publicado hace dos días

Nuevas soluciones, mismos humanos

Hemos leído, escuchado, visto y pensado de todo en estos últimos días. El mundo entero está frente a uno de sus colapsos más evidentes desde hace mucho tiempo, y se hace cada minuto más inminente la necesidad de replantearnos cómo hemos llevado adelante nuestra manera de vivir y convivir como humanidad. Lo primero que amerita analizarse es cómo debemos enfrentar este desafío llamado COVID19. Para esto, creo que la reciente columna de Yuval Harari en el Financial Times da en el clavo respecto a las dos tensiones que tenemos a nivel mundial. Primero, relacionado a desde donde se enfrenta una crisis de esta naturaleza: desde el control puramente del Estado, tipo “Gran hermano”, o -por otro lado- desde potenciar el “civic engagement” y las posibilidades que nos dan las democracias en estos escenarios. Y segundo, tenemos el dilema las relaciones internacionales: colaboración global o aislamiento de cada país. Frente a estos dos dilemas, creo que aparece como evidente que ninguna postura radical sirve, ya que hay tantos factores nuevos en esta emergencia y sencillamente no controlamos varios, que extremar posiciones no parece prudente. En cambio, sí parece interesante que, dado el “experimento global” del cual todos estamos siendo parte, se abren múltiples y exponenciales espacios de innovación en todos los ámbitos de la vida humana, lo cual implica estar abierto a todas las posibilidad de como ir enfrentando el Coronavirus. Si es que algo bueno puede traer una emergencia sanitaria de estas magnitudes, es que nos obliga a romper muchísimos paradigmas que -sin una crisis de este tamaño- nos habríamos demorado años en romper. La implementación de la transformación digital del Estado, la masificación de la economía circular, la instalación del teletrabajo como estándar, la generación de nuevos modelos de logística y colaboración entre grande y pequeñas empresas, el establecimiento de nuevos modelos de educación, entre muchos otros. Pero quizás los que más van a sufrir cambios radicales son nuestros sistemas de salud, que claramente no están preparados para un enemigo de este nivel. Emociona ver como innovaciones locales, como la mascarilla con cobre que se imprime en 3D, se viralizan por el planeta, y este no será un caso aislado, es la punta del iceberg de un fenómeno extraordinario de desmonetización y democratización del conocimiento con fines públicos. Finalmente, si nos vamos al plano de lo que viene después de punto clímax de esta bien llamada “tormenta perfecta”, es como preguntarnos qué mundo queremos construir hacia adelante, qué tipo de sociedades emergerán, cómo serán las relaciones personales y profesionales, y -por sobre todas las cosas- qué habremos aprendido. En esa mirada de mediano y largo plazo, seguramente este virus nos habrá cambiado la manera de entender las cosas y, por ende, la manera de hacer. Y eso es lo que -profundamente- implica la innovación: más allá del tipo de soluciones que emerjan, tener la voluntad de mirar el mundo con un lente distinto, desafiando los status quo. Es claro para mí que ese “nuevo mundo” que nacerá cuando pase la pandemia, será un mundo donde tendremos que mirar con mayor coraje los desafíos estructurales que tenemos: Cambio climático, envejecimiento de la población, automatización y pérdida de empleos, entre los más relevantes. El pueblo judío sabe mucho de desafíos, crisis, guerras y caos. Es por eso que, como comunidad, debemos ser pioneros y sentirnos responsables de innovar en la construcción de ese futuro que se está generando todos los días, donde la combinación entre la ciencia y la solidaridad serán claves. Seamos responsables, seamos audaces y, por sobre todas, las cosas seamos muy humanos al enfrentar lo que viene.

publicado hace 9 días

Los más fuertes del Este ayudan a los más débiles del Oeste

China no es uno de los países que normalmente queramos tomar como ejemplo a seguir. No al menos desde un punto de vista de la defensa de los Derechos Humanos y las libertades. Menos en este momento, cuando miramos las noticias en la TV y no sabemos si vemos el reporte diario o si este año adelantaron la programación del Príncipe de Egipto. ¡Y pensar que todo este caos del coronavirus se debe a que uno de sus ciudadanos se empinó un platito con sopa de murciélago! Spoiler: el murciélago no es kosher. Entre todo el volumen de noticias e información, me gustaría relevar uno en particular que en las últimas semanas se ha desarrollado de manera bastante silenciosa. Algunos hablarán de una acción de relaciones internacionales, otros dirán que es de responsabilidad global y, para unos pocos, un blanqueamiento de imagen. De acuerdo a la Ley de Respuesta ante Emergencias de China, 10 de las provincias desarrolladas del Este están a cargo de asistir a 10 provincias y regiones autónomas del Oeste, donde viven las minorías étnicas y los sectores más pobres del país. Así, por ejemplo, Beijing asiste a la Región Autónoma de Mongolia Interior, Fujian asiste a Ningxia y a Dalián, o Tianjín asiste a Gansu. Lo interesante de este modelo es que China, una vez que vio que la curva de desarrollo del coronavirus dentro de sus fronteras estaba disminuyendo, ofreció ayuda con médicos e insumos inmediatamente a los vecinos y socios internacionales que en otras oportunidades les han tendido una mano. Un grupo de médicos de la provincia de Sichuán es el encargado de llevar las lecciones aprendidas hasta Italia junto a medicinas y hasta hospitales de campaña, mientras otro grupo de Shanghai trabaja en Irán. Anteriormente, Italia envió grupos de ayuda humanitaria y reconstrucción a Sichuán luego del terremoto de 2008, que dejó más de 69 mil muertos; de la misma forma, Irán -bueno, Irán- recibe ayuda porque hoy la necesita con suma urgencia. Pésaj es una de las fiestas de nuestro calendario que nos reúne para reflexionar sobre la inmediatez, sobre la urgencia y sobre el actuar sin meditar cuando nuestro pueblo estuvo en peligro. Algo que une la respuesta de China con la que se espera de los judíos es la preocupación para que todos salgamos de esta situación, sin importar nuestras diferencias: la solidaridad y el altruismo. La copa que dejamos junto a la puerta de calle abierta simboliza justamente eso: con ella esperamos que el profeta Eliahu se una a nuestra salida de Egipto en nuestra mesa. Por eso, de la misma manera en que nos preocupamos del bienestar general de nuestro Pueblo, y de manera idéntica a como le abrimos la puerta a quien lo necesita, esta víspera de Pésaj reflexionemos sobre los hábitos y rutinas que debemos cambiar, no sólo por nuestra propia salud, sino también por la de aquellos que nos rodean. Para que todos podamos salir de esta ‘plaga’ juntos y sanos. A nivel personal, aumente la frecuencia del lavado de las manos, no sólo antes de comer o después de usar el baño, evite salir de su casa, hágalo sólo en caso de emergencia, para comprar comida o medicamentos; evite acercarse a ancianos y enfermos crónicos, incluso si usted se siente sano no sabe si pudiera ser portador del virus y accidentalmente contagiar a otros; evite riesgos de accidentes domésticos, e incluso la gripe común, que pudieran hacerle visitar las salas de urgencia. Debemos descomprimir el sistema sanitario. Y a nivel social, fíjese si en su edificio o barrio hay ancianos o enfermos que necesiten comida o medicamentos, y voluntarícese para asistirlos; llame por teléfono a sus abuelos o a aquellos que están en aislamiento para que no se sientan tan solos; libere su conexión de Wifi en las tardes, después de trabajar, para que sus vecinos mayores también puedan comunicarse con sus seres queridos. Así, tomemos el ejemplo de China, y “los más fuertes del Este” cuidémonos y ayudemos a “los más débiles del Oeste” para que todos salgamos de esta crisis juntos y fortalecidos.

