publicado hace 9 días

¿Para qué rezamos?

Cuenta un relato que D´s no sabía dónde esconderse para que las personas no lo encontraran y finalmente se escondió dentro del ser humano. Simbolizamos esto cuando decimos el Shemá Israel: cerramos los ojos para no buscar a D´s afuera, sino adentro de nosotros mismos. Y es que D´s está donde lo dejamos entrar, puede y debe habitar en nuestro corazón. Pero ojo: tenemos la chispa divina, pero no somos D´s. Según Rabí Israel Salanter, la frase: “Hu Eloheinu, ein od” no debe leerse: “Él es nuestro D´s, no hay otro”, sino “Él es nuestro D´s, no hay otra cosa más que Él”. Todo es D´s y no hay nada fuera de Él. Rabí Israel pone como ejemplo los muñecos de barro. Puedo jugar a que este es un niño y esta una niña, esta es la casa y este es el perro, pero, a fin de cuentas, no son más que barro. La idea es preciosa, pero corre el riesgo de caer en el panteísmo, donde D´s es exactamente lo mismo que el universo, donde la naturaleza y todo lo que hay, es D´s. En la visión judía, D´s aparece como un Ser que es externo al mundo, pero que tras haberlo creado permanece involucrado en él, interviene en la Historia y la supervisa constantemente. Los teólogos actuales hablan de panenteísmo, una visión donde D´s existe e interpenetra cada parte de la naturaleza, pero se extiende más allá de ella. Así, D´s participa de la naturaleza y sin embargo también la trasciende; la naturaleza, entonces, es tanto una manifestación como un producto de la actividad divina. La metáfora del artista calza bien: el artista expresa su actividad creativa en su producto; luego se aparta de él, lo evalúa y se vuelve a acercar para remodelarlo y trata de mejorarlo siguiendo la evolución de su idea. Abraham Yoshúa Heschel escribió dos libros, uno es “El Hombre no está solo” y otro, “D´s en busca del Hombre”. La idea es que el ser humano necesita a D´s tanto como D´s necesita al ser humano. Un rey sin súbditos no es rey, pero la caída de un árbol en la selva no trasciende si no hay un oído que escuche el estruendo. La necesidad es mutua y la plegaria es lo que nos une con el Creador. Cuando pedimos a D´s, sabemos que no vamos a cambiar Su voluntad, por más que lo intentemos. Ignorar eso sería volver al pensamiento mágico, cosa que hemos superado desde la Edad Media. No podemos sobornar a D´s para que cambie Sus decisiones. Sin embargo, rezamos y Le pedimos en nuestros momentos de angustia, porque así nos sentimos menos solos. Rezar es poder sentir que debe haber un propósito en lo que nos sucede, porque es ese propósito lo que da sentido a nuestra vida: D´s es el Oído que escucha. Como hemos visto en algún momento, Heschel analiza el tema de la tefilá y propone que existen dos tipos de plegaria: la plegaria como un acto de expresión y la plegaria como un acto de empatía. La primera es la que sucede cuando el alma ansía la comunicación con D´s. Se trata de algo íntimo y personal que no admite tiempos ni lugares preestablecidos. El estado de ánimo propicio para la oración viene primero; las palabras, llegan después. La segunda, la plegaria de empatía, comienza cuando abrimos el sidur y leemos los textos de la liturgia, Al principio, el significado de las palabras puede resultarnos ajeno. Pero la experiencia de la plegaria no viene de repente, sino que crece ante la palabra escrita que nos ilumina con su riqueza, su firmeza, su misterio. Si verdaderamente estamos buscando su significado, gradualmente nos elevamos a la grandeza de la plegaria. Acá las palabras vienen primero, el sentimiento viene después. Aunque la plegaria de expresión es un fenómeno universal, no es el más frecuente. De hecho, el tipo más común de plegaria es el acto de empatía. No es necesario un estado de ánimo especial para que empecemos a rezar; se llega a la plegaria a través del acto de leer y sentir las palabras del libro de oraciones, a través de la empatía con las ideas que impregnan las palabras. Los momentos en los cuales la plegaria surge del alma como un acto de expresión son valiosos, pero escasos. La plegaria de empatía siempre está disponible. Por eso la tefilá tiene un rito: palabras, conductas, tiempos preestablecidos, que sirven para dar un marco a los sentimientos. Rezar de una manera predeterminada puede ayudar a que nos concentremos mejor en la difícil tarea de contactarnos con lo trascendente. Podemos rezar con las palabras correctas y que la tefilá sea genuina; o podemos rezar con las palabras correctas y que la tefilá sea una repetición mecánica, es decir, que no logre alcanzar el estado de plegaria como acto de empatía. Pero es un hecho que las melodías y conductas aprendidas ayudan al momento de rezar. Hay una búsqueda mutua: D´s nos busca a través de la Torá; nosotros Lo buscamos a través de la tefilá. Estamos acercándonos a los Iamim Noraim. Con su liturgia tan especial, las Altas Fiestas nos proveen del ambiente propicio para alcanzar la tefilá por empatía participando de los rezos, escuchando el shofar, compartiendo con nuestros seres queridos y con nuestra comunidad. Solemos aprovechar la instancia para pedir a D´s un año bueno. Mejor que eso, es agradecer por el año que ha pasado. Agradecer implica, no solo tomar conciencia de lo positivo, sino buscar la manera de capitalizar lo que sentimos como negativo. Ahí puede estar la llave para tener un año realmente bueno.

publicado hace 9 días

Un cerco para Tu jardín

Una de las 613 mitzot consiste en poner un Maaké alrededor de nuestros balcones y terrazas. Tenemos la obligación según la Torá de prevenir cualquier accidente. Este Maaké también puede ser puesto alrededor de nosotros mismos para cuidarnos y prevenir accidentes. “Cuando edifiques casa nueva, harás balcón a tu terrado, para que no eches culpa de sangre sobre tu casa, si de él cayere alguno” – Dvarim 22:8. Rambam s.XII dice al respecto, “de manera similar en relación a cualquier obstáculo que amenaza la vida, hay una mitzva positiva de remover ese objeto y estar atento al mismo… si uno no remueve ese objeto peligroso está trasgrediendo una mitzva. Porque está escrito: Te cuidarás a ti y cuidaras tu alma” - Mishne Tora, Hiljot Rotzeaj 11:4. Rambam define que previo a construir el cerco, se debe pronunciar la bendición “Asher Kidshanu Bimitzvotav Vitzivanu Laasot Maakeh” - Brajot 11:8 Este principio halájico permite definir también que, si sabemos que no podemos controlar alguna situación, mejor poner un maaké al comienzo y decidir entonces no acercarnos. El concepto se extiende en un nivel de Torá para ser “extremadamente cuidadosos” y evitar todas las situaciones peligrosas: “Jamira Sacanta Meisura” –más estrictos por el peligro de algo prohibido-. La Torá nos invita a separar lo que podemos cambiar de lo que no, ser conscientes de lo importantes que son los pequeños gestos y muy especialmente, aprender a cuidarnos. Debemos construir los límites frente al peligro, anticiparnos a consecuencias indeseadas y ser consistentes en el cuidado del cerco.

