada parte de la naturaleza, pero se extiende más allá de ella. Así, D´s participa de la naturaleza y sin embargo también la trasciende; la naturaleza, entonces, es tanto una manifestación como un producto de la actividad divina. La metáfora del artista calza bien: el artista expresa su actividad creativa en su producto; luego se aparta de él, lo evalúa y se vuelve a acercar para remodelarlo y trata de mejorarlo siguiendo la evolución de su idea. Abraham Yoshúa Heschel escribió dos libros, uno es “El Hombre no está solo” y otro, “D´s en busca del Hombre”. La idea es que el ser humano necesita a D´s tanto como D´s necesita al ser humano. Un rey sin súbditos no es rey, pero la caída de un árbol en la selva no trasciende si no hay un oído que escuche el estruendo. La necesidad es mutua y la plegaria es lo que nos une con el Creador. Cuando pedimos a D´s, sabemos que no vamos a cambiar Su voluntad, por más que lo intentemos. Ignorar eso sería volver al pensamiento mágico, cosa que hemos superado desde la Edad Media. No podemos sobornar a D´s para que cambie Sus decisiones. Sin embargo, rezamos y Le pedimos en nuestros momentos de angustia, porque así nos sentimos menos solos. Rezar es poder sentir que debe haber un propósito en lo que nos sucede, porque es ese propósito lo que da sentido a nuestra vida: D´s es el Oído que escucha. Como hemos visto en algún momento, Heschel analiza el tema de la tefilá y propone que existen dos tipos de plegaria: la plegaria como un acto de expresión y la plegaria como un acto de empatía. La primera es la que sucede cuando el alma ansía la comunicación con D´s. Se trata de algo íntimo y personal que no admite tiempos ni lugares preestablecidos. El estado de ánimo propicio para la oración viene primero; las palabras, llegan después. La segunda, la plegaria de empatía, comienza cuando abrimos el sidur y leemos los textos de la liturgia, Al principio, el significado de las palabras puede resultarnos ajeno. Pero la experiencia de la plegaria no viene de repente, sino que crece ante la palabra escrita que nos ilumina con su riqueza, su firmeza, su misterio. Si verdaderamente estamos buscando su significado, gradualmente nos elevamos a la grandeza de la plegaria. Acá las palabras vienen primero, el sentimiento viene después. Aunque la plegaria de expresión es un fenómeno universal, no es el más frecuente. De hecho, el tipo más común de plegaria es el acto de empatía. No es necesario un estado de ánimo especial para que empecemos a rezar; se llega a la plegaria a través del acto de leer y sentir las palabras del libro de oraciones, a través de la empatía con las ideas que impregnan las palabras. Los momentos en los cuales la plegaria surge del alma como un acto de expresión son valiosos, pero escasos. La plegaria de empatía siempre está disponible. Por eso la tefilá tiene un rito: palabras, conductas, tiempos preestablecidos, que sirven para dar un marco a los sentimientos. Rezar de una manera predeterminada puede ayudar a que nos concentremos mejor en la difícil tarea de contactarnos con lo trascendente. Podemos rezar con las palabras correctas y que la tefilá sea genuina; o podemos rezar con las palabras correctas y que la tefilá sea una repetición mecánica, es decir, que no logre alcanzar el estado de plegaria como acto de empatía. Pero es un hecho que las melodías y conductas aprendidas ayudan al momento de rezar. Hay una búsqueda mutua: D´s nos busca a través de la Torá; nosotros Lo buscamos a través de la tefilá. Estamos acercándonos a los Iamim Noraim. Con su liturgia tan especial, las Altas Fiestas nos proveen del ambiente propicio para alcanzar la tefilá por empatía participando de los rezos, escuchando el shofar, compartiendo con nuestros seres queridos y con nuestra comunidad. Solemos aprovechar la instancia para pedir a D´s un año bueno. Mejor que eso, es agradecer por el año que ha pasado. Agradecer implica, no solo tomar conciencia de lo positivo, sino buscar la manera de capitalizar lo que sentimos como negativo. Ahí puede estar la llave para tener un año realmente bueno.

publicado 12 Septiembre 2019

Un cerco para Tu jardín

Una de las 613 mitzot consiste en poner un Maaké alrededor de nuestros balcones y terrazas. Tenemos la obligación según la Torá de prevenir cualquier accidente. Este Maaké también puede ser puesto alrededor de nosotros mismos para cuidarnos y prevenir accidentes. “Cuando edifiques casa nueva, harás balcón a tu terrado, para que no eches culpa de sangre sobre tu casa, si de él cayere alguno” – Dvarim 22:8. Rambam s.XII dice al respecto, “de manera similar en relación a cualquier obstáculo que amenaza la vida, hay una mitzva positiva de remover ese objeto y estar atento al mismo… si uno no remueve ese objeto peligroso está trasgrediendo una mitzva. Porque está escrito: Te cuidarás a ti y cuidaras tu alma” - Mishne Tora, Hiljot Rotzeaj 11:4. Rambam define que previo a construir el cerco, se debe pronunciar la bendición “Asher Kidshanu Bimitzvotav Vitzivanu Laasot Maakeh” - Brajot 11:8 Este principio halájico permite definir también que, si sabemos que no podemos controlar alguna situación, mejor poner un maaké al comienzo y decidir entonces no acercarnos. El concepto se extiende en un nivel de Torá para ser “extremadamente cuidadosos” y evitar todas las situaciones peligrosas: “Jamira Sacanta Meisura” –más estrictos por el peligro de algo prohibido-. La Torá nos invita a separar lo que podemos cambiar de lo que no, ser conscientes de lo importantes que son los pequeños gestos y muy especialmente, aprender a cuidarnos. Debemos construir los límites frente al peligro, anticiparnos a consecuencias indeseadas y ser consistentes en el cuidado del cerco.

publicado 05 Septiembre 2019

No es un árbol, es la Actitud

“Cuando sities a alguna ciudad, peleando contra ella muchos días para tomarla, no destruirás sus árboles metiendo hacha en ellos, porque de ellos podrás comer; y no los talarás, porque el árbol del campo no es hombre para venir contra ti en el sitio” – Dvarim 20:19. Parece una simple orden contra la destrucción de árboles frutales, incluso en tiempos de guerra, cuando la vida y las extremidades dependen de destruir todo lo que se cruza en el camino. Sin embargo, su comprensión de unas pocas palabras en la Torá, se “derivó” en algo mucho más profundo que la lectura literal. A partir de esta prohibición de talar árboles, la tradición judía desarrolló un precepto llamado Bal Tashjit, que significa “No destruir”. Por ejemplo, en el Talmud, este principio rige para evitar el desperdicio de aceite de la lámpara, el desgarro de la ropa, el corte de muebles para leña o la matanza de animales – M. Shabbath 67b. El Sefer HaJinuj explica que la raíz de la mitzvá de bal tashjit es bien conocida: educar a nuestras almas a amar el bien y lo que esto implica y apegarse a ello. Al hacerlo nos apegamos al bien y nos alejamos de cualquier cosa mala y de cualquier clase de destrucción. Éste es el camino de los jasidim -personas especialmente piadosas- y de aquellos con buenos actos, quienes aman la paz y buscan el bienestar de los demás, acercándolos a la Torá. Ellos nunca derrochan nada, ni siquiera un grano de mostaza y les provoca dolor ver cualquier destrucción. Si son capaces de evitarla, dedicarán todos sus esfuerzos para evitar que algo sea destruido - Parashat Shoftim, Mitzvá 529. No sólo hablamos de destruir jardines de flores, dañar objetos de arte, arrancar páginas de un libro. Bal Tashjit como mitzvá, pide ideales nobles. La creación es un proceso continuo, y los humanos en todo momento han sido socios de D-s para salvaguardar su potencial. El mundo es un regalo de D-s para nosotros; Lo que hacemos con él es nuestro regalo a D-s.