publicado hace 17 días

“Soy de la Generación Igualdad: Por los derechos de las mujeres”

Resulta muy sugerente la invitación procedente desde Naciones Unidas para conmemorar este 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer. Bajo el lema “Soy de la Generación Igualdad: Por los derechos de las mujeres”, se busca impulsar una campaña multigeneracional para conmemorar el 25 aniversario de la Declaración de Beijing y la Plataforma de Acción adoptada en 1995 en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer. Dicha Plataforma de Acción es reconocida como “la hoja de ruta más progresiva para el empoderamiento de las mujeres y las niñas en todas partes del mundo”. Se suman además este año significativos hitos: el vigésimo aniversario de la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre “Mujeres, Paz y Seguridad” y el décimo aniversario de la creación de ONU Mujeres. Los acontecimientos que han tenido lugar en los últimos años, así como la emergencia de movimientos de denuncia del abuso y del acoso sexual en diferentes países, han relevado la demanda por mayor igualdad de género. Estas demandas han adquirido una dimensión global impensada tan solo unos pocos años atrás. Es así como son cada vez más enérgicas las voces por el reconocimiento de los derechos de las mujeres en materias tales como la corresponsabilidad y los trabajos de cuidado – usualmente no remunerados - cuya carga suele recaer en las mujeres. Estos aspectos que siguen siendo la base fundacional de muchas sociedades, establecen estructuras discriminatorias que terminan impactando en el bienestar general de las personas y la consecuente cohesión social. Tan emblemática fecha, como sabemos, fue instalada como una forma de rendir un homenaje a todas las mujeres en su condición de trabajadoras. Es por ello, que sigue siendo de absoluta necesidad darle prioridad a las condiciones laborales que viven las mujeres en todo el mundo, caracterizadas por un menor acceso al trabajo remunerado y a los lugares de toma de decisiones empresariales, así como a la desigualdad de remuneraciones que se expresa en la brecha salarial. La Organización Internacional del Trabajo (OIT), en su último informe de perspectivas sociales y del empleo en el mundo, indica como uno de los cuatro desafíos para el año 2020, la desigualdad en el acceso al trabajo, ya que la tasa de participación de la mujer en la fuerza laboral es de solo el 47% mientras que la del hombre es 74%. Agrega el informe que “los estereotipos de género que hacen hincapié en el papel de la mujer como principal cuidadora y en el hombre como principal sostén de la familia, siguen profundamente arraigados en algunas regiones”. La igualdad de género enfrenta además otro gran desafío: la incorporación plena de las mujeres a la revolución digital por medio, entre otras vías, de su incorporación profesional al estudio de carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). En muchas partes del mundo se despliegan múltiples esfuerzos para que niñas, jóvenes y mujeres se motiven, culminen y continúen carreras y estudios vinculados a estas disciplinas, así como por la creciente visibilización de mujeres pioneras en dichos campos que actúen como modelos de inspiración y acción para incorporarse a un ámbito donde las mejores remuneraciones permiten una reducción relativa de la brecha salarial de género. Sin embargo, se requiere al mismo tiempo romper con las barreras y discriminaciones. Es probable que se pueda incrementar el número de mujeres que estudian carreras STEM y que se sientan empoderadas, pero, si no se cambia al mismo tiempo la estructura laboral, se encontrarán con los mismos obstáculos que enfrentan actualmente. Lo anterior es particularmente relevante en el contexto de los desafíos que impone el futuro del trabajo, considerando que fenómenos tales como la automatización, según lo evidencian sendos estudios, impactará particularmente a las mujeres, a pesar de contar con las competencias y habilidades necesarias para enfrentar los retos de mundo del trabajo del S.XXI. El 25 aniversario de la Declaración de Beijing y las significativas fechas que celebramos este año, ofrecen un escenario para una reflexión honesta y profunda sobre la igualdad de género. Junto con reconocer los avances, es importante no perder de vista los obstáculos que para ello se levantan desde distintos ámbitos, tanto en materia cultural como normativa y, sobre todo, entender que el trabajo por la igualdad de género no se logra sin, por un lado, una evaluación permanente que permita la retroalimentación y la corrección y, por otro una necesaria coordinación entre los agentes involucrados en el desafío que se desprende de que la tarea por la igualdad es compleja y multidimensional. Lo anterior, lo hemos constatado en terreno desde el trabajo que venimos haciendo en WIZO por el mejoramiento del estatus de la mujer, tanto en Israel como en los distintos lugares donde existe una federación de nuestra organización, para no permitir que se abra la puerta para retrocesos en conquistas que no podemos darnos el lujo de perder.