publicado hace 15 días

No es un árbol, es la Actitud

“Cuando sities a alguna ciudad, peleando contra ella muchos días para tomarla, no destruirás sus árboles metiendo hacha en ellos, porque de ellos podrás comer; y no los talarás, porque el árbol del campo no es hombre para venir contra ti en el sitio” – Dvarim 20:19. Parece una simple orden contra la destrucción de árboles frutales, incluso en tiempos de guerra, cuando la vida y las extremidades dependen de destruir todo lo que se cruza en el camino. Sin embargo, su comprensión de unas pocas palabras en la Torá, se “derivó” en algo mucho más profundo que la lectura literal. A partir de esta prohibición de talar árboles, la tradición judía desarrolló un precepto llamado Bal Tashjit, que significa “No destruir”. Por ejemplo, en el Talmud, este principio rige para evitar el desperdicio de aceite de la lámpara, el desgarro de la ropa, el corte de muebles para leña o la matanza de animales – M. Shabbath 67b. El Sefer HaJinuj explica que la raíz de la mitzvá de bal tashjit es bien conocida: educar a nuestras almas a amar el bien y lo que esto implica y apegarse a ello. Al hacerlo nos apegamos al bien y nos alejamos de cualquier cosa mala y de cualquier clase de destrucción. Éste es el camino de los jasidim -personas especialmente piadosas- y de aquellos con buenos actos, quienes aman la paz y buscan el bienestar de los demás, acercándolos a la Torá. Ellos nunca derrochan nada, ni siquiera un grano de mostaza y les provoca dolor ver cualquier destrucción. Si son capaces de evitarla, dedicarán todos sus esfuerzos para evitar que algo sea destruido - Parashat Shoftim, Mitzvá 529. No sólo hablamos de destruir jardines de flores, dañar objetos de arte, arrancar páginas de un libro. Bal Tashjit como mitzvá, pide ideales nobles. La creación es un proceso continuo, y los humanos en todo momento han sido socios de D-s para salvaguardar su potencial. El mundo es un regalo de D-s para nosotros; Lo que hacemos con él es nuestro regalo a D-s.

publicado 29 Agosto 2019

No te cortes solo

“Ustedes son hijos de Hashem su D-s; no se cortarán ni se rasurarán la frente a causa de un muerto” Dvarim 14:1. Rashi sXI comenta que la práctica de infligirse una herida por el dolor derivado de la pérdida de un pariente era frecuente entre los Emoritas. Sin embargo, la frase “no se cortarán”, fue aplicada imaginativamente por los sabios a las divisiones dentro de la comunidad - T. Yevamot 14a. Por eso, una sola ciudad no debe tener dos o más tribunales religiosos que dicten fallos diferentes. Es decir, está prohibido fragmentar la sociedad judía mediante la adopción de diversos y diferentes rituales y costumbres. El T. en Pesajim 50b ilustra este concepto. En la Mishna discuten el caso de una persona que viaja desde un pueblo cuya costumbre es no trabajar en Erev Pesaj a un pueblo cuya costumbre es trabajar. Allí la Mishna, afirma que esa persona, debe adherirse a las restricciones de ambos lugares. Concluye diciendo que no debe cambiar la costumbre de ningún lugar, para no causar argumentos y contra argumentos. Rambam en Hiljot Avoda Zara 12 afirma que el enunciado está destinado a detener el disgusto social y la disidencia. Permitir prácticas halájicas individuales indudablemente generarían desunión y confrontación. No cortarte significa evitar el disgusto y la segregación creyendo que eres la medida de la justicia. La invitación es a ser parte y entender que hay otras versiones y realidades más allá de lo que crees o supones. Somos artífices de un pueblo, con un único D-s, con una sola Torá. En esa unidad debemos inspirarnos hacia el respeto y el conjunto.

publicado 22 Agosto 2019

La historia de Fentay Alamu, nueva vice Embajadora israelí en Chile

Fentay llegó a la Cancillería tras una carrera de más de 10 años en el área de Dirección de Procesos Organizativos y de un muy buen puesto en RAFAEL, la Autoridad de Desarrollo de Medios de Combate de Israel, donde era asesora en ese mismo ámbito. Tiene un primer título B.A. en Recursos Humanos. Fentay, has tenido trabajos de mucha responsabilidad en marcos muy destacados, como Rafael, el último en el que trabajaste antes de ir a la Cancillería. ¿Qué dirías que te ha empujado siempre para ir avanzando en las cosas que decidías? -Quizás la base sea mi concepción de mundo, mi actitud ante la vida. Yo jamás habría concebido firmar seguro de paro, por ejemplo. Siempre hice varias cosas al mismo tiempo. Lo aprendí de mis padres. Vine de un mundo y una familia que llegó a Israel entendiendo que uno tiene lo que va creando por sí mismo. Para mi alegría, lo capté rápidamente. Una buena educación indudablemente. -Así es. Mi madre nos educó así, a no esperar que nos den las cosas sino a trabajar para conseguirlas. Me alegra que menciones a tu familia, porque apuesto a que en tu caso, el esfuerzo por llegar a Israel ya fue toda una travesía… -Así es. El viaje cruzando Sudán desde Etiopía duró un año y medio. Tuvimos muertos en el camino. No hay ninguna familia judía etíope que haya llegado a Israel sin haber perdido a alguien. Es un milagro haber sobrevivido. ¿Qué pasó con tu familia? -Yo tenía dos hermanas mayores que fallecieron ya antes de mi nacimiento y mis padres tenían el gran temor que yo no logre llegar con vida a Israel. Desde que llegamos al país vivimos en Carmiel. Aquí nacieron mis 6 hermanos, 5 varones y una mujer. Nos fuimos integrando de a poco a la ciudad, a los estudios, el trabajo…no fue sencillo. Fue una guerra diaria para hacernos un lugar. Y estoy segura que el enfoque de mis padres fue lo que determinó que mi realidad de vida sea la que fue. Muchos no recibieron las oportunidades necesarias. Yo no esperé. Me las hice sola. Me parece que el país es muy joven, la situación es difícil y a la gente le costó mucho la integración. Todavía estamos luchando para darnos nuestro lugar. Y hoy tienes la responsabilidad de mostrar el camino a tus propios hijos… -Así es. Estoy casada con Samuel , que es ingeniero mecánico y también llegó de Etiopía, cuando tenía 10 años. Tenemos 3 hijos: Dvir,de 8 años, Klil de 6 y Hadara de 1 año y 9 meses. Somos una familia tradicionalista. Vivimos en una localidad comunitaria en el norte, cerca de Misgav, que se llama Mijvanim. Somos unas 100 familias, una gran experiencia. Reciben a la gente tal cual uno es. Con tres niños chicos no habrá sido fácil hacer el curso medio año, intenso, en Jerusalem. -Así es. Veía a mi familia únicamente durante el fin de semana. No fue sencillo. ¿Tú personalmente te has topado con muchos techos que tuviste que luchar para romper? De origen etíope, mujer… -Creo profundamente que en cada techo había cosas por las que luchar. Pero yo no caigo ante las dificultades. No pierdo el tiempo. Siempre hay otro camino que abrir. Si aquí está cerrado, avancemos por otro lado, al final uno llega a gente con cabeza abierta de la que también se puede aprender….Ese encare me ayudó mucho. Y uno irradia lo que siente, lo cual permite que otros te vean por lo que vales, no por un posible prejuicio inicial. -Por supuesto. Cuando yo era niña, el papá de una amiga me decía “cuando crezcas vamos a abrir juntos un negocio”. Siempre creyó en mí y eso me dio mucha fuerza. Hasta ahora se aconseja conmigo. Y yo siempre busqué ejemplos de los que aprender.