publicado 29 Agosto 2019

No te cortes solo

“Ustedes son hijos de Hashem su D-s; no se cortarán ni se rasurarán la frente a causa de un muerto” Dvarim 14:1. Rashi sXI comenta que la práctica de infligirse una herida por el dolor derivado de la pérdida de un pariente era frecuente entre los Emoritas. Sin embargo, la frase “no se cortarán”, fue aplicada imaginativamente por los sabios a las divisiones dentro de la comunidad - T. Yevamot 14a. Por eso, una sola ciudad no debe tener dos o más tribunales religiosos que dicten fallos diferentes. Es decir, está prohibido fragmentar la sociedad judía mediante la adopción de diversos y diferentes rituales y costumbres. El T. en Pesajim 50b ilustra este concepto. En la Mishna discuten el caso de una persona que viaja desde un pueblo cuya costumbre es no trabajar en Erev Pesaj a un pueblo cuya costumbre es trabajar. Allí la Mishna, afirma que esa persona, debe adherirse a las restricciones de ambos lugares. Concluye diciendo que no debe cambiar la costumbre de ningún lugar, para no causar argumentos y contra argumentos. Rambam en Hiljot Avoda Zara 12 afirma que el enunciado está destinado a detener el disgusto social y la disidencia. Permitir prácticas halájicas individuales indudablemente generarían desunión y confrontación. No cortarte significa evitar el disgusto y la segregación creyendo que eres la medida de la justicia. La invitación es a ser parte y entender que hay otras versiones y realidades más allá de lo que crees o supones. Somos artífices de un pueblo, con un único D-s, con una sola Torá. En esa unidad debemos inspirarnos hacia el respeto y el conjunto.

publicado 22 Agosto 2019

La historia de Fentay Alamu, nueva vice Embajadora israelí en Chile

Fentay llegó a la Cancillería tras una carrera de más de 10 años en el área de Dirección de Procesos Organizativos y de un muy buen puesto en RAFAEL, la Autoridad de Desarrollo de Medios de Combate de Israel, donde era asesora en ese mismo ámbito. Tiene un primer título B.A. en Recursos Humanos. Fentay, has tenido trabajos de mucha responsabilidad en marcos muy destacados, como Rafael, el último en el que trabajaste antes de ir a la Cancillería. ¿Qué dirías que te ha empujado siempre para ir avanzando en las cosas que decidías? -Quizás la base sea mi concepción de mundo, mi actitud ante la vida. Yo jamás habría concebido firmar seguro de paro, por ejemplo. Siempre hice varias cosas al mismo tiempo. Lo aprendí de mis padres. Vine de un mundo y una familia que llegó a Israel entendiendo que uno tiene lo que va creando por sí mismo. Para mi alegría, lo capté rápidamente. Una buena educación indudablemente. -Así es. Mi madre nos educó así, a no esperar que nos den las cosas sino a trabajar para conseguirlas. Me alegra que menciones a tu familia, porque apuesto a que en tu caso, el esfuerzo por llegar a Israel ya fue toda una travesía… -Así es. El viaje cruzando Sudán desde Etiopía duró un año y medio. Tuvimos muertos en el camino. No hay ninguna familia judía etíope que haya llegado a Israel sin haber perdido a alguien. Es un milagro haber sobrevivido. ¿Qué pasó con tu familia? -Yo tenía dos hermanas mayores que fallecieron ya antes de mi nacimiento y mis padres tenían el gran temor que yo no logre llegar con vida a Israel. Desde que llegamos al país vivimos en Carmiel. Aquí nacieron mis 6 hermanos, 5 varones y una mujer. Nos fuimos integrando de a poco a la ciudad, a los estudios, el trabajo…no fue sencillo. Fue una guerra diaria para hacernos un lugar. Y estoy segura que el enfoque de mis padres fue lo que determinó que mi realidad de vida sea la que fue. Muchos no recibieron las oportunidades necesarias. Yo no esperé. Me las hice sola. Me parece que el país es muy joven, la situación es difícil y a la gente le costó mucho la integración. Todavía estamos luchando para darnos nuestro lugar. Y hoy tienes la responsabilidad de mostrar el camino a tus propios hijos… -Así es. Estoy casada con Samuel , que es ingeniero mecánico y también llegó de Etiopía, cuando tenía 10 años. Tenemos 3 hijos: Dvir,de 8 años, Klil de 6 y Hadara de 1 año y 9 meses. Somos una familia tradicionalista. Vivimos en una localidad comunitaria en el norte, cerca de Misgav, que se llama Mijvanim. Somos unas 100 familias, una gran experiencia. Reciben a la gente tal cual uno es. Con tres niños chicos no habrá sido fácil hacer el curso medio año, intenso, en Jerusalem. -Así es. Veía a mi familia únicamente durante el fin de semana. No fue sencillo. ¿Tú personalmente te has topado con muchos techos que tuviste que luchar para romper? De origen etíope, mujer… -Creo profundamente que en cada techo había cosas por las que luchar. Pero yo no caigo ante las dificultades. No pierdo el tiempo. Siempre hay otro camino que abrir. Si aquí está cerrado, avancemos por otro lado, al final uno llega a gente con cabeza abierta de la que también se puede aprender….Ese encare me ayudó mucho. Y uno irradia lo que siente, lo cual permite que otros te vean por lo que vales, no por un posible prejuicio inicial. -Por supuesto. Cuando yo era niña, el papá de una amiga me decía “cuando crezcas vamos a abrir juntos un negocio”. Siempre creyó en mí y eso me dio mucha fuerza. Hasta ahora se aconseja conmigo. Y yo siempre busqué ejemplos de los que aprender.