publicado 30 Enero 2020

Presidente Comunidad Judía de Chile

Cuando en 2005 la Asamblea General de las Naciones Unidas, designó al día 27 de enero como Día Internacional de Recordación de las Víctimas del Holocausto, estableció el imperativo ético y moral para todas las naciones del mundo de luchar contra el antisemitismo, el racismo y toda forma de intolerancia. El día no fue escogido al azar, sino que un 27 de enero de 1945, las tropas soviéticas lograron liberar el campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau. Hoy se conmemoran 75 años de esa fecha histórica, significativa y conmovedora, que abrió una puerta de esperanza en medio de las horas más oscuras de la humanidad. Recordar es un deber porque con memoria construimos futuro, y perpetuar la memoria permite asegurar ese mismo futuro. En este Día Internacional se honra a los más de 15 millones de hombres, mujeres, ancianos, jóvenes y niños asesinados, porque no sólo fueron 6 millones de judíos masacrados, sino también millones de gitanos, minorías sexuales, discapacitados, entre muchos otros considerados en aquel entonces una lacra para el régimen nazi. Por todos ellos es que este dolor es histórico y universal. Quienes sobrevivieron al Holocausto y dedicaron su vida a transmitir los horrores vividos, nos recuerdan que es en los jardines más oscuros donde se siembran las semillas más brillantes de la esperanza. Como país no podemos estar ausente del debate mundial en torno al aumento de los actos de odio, discriminación y el resurgimiento del antisemitismo. Si queremos ser un modelo para el continente y un faro de luz, debemos ser parte de la construcción de sociedades más respetuosas y tolerantes. Nos hubiese gustado que nuestro país haya sido miembro del International Holocaust Remembrance Alliance (IHRA), para haber estado presente en Jerusalem donde más de 50 líderes mundiales se dieron cita en el V Foro Mundial del Holocausto - un hecho sin precedentes en la historia de Israel - desde el Presidente de Rusia, Francia, Alemania, Grecia, hasta los Reyes de España, Holanda, el príncipe Carlos y Presidentes latinoamericanos se reunieron con la promesa de recordar, la lucha contra la negación del holocausto y combatir el odio. En la misma línea, el 22 de enero recién pasado, el concejo de Ministros de IHRA conformado por 35 países, firmó en Bruselas una declaración para comprometerse a luchar contra la distorsión del Holocausto, el antisemitismo y otras formas de discriminación. El Holocausto determinó la pauta del mal absoluto, por tanto, pertenece al legado universal de todos los seres civilizados. Las lecciones históricas del Holocausto debieran convertirse en un código cultural que promueva la enseñanza de valores humanísticos, la democracia, los derechos humanos, la tolerancia, la condena al racismo y las ideas totalitarias. Como dijo el Rey Felipe VI de España esta semana desde Israel “nadie está a salvo, no podemos mirar hacia otro lado”. *Columna publicada en Cooperativa.cl el 24 de enero de 2020.

publicado 24 Enero 2020

5 AÑOS SIN NISMAN: REFLEXIONES DESPUÉS DEL DOCUMENTAL

Algunas reflexiones después de ver el documental sobre la muerte de Alberto Nisman en Netflix, a cinco años del crimen. La primera es que, después de haberlo visto, sigue siendo obvio que lo asesinaron, que fue la víctima 86 del atentado a la AMIA, que se politizó el homicidio en lugar de investigarlo, y que la discusión del suicidio es una “discusión argentina”, que no resistiría el menor análisis en ninguna otra parte del mundo. Sin embargo, el documental, para alegría de Cristina, que lo ha elogiado emocionada, legitima la discusión: suicidio u homicidio. Esa (y no quién lo mató ni por qué) es la cuestión. Como mucho, se habló de “suicidio inducido”, pero eso es también homicidio: no constituye la resolución del caso, sino una hipótesis inicial. Si fue inducido, la pregunta sigue siendo quién lo indujo, y se debe investigar. En lugar de eso, se concluye en el documental que hay “tres teorías”: suicidio, suicidio inducido, homicidio. La primera tranquiliza; las otras dos interpelan, desafían, dan miedo. En ningún programa de TV reflejado allí se hace la pregunta obvia: si fue asesinado, ¿quién fue? Si no fueron los K, si “les tiraron un muerto”, ¿quién se los tiró? Parrilli es el único que va más allá en el análisis (bueno, no tanto más allá): el mayor perjudicado, dijo, es el gobierno de Cristina. Ponele, pero ¿entonces? Conclusión: no sabemos si fueron los K o los anti-K, y tampoco sabremos nunca si Lagomarsino fue asesino, cómplice o fusible, porque nadie parece tener fuerza (ni, parece, voluntad política) contra aquellos a los que les conviene que no se resuelva. Segunda reflexión: no se investiga, como no se investiga el atentado a la AMIA, porque cualquiera que se meta, sabe que alguien (los K, los Stiuso, “el poder” o el que sea) lo tendrá agarrado de los huevos. Y los que agarren huevos, estarán a su vez agarrados por otros. Es la ley de la selva, literal. O, mejor dicho, la ley de los carpetazos. El próximo crimen sin resolver está a la vuelta de la esquina. Las organizaciones terroristas que han penetrado en América Latina, comenzando por Hezbollah y sus amos iraníes, lo saben bien. La “mano de obra desocupada” en la Argentina, también. Es debido a este festival de impunidad, precisamente, que la Argentina sigue siendo blanco potencial y fácil del terrorismo internacional. Tercera reflexión: ¿De verdad pusieron a una funcionaria judicial como Viviana Fein al frente del caso? ¿En qué estaban pensando? ¿Esos son los detectives que hay en la Argentina? ¿Cómo puede funcionar una justicia penal donde los jueces son los detectives, y donde su investigación consiste en citar testigos o expertos a declarar? ¿Cómo puede ser que sea una fiscal la que entra a la escena del crimen y la dirige (y la contamina) como si fuera el detective Starsky o una científica forense de CSI? ¿Cómo puede ser que diga: “el que dice que fue asesinato que traiga pruebas”? ¿Para qué la mandaron a usted, entonces, señora? ¿Cómo puede decir que “los que dicen que contaminé la escena no vieron que primero se filmó y fotografió todo”? ¿Ese es el nivel? Descubrió decenas de llamadas extrañas entre agentes de inteligencia durante toda la jornada previa al asesinato. ¡Muy bien! ¿Y? Dele, siga. Pero no: “no hay suficientes pruebas de homicidio” y punto. Ahí se quedó lo más tranquila la buena funcionaria. O alguien la “tranquilizó”. Sobre todo, funcionarios o jueces, ¿no deberían actuar en el tribunal, en base a las evidencias recogidas por detectives y forenses? Si jueces o fiscales son los que investigan, ¿a qué se dedica la policía? Un juez o un fiscal que investiga, ¿no se transforma en parte, en lugar de estar por encima, en lugar de ser neutral a la hora de juzgar? Y ser parte, en la Argentina, además de viciar el juicio, ¿no lo hace sujeto a presiones y sobornos? Galeano fue posible porque era “juez investigador”, un invento absurdo. ¿Quién diseñó el aparato de justicia penal en la Argentina? Me dirán, como siempre: no entendés. Es cierto, es tan absurdo que es incomprensible. Además, como lo dijo un entrevistado de la CIA: “Nos encontramos con un aproach según el cual primero hay una hipótesis y después se buscan evidencias que las sostengan, en lugar de ver qué evidencias hay, y luego trazar hipótesis”. Ah, pero lo dice alguien de la CIA, entonces no sirve. Sepan disculpar. Y la última: la Argentina se ha convertido, a fuerza de grieta, en el país donde la justicia no existe, donde las evidencias nunca son tales, porque depende de quién las encargue, de quién las presente y de quién las reciba, las escuche y las vea. Es un país donde después de que investigan jueces, fiscales, la SIDE, hay que traer también a la Gendarmería, porque la Argentina es un Estado enfermo. Es un país donde Maldonado fue “desaparecido y asesinado” porque lo dicen algunos, aunque se pruebe en quince peritajes que murió ahogado, en lugar de llorar su muerte cuando protestaba por una causa justa (flaco favor se le hace así a la causa justa); y donde un fiscal que estaba por presentar la acusación de su vida y aparece muerto unas horas antes, en realidad “se suicidó”. Muy parejo ese sentido común. Todo eso, en lugar de reclamar la verdad y hacerse cargo de ella, como gente adulta. Incluso los K, que dicen “nos tiraron un muerto” (sin siquiera advertir que eso contradice la infantilidad del “suicidio”), debían haber sido los primeros, precisamente por eso, en impulsar, ordenar, ¡imponer! la resolución del caso a la semana de ocurrido. En fin, suerte con eso. El documental de Netflix es la ilustración de un país en el que no hay justicia, en el que la verdad siempre es relativa, en el que nadie confía ya en nadie, un país irreconciliable, un país desquiciado. Un país que da miedo.