publicado 22 Agosto 2019

El Keren Hayesod renueva su compromiso con Israel y la comunidad

El pasado martes 13 de agosto, el salón de eventos del Círculo Israelita de Santiago, en el Mercaz, lucía blanco y celeste en honor a la bandera de Israel y con motivo de la Cena Anual del Keren Hayesod, que tuvo como invitado especial al comediante argentino Roberto Moldavsky. Con la presencia de la Embajada de Israel en Chile, Marina Rosenberg; la Primera Secretaria de la Embajada, Fentay Alamu; el Director para América Latina de la organización, Yoel Embón, y el Presidente de la Comunidad Judía de Chile, Gerardo Gorodicher, se realizó un homenaje a Eduardo Avayú, quien después de 11 años en el liderazgo de la organización pasó la posta a Jaco Leopold, presentado en el evento como nuevo presidente del Keren Hayesod. En la cena también se presentó a quien asumió la presidencia de la División Femenina. Se trata de Karen Pupkin, quien sucedió a Ioná Pollak en el cargo. Pollak, quien nació en Israel, señaló “estoy en el Oeste, pero mi corazón está en el Oriente”, y se comprometió a continuar apoyando el trabajo de la organización. Conversamos con Eduardo Avayú y Jaco Leopold para conocer su evaluación del trabajo ya realizado y el que está por venir, en momentos en que el Keren Hayesod se encuentra en un momento especial de su historia en la comunidad judía chilena. Entrevista a Eduardo Avayú: “Trabajando en el Keren Hayesod me di cuenta de todo lo que uno puede hacer para ayudar a las generaciones futuras” Fue después de un viaja a Polonia e Israel que Eduardo Avayú aceptó la propuesta de presidir el Keren Hayesod. La experiencia de conocer los campos de concentración y pensar cuál habría sido el destino de los judíos de Europa de haber existido Israel en la época de la Segunda Guerra Mundial, lo motivó a liderar el capítulo chileno de la organización más importante para la Aliá y fundamental para la continuidad de Israel. Luego de 11 exitosos años en esta posición, Eduardo dio un paso al costado para dar paso a un voluntario que asume la presidencia, Jaco Leopold, pero sólo cambia de rol no de motivación, ya que continuará apoyando la labor de la Keren Hayesod. ¿Cómo llegó a colaborar en el Keren Hayesod? -Andrés y Rodolfo me invitaron a colaborar en el 3G, cuando estaban empezando el programa, con Eduardo Waingortin. Y a través de ellos llegué al Keren Hayesod. 3G es un programa fundamental para construir una generación de recambio, hay muchos de los que ya participaron que están ocupando cargos en directorios de instituciones comunitarias. Estoy muy contento con eso. Empecé a trabajar en el Keren Hayesod porque llegué a un momento de mi vida en que necesitaba entregar, cuando uno ha tenido suerte en la vida, es bueno devolver ala comunidad, y en particular a la comunidad a la que uno pertenece. Entonces se me presentó la oportunidad, José Codner me dijo que fuera a trabajar con él y lo hice. No es que haya buscado la oportunidad, son cosas que llegan, de repente todos se alinea y pasa. Y trabajando en el Keren Hayesod me di cuenta de todo lo que uno puede hacer para ayudar a las generaciones futuras. Esa es nuestra responsabilidad, hacer que este mundo sea mejor para sus hijos. ¿Qué lo hizo permanecer 11 años en la presidencia del Keren Hayesod? -Bueno, porque no se lograba encontrar otra persona que quisiera asumir la presidencia. Trabajé durante años a la par con el Sheliaj, nos juntábamos una vez a la semana a revisar todos los temas. Por suerte con el tiempo aparecieron Andrés Tursky, Daniel Kohn y Rodolfo Bortzusky, con ellos empecé a armar equipo y se ofrecieron a ayudarme en esta labor, invitamos a varias personas, necesitábamos un buen abogado y Álvaro Rosenblut, que es un gran dirigente comunitario, se integró a este grupo, lo que permitió llegar a tener un equipo joven, de la generación que me sigue, pero con ellos se logró llevar esto adelante. Y me di cuenta de que era un buen equipo con el que eventualmente podíamos llegar a una persona que pudiera sucederme. Si tuviera que hacer un resumen de estos 11 años, ¿qué destacaría? -Hubo muchos momentos difíciles para Israel en estos 11 años, en que tuvimos que hacer campañas de emergencia. Cuando asumí la presidencia venía llegando de un viaje a Polonia e Israel con motivo de los 60 años de Israel, y cuando estuve en Auschwitz me di cuenta de que lo importante que es que haya un Pueblo Judío en la Diáspora que apoye a Israel, porque llevándolo a los tiempos actuales, si te das cuenta de cómo ha aumentado el antisemitismo disfrazado de antisionismo, es imprescindible que los judíos estemos alerta y apoyando en todas las situaciones a Israel. Es una lástima que sea así, es una lástima que el mundo no sea hermanable, pero es la realidad que vivimos. El Keren Hayesod pasó recientemente por un proceso muy relevante de formalización, y al mismo tiempo lanzo un fondo de proyectos concursable, ¿nos puede contar de eso? -El mérito de la fundación es de Jorge Stern, el anterior Sheliaj, más que otra persona, y Álvaro Rosenblut que dio su apoyo. Pero habíamos intentado ya varias veces formalizar y nos habían dicho que no era posible, hasta que se encontró la forma de hacerlo. Creo que el mundo de hoy día obliga a que todas instituciones funcionen de forma transparente. Y no hay mejor forma que tener una institución que cumpla con todas las normas legales, en regla y que rinda cuentas. Antiguamente las cosas se hacían de otra forma. Y los fondos concursables son mérito del Directorio que me acompañó. Ahora que deja la presidencia, ¿va a seguir colaborando con el Keren Hayesod desde otro cargo? -Voy a seguir apoyando, especialmente a Jaco en todo lo que me pida, y por supuesto seguiré haciendo mi lista. ¿Cuáles cree que son los desafíos que va a enfrentar Jaco en este período? -El desafío es que la comunidad chilena tiene también muchas necesidades. Las instituciones comunitarias hacen sus campañas de recaudación todas juntas, al mismo tiempo y pidiéndole siempre a las mismas personas. A pesar de que en el Keren Hayesod tenemos una profundidad bastante buena en la comunidad judía chilena, es una de las campañas que llega a más gente o que más recauda per cápita. En segundo lugar, siempre va a ser un desafío encontrar y formar un sucesor, entonces una de las sugerencias que le puedo hacer es que empiece desde ya, y que sea una persona que entienda el funcionamiento del Keren Hayesod y que esté motivado. Jaco Leopold, nuevo presidente del Keren Hayesod: “Generaremos un círculo virtuoso en el que, con los años, podremos aportar cada vez más a nuestra comunidad” Cuando Dany Kaplan, sheliaj de Keren Hayesod, contó cómo fue que le propuso a Jaco Leopoldo tomar la posta de Eduardo Avayú liderando la organización, dijo que su respuesta fue: “Es la propuesta más emocionante que me han hecho”. El entusiasmo con el que el joven ingeniero comercial (tiene 40 años de edad) aceptó el desafío se dejó entrever en el discurso que pronunció en la Cena Anual realizada martes 13 de agosto en el Mercaz, en la que relató el emotivo momento en que se había comprometido con la labor de la organización: cuando en el viaje de estudios del Instituto Hebreo llevaron a su generación a recibir a olim jadashim de Etiopía al aeropuerto Ben Gurión. Jaco, en la Cena Anual del Keren Hayesod contaste qué te había motivado para asumir la presidencia. Con esa motivación, ¿cuáles serán los focos o ejes que tendrá tu gestión? -En los últimos 12 a 24 meses se ha generado mucha inercia positiva en el Keren Hayesod. Tenemos un directorio muy dinámico y comprometido. Con ellos trabajaremos en varios frentes que nos ayudarán a acercarnos a las personas de diferentes edades. Por ejemplo, pondremos mucho foco en la juventud, buscando educar y transmitir como la organización fue y sigue siendo parte fundamental en la vida de los judíos de Israel y la diáspora. En el otro lado del ciclo de la vida, trabajaremos con los más adultos. Buscando con ellos la fórmula para apoyarlos en transmitir a sus hijos, adultos también, la importancia de ser contribuyentes y/o voluntarios. Todo ese foco y esfuerzo queremos canalizarlo en parte reforzando nuestra relación con las comunidades, que al día de hoy es muy buena, pero queremos acercarnos aún más. Hay grandes proyectos en la comunidad y vienen otros. Creemos que tenemos mucho que aportar y estamos convencidos que trabajando en conjunto podemos lograr más y mejores cosas. Asumes la presidencia en momentos en que el Keren Hayesod se ha constituido como fundación y ha lanzado una convocatoria abierta al ishuv para participar en un fondo para proyectos concursables. -Si bien hay ciertos aportes permanentes, la idea de lanzar fondos concursables busca sacar lo mejor de todos nosotros y que nos esforcemos cada día más en generar ideas y proyectos de alto impacto. Esperamos poder apoyar proyectos alineados con los objetivos y misión del Keren Hayesod y que idealmente beneficien a la mayor cantidad de personas posible. No tengo duda que con esto generaremos un círculo virtuoso en el que, con los años, Keren Hayesod podrá aportar cada vez más a nuestra comunidad y, poniendo todo el optimismo por delante, ojalá poder a portar a muchos y grandes proyectos cada año. Ahora, respecto de Israel, ¿cuáles son los compromisos y desafíos? -Los compromisos que Keren Hayesod tiene con Israel no cambian mucho año a año. El mandato es claro y tiene como objetivo apoyar las aliyot, la absorción, proyectos de educación en tecnología y proyectos educativos de nivelación social. En este marco hay cientos de iniciativas diferentes a las cuales aportamos. En algunas participamos desde el anonimato y en otras plasmando el nombre de alguna división (Dor Emshej, Dor Ajshav, División Femenina o Campaña General). Este año, estamos apoyando fuertemente, a través de la División Femenina liderada por Karen Pupkin, la aldea Juvenil Ben Yakir en Israel. Un centro en el que viven y estudian más de 100 jóvenes en riesgo social y para el cual estamos financiando la construcción de la nueva escuela tecnológica. Para este caso estamos buscando aportes especiales dirigidos al proyecto y trabajando en difusión para que sea un proyecto apoyado por toda la comunidad de Chile. Cada vez que Keren Hayesod Chile se enfoca en un objetivo como este, alienando a nuestra comunidad en torno a él, los resultados sobrepasan lo esperado y el impacto logrado realmente aporta a mejorar la vida de miles de judíos. Finalmente, ¿crees que por tu edad tengas una mayor llegada hacia los jóvenes de la comunidad? Y si es así, ¿cuál sería la convocatoria para ellos, por qué debieran apoyar al Keren Hayesod? -Mi edad podría ayudar aunque tenemos varias personas menores a mi enfocadas en la juventud. Sin embargo, como mencioné antes, debemos trabajar en que los más jóvenes entiendan que Israel es un regalo que nuestras generaciones han recibido. Debe cuidarse y pasa a ser responsabilidad de nosotros lo que ocurra hacia adelante.