publicado 22 Agosto 2019

El Keren Hayesod renueva su compromiso con Israel y la comunidad

El pasado martes 13 de agosto, el salón de eventos del Círculo Israelita de Santiago, en el Mercaz, lucía blanco y celeste en honor a la bandera de Israel y con motivo de la Cena Anual del Keren Hayesod, que tuvo como invitado especial al comediante argentino Roberto Moldavsky. Con la presencia de la Embajada de Israel en Chile, Marina Rosenberg; la Primera Secretaria de la Embajada, Fentay Alamu; el Director para América Latina de la organización, Yoel Embón, y el Presidente de la Comunidad Judía de Chile, Gerardo Gorodicher, se realizó un homenaje a Eduardo Avayú, quien después de 11 años en el liderazgo de la organización pasó la posta a Jaco Leopold, presentado en el evento como nuevo presidente del Keren Hayesod. En la cena también se presentó a quien asumió la presidencia de la División Femenina. Se trata de Karen Pupkin, quien sucedió a Ioná Pollak en el cargo. Pollak, quien nació en Israel, señaló “estoy en el Oeste, pero mi corazón está en el Oriente”, y se comprometió a continuar apoyando el trabajo de la organización. Conversamos con Eduardo Avayú y Jaco Leopold para conocer su evaluación del trabajo ya realizado y el que está por venir, en momentos en que el Keren Hayesod se encuentra en un momento especial de su historia en la comunidad judía chilena. Entrevista a Eduardo Avayú: “Trabajando en el Keren Hayesod me di cuenta de todo lo que uno puede hacer para ayudar a las generaciones futuras” Fue después de un viaja a Polonia e Israel que Eduardo Avayú aceptó la propuesta de presidir el Keren Hayesod. La experiencia de conocer los campos de concentración y pensar cuál habría sido el destino de los judíos de Europa de haber existido Israel en la época de la Segunda Guerra Mundial, lo motivó a liderar el capítulo chileno de la organización más importante para la Aliá y fundamental para la continuidad de Israel. Luego de 11 exitosos años en esta posición, Eduardo dio un paso al costado para dar paso a un voluntario que asume la presidencia, Jaco Leopold, pero sólo cambia de rol no de motivación, ya que continuará apoyando la labor de la Keren Hayesod. ¿Cómo llegó a colaborar en el Keren Hayesod? -Andrés y Rodolfo me invitaron a colaborar en el 3G, cuando estaban empezando el programa, con Eduardo Waingortin. Y a través de ellos llegué al Keren Hayesod. 3G es un programa fundamental para construir una generación de recambio, hay muchos de los que ya participaron que están ocupando cargos en directorios de instituciones comunitarias. Estoy muy contento con eso. Empecé a trabajar en el Keren Hayesod porque llegué a un momento de mi vida en que necesitaba entregar, cuando uno ha tenido suerte en la vida, es bueno devolver ala comunidad, y en particular a la comunidad a la que uno pertenece. Entonces se me presentó la oportunidad, José Codner me dijo que fuera a trabajar con él y lo hice. No es que haya buscado la oportunidad, son cosas que llegan, de repente todos se alinea y pasa. Y trabajando en el Keren Hayesod me di cuenta de todo lo que uno puede hacer para ayudar a las generaciones futuras. Esa es nuestra responsabilidad, hacer que este mundo sea mejor para sus hijos. ¿Qué lo hizo permanecer 11 años en la presidencia del Keren Hayesod? -Bueno, porque no se lograba encontrar otra persona que quisiera asumir la presidencia. Trabajé durante años a la par con el Sheliaj, nos juntábamos una vez a la semana a revisar todos los temas. Por suerte con el tiempo aparecieron Andrés Tursky, Daniel Kohn y Rodolfo Bortzusky, con ellos empecé a armar equipo y se ofrecieron a ayudarme en esta labor, invitamos a varias personas, necesitábamos un buen abogado y Álvaro Rosenblut, que es un gran dirigente comunitario, se integró a este grupo, lo que permitió llegar a tener un equipo joven, de la generación que me sigue, pero con ellos se logró llevar esto adelante. Y me di cuenta de que era un buen equipo con el que eventualmente podíamos llegar a una persona que pudiera sucederme. Si tuviera que hacer un resumen de estos 11 años, ¿qué destacaría? -Hubo muchos momentos difíciles para Israel en estos 11 años, en que tuvimos que hacer campañas de emergencia. Cuando asumí la presidencia venía llegando de un viaje a Polonia e Israel con motivo de los 60 años de Israel, y cuando estuve en Auschwitz me di cuenta de que lo importante que es que haya un Pueblo Judío en la Diáspora que apoye a Israel, porque llevándolo a los tiempos actuales, si te das cuenta de cómo ha aumentado el antisemitismo disfrazado de antisionismo, es imprescindible que los judíos estemos alerta y apoyando en todas las situaciones a Israel. Es una lástima que sea así, es una lástima que el mundo no sea hermanable, pero es la realidad que vivimos. El Keren Hayesod pasó recientemente por un proceso muy relevante de formalización, y al mismo tiempo lanzo un fondo de proyectos concursable, ¿nos puede contar de eso? -El mérito de la fundación es de Jorge Stern, el anterior Sheliaj, más que otra persona, y Álvaro Rosenblut que dio su apoyo. Pero habíamos intentado ya varias veces formalizar y nos habían dicho que no era posible, hasta que se encontró la forma de hacerlo. Creo que el mundo de hoy día obliga a que todas instituciones funcionen de forma transparente. Y no hay mejor forma que tener una institución que cumpla con todas las normas legales, en regla y que rinda cuentas. Antiguamente las cosas se hacían de otra forma. Y los fondos concursables son mérito del Directorio que me acompañó. Ahora que deja la presidencia, ¿va a seguir colaborando con el Keren Hayesod desde otro cargo? -Voy a seguir apoyando, especialmente a Jaco en todo lo que me pida, y por supuesto seguiré haciendo mi lista. ¿Cuáles cree que son los desafíos que va a enfrentar Jaco en este período? -El desafío es que la comunidad chilena tiene también muchas necesidades. Las instituciones comunitarias hacen sus campañas de recaudación todas juntas, al mismo tiempo y pidiéndole siempre a las mismas personas. A pesar de que en el Keren Hayesod tenemos una profundidad bastante buena en la comunidad judía chilena, es una de las campañas que llega a más gente o que más recauda per cápita. En segundo lugar, siempre va a ser un desafío encontrar y formar un sucesor, entonces una de las sugerencias que le puedo hacer es que empiece desde ya, y que sea una persona que entienda el funcionamiento del Keren Hayesod y que esté motivado. Jaco Leopold, nuevo presidente del Keren Hayesod: “Generaremos un círculo virtuoso en el que, con los años, podremos aportar cada vez más a nuestra comunidad” Cuando Dany Kaplan, sheliaj de Keren Hayesod, contó cómo fue que le propuso a Jaco Leopoldo tomar la posta de Eduardo Avayú liderando la organización, dijo que su respuesta fue: “Es la propuesta más emocionante que me han hecho”. El entusiasmo con el que el joven ingeniero comercial (tiene 40 años de edad) aceptó el desafío se dejó entrever en el discurso que pronunció en la Cena Anual realizada martes 13 de agosto en el Mercaz, en la que relató el emotivo momento en que se había comprometido con la labor de la organización: cuando en el viaje de estudios del Instituto Hebreo llevaron a su generación a recibir a olim jadashim de Etiopía al aeropuerto Ben Gurión. Jaco, en la Cena Anual del Keren Hayesod contaste qué te había motivado para asumir la presidencia. Con esa motivación, ¿cuáles serán los focos o ejes que tendrá tu gestión? -En los últimos 12 a 24 meses se ha generado mucha inercia positiva en el Keren Hayesod. Tenemos un directorio muy dinámico y comprometido. Con ellos trabajaremos en varios frentes que nos ayudarán a acercarnos a las personas de diferentes edades. Por ejemplo, pondremos mucho foco en la juventud, buscando educar y transmitir como la organización fue y sigue siendo parte fundamental en la vida de los judíos de Israel y la diáspora. En el otro lado del ciclo de la vida, trabajaremos con los más adultos. Buscando con ellos la fórmula para apoyarlos en transmitir a sus hijos, adultos también, la importancia de ser contribuyentes y/o voluntarios. Todo ese foco y esfuerzo queremos canalizarlo en parte reforzando nuestra relación con las comunidades, que al día de hoy es muy buena, pero queremos acercarnos aún más. Hay grandes proyectos en la comunidad y vienen otros. Creemos que tenemos mucho que aportar y estamos convencidos que trabajando en conjunto podemos lograr más y mejores cosas. Asumes la presidencia en momentos en que el Keren Hayesod se ha constituido como fundación y ha lanzado una convocatoria abierta al ishuv para participar en un fondo para proyectos concursables. -Si bien hay ciertos aportes permanentes, la idea de lanzar fondos concursables busca sacar lo mejor de todos nosotros y que nos esforcemos cada día más en generar ideas y proyectos de alto impacto. Esperamos poder apoyar proyectos alineados con los objetivos y misión del Keren Hayesod y que idealmente beneficien a la mayor cantidad de personas posible. No tengo duda que con esto generaremos un círculo virtuoso en el que, con los años, Keren Hayesod podrá aportar cada vez más a nuestra comunidad y, poniendo todo el optimismo por delante, ojalá poder a portar a muchos y grandes proyectos cada año. Ahora, respecto de Israel, ¿cuáles son los compromisos y desafíos? -Los compromisos que Keren Hayesod tiene con Israel no cambian mucho año a año. El mandato es claro y tiene como objetivo apoyar las aliyot, la absorción, proyectos de educación en tecnología y proyectos educativos de nivelación social. En este marco hay cientos de iniciativas diferentes a las cuales aportamos. En algunas participamos desde el anonimato y en otras plasmando el nombre de alguna división (Dor Emshej, Dor Ajshav, División Femenina o Campaña General). Este año, estamos apoyando fuertemente, a través de la División Femenina liderada por Karen Pupkin, la aldea Juvenil Ben Yakir en Israel. Un centro en el que viven y estudian más de 100 jóvenes en riesgo social y para el cual estamos financiando la construcción de la nueva escuela tecnológica. Para este caso estamos buscando aportes especiales dirigidos al proyecto y trabajando en difusión para que sea un proyecto apoyado por toda la comunidad de Chile. Cada vez que Keren Hayesod Chile se enfoca en un objetivo como este, alienando a nuestra comunidad en torno a él, los resultados sobrepasan lo esperado y el impacto logrado realmente aporta a mejorar la vida de miles de judíos. Finalmente, ¿crees que por tu edad tengas una mayor llegada hacia los jóvenes de la comunidad? Y si es así, ¿cuál sería la convocatoria para ellos, por qué debieran apoyar al Keren Hayesod? -Mi edad podría ayudar aunque tenemos varias personas menores a mi enfocadas en la juventud. Sin embargo, como mencioné antes, debemos trabajar en que los más jóvenes entiendan que Israel es un regalo que nuestras generaciones han recibido. Debe cuidarse y pasa a ser responsabilidad de nosotros lo que ocurra hacia adelante.

publicado 22 Agosto 2019

Noventa y Dos

“Será si seguramente escuchas (shamoa tishme’u)... - Dvarim 11:13”. Noventa y dos veces aparece el verbo SH-M-A –escucha-. La reiteración del verbo, denota la magnitud de la tarea. Cierta vez, el rey Salomón soñó con la presencia de D-s. Allí, le preguntó el Rey, qué obsequio le gustaría recibir. La respuesta en Melajim 3:9 es “lev Shomea”, literalmente “un corazón que escucha”. Salomón basó sus juicios en la capacidad para escuchar, entender emociones detrás de palabras y sentir lo que se decía u omitía. Escuchar es la clave virtuosa de una vida religiosa. D-s siempre habla, pero el desafío es estar atentos a la escucha para percibir esa voz. La Torá propone reaccionar frente al grito aplacado de los angustiados, pobres, débiles, vulnerados. El ser religioso es recuperar la escucha frente a las personas con dolor existencial. El judaísmo trazó su destino hacia un monoteísmo puro, en donde no hay lugar para lo visual. En tanto, potenció la escucha como el factor de conexión entre el Creador y sus creados. La escucha activa, es la clave para comunicarse con los demás. Ser receptivos sin distracción, evitar prejuicios por sobre la resolución, la escucha con interés por sobre los detalles. Asertividad en la escucha es ser honestos vinculando los sentimientos y emociones que se generan. Moshé, una vez más insta a escuchar: el grito tácito de los demás y la voz suave y apacible de D-s.