publicado 17 Enero 2020

Vivir la película

Cuando ingresamos al cine y nos disponemos a ver una película de ciencia ficción, si buscamos disfrutar durante dos horas entre pochoclos y gaseosas, debemos desactivar por un tiempo nuestra mente crítica y racional. Si cuando vemos Superman vamos a estar todo el tiempo sosteniendo que es imposible que alguien vuele o cuando vemos los X-Men todo el tiempo pensamos que no tiene sentido que alguien saque fuego por sus ojos, no disfrutaremos ni un instante de la película. Aparte de ingresar al cine debemos meternos en el paradigma de la ciencia ficción para poder disfrutar. Lo mismo debe ocurrirnos cuando nos invitamos a descubrir o redescubrir el judaísmo, la Torá y las historias del Talmud. Cuando ingresamos a la sinagoga para hacer Tefilá, para disponernos a rezar, debemos dejar por unos minutos nuestra mente occidental y racional afuera para poder vivenciar una plegaria autentica. Para elevarnos con sus melodías o para conmovernos con su liturgia. Lo mismo ocurre cuando estudiamos Torá, si cada historia que leemos la miramos con la mente critica occidental todo nos parecerá una fantasía infantil y nos perderemos las maravillosas enseñanzas que la tradición de Israel nos legó. Si cada vez que escuchamos la historia de la apertura del mar de los juncos diremos “es imposible que las aguas se abran mágicamente”, nos perderemos el mensaje eterno en el cual Dios clama por la libertad del ser humano. Abraham Ioshua Heschel enseñaba que uno no puede juzgar a la cultura judía con la óptica heredada de la filosofía griega, para vivir el judaísmo debemos evaluarlo y experimentarlo por sus propios cánones. Tal como para disfrutar de una buena película debemos ingresar en los paradigmas que el director nos propone, para vivenciar un judaísmo significativo debemos disponernos a abandonar nuestros prejuicios, aunque sea por un rato, para poder disfrutar. Sin embargo, no es bueno vivir en un mundo de películas y fantasías, cuando salimos del cine podemos (y muchas veces debemos) reflexionar críticamente lo que acabamos de ver. Lo mismo ocurre con el judaísmo. En las aulas universitarias o durante los estudios avanzados podemos poner en duda los mitos y las historias “fantásticas” del Tanaj o del Talmud pero para poder vivenciarlo debemos sumergirnos en sus textos y en sus enseñanzas. Debemos vivir la película y no mirarla de afuera. El judaísmo puede ser la más hermosa de las películas, siempre y cuando nos atrevamos a vivirla. *Las opiniones de la editorial no necesariamente representan la opinión de La Palabra Israelita.

publicado 10 Enero 2020

¿5780 o 2020? ¿La Torá es Verdad?