publicado 22 Agosto 2019

Noventa y Dos

“Será si seguramente escuchas (shamoa tishme’u)... - Dvarim 11:13”. Noventa y dos veces aparece el verbo SH-M-A –escucha-. La reiteración del verbo, denota la magnitud de la tarea. Cierta vez, el rey Salomón soñó con la presencia de D-s. Allí, le preguntó el Rey, qué obsequio le gustaría recibir. La respuesta en Melajim 3:9 es “lev Shomea”, literalmente “un corazón que escucha”. Salomón basó sus juicios en la capacidad para escuchar, entender emociones detrás de palabras y sentir lo que se decía u omitía. Escuchar es la clave virtuosa de una vida religiosa. D-s siempre habla, pero el desafío es estar atentos a la escucha para percibir esa voz. La Torá propone reaccionar frente al grito aplacado de los angustiados, pobres, débiles, vulnerados. El ser religioso es recuperar la escucha frente a las personas con dolor existencial. El judaísmo trazó su destino hacia un monoteísmo puro, en donde no hay lugar para lo visual. En tanto, potenció la escucha como el factor de conexión entre el Creador y sus creados. La escucha activa, es la clave para comunicarse con los demás. Ser receptivos sin distracción, evitar prejuicios por sobre la resolución, la escucha con interés por sobre los detalles. Asertividad en la escucha es ser honestos vinculando los sentimientos y emociones que se generan. Moshé, una vez más insta a escuchar: el grito tácito de los demás y la voz suave y apacible de D-s.