publicado 22 Agosto 2019

Acabamos de vivir Tishá beAv

Acabamos de vivir Tishá beAv, el día más triste del calendario hebreo. En él lloramos, entre muchas tragedias que aquejaron a nuestro pueblo, la destrucción de ambos templos de Jerusalem y la consecuente pérdida de la independencia nacional. El texto central de esta conmemoración es Meguilat Eijá, las “Lamentaciones de Jeremías”. Leer Meguilat Eijá supone un ejercicio tremendo de fortaleza. Las descripciones de la destrucción del primer templo son escalofriantes. No se trata solo de la destrucción de un edificio, es la destrucción de una nación. Se trata del asesinato de los habitantes de la ciudad, se trata de niños, jóvenes y ancianos muriendo de hambre o heridos de muerte en las calles, se trata de madres comiendo a sus hijos. Leer Meguilat Eijá nos recuerda de manera horrorosa lo que hemos vivido en la Shoah. Cuando leemos Meguilat Eijá solemos creer que el relato de Jeremías es una descripción de lo que él está viendo con sus propios ojos. Sin embargo, el rabino Shai Piron nos ofrece un análisis diferente. En un artículo publicado en el sitio de internet “929” dedicado al estudio bíblico, Shai Piron explica que Meguilat Eijá, lejos de ser una descripción en tiempo presente, fue escrito por el profeta Jeremías diecisiete años antes de la destrucción de Jerusalem. Cita como prueba el capítulo 36 del libro de Jeremías, que comienza estableciendo la fecha de la profecía en el año cuarto del reinado de Joaquim ben Joshiahu, rey de Yehudá. El texto relata que, en esa fecha, el profeta Jeremías recibe una revelación de D´s en la cual se le ordena tomar un pergamino y escribir las palabras que D´s habría de dictarle. D´s justifica su decisión diciendo: “Quizás oiga la casa de Yehudá todo el mal que podría acontecerles y retorne cada uno de su mal camino y yo podría perdonar su maldad y su pecado” (versículo 3). Jeremías le pide a su amanuense, Baruj ben Neria, que escriba lo que él habría de dictarle. El texto no lo aclara pero, dadas las reacciones que genera, es perfectamente plausible que se trate del Libro de las Lamentaciones. Jeremías, quien estaba escondido del rey, pide a Baruj ben Neria que vaya al Templo y lea el texto recién escrito delante del pueblo. Entre las personas que escuchan hay alguien que, al tener acceso a algunos círculos de poder, informa a los príncipes más cercanos al rey, quienes citan a Baruj ben Neria para oír de su boca las palabras del profeta. Leemos en el versículo 16: “Y fue que, al escuchar todas aquellas palabras, cada uno se volvió espantado a su compañero y dijeron a Baruj: sin duda urge contarle al rey todas estas palabras”. Envían, pues, un emisario para hacerlo. El rey lo recibe en su casa de invierno, junto a un brasero que ardía frente a él. Y antes de que el emisario hubiera leído tres o cuatro columnas, el rey rasgó con un cuchillo el pergamino y lo echó al fuego hasta que todo el rollo se consumió (versículo 23). Lo que sucede después es que el rey manda a apresar a Baruj ben Neria y a Jeremías, D´s los protege y vuelve a dictarles el libro que el rey había quemado. Todo el libro de Jeremías, y de hecho todos los libros proféticos, son súplicas de D´s al pueblo instándolo al arrepentimiento. Los profetas piden una conducta ética: cuidar la sociedad, no abandonar a los pobres, a la viuda, al huérfano, al extranjero. Ser correctos, tanto en el comercio como en las relaciones humanas. Abandonar la violencia, no abusar de los más vulnerables. Porque transgredir estos principios no puede más que generar destrucción. A lo largo de todo su libro, Jeremías repite una y otra vez que, si el pueblo no cambia su conducta, la ciudad de Jerusalem será destruida. Pero pensar que el texto de Eijá, con esa descripción tan cruda de lo que habría de suceder, llegó a oídos de quienes tenían el poder político para evitarlo y no lo hicieron, es escalofriante. El rabino Shai Piron hace un análisis sobre este texto diciendo que muchas veces los políticos, aun sabiendo que están llevando a su pueblo a la destrucción, se niegan a modificar sus decisiones cuando hacerlo pone en riesgo su estabilidad en el poder. Pero podríamos encontrar otras enseñanzas. ¿Cuántas veces no escuchamos consejos bien intencionados, palabras que tratan de hacernos el bien? En una hermosa clase, el rabino Ari Sigal nos planteaba que la única manera de escuchar un consejo es tener certeza del cariño y de las buenas intenciones de quien nos lo da. Pero muchas veces, aun sabiendo que el otro quiere nuestro bien, somos como el rey que rompe y quema los consejos porque no los quiere escuchar. Leemos en Levítico 19:17, justo antes de la indicación de amar al prójimo como a uno mismo, la orden de advertir a nuestro hermano cuando vemos que se está equivocando. Esta debe ser una de las mitzvot más difíciles, básicamente porque nunca estaremos seguros de si tenemos derecho a hacerlo, si vamos a quedar mal, si vamos a dañar la relación. Y, sin embargo, cuando vemos a alguien que nos importa cometiendo algún error grave, es bueno recordar que intervenir (con tacto, con delicadeza, con criterio) es nuestra obligación. A su vez, cuando recibimos consejos, cuando alguien nos dice (con ese mismo cariño) que no lo estamos haciendo bien, quizás sea bueno tener presente que está tratando de cumplir con su deber. Y no olvidar las terribles consecuencias de la actitud de Joaquim rey de Yehudá, cuando quema la descripción de lo que sucederá a su reino, una destrucción acerca de la cual no quiere escuchar.

Andrea Jeftanovic vuelve a la Feria del Libro de Guadalajara

Esta fue la cuarta ocasión en que la escritora chilena de origen judío, Andrea Jeftanovic, fue parte de los escritores invitados y del programa cultural de la Feria del Libro de Guadalajara, México, que este año celebró su 34ª versión. La autora nacional, que presentaba su última novela “Destinos errantes” (2016), integró la delegación de escritoras chilenas de diversas generaciones que se llamó “Mujeres creadoras”, convocada por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio del Gobierno de Chile, y que también contba a literatas como Pía Barros, Alejandra Costamagna, Carla Guelfelbein, Marcelo Serrano y la ilustradora Catalina Blu, entre otras. Además de participar en diversos paneles, Jeftanovic -quien también realiza crítica de teatro para el diario El Mercurio- tuvo oportunidad de interactuar con escritoras mexicanas y señaló que hubo un especial interés de parte del público asistente a la feria respecto de la contingencia actual que se vive en Chile. En esta cuarta ocasión en la feria, comentó, “me tocó mucho más hablar de política, fue algo mezclado, pero no fue algo que nos propusimos como delegación. Pero tuvimos la oportunidad de visibilizar y complejizar, y hablar con escritores de otros países que también están en momentos complicados, porque no es solamente Chile, está Bolivia, Colombia y el mismo México. Entonces fue interesante conversar acerca de eso”. La autora del célebre libro de relatos “No aceptes caramelos de extraños” (2011) también pudo compartir un panel con autores de Francia y España en el que se refirieron a su propia experiencia lectora, y participar de visitar a escuelas y de reuniones con agentes literarios y editoriales locales.