¿Por qué algunos judíos y judías consideran que la Torá es mentira? Quizás vos también ves cosas contrarias a la razón, como la creación del mundo en 7 días, una burra que habla, las 10 plagas o el cruce del Mar Rojo. Te quiero decir que la Torá no es un libro de historia, no es un texto racional ni nunca pretendió serlo. (Cómo nació el texto que hoy llamamos Torá, es un tema genial, podemos dejarlo para otro momento). Los judíos contamos 5780 años desde la creación del mundo. Si para ser judío yo tuviera que negar el Big Bang porque contradice a la Torá, sinceramente no me interesaría una cultura así. Por eso te quiero contar por qué amo ser judío. ¿Bereshit o Big Bang? Si piensas que el judaísmo afirma que esta es la edad del universo, presta atención a lo siguiente. En la Torá no aparece la fecha de la creación del mundo, ni tampoco en el Tanaj. Esta datación fue hecha en el siglo II e.c. por Rabi Yosi ben Jalafta en su libro Séder Olam Rabá (Gran Orden del Mundo). A principios de la Edad Media, una parte del pueblo judío empezó a usar como punto cero la creación del mundo. En el siglo XII Maimónides ordenó generalizar esta cuenta, pero recién en el siglo XVI Rabi David ben Zimra, logró su uso global. ¿Por qué contamos los años? Hay dos conceptos: Calendario y Cuenta de Años. Calendario es la herramienta humana que usamos para administrar el tiempo. Se basa en los ciclos de la naturaleza, como el Sol o la Luna. Sirve para establecer fechas, como tu nacimiento. La Cuenta de Años sirve para medir los tiempos en el calendario, por ejemplo, establecer tu Bar o Bat Mitzvá. Se basa en puntos de referencia compartidos, eventos tan importantes como para ser considerados “punto cero”. La importancia de una cuenta unificada ¿Cuándo hice mi Bar Mitzvá? En el año 23 desde el casamiento de mis papás. O en el año 9 de mi primer teclado, o el año 1 del segundo, que me acompaña hasta hoy. Estos momentos son importantes en mi vida, pero para nadie más. Mejor decir que mi Bar Mitzvá fue el 9 de marzo de 2002. Queda claro que es importante tener una cuenta de años en común, para poder entendernos. En cuanto a la elección del “punto cero”, todos tenemos fechas importantes en la vida. La Torá cuenta los años en relación con la salida de Egipto (Éxodo 19:1 “En el segundo año de la salida…). El Tanaj contará desde cada rey, como David o Salomón. Cuando Babilonia destruye el Primer Templo, perdemos la autonomía y pasamos a contar como los demás imperios (Daniel 7:4 con los persas). Alejandro Magno estableció una cuenta de años globalizada que los judíos adoptamos como propia por más de 2000 años: la Cuenta Seléucida, en hebreo “Minian Hashtarot” (Cuenta de los Documentos). Recién en 1550 el rabino Ben Zimra en Egipto ordenó que los judíos sefaradim y de países árabes dejaran de usarla. Los ashkenazim, no. La destrucción del Segundo Templo significó un golpe para nuestro pueblo, que seguimos llorando cada año en Tishá Beav. “Minian Hajurban”, la cuenta desde aquella tragedia, fue usada para asuntos comunitarios como casamientos o divorcios, mientras que en lo civil y comercial usábamos la Cuenta Seléucida. Los judíos yemenitas usaron Minian Hashtarot hasta su Aliá masiva a Israel en 1949. Curiosidades Hoy decimos que el Segundo Templo fue destruido por Roma en el 70 desde el nacimiento de Jesús. Para eso Jesús debió nacer en el año 1. Pero, si existiese, la “partida de nacimiento” de Jesús diría “25 de diciembre del año 753 desde la fundación de Roma”. ¡Sí, otro punto cero! Siglos después, Dionisio el Exiguo fechó este evento fundacional para el cristianismo, logrando “mover” el punto cero hacia ahí, “retro fechando” el nacimiento de Jesús y ubicándose a sí mismo en el año 525. Así es como tú y yo terminamos el 2019 y brindamos por el 2020. En todo caso, por más que el Vaticano impuso la cuenta en 525, recién en 731 se llegó a usar en toda Europa. ¿Escuchaste bien? Al principio los cristianos no contaban los años desde Jesús, aunque suene raro. Y los judíos tampoco contábamos desde la creación del mundo. De hecho, desde que usamos la Cuenta Seléucida o Minian Hashtarot, surgieron muchas cuentas paralelas según los liderazgos temporales: los Macabeos, Yojanan Hirkanus, el rey Herodes, los combatientes de Masada, la misma revuelta de Bar Kojba, entre otros. Sabemos esto por restos como monedas o inscripciones: “Año 2 de Bar Kojba”. Como has visto, la etiqueta “el judaísmo cree que el mundo tiene 5 mil años” es infantil para los judíos modernos como tú y como yo. ¡Gracias a Dios no es así! No hay motivo para creerlo, ya viste que no hace falta “cuestionar” la edad del mundo “según la Torá”, porque es indefendible conociendo la historia judía. Creo de corazón que dejar de pensar en esta frase como un dogma puede despertar en nosotros los jóvenes un reencuentro con la Torá, a la que muchas veces descartamos como “cuento de niños”. Entiendo el descreimiento de muchos y muchas por la Torá, si es que la ven así. Judaísmo Humanista Detalle importante: Los cristianos cuentan los años desde el nacimiento de su Salvador. Los musulmanes desde la Hégira, inicio del islam. Los judíos teníamos mucho para elegir, como Abraham o la salida de Egipto, y elegimos empezar a contar nuestro tiempo desde algo que es común para todos: la creación simbólica del primer ser humano. Amo ser judío, amo la Torá, porque el judaísmo me sorprende al descubrir esto y me interpela para compartir y ser cada día más pensante, más cuestionador, más humano y más feliz. Feliz año nuevo, para el mundo entero.