publicado 22 Agosto 2019

Acabamos de vivir Tishá beAv

Acabamos de vivir Tishá beAv, el día más triste del calendario hebreo. En él lloramos, entre muchas tragedias que aquejaron a nuestro pueblo, la destrucción de ambos templos de Jerusalem y la consecuente pérdida de la independencia nacional. El texto central de esta conmemoración es Meguilat Eijá, las “Lamentaciones de Jeremías”. Leer Meguilat Eijá supone un ejercicio tremendo de fortaleza. Las descripciones de la destrucción del primer templo son escalofriantes. No se trata solo de la destrucción de un edificio, es la destrucción de una nación. Se trata del asesinato de los habitantes de la ciudad, se trata de niños, jóvenes y ancianos muriendo de hambre o heridos de muerte en las calles, se trata de madres comiendo a sus hijos. Leer Meguilat Eijá nos recuerda de manera horrorosa lo que hemos vivido en la Shoah. Cuando leemos Meguilat Eijá solemos creer que el relato de Jeremías es una descripción de lo que él está viendo con sus propios ojos. Sin embargo, el rabino Shai Piron nos ofrece un análisis diferente. En un artículo publicado en el sitio de internet “929” dedicado al estudio bíblico, Shai Piron explica que Meguilat Eijá, lejos de ser una descripción en tiempo presente, fue escrito por el profeta Jeremías diecisiete años antes de la destrucción de Jerusalem. Cita como prueba el capítulo 36 del libro de Jeremías, que comienza estableciendo la fecha de la profecía en el año cuarto del reinado de Joaquim ben Joshiahu, rey de Yehudá. El texto relata que, en esa fecha, el profeta Jeremías recibe una revelación de D´s en la cual se le ordena tomar un pergamino y escribir las palabras que D´s habría de dictarle. D´s justifica su decisión diciendo: “Quizás oiga la casa de Yehudá todo el mal que podría acontecerles y retorne cada uno de su mal camino y yo podría perdonar su maldad y su pecado” (versículo 3). Jeremías le pide a su amanuense, Baruj ben Neria, que escriba lo que él habría de dictarle. El texto no lo aclara pero, dadas las reacciones que genera, es perfectamente plausible que se trate del Libro de las Lamentaciones. Jeremías, quien estaba escondido del rey, pide a Baruj ben Neria que vaya al Templo y lea el texto recién escrito delante del pueblo. Entre las personas que escuchan hay alguien que, al tener acceso a algunos círculos de poder, informa a los príncipes más cercanos al rey, quienes citan a Baruj ben Neria para oír de su boca las palabras del profeta. Leemos en el versículo 16: “Y fue que, al escuchar todas aquellas palabras, cada uno se volvió espantado a su compañero y dijeron a Baruj: sin duda urge contarle al rey todas estas palabras”. Envían, pues, un emisario para hacerlo. El rey lo recibe en su casa de invierno, junto a un brasero que ardía frente a él. Y antes de que el emisario hubiera leído tres o cuatro columnas, el rey rasgó con un cuchillo el pergamino y lo echó al fuego hasta que todo el rollo se consumió (versículo 23). Lo que sucede después es que el rey manda a apresar a Baruj ben Neria y a Jeremías, D´s los protege y vuelve a dictarles el libro que el rey había quemado. Todo el libro de Jeremías, y de hecho todos los libros proféticos, son súplicas de D´s al pueblo instándolo al arrepentimiento. Los profetas piden una conducta ética: cuidar la sociedad, no abandonar a los pobres, a la viuda, al huérfano, al extranjero. Ser correctos, tanto en el comercio como en las relaciones humanas. Abandonar la violencia, no abusar de los más vulnerables. Porque transgredir estos principios no puede más que generar destrucción. A lo largo de todo su libro, Jeremías repite una y otra vez que, si el pueblo no cambia su conducta, la ciudad de Jerusalem será destruida. Pero pensar que el texto de Eijá, con esa descripción tan cruda de lo que habría de suceder, llegó a oídos de quienes tenían el poder político para evitarlo y no lo hicieron, es escalofriante. El rabino Shai Piron hace un análisis sobre este texto diciendo que muchas veces los políticos, aun sabiendo que están llevando a su pueblo a la destrucción, se niegan a modificar sus decisiones cuando hacerlo pone en riesgo su estabilidad en el poder. Pero podríamos encontrar otras enseñanzas. ¿Cuántas veces no escuchamos consejos bien intencionados, palabras que tratan de hacernos el bien? En una hermosa clase, el rabino Ari Sigal nos planteaba que la única manera de escuchar un consejo es tener certeza del cariño y de las buenas intenciones de quien nos lo da. Pero muchas veces, aun sabiendo que el otro quiere nuestro bien, somos como el rey que rompe y quema los consejos porque no los quiere escuchar. Leemos en Levítico 19:17, justo antes de la indicación de amar al prójimo como a uno mismo, la orden de advertir a nuestro hermano cuando vemos que se está equivocando. Esta debe ser una de las mitzvot más difíciles, básicamente porque nunca estaremos seguros de si tenemos derecho a hacerlo, si vamos a quedar mal, si vamos a dañar la relación. Y, sin embargo, cuando vemos a alguien que nos importa cometiendo algún error grave, es bueno recordar que intervenir (con tacto, con delicadeza, con criterio) es nuestra obligación. A su vez, cuando recibimos consejos, cuando alguien nos dice (con ese mismo cariño) que no lo estamos haciendo bien, quizás sea bueno tener presente que está tratando de cumplir con su deber. Y no olvidar las terribles consecuencias de la actitud de Joaquim rey de Yehudá, cuando quema la descripción de lo que sucederá a su reino, una destrucción acerca de la cual no quiere escuchar.

publicado 15 Agosto 2019

Una visión desde la sicología y el judaísmo

“Caras vemos, corazones no sabemos”, reza el refrán, pero en esta era de los smartphones y las aplicaciones, ¿hemos llegado a un punto en que caras no vemos ni corazones sabemos? ¿Se han hecho más o menos llevaderas las relaciones de pareja con las herramientas que pone a disposición la tecnología y el Internet? Porque el mercado de los dispositivos móviles ha puesto a disposición -de quienes buscan pareja o de quienes están en una relación- una serie de aplicaciones que pueden resultar muy útiles para conocer a alguien o bien para mantener una comunicación constante y fluida con el amado o la amada. Sin embargo, estas mismas “apps” hacen que nos veamos cada vez más en las pantallas que cara a cara. No queremos ser pesimistas. En este Tu BeAv, el “Día del Amor” en el calendario judío, queremos invitar a nuestros lectores a reflexionar sobre cómo se viven las relaciones de pareja en un mundo mediado por le tecnología. Para eso conversamos con Gisela Fischman (www.giselafischman. cl), sicóloga individual y de parejas, para saber como se aviva la llama del amor en esta sociedad 2.0. Estamos en una era en que interactuar con una persona o conocer a alguien parece más fácil, con las apps de citas, el whatsapp, las redes sociales, y sin embargo parece que no es más sencillo que antes encontrar o alimentar una relación de pareja. ¿Qué pasa con el amor en estos tiempos? -¡Oy vei! ¿Te imaginas si hubiera una receta para encontrar pareja? ¿O para enamorarse? Creo que para conocerse hay muchas vías: el azar, el shidaj, frecuentar los mismos círculos académicos, sociales o laborales, las vacaciones. Sin embargo, la gente suele moverse en entornos limitados, y más aún en nuestra comunidad. Entonces, las redes virtuales permiten que el campo de acción se amplíe. Ya no se trata del amigo del amigo o del conocido de mi hermana, sino de alguien al cual no podría acceder de no ser por éstas aunque, por lo mismo, el contacto puede ser más impersonal. Pero las redes son sólo herramientas y depende de cómo se usen. Sirven para un primer approach, pero nada reemplaza la presencia física. El cuerpo es esencial para la intimidad. Ahora, en el ámbito comunitario, pienso que aún hay mucho por hacer para generar más espacios de encuentro, pero la gente tiene temor a la exposición. Es un desafío pendiente. Por otra parte, la vorágine del día a día afecta directamente las relaciones amorosas. Como especialista, ¿qué recomiendas para sobreponerse a todos los elementos cotidianos, o bien, cómo se puede vivir con ellos sin perder el amor de pareja en el intento? -Si bien la convivencia sirve para conocerse mejor, conocerse demasiado puede resultar poco seductor después de un tiempo, porque gran parte del interés sexual tiene que ver con el misterio que el otro representa para mí. El desafío de las parejas es regular las distancias emocionales: ni demasiado pegoteados ni demasiado alejados. Ahora, para la intimidad se requiere de tiempo, espacio, ganas y dedicación. Cualquiera de estas variables que falte, complica las cosas. El tiempo y el espacio hay que hacérselos porque, con los años, es la práctica la que genera el deseo y no al revés. Muchas veces, esperar espontaneidad es poco realista. Hay que planificarse como en el pololeo: prometerse una cita en la noche (aunque sea en la cama de siempre), enviarse un mensaje durante el día, en suma, generar expectación, seducirse, fantasear. Decirle basta al fast sex, tipo Mc Donald ´s, y probar el sexo gourmet, con un buffet variado y más rico. No hacen falta actos heroicos ni grandiosos, el amor y el deseo se alimentan de pequeños gestos cotidianos que introduzcan novedad.