Rivlin agradece al presidente de Guatemala que mantenga la embajada en Jerusalén

El presidente de Israel, Reuvén Rivlin, consideró hoy un acto de "determinación y coraje" que el presidente electo de Guatemala, Alejandro Giammattei, esté comprometido a mantener la embajada de su país en Jerusalén. Giammattei, que tomará posesión del cargo en 2020 por lo que la visita que inició este domingo a Israel es considerada privada y no oficial, remarcó que se siente una persona "muy cercana al país", según dijo su portavoz. "Quien ama a Israel, Dios lo ama", afirmó hoy el presidente electo guatemalteco en su visita al Muro de los Lamentos (Muro Occidental), el principal lugar de culto judío, dentro de la ciudad amurallada de Jerusalén. Guatemala, a iniciativa de su presidente Jimmy Morales, trasladó el año pasado su legación diplomática a la Ciudad Santa, dos días después de que lo hiciera Estados Unidos, que declaró Jerusalén como la capital israelí. Poco después, Paraguay se convirtió en el tercer país en llevar a cabo esta medida pero, tras un cambio de Ejecutivo en el país, decidió devolverla a Tel Aviv. "Siempre estaremos profundamente agradecidos por la decisión de abrir su embajada en Jerusalén el año pasado, y la decisión de mantenerla es un acto de determinación y coraje. Gracias", expresó hoy Rivlin a Giammattei en la reunión que mantuvieron en la residencia presidencial. Rivlin calificó las relaciones entre los dos países como "profundas" en un encuentro en el que hablaron de la potencial cooperación. "Los amigos de Israel son nuestros amigos. Los enemigos de Israel son nuestros enemigos", aseveró Giammattei. El jefe de Gobierno electo guatemalteco priorizará en su agenda de estos días reuniones con actores del sector tecnológico y de energía con el fin de afianzar lazos de cooperación entre los dos países. Giammattei visitó este sábado empresas de alta tecnología, "para conocerlas y llevarlas a Guatemala" con el objetivo de "capacitar a los jóvenes para generar empleo mediante proyectos innovadores", adelantó en sus redes sociales sobre los primeros encuentros que mantuvo en Israel.

El artesano del horror

David Lee Guss, un fotógrafo estadounidense de Arizona, ofrece a la venta fotos impactantes de judíos del Holocausto y todo tipo de simbología nazi impresa en almohadas, toallas de playa, bolsos y diferentes accesorios para el hogar. Los artículos están a la venta en un sitio web de arte y exhiben postales del Holocausto como "El último judío de Vinnytsia", en la que un soldado fotografió a un judío de una localidad ucraniana arrodillado frente a una fosa común, un momento antes de ser asesinado. También se pueden comprar toallas de playa con la inscripción "fosa común judía de Vittytsia", almohadones con las caras de genocidas nazis como Eichmann y Himmler, o un póster de la película "El judío eterno", una producción nazi de 1940 de contenido marcadamente antisemita. La organización "Hasta Aquí", dedicada a la lucha contra agrupaciones antisemitas, fue la que detectó la venta de estos artículos. "Lamentablemente en 2019 el antisemitismo sigue vigente. Convertir fotos de ejecuciones judías en artículos de moda no es arte, sino horror", reflexionaron desde la institución. "No podemos concebir un ser humano capaz de caminar y enorgullecerse en la calle con tales imágenes. Instamos a las autoridades a eliminar ese sitio de Internet, como parte del compromiso del gobierno de EE.UU. en su lucha contra el antisemitismo", agregaron y exigieron.

Ronald Lauder establecerá un organismo de control del antisemitismo

El filántropo judío y presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald Lauder, ha anunciado que establecerá una nueva organización para combatir el antisemitismo en el campo político y académico y que ha destinado $ 25 millones de sus fondos personales para este propósito. Llamada el Proyecto de Responsabilidad por el Antisemitismo, (A.S.A.P. por sus siglas en inglés) la organización se centrará tanto en los políticos de cualquier nivel como en los académicos que tienen opiniones antisemitas. Lauder reveló su nueva iniciativa en una entrevista con el New York Times, que se publicó el lunes. “Es mi dinero y es lo que defiendo”, dijo al Times. El presidente del WJC describió el proyecto como una ONG y un súper PAC, con la misión de atacar a los políticos en cualquier nivel que participen en un discurso antisemita. “Aunque soy un republicano de toda la vida, el antisemitismo no conoce a ningún partido político. Voy por la derecha y por la izquierda”, dijo al Times, mencionando como ejemplo a Steve King, un congresista republicano de Iowa que en el pasado tuvo a menudo posturas favorables hacia los supremacistas blancos. Cuando se le preguntó sobre el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien también hizo comentarios considerados por muchos antisemitas, incluso acusando a los judíos estadounidenses que votaron por los demócratas de ser “desleales”, el filántropo respondió que no creía que Trump tuviera “un solo hueso antisemita” en su cuerpo. Dijo además que, en su opinión, el presidente dejó en claro lo que pensaba cuando dijo que “nunca debemos ignorar el vil veneno del antisemitismo, o aquellos que difunden su credo venenoso”, en el Estado de la Unión en 2019. La entrevista de NYT se realizó antes de que Trump se dirigiera al Consejo Israelí-Americano (IAC) en Florida el sábado por la noche, cuando le dijo a una multitud de alrededor de 4,000 personas que algunos judíos estadounidenses “no aman a Israel lo suficiente”, y que incluso aquellos que no lo quieren deberían votar por él para evitar el “impuesto a la riqueza”, como llamó a la política fiscal presentada por la aspirante presidencial demócrata Elisabeth Warren. Según el NY Times, en el pasado Lauder ha donado $ 200,000 a Trump y $ 1,65 millones en 2018 a un súper PAC que publicó anuncios contra candidatos de la Cámara y el Senado demócratas. Lauder también dijo que le gustaría “sentarse y hablar” con el grupo de mujeres congresistas conocido como “The Squad”, algunas de las cuales, como Ilhan Omar y Rashida Tlaib, también han sido acusadas repetidamente de emplear tropos y conceptos antisemitas. “Creo que todos tienen derecho a estar en desacuerdo con las políticas de Israel y lo que están haciendo”, dijo al NYT, y agregó que, al mismo tiempo, estaba incómodo con el movimiento del BDS (boicot, desinversión y sanciones contra Israel). Según el NY Times, A.S.A.P. apuntará a los políticos que tienen opiniones antisemitas con una campaña para evitar su elección, que podría incluir anuncios de televisión y radio, así como eventos. “La palabra clave para todas estas cosas es acción”, agregó Lauder. “Debido a que hemos tenido encuestas, hemos tenido conferencias, hemos tenido diferentes discursos. Pero ninguna acción”. Además, Lauder dijo que planea apuntar a la universidad y los profesores tomando “un punto de vista antisemita” yendo tras sus donantes y persuadiéndolos para que dejen de financiar la institución. La iniciativa será administrada por Tusk Strategies, la firma consultora de Bradley Tusk, gerente de campaña del ex alcalde de Nueva York y actual candidato presidencial demócrata Michael Bloomberg. El informe agregó que también el encuestador demócrata Doug Schoen y el estratega republicano Nelson Warfield tendrán un papel en él.

Un asistente virtual israelí para un diagnóstico temprano

“Se han desarrollado cientos de medicamentos para tratar la enfermedad de Alzheimer. ¿Saben cuántos han sido efectivos? Ninguno.». Esto es lo que afirma el doctor Shahar Arzy, director del laboratorio de neuropsiquiatría computacional en el Centro Médico de la Universidad Hebrea Hadassah en Jerusalén. Para el especialista, si los pacientes pudieran ser diagnosticados en las etapas preclínicas de la enfermedad, quizás algunos de los nuevos medicamentos biológicos que muestran excelentes resultados en otros dominios de la neurología podrían ser efectivos cuando se aplican lo suficientemente temprano en el curso de la enfermedad de Alzheimer. Pero Arzy y sus colegas fueron más allá y desarrollaron un sistema basado en informática para descubrir los primeros signos de la enfermedad de Alzheimer. El sistema, denominado Clara -un guiño al concepto de «claridad mental»- es un chatbot (robot virtual) basado en inteligencia artificial que hace preguntas a los pacientes sobre sí mismos y sus relaciones con personas, lugares y eventos. Luego, Clara utiliza el aprendizaje automático para comparar esa información con una línea de base con el fin de generar una prueba digital adaptada al individuo específico. Eso, dice Arzy, puede diagnosticar el Alzheimer muy temprano. El equipo de Arzy publicó los resultados de la investigación en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y en la revista Neuropsychology , que muestra que el método es 95 por ciento preciso. El trabajo de Arzy sobre Clara se basa en una comprensión relativamente reciente de cómo funciona el cerebro y lo que le hace el Alzheimer. “Este mal afecta el sistema de orientación del cerebro, que dicta cómo una persona se relaciona con el mundo exterior. Es fácil probar la memoria: puedo darles tres palabras a las personas y pedirles que las recupere. Eso es muy diferente a procesar relaciones específicas”, explicó Arzy.