publicado 03 Enero 2020

Guerra civil en Libia

Libia es un país árabe, productor y exportador de petróleo, ubicado en el norte de África, perteneciente al Magreb, donde también se incluyen a Argelia, Marruecos, Túnez y Mauritania. De estos países, especialmente dos, Túnez y Libia, tuvieron cambios importantes durante la denominada Primavera Árabe registrada entre 2010 y 2012, y que también impactó a muchos otros Estados árabes, como Egipto, Siria y Yemen. En algunos casos, como en Egipto, Túnez y Yemen, se terminó con los gobiernos de Mubarak, Ben Ali y Saleh, respectivamente, los que llevaban décadas en el poder. En lo que respecta a Siria, se inició una guerra civil en contra del presidente Assad, la que aun continua vigente, y ha llevado a uno de los desplazamientos de migrantes más importantes desde la Segunda Guerra Mundial. Finalización/cambio de regímenes dictatoriales y/o guerras civiles ha sido por lo tanto la consecuencia más importante de la Primavera Árabe. En el caso de Libia, tenemos una situación muy particular: junto con darse término a un gobierno liderado por Muamar el Kadafi durante 42 años, se da inicio a una guerra civil, que se ha visto agravada desde abril de 2019, con la intervención explícita de potencias regionales y extra regionales. El desarrollo del Estado de Libia desde 1969 hasta 2011 estuvo fuertemente relacionado con el liderazgo de Kadafi, quien fuera reiteradamente acusado por los países occidentales de apoyar el terrorismo. Es emblemático el caso del avión Pan Am, en un itinerario de Frankfort a Detroit, derribado en la localidad británica de Lockerbie, el 21 de diciembre de 1988, provocando la muerte de más de 250 personas. Las investigaciones apuntaron a que el propio Kadafi estaba directamente involucrado en el atentado. La Primavera Árabe que se desarrolló desde principios del 2011, en Trípoli y otras ciudades libias, y que llevó a fuertes manifestaciones contrarias al régimen de Kadafi, fueron apoyadas por la comunidad internacional, especialmente por el mundo occidental, que recordaba el rol del líder libio en su apoyo al terrorismo. En marzo de 2011, el Consejo de Seguridad de la ONU estableció una zona de exclusión aérea que permitió una intervención de la OTAN contra objetivos militares libios defendidos por las tropas de Kadafi. Las operaciones militares duraron hasta octubre de 2011, cuando Kadafi fue capturado y ejecutado por los rebeldes libios. Tras la desaparición del legendario líder libio, las disputas internas se consolidaron, dando paso a una guerra civil que continúa hasta la actualidad. A pesar de la formación de un Consejo Nacional de Transición y de un Congreso General Nacional, no se logró formar una transición pacífica, sino que por el contrario emergieron diversos enfrentamientos entre grupos rivales, dando lugar a dos gobiernos. Uno, reconocido por la ONU con sede en Trípoli, encabezado por el presidente del gobierno de “unidad nacional”, Fayes al Sarraj. Otro, liderado por el general Jalifa Haftar, comandante del autoproclamado Ejército Nacional Libio, quien ha conducido un gobierno paralelo en la zona de Cirenaica, en el oeste del país. A partir de 2015 la situación empeoró con la llegada de milicias del Estado Islámico, las que fueron exitosamente combatidas por el comandante Haftar, de donde deriva parte de su “prestigio internacional”. En abril de 2019, el general Haftar se colocó como misión capturar Trípoli, lo que ha profundizado las divisiones y enfrentamientos entre las distintas milicias. El conflicto libio ha tenido fuertes implicancias en el mundo árabe, en Turquía y en las potencias mundiales. Uno de los países que ha dado un mayor apoyo al gobierno de Haftar ha sido Egipto, contribuyendo con equipamiento y asesores militares. El general libio ha recibido el respaldo directo del presidente egipcio Al Sisi, quien lo ha recibido en Cairo en varias oportunidades. El apoyo egipcio se explica, en gran parte, debido al fuerte combate que ha librado Haftar en contra de los grupos terroristas y, en especial, en contra de los Hermanos Musulmanes, con presencia en Libia, y que están proscritos en Egipto desde el golpe de Estado de 2013. Arabia Saudita es otro de los grandes países árabes que ha mostrado su firme respaldo al líder del Ejército Nacional Libio. De hecho, diversos informes señalan que los ataques realizados por las fuerzas leales a Haftar en Trípoli han sido financiados por Riad, al tiempo que Haftar era recibido por el rey Salman en el mes de abril de 2019. También los Emiratos Árabes Unidos han dado un fuerte respaldo al líder libio. Este apoyo árabe radica, como se ha señalado, en que se considera a Haftar como un hábil combatiente del Estado Islámico y de los Hermanos Musulmanes. Por el contrario, las potencias regionales que apoyan al gobierno de Sarraj son principalmente Turquía y Qatar. En el caso de Turquía, el gobierno de Erdogan, partidario del islam político, ha entregado un apoyo absoluto al régimen establecido en Trípoli, lo que incluye armamento, drones y aviones. En diciembre de 2019, Erdogan declaró que enviaría fuerzas militares en apoyo a Sarrai, basándose en que este tendría el reconocimiento internacional. Detrás del apoyo turco, está el acuerdo marítimo firmado con Libia, que permite a Ankara derechos marítimos sobre vastas zonas del Mediterráneo oriental, y que busca minimizar el acuerdo firmado por Grecia, Israel y Chipre, en diciembre de 2019. A la intervención de Turquía en Siria e Irak se suma ahora su presencia en Libia. También Qatar, que ha apoyado a los Hermanos Musulmanes libios, y que actualmente tiene un fuerte enfrentamiento político y diplomático con Arabia Saudita, ha sido un sostén del gobierno de Trípoli. En el ámbito extra-regional, algunas de las principales potencias se han inclinado hacia su apoyo a Haftar, aunque algunas de ellas oficialmente apoyen al régimen reconocido por la ONU. Desde julio de 2019, Estados Unidos, cambiando su tradicional postura neutral, ha dado su respaldo al comandante Haftar, debido al rol que éste ha tenido en la lucha contra el terrorismo y la protección de los recursos petroleros. El Gobierno francés, por su parte, ha reconocido haber entregado informaciones al comandante Haftar, al cual considera como un aliado importante en la lucha antiterrorista y antiyihadista. El apoyo a Haftar también ha provenido de Rusia, que ha evitado en la ONU cualquier resolución que limite su poder militar. Otro actor extra regional de considerable importancia es Italia, la antigua potencia colonial, la que ha mantenido su neutralidad debido a sus importantes intereses petroleros en Libia. En definitiva, un nuevo enfrentamiento se consolida a partir de la guerra civil en Libia, la de aquellos países que apoyan al régimen establecido, representados principalmente por Turquía y Qatar, y la de los que prefieren sostener al comandante de Cirenaica, como Egipto y Arabia Saudita, bajo el convencimiento de que aquel ha jugado un rol importantísimo en el combate a la Hermandad Musulmana y al Estado Islámico. Los grandes Estados occidentales y Rusia, a pesar de su reconocimiento oficial al régimen con base en Trípoli, crecientemente empiezan a manifestar su simpatía por el liderazgo de Haftar. Cualquiera sea el desenlace, parece que estamos en presencia de un conflicto que todavía tomara algún tiempo en resolverse.

publicado 26 Diciembre 2019

La historia de Januca y sus lecciones

Pese a que Januca tiene un sello más alegre y jovial que la mayoría de las festividades judías, no es menos cierto que de todas formas nos vincula con asuntos que desafían nuestra identidad. Porque sumergidos entre velas, janukiot y sevivonim, no debemos olvidar que el milagro de la liberación de Janucá se dio como respuesta a la dominación helenística, la cual trató de restringir la vida judía como tal. En otras palabras, hablamos, nuevamente, de antisemitismo, un flagelo que nos ha perseguido por siglos y que sigue vigente y en permanente evolución, incluso aquí en Chile. Por lo mismo, resulta indispensable actualizar la definición de antisemitismo a los tiempos que corren y enfrentar este fenómeno con los estándares actuales. En este contexto, resulta de gran utilidad la definición adoptada en 2015 por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA, por sus siglas en inglés), la cual señala: “El antisemitismo es una cierta percepción de los judíos, que puede expresarse como odio hacia los judíos. Las manifestaciones retóricas y físicas del antisemitismo se dirigen hacia individuos judíos o no judíos y / o a sus propiedades, a las instituciones de la comunidad judía y a sus centros religiosos”. Cabe señalar que algunas actitudes o acciones antisemitas pueden estar dirigidas además al Estado de Israel, concebido como un colectivo judío. Bajo la definición del IRHA, algunos ejemplos de antisemitismo serían los siguientes: formular acusaciones falsas, deshumanizadas, perversas o estereotipadas sobre los judíos; propagar teorías sobre el poder de los judíos como colectivo, por ejemplo, el mito sobre la conspiración judía mundial o el control judío de los medios de comunicación; negar la ocurrencia de la Shoá, o acusar a los judíos como el pueblo responsable de un perjuicio, real o imaginario, cometido por un judío en particular. En la definición del IRHA, también se consideran los intentos de vincular malintencionadamente a los judíos con su patria histórica, Israel. En ese sentido, también se considera antisemitismo acusar a los ciudadanos judíos de ser más leales a Israel; establecer comparaciones entre la política israelí actual y la de los nazis; y considerar a los judíos como responsables de las acciones del Estado de Israel, atacar a los judíos por defender la legitimidad de Israel, entre otros ejemplos. Si bien es cierto que denunciar estas actitudes o conductas puede ser considerado exagerado por quienes no conocen las implicancias del antisemitismo, es indispensable sostener una posición firme y sólida en la defensa de nuestros derechos. En tal sentido, la memoria y la resiliencia han sido desde siempre los conceptos fundamentales para nuestra supervivencia como Pueblo. Sin embargo, y a propósito de las enseñanzas de Januca, pareciera que la memoria y la resiliencia requieren de un catalizador adicional: la unidad. En efecto, tras su victoria inicial, los hijos de Matitiahu el Maccabeo asumieron el liderazgo judío, pero con el correr del tiempo extraviaron el rumbo cayeron en disputas internas, lo que determinó el fracaso de su proyecto nacional. Por eso, en este fin de año, el mensaje que nos debe convocar es la unidad para la acción. Es que solo unidos y fieles a lo que somos, podremos enfrentar con éxito los grandes desafíos que tenemos como pueblo y concentrarnos en nuestra tarea de ser una luz para las naciones. *Las opiniones de la editorial no necesariamente representan la opinión de La Palabra Israelita.