publicado 15 Agosto 2019

Un mundo para construir

En estos días se cumplen dos años de haber comenzado mi tarea como director ejecutivo de Masorti Olami y Mercaz Olami. Muchas veces en el encuentro con amigos, miembros de las comunidades suelen preguntarme que tiene de especial esta función. A todos ellos sin excepción mi repuesta es: la posibilidad de conocer en profundidad el mundo judío, que es realmente fascinante y único.En estos dos años he recorrido las comunidades Masortiot de Europa, Latinoamérica, Africa y Australia y en todas ellas he descubierto un gran amor por el judaísmo, por el Estado de Israel y por el movimiento Masorti. Cada una de ellas es una fuente de inspiración y de orgullo. De cada una de ella podemos aprender como el judaísmo se puede vivir de manera intensa, completa en diferentes idiomas, contextos y culturas. A todas ellas mi agradecimiento por la recepción y por la sociedad con el movimiento Masorti. Durante el mes de Av, nos toca vicenciar Tisha beAv, la fecha que concentra en la tradición judía una serie de eventos históricos de nuestro pueblo que simbolizan el duelo y la perdida. Jazal (los sabios de bendita memoria) tomaron la experiencia y la convirtieron en una advertencia acerca de cómo debemos vivir como sociedad y como pueblo. Sin duda la destrucción de los dos templos de Jerusalem (el primero en el año 586 a.e.c. en manos de los babilonios y el segundo en el año 70 e.c. en manos de los romanos) es un trauma en la memoria nacional y religiosa del pueblo judío y al respecto esta escrito en el Talmud en el tratado de Ioma 9b. “Por qué se destruyó el primer templo? Por tres razones: la adoración de ídolos, las relaciones sexuales prohibidas y el derramamiento de sangre. Sin embargo, considerando que las personas durante el período del Segundo Templo se dedicaron al estudio de la Torá, la observancia de las mitzvot y los actos de bondad, y no realizaron los actos pecaminosos que se realizaron en el Primer Templo, ¿por qué se destruyó el Segundo Templo? Fue destruido debido al hecho de que hubo odio sin sentido durante ese período. Esto viene a enseñar que el pecado de odio sin sentido es equivalente a las tres transgresiones graves: la adoración de ídolos, las relaciones sexuales prohibidas y el derramamiento de sangre.” Los rabinos del Talmud nos advierten en forma contundente acerca del odio gratuito y su poder de destrucción, su poder es equivalente a prohibiciones y transgresiones de alto impacto moral en la tradición judía. Al mismo tiempo agregan que cumplir la Torá, los preceptos (mitzvot) y la ayuda al prójimo no son suficientes para sostener una sociedad, si ellos no se realizan basados en el amor al prójimo. Ninguna mitzva tiene valor, ninguna ayuda al prójimo vale y la Torá no alcanza cuando todo está basado en el odio gratuito. ¿Entonces como construimos un mundo distinto? En primer lugar, recordar que nuestra tradición nos advierte que la mayor responsabilidad es la de los líderes que deben propugnar y trabajar para construir un mundo mejor, más justo, que este basado en un vínculo positivo y de respeto entre los seres humanos. Un mundo que promueva la solidaridad y la igualdad entre los seres humanos. Vemos como todavía, distintos líderes del mundo hablan promoviendo el odio y la violencia. Lo que me genera esperanza y una sensación de bienestar es cuando veo o leo acerca de las actividades de Tikun Olam que nuestro movimiento Juvenil Noam realiza en cada uno de los 17 países en los que activa, cuando recorro cada una de la Comunidades Masortiot alrededor del mundo que contribuyen con actividades que muestran un gran amor por la Tora y un alto compromiso social cotidiano. Tisha beAv es una advertencia acerca de cómo debemos construir un mundo diferente, desterrando la violencia, la discriminación y el odio gratuito que tienen un poder destructivo sin límites. ¡No alcanza con ayunar en Tisha beAv! los invito a ser activos, comprometidos en nuestras comunidades, en nuestros proyectos, hay todo un mundo para construir, tenemos un increíble programa: la Tora y un gran medio nuestro movimiento. Sigamos construyendo un mundo donde el amor gratuito entre los hombres basado en el amor por la Tora nos permita asegurar un futuro mejor para nuestros descendientes. Rabino Mauricio Balter Director Ejecutivo Masorti Olami y Mercaz Olami

Instan a la FIFA a garantizar que hinchas israelíes puedan ir a ver el Mundial

Con miras al Mundial de fútbol de 2022, la organización judía internacional StandWithUs alertó, en un comunicado, que «Israel no está incluido en la lista de casi 250 nacionalidades y territorios elegibles para una visa de ingreso» al país organizador, ya que «como la mayoría de los Estados árabes (con la excepción de Egipto y Jordania, que tienen tratados de paz) Qatar no (lo) reconoce y prohíbe la entrada» de sus ciudadanos. Por ello, la entidad «insta al Comité de Ética de la FIFA (sigla en francés de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol) a investigar y juzgar la conducta del Gobierno en este asunto, para garantizar que todos los fanáticos puedan participar en la Copa». «Si se permite a Qatar prohibirles la entrada a los hinchas israelíes, ello se reflejará negativamente» en la imagen de un ente rector que «ha hecho de la inclusión un principal sello distintivo de su espíritu», advirtió el director y cofundador de StandWithUs, Roz Rothstein. El artículo 22° del Código de Ética de la FIFA prohíbe expresamente «ofender la dignidad o integridad de un país, persona privada o grupo de individuos a través de palabras o acciones despectivas, discriminatorias o denigratorias por motivos de raza, color de piel, etnicidad, nacionalidad, origen social, sexo, discapacidad, idioma, religión, opinión política o de cualquier otro tipo, capacidad económica, nacimiento, estado, orientación sexual o cualquier otra razón».

El vínculo judío y sionista con el Mago de Oz

Se cumplieron 80 años del estreno de la película El Mago de Oz, un clásico que traspasó las pantallas del cine, y el director Eyal Boers conversó con Ynet sobre el vínculo entre esa historia de fantasía con el contexto del judaísmo en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. Harold Arlene y Yep Harburg son dos compositores mundialmente reconocidos por la musicalización de la película y especialmente por la canción “Over the Rainbow” (tras el arcoíris), a criterio de Boers el principal nexo entre El Mago de Oz, el judaísmo y el sionismo. Arlene y Harburg eran judíos, inmigrantes de ultraortodoxos de Europa del Este y hablaban idish, por lo que Boers elaboró una teoría alrededor de esos orígenes: “La tierra más allá del arco puede no ser la tierra de Oz, sino la tierra de Israel a la que los judíos europeos de esa época querían escapar”, afirmó en relación a un momento histórico en el que todavía no se había iniciado la etapa más sangrienta del Holocausto, pero sí comenzaban a cerrarse las fronteras y las posibilidades para el judaísmo europeo. Además, Bours destacó que 124 personas enanas participaron del film, y que la mayoría de ellos eran inmigrantes austríacos y alemanes que llegaron a Estados Unidos después de la Primera Guerra Mundial. “Si se hubieran quedado allá probablemente los hubieran ejecutado, así que indirectamente la película, producida por tres judíos, salvó a 124 personas del holocausto”, analizó al respecto.

Trump dice que canceló las conversaciones de paz con los talibanes

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el sábado que canceló las conversaciones de paz con los líderes talibanes de Afganistán después de que el grupo insurgente dijo que estaba detrás de un ataque en Kabul que mató a un soldado estadounidense y a otras 11 personas. “Si no pueden aceptar un alto el fuego durante estas conversaciones de paz muy importantes, e incluso matarían a 12 personas inocentes, entonces probablemente no tengan el poder de negociar un acuerdo significativo de todos modos”, dijo Trump en Twitter, diciendo que había estado planeando para reunirse con los líderes talibanes el domingo. “Sin que lo supieran casi todos, los principales líderes talibanes y, por separado, el presidente de Afganistán, se reunirían conmigo en secreto en Camp David el domingo”, dijo Trump en un tuit. “Desafortunadamente, para construir una influencia falsa, admitieron un ataque en Kabul que mató a uno de nuestros grandes grandes soldados y a otras 11 personas. Inmediatamente cancelé la reunión y suspendí las negociaciones de paz”. Kabul se ha visto afectado por un aumento de la violencia mortal incluso después de que Estados Unidos y los insurgentes llegaron a un acuerdo “en principio” que vería a Estados Unidos retirar miles de tropas de Afganistán a cambio de varias promesas de seguridad talibanes.