Presenta el dualismo judeo-español

Son las seis y media de la tarde en Londres y suena el teléfono y al otro lado se encuentra Ángel Más, presidente de Acción y Comunicación Sobre Oriente Medio (ACOM) de España, quien conversó con LPI acerca de organización que él preside. ¿Por qué se crea ACOM? ACOM fue creado hace 15 años porque la defensa de Israel en un país como España que comparte valores e intereses, no tenía una voz oficial, porque las comunidades judías españolas tenían que preocuparse de temas comunitarios, educativos y religiosos. Por lo tanto, esto dio paso para crear una administración judeo-española aconfesional que mediara con el Gobierno de España e Israel. Nosotros somos españoles, pero también judíos. Es una lealtad compartida y absolutamente competente por la proximidad que tenemos con el estado de Israel, pero también con nuestro país, que es España. Se requería de una voz en el mundo de la política, pero no sólo para que se oyera nuestra postura ideológica, sino porque teníamos el deber de intervenir en los medios de comunicación y en la medida que iba avanzando la tecnología en las redes sociales, de cómo podíamos influir positivamente en la opinión pública. Con la irrupción del BDS (“Boycott, Divestment and Sanctions”, la campaña de boicot contra Israel orquestada desde la sociedad palestina) comenzó a ganar terreno en ayuntamientos, ciudadelas, cabildos insulares por medio de la presencia de Podemos y también en muchos casos con la venia del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) porque estaba afectando los intereses de Israel por medio del boicot a productos israelíes, pero también a los judíos y no judíos en España. ¿Cómo ha logrado ACOM ayudar a revertir tantos fallos adversos en un país como España en donde el BDS ha penetrado tan profundamente y en donde existe una importante población producto de la migración musulmana del Norte de África y de Medio Oriente? La situación del BDS se enfoca en casos universitarios y culturales. Con la irrupción de Podemos, (partido que cuenta con una inspiración chavista-bolivariana y que es financiado por el régimen iraní). Lastimosamente, cuando llegaron al poder en una serie de municipios, Podemos lo utilizó para instrumentalizar para que el boicot fuese no sólo contra Israel, sino contra cualquier ciudadano israelí que quisiera hacer negocios en la ciudad, pero se convirtió también en una amenaza existencial para los ciudadanos judeo-españoles y los gentiles. Nosotros revertimos 57 casos en contra por parte del BDS. En lo que nos amparamos es en que la Constitución Democrática Española protege a todo ciudadano sin importar nacionalidad, raza o religión. ¿Cómo combatirá ACOM a un gobierno que tiene a un antisemita declarado como el líder de Podemos, Pablo Iglesias? Las relaciones diplomáticas entre España e Israel, se establecieron en 1986 bajo el mandato del presidente Felipe González. Estas están evolucionando y emergiendo. Sin embargo, hemos podido observar un fenómeno de movimiento ideológico, no en la praxis, pero si en la ideología de la derecha española que tanto el Partido Popular, VOX y Ciudadanos están más cerca de Israel y de los judíos. La izquierda, en cambio, varió su postura yendo de una neutralidad hostil hacia una abierta hostilidad cuando por ejemplo a nivel de ayuntamientos el PSOE ha votado junto a Podemos contra Israel y los judíos. Habrá que ver si el gobierno de Pedro Sánchez se comporta o no de la misma manera. ¿Cómo observa Ud. a la Monarquía Española en su relación con Israel? Las lealtades que tenemos con España e Israel son inmensas. Por supuesto que queremos apoyar a los dos países. La Corona en España ha sido muy positiva para el establecimiento de las relaciones, tanto por parte del Rey Juan Carlos I como de Felipe VI. ¿Por qué cree Ud. que España ha sido tan antisemita a lo largo de la historia, ya sea con las expulsiones, la Inquisición y ahora en el presente con el BDS? El antisemitismo español no es muy distinto al del resto de Europa. Lo que es doloroso es que, con la expulsión de los judíos de España en 1492, se genera un vacío dada la importancia que tenían las comunidades judeo-españolas, por los sabios judíos que vivían acá y todo el aporte que hicieron los sabios judíos de la época. La expulsión de España genera el exilio sefaradí que se extendió a Los Balcanes, al norte de África, a Medio Oriente y a todo mundo. Lo que sucedió con la presencia del BDS en las universidades chilenas es un fenómeno mundial. ¿Cómo observa Ud. lo que hizo la Contraloría General de la República al declarar ilegal al BDS en Chile? Supimos lo que pasó en Valdivia. Ahora, como la comunidad palestina es numerosa en Chile, pero pese a que son de ascendencia cristiana tienen el brazo ejecutor de Hamás y eso es preocupante. Porque con la demografía vienen los votos. Ahora, el problema es que se hace con lo que yo llamo la mayoría silenciosa para evitar la victimización de una minoría. Y para eso es el trabajo de los que hacen Hasbará es evitar que se genere el comienzo de la destrucción del sistema de valores de Occidente, porque por ahí viene el odio ancestral hacia nosotros. Tenemos la responsabilidad de educar a la mayoría silenciosa para que esté consciente de que debe cuidar los pilares de nuestra civilización.

Las favoritas de los chefs

Ensalada de melón, palta y tomates cherry *Para 4 personas Ingredientes: Para el aderezo: Aceite de oliva, sal, pimienta, jugo de 1 limón. Para la ensalada: 1 melón mediano, paltas maduras para cortar (no moler), tomates cherry, brotes, ricotta magra. Preparación: Pelar el melón, quitar las semillas y cortarlo en rodajas. Pelar las paltas y cortarlas en tajadas finas. Lavar los tomates y cortarlos por la mitad. Distribuir sobre una fuente plana, donde se vaya a servir. Esparcir la ricotta sobre la ensalada y los brotes. Preparar el aderezo con el jugo de limón, la sal y la pimienta y el aceite de oliva. Mezclar bien y luego verter sobre la ensalada al momento de llevar a la mesa. Pastel de choclos con pino de champiñoñes y zapallos italianos *Para 4 personas Ingredientes: Para la pastelera: 8 choclos rallados o molidos en la juguera; 2 cucharadas de aceite; 1/4 taza de azúcar rubia (optativa); 1 taza de leche fría descremada. Para el pino: 1 cebolla picada en cubitos; 1 diente de ajo picado; 1 cucharada de albahaca picada finita (optativa); 2 zapallitos italianos en cubitos; 1 bandeja de champiñones frescos cortados en láminas; Aceitunas descarozadas; 2 huevos duros, cortados en ½; sal y pimienta a gusto; harina integral (sólo un poco para espesar el jugo del pino). Preparación: Rallar o moler los choclos con leche en juguera y colocarlos en una olla. Agregar el aceite, la leche y el azúcar rubia, luego condimentar con sal y pimienta. Cocinar a fuego suave, 20 a 30 minutos, revolviendo para que no se pegue. Dorar la cebolla y el ajo en aceite, agregar los zapallitos y los champiñones, dejando al fuego durante 10 minutos y luego condimentar, con sal, pimienta, albahaca. Finalmente, hay dos opciones, o se escurre en un colador o se espesa el jugo del pino con un poco de harina disuelta en agua. Colocar en una fuente o pocillos de greda las verduras, encima poner los huevos duros en mitades y las aceitunas. Cubrir con la mezcla de choclo, rociando con azúcar. Dorar en horno medio.