publicado 19 Diciembre 2019

Una nueva arquitectura internacional

El mundo vive la paradoja que su arquitectura internacional corresponde a otra época. En efecto, hoy vivimos la globalización mientras que la mayoría de los organismos que gobiernan el planeta fueron creados al fin de la segunda guerra mundial y la posterior guerra fría. Es lo que ocurre con las propias Naciones Unidas y sus organismos territoriales (ejemplo, la CEPAL) y temáticos (Cultura, Agricultura, otros). La misma composición de su Asamblea General ha variado enormemente desde su primera reunión. En ese entonces, eran pocos los países africanos independientes, cuando hoy son 54. Su Consejo de Seguridad que es la institución de mayor poder, tiene el anacronismo que aquellas potencias con derecho a veto representan a los ganadores de la segunda guerra, lo que explica que ni Alemania ni Japón lo integren. El propio poder de veto lleva a que las grandes potencias se lo salten con frecuencia. La situación anterior también se refleja en organizaciones que agrupan países por afinidad o región. Es el caso de la Organización de Estados Americanos, OEA (1948), la Unión Africana, la Liga Árabe, y la actual Unión Europea, cuyos orígenes se remontan a los 50’s. Las Naciones Unidas no solo tienen un componente político, sino también uno económico, ya que aún antes que terminara la segunda guerra se dio el punto de partida al Banco Mundial y al FMI, que surgieron como instituciones a las cuales acudían los países, pero que han perdido protagonismo en un mundo en que los capitales se mueven con velocidad apretando la tecla de un computador. Evidencia que refleja otra época está en sus estatutos, donde todavía aparece Bélgica con mayores derechos accionarios que la muy potente China. Por último, lo anterior también se aplica a alianzas militares como la OTAN que nació para enfrentar a un país que ya no existe como lo fue la desaparecida URSS, y que desde su derrumbe busca sin encontrarlo un sentido a su objetivo militar. De hecho, como organización tiene pocas respuestas para el mundo de hoy. En efecto, ¿a qué guerra irían juntos Francia, Turquía y Estados Unidos? El resultado es en general irrelevancia y muchas críticas a una burocracia excesiva, costosa y en general ineficiente. A lo anterior, hay que agregar el sesgo creciente en instituciones que debieran carecer de él como la UNESCO y sobre todo la vinculada al tema de los Derechos Humanos, que concentra su atención en forma obsesiva en Israel y no en violadores sistemáticos de estos derechos universales. Además, su Consejo ha estado integrado por países como Pakistán, la Libia de Gaddafy, la Siria de Assad, Arabia Saudita, Cuba o Venezuela. Esta burocracia que estuvo muy contenida durante la guerra fría se ha convertido en una alternativa de poder, que en general no rinde cuentas a sus mandantes (los países), y que ha dado muestras de buscar imponer una visión casi única de los valores bajo los cuales debiera organizarse el mundo. De hecho, la crítica a esta arquitectura internacional es un elemento común en este fenómeno de líderes políticos que han sido electos con la promesa de poner a sus países “primero”. No solo Trump o Bolsonaro, sino también Hungría, Polonia, Filipinas, y por cierto, el muy poderoso Putin. Lo anterior es un reflejo más que la caída del Muro de Berlín no fue el “fin de la historia” como lo postuló equivocadamente Fukuyama, sino el origen de una nueva etapa, donde la política se hace presente como siempre lo ha hecho bajo la forma de selección entre alternativas. En resumen, la arquitectura de las organizaciones internacionales no es adecuada al mundo del s XXI. Es un sistema ineficiente y obsoleto y se necesita una nueva institucionalidad que refleje en lo económico y en lo político, la actual diversidad. ¿Se puede hacer? Ahí se complica el panorama, ya que solo un país todavía está en condiciones de hacerlo, además de seguir siendo su financista: el que lo originó, es Estados Unidos, pero como tantas otras veces, su debate presidencial está enfocado en disputas internas, y dada la actual polarización en nada están de acuerdo demócratas y republicanos, por lo que tampoco se puede obtener el apoyo de otros dos actores claves del mundo de hoy, China y Rusia.

WIZO distinguió a dos Premios Nacionales de Ciencias

En el Día Internacional de la Mujer y en el marco de un desayuno comunitario, la organización femenina sionista WIZO-Chile distinguió a las Premios Nacionales de Ciencias Exactas, Dras. Dora Altbir y María Teresa Ruiz. Ofreció la distinción, la Presidenta de WIZO Chile, Yael Hassón quien dijo que con este reconocimiento “queremos mostrar nuestro deseo de avanzar en fomentar la presencia de las mujeres en las discusiones académicas y paneles especializados, priorizar el diseño de políticas públicas que apoyen a la mujer, combatir los estereotipos de género y fomentar la inversión en startups fundadas por mujeres”. En la misma ocasión, intervino el Presidente de la Comunidad Judía, Gerardo Gorodischer quien expresó que las dos homenajeadas “ son mujeres que rompieron barrera, se destacaron en un mundo que se considera como masculino, y que finalmente soñaron en grande alcanzando literalmente las estrellas”. Junto con destacar su “inmenso aporte a la sociedad” relevó el “empoderamiento constante “de ambas en rol de la mujer y su trabajo “en la construcción de un mundo más solidario”. Durante la ceremonia también usó de la palabra la embajadora de Israel, Marina Rosenberg y la Premio Nacional, Dora Altbir.