La “técnica única” que preservó uno de los Rollos del Mar Muerto más extensos

El documento más extenso de los milenarios Rollos del Mar Muerto y uno de los mejor conservados preservó su calidad por la “técnica excepcional” con la que se produjo y una variedad de sales y minerales atípicos que lo hacen único y cuestionan su procedencia original. Según reveló un estudio publicado en la revista Science Advances, el Rollo del Templo, de ocho metros, que destaca por su forma, color y texto más bien limpios en comparación al resto de pergaminos, tiene una “delgadez y brillante coloración marfil” que lo hace “excepcional”. “Su superficie está cubierta con una capa de minerales cuyos ingredientes exactos son atípicos de la región del Mar Muerto”, uno de los elementos que justifican su “alta calidad”, cuenta Jonathan Ben-Tov, profesor de la Universidad de Haifa y experto en estos manuscritos compuestos de ocho rollos, descubiertos por beduinos en 1947 en las cuevas de Qumrán, en las orillas del mar. El artículo, firmado por investigadores del Instituto Weizmann de Ciencias de Israel, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), la Universidad de Harvard y otros centros de investigación alemanes, remarca que el pergamino “tiene una estructura en capas formado por una base de material de colágeno y una capa inorgánica atípica”.

“Con el calentamiento global el pronóstico es más difícil porque todo es más extremo”

Desde hace casi dos años los pronósticos del TvTiempo, de TVN, tienen un rostro familiar para la comunidad. Se trata de la meteoróloga Yael Szewkis Zilberberg, quien luego de trabajar cuatro años en la Dirección Meteorológica, dependiente de la Dirección General de Aeronáutica Civil, participó de un casting y se integró al equipo del canal estatal. Sobre la experiencia del trabajo en televisión, la precisión de los pronósticos meteorológicos y los cambios climáticos a consecuencia del calentamiento global, conversó con La Palabra Israelita. ¿En qué consiste tu trabajo en TvTiempo, en TVN? -Mi trabajo consiste en hacer el pronóstico del tiempo para el TvTiempo. Independiente de quien lo conduzca, el pronóstico que sale al aire es el que hago yo. En general mi trabajo es detrás de cámara, sin embargo hay veces que me toca conducir el TvTiempo y salir en vivo cuando hay algún fenómeno meteorológico importante. ¿Cómo llegaste a trabajar en televisión? ¿Cómo ha sido la experiencia hasta ahora? -Entré a TVN porque me invitaron a participar de un casting, ya que necesitaban un meteorólogo más. La experiencia ha sido increíble, me gusta mucho lo que hago y además estoy gratamente sorprendida de la buena onda de la gente del canal con la que trabajo. ¿Cómo es trabajar con Iván Torres, que ya es un ícono en el Tiempo de TVN? -Con Iván nos llevamos excelente. Él trabaja por las mañanas y yo por las tardes, así que no nos vemos siempre, pero sí conversamos los pronósticos para que siempre sean de una sola línea. Es una persona muy divertida, aunque en la tele se vea más serio es muy chistoso. Ha sido un siete conmigo y le tengo mucho cariño. Siempre “suben al columpio” a los metereólogos en televisión porque “no aciertan” con los pronósticos o bien se producen cambios que hacen que el tiempo sea distinto a lo que anunciaron. ¿Con qué precisión pueden pronosticar el tiempo y con qué anticipación? -La meteorología no es una ciencia exacta y las condiciones cambian mucho y de forma muy rápida. Por eso puede ocurrir que el pronóstico a veces no sea lo que esperábamos. Pero los aciertos superan el 90%. Los pronósticos más certeros son a cinco días, como mucho una semana. Más allá de eso, tienen mucho margen de error y por eso siempre tratamos de evitar responder cuando nos preguntan qué va a pasar a más largo plazo, porque es incierto y los pronósticos pueden variar mucho. Pasa mucho que la gente alega sobre el pronóstico sin haber visto el pronóstico que anunciamos. O a veces las personas se basan en el pronóstico del celular que no tienen ningún análisis por detrás. ¿Y cuánto afecta el cambio climático en estos cambios en el tiempo? -Con el calentamiento global el pronóstico es más difícil porque todo es más extremo: las lluvias son más fuertes o precipita donde no debiese, como lo que ha pasado en el Norte. Hay sequías, las temperaturas son mucho más altas en verano. Hemos llegado a temperaturas impensables para Santiago, con un récord de sobre los 38 grados, y a 32° en Porvenir. Ha sido muy extremo.

Democráticos y confiables, pero con tareas pendientes a nivel local

Estamos ad portas de las Fiesta Patrias, que este año –además- vienen con un feriado tamaño XL. Y mientras llega el tiempo de celebrar nuestra chilenidad, quisimos conversar con expertos del mundo de los vinos para conocer cuáles son las preferencias de chilenos y extranjeros a la hora de elegir el mosto nacional. Pero primero, algunas cifras sobre la industria del vino en el país. Chile es el cuarto país exportador de vinos a nivel mundial. Tiene 212.000 hectáreas de vides. 70,2% de las uvas producidas por Chile son destinadas a vino, y un 26% a uvas de mesa; el resto (3,9%) se destina a uvas pasas. China, Inglaterra, Estados Unidos y Brasil, son algunos de los principales mercados a los que se exporta el vino nacional. Felipe Kaumann, de JJ Importadora, que comercializa vinos de todo el mundo -chileno, francés, español, portugués, alemán y norteamericano, entre otros- en Chile y Brasil, comenta que el vino nacional es conocido en el mundo “como un Volkswagen Golf. Es un vino confiable, que puede agradar a todos, que entrega satisfacción y alegría, y se puede maridar con prácticamente todas las comidas”. Es –además- un vino económico, de USD $ 10 o $ 12 la botella, y es difícil vender a un precio más caro que ese. Y agrega: “Hoy en día la gente espera de un vino chileno que sea fácil de tomar, que sea agradable”. Por su parte, Sven Bruchfeld, de Polkura Wines, da cuenta de cómo el vino ha posicionado la marca “Chile” en el mundo. “Chile está firmemente establecido como un actor clave en la escena vitivinícola mundial. En la mayoría de las tiendas de vino del mundo hay una sección “Chile” y no es raro ver banderitas chilenas o mapas con la ubicación de los viñedos. A uno se le hincha un poco el pecho. Definitivamente no hay ningún otro producto chileno que pueda ostentar algo así. El vino chileno es “el” embajador de Chile en términos de imagen país. Si bien el salmón o la fruta también tienen su espacio, no hay como el vino en ese sentido”. Sin embargo, el enólogo coincide con Kaufmann en el diagnóstico de que “Chile fue y sigue siendo “Bueno, bonito y barato”. “Cheap and cheerful”. Buena relación precio calidad. Desde el punto de vista comercial eso no es necesariamente una mala cosa, pero limita. Argentina en ese sentido lo ha hecho diferente, promocionando afuera especialmente los vinos de mayor valor. No es raro llegar a una tienda a ofrecer vinos chilenos relativamente caros y que te respondan que para vino chileno el cliente busca un menor precio. “Rico tu vino pero demasiado caro para Chile”. Eso independiente de la calidad que es reconocidamente de nivel mundial”. Kaufmann afirma que, en términos de preferencias, los vinos chilenos que son preferidos en el extranjero son “el Carmenere y también el Cabernet Sauvignon, con su carga de pimentón, que la gente puede compartir en una cena y no gastar tanto”. Para Bruchfeld, de Polkura, no es tan fácil determinar una preferencia. “Yo no sé realmente si existe un vino preferido de chilenos o extranjeros, pero cerca del 30% del viñedo chileno es Cabernet Sauvignon. Si ese número se ha mantenido es porque se trata de nuestra cepa más exitosa. El Syrah o El Carmenere no alcanzan el 10% cada uno”, señala. Y eso que la viña de la que es socio fundador –y que actualmente produce del orden de 100.000 botellas al año- se ha especializado en Syrah. “Soy fanático del Syrah. Tuve la suerte de trabajar con Syrah desde que llegó a Chile y luego en Australia y Francia me tocó también ver la cepa con otros ojos. Lo bonito del vino es que no hay una sola preferencia. Si bien existen tendencias, hay una audiencia para todo. Es uno de los productos más democráticos en ese sentido”. No obstante, es crítico de los hábitos de consumo que hay en Chile: “Mucha Coca Cola en las mesas y poco vino. En Chile el consumo per cápita es de 14 litros al año. De todos los países productores de vino, es por lejos la cifra más baja. En Chile se toman vinos baratos, sin ser necesariamente el motivo los eventuales problemas de poder adquisitivo. La mayoría de gente cree que un vino de $ 7.000 es caro y siente que no vale la pena pagar más. Pero al mismo tiempo gastan mucho en otros bienes. Nada de malo con eso. La responsabilidad es nuestra. Es nuestra labor educar el paladar”.