Guía práctica para celebrar Jánuca

Estamos ad portas de celebrar Jánuca, y recordar nuevamente -como año a año- el milagro que D-s hizo para nuestros antepasados, en aquellos días, en este momento, como reza una de las brajot (bendiciones) que entonamos en esta festividad. Y para prepararnos para este Festival de las Luces, queremos repasar y recordar algunas de las tradiciones que caracterizan a esta fiesta, algunas más conocidas que otras, pero todas fundamentales para crear el clima adecuado para celebrar este milagro. “Jánuca es transversal a todas las edades, porque contiene elementos para todos los gustos, y tiene un montón de mensajes que van desde la victoria militar al milagro de D-s, hasta la concepción filosófica del triunfo de la cultura judía sobre la cultura helénica, de los pocos contra los muchos. Hay muchos mensajes de Jánuca, y son todos muy bonitos y aplicables, tanto para adultos como para niños. Y todo eso se confluye en reuniones familiares, que tiene que ver con estar todos juntos reunidos encendiendo la Janukiá”, como explica Ariel Foigel, Jazán del Círculo Israelita de Santiago. Comenta, además, que uno de los conceptos más preciados de esta festividad es “Maalim BaKodesh”, “que es encender cada día una vela más”, de manera de que medida que aumenta la luz “va in crescendo la espiritualidad de esos días de Jánuca”. Desde lo musical, dice Ariel, hay muchísimas de canciones, como “Ner li” y “Ma otzur”, que hasta se cantan en diferentes idiomas, como idish, o en ladino como la melodía tradicional “Una candelica”. Desde lo religioso, en tanto, la lectura de la Torá cambia en estos días, y se lee específicamente la porción correspondiente a la inauguración del Mishkán, del Templo móvil que acompañaba a los judíos en el desierto, y se agrega el Halel, una parte especial de los Salmos. ¿Qué mitzvot no deben faltar en esta festividad? Le preguntamos al jazán. “Te diría que comer sufganiot, pero no es una mitvá, es una tradición”. Sim embargo, no se puede dejar de cumplir con la mitzvá de “Pirsumei Denisa”, que es divulgar el milagro y que no tiene que ver sólo con poner la Janukiá cerca de la ventana, sino “con hablar, estar en tono de fiesta con aquellas personas que no son de tu entorno y contarles del milagro de Jánuca. Eso es parte de lo que ocurrió en su momento, que hoy recordamos con mucha alegría y con mucho agradecimiento a D-s”. El Rabino Gustavo Kelmeszes, en tanto, ahonda en la celebración del milagro de Jánuca, destacado la tefilá “Al Hanisim”, que “es una oración recitada en Jánuca y Purim que expresa gratitud por los milagros realizados por nuestros antepasados. También puede servirnos espiritualmente como un recordatorio de nuestro papel en la creación de espacio para milagros en nuestros días”. La oración comienza con esta línea: "Por los milagros y por la redención y por los hechos poderosos y por las victorias y por las batallas que realizaste por nuestros padres en esos días en este momento". “Recitando estas palabras, recordamos los milagros de antaño, ya sea en Purim, cuando se anuló un complot para masacrar al Pueblo Judío, o en Jánuca, cuando recordamos el aceite que duró contra viento y marea, manteniendo encendida la llama eterna”, explica el rabino. Pero también es una invitación a recordar nuestra propia participación humana en esos milagros, agrega, ya que en los días de Ajashverosh, Ester valientemente tomó su vida en sus manos para acercarse al rey sin ser convocada. Su acto de valentía fue el primer paso para salvar a su gente. Y en los días de Mattatías, aquellos que volvieron a dedicar el Templo dieron un salto de fe cuando revivieron el “Ner tamid”, y su acto de fe y esperanza permitió que se desarrollara el milagro del aceite. Otra tradición muy querida de la fiesta de Jánuca es jugar con el sebibón (en hebreo, pirinola en español o “Dreidel” en idish), que -según se destaca en un artículo de Enlace Judío- “nos recuerda los tiempos en que los soldados helenos vigilaban que los niños no estudiaran la Torá. Los que contravenían esta orden, disimulaban ante los soldados que venían a cerciorarse de que la orden del rey Antíoco se cumpliera y se ponían a jugar con una perinola similar a la que ahora conocemos como sebibón”. ¿Y los regalos? El jazán Ariel explica que éstos vienen del concepto del “Jánuka Gelt”, el regalo de dinero a los menores de edad, que deriva de la cultura ashkenazí, y que se transformó con el tiempo en la entrega de regalos para los niños, lo que también es una tradición y no una mitzvá. Es imposible dejar de pensar en que la luz de la Janukiá iluminará los tiempos difíciles que se viven en Chile y el mundo, lo que para Ariel “es fundamental, el mensaje de Jánuca es sobreponerse a la adversidad y tener la mejor resiliencia posible, y salir adelante con fe en D-s. Esperemos que estos tiempos traigan mejor situación para todos los que vivimos en esta tierra”. La celebración comunitaria de Jánuca en el Círculo Israelita de Santiago, CIS, se realizará el domingo 29 de diciembre, a partir de las 16 hrs. Habrán más de 50 stands (entre ellos uno de vecinos de la comuna, agrupados en “Lo Barnechea emprende”) con juegos inflables, la participación de los Bomberos de la Quinta Compañía de Ñuñoa, coros, magos y un gran bingo con excelentes premios. De manera que están desde ya todos invitados a disfrutar en el Mercaz una tarde llena actividades para compartirlas en comunidad y festejar en conjunto.

“Orim u Banim”, o cómo mantener Shalom Bait y no morir en el intento

El pasado sábado 7 de diciembre se realizó la tercera actividad del ciclo de encuentros “Orim u banim”, organizado por la Fundación León Avayú y realizado en el Mercaz, guiado por el rabino del Círculo Israelita de Santiago Lucas “Pato” Lejderman. “Esta fue la última de una serie de actividades que tienen por objetivo reflexionar sobre el rol de los padres en la construcción de un hogar judío. En el primer encuentro tratamos la comunicación en general; la segunda abordamos la comunicación y el “Shalom Bait” entre la pareja, y ésta última fue a partir de la historia de Isaac, Abraham y Sara, y la comunicación entre padres e hijos”, como relató el rabino Lejderman. Participaron de este ciclo de encuentros siete parejas, que se reunieron para compartir un almuerzo y reflexionar, en un espacio acompañado por el Rabino Gustavo Kelmeszes y la Rebetzin Vivi Kremer, además de la morá Jessica Landes. Colaboraron, también, las madrijot de Kef, que estuvieron a cargo de los niños. Pato Lejderman comenta que, para el año que viene, se plantea hacer más de estos encuentros, con cuatro módulos en cada ciclo, y varios grupos en paralelo para poder llegar a más papas. “Uno no sacó la licencia para ser papá, sólo tuvo hijos, entonces la idea es justamente ayudar y aportar para la construcción de hogares judíos más armónicos y también que los papás sientan más confianza para educar aún mejor a sus hijos”. Por su parte, Gigia Roisen, participante de este primero ciclo, señaló: “Fue una instancia muy enriquecedora, compartimos con amigos, estudiamos Torá y aprendimos sobre cómo criar mejor a nuestros hijos. Estoy muy agradecida de la oportunidad”.

Comunidad Judía de Chile participa en encuentro en Bogotá, Colombia

Dirigentes, profesionales comunitarios y diplomáticos participaron en la segunda edición del Foro Internacional contra la Discriminación y el Antisemitismo, que se realizó en la última semana del mes de noviembre, en la ciudad de Bogotá, Colombia. Este segundo encuentro del foro se hace a partir de la primera versión, que se realizó en el mes de marzo recién pasado y tuvo como sede al Círculo Israelita de Santiago. La actividad, que se desarrolló entre el 24 y 27 de noviembre, fue organizada por el programa de Diplomacia Pública “Hatzad Hasheni”, junto a la Confederación de Comunidades Judías de Colombia, y contó con la colaboración de la Comunidad Judía de Chile, CJCh, que fue organizadora y anfitriona de la primera edición. Marcelo Isaacson, Director Ejecutivo de la CJCh, quien participó del foro en Bogotá -cuyo objetivo fue avanzar en el debate de políticas tendientes a combatir, desde lo jurídico, el antisemitismo, la negación del Holocausto y el BDS- presentó una exposición sobre el antisemitismo en Chile, en la que también presentó la experiencia de la comunidad en el trabajo del Proyecto de Ley contra la Incitación al Odio y la propuesta para la Ley de Culto. Además, comentó que con el afán de hacer de este foro una instancia permanente, los participantes acordaron modificar su carácter jurídico de manera que no sólo convoque a abogados y especialistas del área, sino que se posicione como un Foro contra el Antisemitismo y el Odio, y así ampliar la convocatoria. De la misma forma, en la reunión en Bogotá, se recogieron una serie de propuestas, como el desarrollo junto a la Anti Difamation League, ADL, de una encuesta regional que arroje resultados precisos. Y ya se trabaja en la próxima reunión, que se realizaría durante el primer semestre de año 2020 en Centro América.

Ya están abiertas las inscripciones para el Majané de Bet El

¡Querida familia Beteliana! ¡Queda menos de un mes para nuestro tan ansiado Majané 2020! Majané es una increíble instancia para compartir y disfrutar junto a todo el movimiento. Son 10 días llenos de magia, donde podrán aprender, pasarlo bien, jugar y conocer gente de toda la tnuá, fortalecer lazos con sus compañeros de kvutzá y terminar un gran año junto a sus madrijim. Es por esto que los instamos a estar atentos a nuestras redes sociales (@Betelchile en Facebook e Instagram), ¡porque ya están abiertas las inscripciones! Majané este año será del 3 al 13 de enero en YMCA, Pirque, y asisten las kvutzot de Primero Básico hasta Segundo Medio. ¡Atentos que se viene buenísimo! ¡Contáctate con cualquier madrij de Bet El para pedirle la información sobre cómo inscribirte! Cualquier cosa, escribe al correo electrónico hanala.betel@gmail.com o llama al teléfono +569-75596683.