La primera pareja judía en Chile

Si bien fue Rodrigo de Orgoñoz el primer converso llegado al país en 1535 junto a las tropas de Diego de Almagro, la primera pareja de judíos conversos compuesta por el doctor Henríquez de Fonseca y Leonor de Andrade, lo hizo un siglo más tarde. Por lo que la hija de ambos, nacida hacia fines de 1665, se convirtió en el primer descendiente de padre y madre judíos conocido en Chile. El doctor Henríquez de Fonseca, quien obtuvo su título profesional en España, apenas llegó a Santiago adquirió un terreno con casa donde vivir. Efectuó la compra un 7 de junio de 1665 pero meses más tarde, un 3 de enero 1666, procedió a venderlo. En el documento de traspaso cometió la imprudencia de firmar con su verdadero nombre – Doctor don Rodrigo Henríquez o Dr. Rodrigo Henríquez Sotelo, Médico- lo que facilitó su identificación por el comisario del Santo Oficio que lo detuvo por orden de la Inquisición. Lo llevaron a Lima junto a su hermano y esposa donde cumplió una condena de dos años de cárcel. Tras recibir tormentos por parte de sus opresores, confesó la práctica de costumbres judaicas tanto en España como en el Nuevo Mundo. La cárcel y el destierro perpetuos, su final, sentencia dada a conocer en Auto Público en la Plaza Mayor de Lima. La hija de la pareja , en tanto , “ se entregó a su madre después que salió fenecida su causa” y el hermano de Henríquez de Fonseca una vez que hubo confesado ser “observante de la Ley de Moisés”, y tal como lo expresan los Inquisidores de Lima en una carta despachada al Consejo de Madrid, “se mató a si mesmo con la sangría”, según consigna el investigador Gunther Böhm en su estudio sobre los Cripto-Judíos y Judeo-Conversos en los Tiempos de la Inquisición en Chile.

La deslumbrante y trágica historia del espía Eli Cohen

Corrían los primeros años de la década del ’60, cuando Eliahu Cohen, un funcionario administrativo de la tienda por departamentos Mashbir, originario de Egipto y residente de Bat Yam, era convocado por el Mossad para infiltrarse como espía israelí en Siria. Cohen, que llegaría a ser Viceministro de Defensa sirio, llevando adelante la misión de espionaje más osada en la historia de Israel. Terminó sus días de manera trágica, siendo descubierto y desenmascarado por agentes del Gobierno de Siria. La deslumbrante historia de su preparación y desempeño como agente de inteligencia es magistralmente reflejada en la serie recién estrenada por Netflix, titulada “El espía” y protagonizada por el célebre actor inglés -especialmente conocido por su trayectoria en comedia- Sasha Barón Cohen. En ella, también se recoge el enorme costo personal y familiar que tuvo que asumir, teniendo que mentir a su esposa y familia para resguardar la confidencialidad de su misión. Barón Cohen, que se aleja de su trayectoria en el humor para encarnar al espía israelí más grande de todos los tiempos logra una interpretación notable, creíble y muy humana de un judío israelí misrají que -como se deja traslucir al comienzo de los seis capítulos que componen la producción televisiva- que ante todo quería ser un orgullo para su país y para su familia. Eli Cohen fue fundamental para la inteligencia militar en la década del ’60, consiguiendo -gracias a la información que obtuvo en su misión encubierta- frustrar ataques militares sirios y actividad terrorista pro palestina contra Israel. Fue tal el valor de su información, como se destaca al final de la serie el “El Espía”, que gracias a ella Israel pudo conquistar los Altos del Golán en la Guerra de los Seis Días de 1967. Cohen -quien en Siria utilizaba la identidad de Kamel Amin Thaabet- fue descubierto por agentes de Gobierno sirio, quienes sospechaban de la existencia de espías en el país. Juzgado por alta traición, fue condenado a muerte y ejecutado en la plaza central de Damasco, donde su cuerpo colgó durante seis horas a la vista de todo el mundo. Sus restos nunca fueron devueltos a su familia en Israel. La serie “El espía” es obra y arte del gigante de las series de TV israelíes, Gideon Raff, guionista de “Hatufim” (Israel, 2009) y de su versión norteamericana, “Homeland” (Estados Unidos, 2011), quien en esta oportunidad escribe, produce y dirige. Raff había estrenado unas pocas semanas antes, en la misma plataforma de streaming, la película “Operación hermanos” (2019) que narra la historia de un resort en el Mar Rojo que se utiliza de pantalla para llevar a Israel a judíos etíopes.

Apertura de postulaciones al Coro Voces de Israel

El Coro “Voces de Israel” invita a todos los amantes de la música que quieran ser parte de su formación a postular para integrarse a la agrupación. Se buscan contraltos, bajos, tenores y otros, con o sin experiencia previa. Sólo hace falta tener buen oído musical. Fundado oficialmente el 24 de julio de 2007, el coro nace como herencia del “Coro Carmel”, conjunto vastamente conocido en el medio coral chileno por su dedicación a estudiar y ejecutar principalmente la música de origen judío o relacionada, tanto docta (religiosa y profana) como de carácter popular y folclórico, interpretando temas en hebreo, yidish, castellano y ladino. Junto con ello, cantan además temas del repertorio universal. Aunque los integrantes solamente son aficionados del canto coral, han logrado convertirse en uno de los principales referentes de la música y la cultura judía en general. Para postulaciones y mayor información, comunicarse con Susy Priever, al teléfono +569-96992097.