Ariela Tchimino representó al CIS en encuentro de Masortí Amlat

En la ciudad de Buenos Aires, capital de Argentina, se desarrolló -entre el 29 de noviembre y el 1° de diciembre- un seminario para líderes jóvenes, a cargo de Masortí Amlat, el capítulo latinoamericano del Movimiento Mundial Masortí. El objetivo fue reunir a jóvenes judíos de América Latina para evaluar y hacer propuestas para este mismo público. Participaron representantes de Colombia, Perú, Paraguay, Argentina y Chile, entre otros. Desde nuestro país, asistieron Ariela Tchimino -encargada de los segmentos Kesher y Kivún (juventud) del Círculo Israelita de Santiago, CIS- y Eliana Vegh, Rebetzin de la Comunidad Judía de Viña del Mar. La pregunta principal que abordaron los participantes, como comenta Ariela, fue qué pasa con los jóvenes judíos, en especial entre que salen del colegio y la tnuá, hasta que llegan al matrimonio, la jupá. “Evaluamos ese nicho en específico y la idea fue hacer propuestas, porque fue un eje común para todos los que participamos en el seminario que ese público objetivo en realidad no se involucra mucho y que en esto influyen factores más amplios, un tema generacional, la apatía o el individualismo que existe. Y la idea fue pensar en proyectos para volverlos a integrar”. El seminario, señala Ariela, fue muy útil para conocer la experiencia de otras comunidades y también para visitar kehilot -comunidades- locales de Buenos Aires.

Envuelto en Polvo

Iaakov avinu tiene una dura lucha durante una larga jornada nocturna con un ángel. El poeta Menajem ben Saruq, s.X explica su lucha relacionando el verbo con la expresión “polvo”: porque levantaban polvo con sus pies a causa de sus movimientos. Rashi s.XI entiende que significa fajarse o entrelazarse. El término arameo “Daaviku” es estar atados a él, “y los entrelazó” como argollas. Así suele ocurrir cuando dos individuos se esfuerzan por derribarse uno a otro: uno sujeta al otro y lo rodea con sus brazos. Rabí Levi dijo: “'Y vio 'la Divina Presencia' y no pudo vencerlo”. Dijo el rabino Berajia: “No sabemos quién ganó, si fue el ángel o si fue Iaakov”. Y de lo que está escrito, “y un hombre luchó –vayiabek-, cuya raíz contiene las letras que deletrean polvo, con él, “prueban quién estaba cubierto de polvo, el hombre que estaba con él” Bereshit Rabbáh 87:3. Carl Sagan, describe en Pale blue dot, “cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí, en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol”. La arrogancia humana no es más que un pequeño escenario en una vasta arena cósmica. Cazadores y recolectores, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de la civilización, cada rey y cada campesino, cada padre y madre, cada maestro moral y cada político corrupto, no es más que un ente suspendido y entrelazado a otro. Iaakov, envuelto en polvo, subsiste y adquiere un nuevo nombre: Israel. Se animó a una larga jornada. Envuelto en polvo se reconoce y se eleva.

Kislev: mes de lluvias, luces y arqueros

El jueves 28 de noviembre comenzamos el mes de Kislev. Kislev (noviembre-diciembre), según la cronología bíblica, sería el noveno mes del calendario comenzando en Nisán (actualmente es el tercer mes si comenzamos la cuenta en Tishrei). Su nombre, como el de todos los meses del calendario hebreo, proviene del acadio: “kislimu” (hinchado o engrosado por las intensas lluvias que comienzan a caer en la tierra de Israel a finales del mes de Marjeshvan y durante el mes de Kislev). Tan es así que si para Rosh Jodesh Kislev aún no caían lluvias en la tierra de Israel las plegarias públicas y los ayunos se intensificaban (m. Taanit 1:5) Existe también una etimología más popular y rabínica que conecta el término Kislev con la término Kesel que significa “esperanza”. Algunos incluso la conectan con Ksil, término bíblico (ej: Job 9:9) para hacer referencia a la constelación de Orión que es especialmente visible en la época invernal en el hemisferio Norte (sólo para sumar un dato de color: ksil es orión, pero también tonto en hebreo). Kislimu, Kesel, Ksil. Algo de todo esto es el mes de Kislev. Intentemos darle un poco más de sentido a todas estas palabras. En el Tanaj (Biblia hebrea) en los libros pre-exílicos este mes es simplemente llamado “el noveno mes” (Jer. 36:9). Luego del exilio de Babilonia, donde los judíos adoptan los nombres de los meses del acadio, este mes comienza a ser llamado Kislev. Por ejemplo, en el libro de Zejaría (7:1) D-s comienza a hablarle a este profeta al cuarto día del mes de Kislev, le habla sobre la futura redención de Jerusalem y reconstrucción del Templo. En el libro de Ezra (10:9) durante el mes de Kislev, bajo intensas lluvias, Ezra lidera el divorcio masivo de los israelitas de las mujeres gentiles que habían tomado en Babilonia. Kislev, sin embargo, comienza a tener un rol más prótagonico en el año judío, y es especialmente conocido, por ser el mes de la festividad de Janucá. La festividad de las luces y de la victoria de los macabeos contra los griegos (167 a 164 a.e.c). Según el libro I Macabeos dos grandes provocaciones de desatan la rebelión macabea contra los helenos. Ambas suceden en Kislev. Durante el año 167 a.e.c, el 15 del mes de Kislev Antiocos Epifanes IV ordenó la colocación de “una abominación” sobre el altar del Templo (I Macabeos 1:54) y el 25 de aquel mes ofrecieron un sacrificio pagano en el altar (Ibíd, 59). Es por esta razón que tres años después, el día 25 del mes de Kislev del 164 a.e.c, cuando los macabeos derrotaron y expulsaron a los helenos de Judea que eligeron este día para la re-innaguración (lit. Janucá). El mismo día que fue profanado fue purificado. Más allá de Janucá, la principal “atracción” del mes de Kislev, encontramos un pasaje muy interesante en el Sefer HaYetzirá: “Produjó la letra Samaj, predominante en sueño, coronó, combinó y formó sagitario en el mundo, y Kislev en el año, y el estómago en el hombre” (cáp. 5). Sefer HaYetzirá es una de las obras más antiguas de esoterismo judío (siglo II-II e.c.?) y enseña, como luego el Arizal profundizará, que cada uno de los meses del año tiene una esencia y corresponde a uno de los signos del zodiaco (entre otras cosas). Presten atención que interesante ya que los rabinos conectan a el mes de Kislev con la constelación de Orión cuya figura es un cazador mientras que la constelación de Sagitario es un arquero que según la astrología protégé a Orión. Será quizás por esa razón, o quizás por otro motivo, que los rabinos identifican también al mes de Kislev con la tribu de Biniamim (Benjamín). Según diversas fuentes rabínicas cada uno de los meses del calendario hebreo no solo corresponde con un signo del zodiaco sino también con una de las doce tribus de Israel. Y a Kislev le corresponde la tribu más pequeña de todas, la de Benjamín. ¿Y por qué? Porque Benjamín es representado como un hábil arquero (¡recuerden las formas de las constelaciones de Sagitario y Orión ambas conteniendo un arco!). Más allá de la relación astrólogica la identificación de Benjamín con Kislev bien puede estar relacionada con los macabeos siendo estos también, como la tribu de Benjamín, conocidos por ser grandes y hábiles guerreros y ¡arqueros! (II Cronicas 14:7). Por otro lado, Jánuca es la festividad más conectada con Jerusalem y con el Templo en particular y la misma estaba ubicada en el territorio asignado a la tribu de Benjamín. Estamos prontos a comenzar el mes de Kislev. Mes de lluvias, mes de arcos y flechas, mes de los macabeos, mes de sagitario, mes de la constelación de Orión, mes de la luz y de la esperanza. ¡Que pueda este nuevo mes llenarnos a todos de luz y esperanza! (Artículo original para Ynet Español 25.11.2019: https://www.ynetespanol.com/actualidad/judaismo/article/HkuVjDK2r)