Colegio Hebreo de Viña del Mar, de Viaje de Estudios en Israel

Ni el retraso del vuelo de regreso a Chile, debido a la cancelación de viajes aéreos producto de la crisis global producida por el Corona Virus, empañó la emocionante experiencia que tuvieron los alumnos de Cuarto Medio del Colegio Hebreo Jaim Weitzman de Viña del Mar, que fueron parte del primer Viaje de Estudios a Israel realizado en este establecimiento educacional judío de la Región de Valparaíso. “Nunca se había hecho un viaje con estas características en el colegio, generalmente los Viajes de Estudio, y después con el tiempo -y dependiendo también de los recursos que se podrían conseguir de parte de las familias de los alumnos- se iba a Brasil, a Isla de Pascua, etc., pero esta idea es la primera vez que se hace y pueden viajar absolutamente todos, judíos y no judíos”, nos cuenta el Rabino de la Comunidad Israelita de Viña del Mar y profesor del colegio, Yonatan Szwekis. ¿Cómo nació la idea de hacer un viaje de estudios del Instituto Hebreo de Viña a Israel? -Esta idea nació del Ejecutivo de nuestro colegio con la rectora, al darnos cuenta de que nuestros alumnos, cada vez que llegaba el momento de hacer Viaje de Estudios, elegían lugares que de estudios -como dice el nombre- no tenían nada. Y se empezó a soñar con esta idea de que todos pudieran conocer Israel, teniendo en consideración que la mayoría de nuestros alumnos son judíos y vimos ahí un potencial de crear nuevos embajadores de Israel a través de nuestros alumnos. Entonces, esa fue la manera como nació la idea, era un sueño, lo veíamos muy lejano, pero a veces a pesar de la lejanía y la utopía, los sueños se pueden volver realidad. ¿Cuántos alumnos viajaron y cuántos adultos? -En esta oportunidad viajaron 18 alumnos, que son la actual generación de Cuarto Medio, y dos profesores, yo fui uno de ellos -como rabino de la comunidad y profesor del colegio- y también lal profesora jefa de este curso. ¿Cuál es el programa que tuvieron en el viaje? ¿Qué lugares y ciudades recorrieron? -El programa que tuvimos lo armamos con la empresa Infotour, de Israel, una empresa con la cual el Rabino Ari Sigal (del Círculo Israelita de Santiago) ya ha trabajado en otras oportunidades. El plan fue , en 12 días, intentar recorrer la mayor cantidad de lugares en Israel, estuvimos aproximadamente una semana en Jerusalem, visitando todo lo que es la ciudad y sus alrededores; estuvimos un día en el Neguev, en una carpa de beduinos, que fue una experiencia muy linda; después estuvimos dos noches en Haifa y dos noches en Acco, y finalmente nos quedamos en Tel Aviv hasta el termino del viaje. Estuvimos también en Beer Sheva, en el Mar Muerto, en Masada, en Safed, entre otras. ¿Cómo fue la experiencia para los alumnos no judíos del colegio? -La particularidad de este viaje es que fueron todos los alumnos, conseguimos una gran donación de un miembro de nuestra comunidad cuyo objetivo principal era que las personas no judías del colegio conocieran Israel, y eso se unió con el objetivo que teníamos como colegios. Si vemos la realidad de nuestro colegio, un 23% de los alumnos son judíos, y en este curso en particular un tercio son judíos, de manera que unos 12 alumnos de este curso, que no son judíos, conocieron Israel. Es un gran orgullo poder decir esto. ¿Qué impresión viste en los alumnos en general al conocer Israel? -La verdad es que todos los alumnos han quedado maravillados con Israel, con su cultura, con su educación y, sobre todas las cosas, llegan con una visión absolutamente diferente a la que tenían. Lo que han aprendido en clases, todos los años que han visto todos estos años en el colegio, verlo ahora estando en Israel cambió totalmente su perspectiva. La experiencia fue maravillosa. ¿Cuál fue el objetivo que pensaron al momento de decidir hacer un viaje de estudios a Israel? ¿Crees que se cumplió? -El objetivo era justamente hacer un viaje de estudios que fuera significativo y que tuviera que ver con el colegio. Y creemos que se cumplió, nuestro objetivo era hacer un viaje absolutamente educativo y creemos que sí, se cumplió. Vale recalcar que con toda la situación del Corona virus tuvimos que extender el viaje y eso también nos sirvió para conocer otra realidad. Y por otro lado, creo que esto a ellos, como grupo curso, los ha unido muchísimo.

Una historia personal de cómo la Teletón cambia la vida

Tammy y su esposo, Daniel Stern, se conocieron gracias a Taglit. Ella viajó el año 2008 y en el mismo grupo suyo viajó la hermana de Dani. “Durante todo el viaje, ella estuvo diciendo “Tienes que conocer a mi hermano, es bacán”. En el fondo vendió a su hermano todo el viaje”, comenta. Al regreso, Tammy tenía el matrimonio de unas de sus mejores amigas del colegio, no tenía acompañante y se acordó de Dani. Lo llamó, lo invitó al matrimonio, pero no sin antes pedirle que se conocieran antes. Se juntaron, se llevaron bien y empezaron a salir. Al año siguiente, decidieron vivir juntos. Y se casaron en abril de 2011. Un año más tarde, Tammy recibió la noticia de que estaba embarazada de su primer hijo, Alan, que nació en marzo de 2013. “El embarazo fue súper bueno, sin ningún problema, nunca me sentí mal”, recuerda. No hubo ninguna señal, durante el embarazo, de que Alan tuviera una afección. Sin embargo, a la semana 39, Tammy rompió la bolsa y descubrieron que su hijo había aspirado meconio, que es la primera deposición de un bebé. “De alguna manera, tuvo una pequeña insuficiencia respiratoria cuando nació”. Fueron sometidos a una cesárea de urgencia y pasaron 28 días en la clinica después del parto. En ese período le hicieron una serie de exámenes y todos los resultados fueron normales, sin embargo los médicos observaron que tenía síntomas de niño prematuro, como la falta de instinto de deglución, de succión, la no regulación de temperatura. El diagnóstico fue hipotonía muscular, es decir, Alan no contaba con la musculatura suficiente. Les dieron el alta y les recomendaron seguir una terapia de rehabilitación. Le dejaron una sonda nasogástrica para poder alimentarlo, que le pudieron sacar al mes de vida. Y a los tres meses lo llevaron a un control con un neurólogo, que mantuvo el diagnóstico de hipotonía muscular. Esta afección podía ser superada con el paso del tiempo y la realización de terapias, que Alan recibió en el centro Amancay de kinesiólogos, fonoaudiólogos y una terapeuta ocupacional. “La hipotonía trae consecuencias, por ejemplo, Alan tiene estrabismo porque la musculatura de sus ojos no funciona bien, cuando se resfriaba le daban muchas bronco neumonías, porque no tiene la capacidad de expandir los pulmones lo suficiente, entonces no tosía y las secreciones se le quedaban en el pulmón. Tuvimos un primer año bien complicado, con mucha hospitalización”, recuerda la mamá. En el segundo año pudieron manejar mejor la rutina, siguieron con sus controles. Y cuando llegaron al tercer año, no se puede mantener el diagnóstico de hipotonía, pues esta, en un niño sin otros problemas debe ser superada a esa edad. Alan había mejorado y avanzado en muchas cosas pero se mantenía dentro de los parámetros de una hipotonía, por lo que clínicamente fue diagnosticado con parálisis cerebral. Con ese diagnóstico pudo ser derivado al Instituto Teletón. Tammy relata que para recibir atención de la Teletón se les pide presentar una serie de documentos y someterse a una evaluación, luego de lo cual se les informa si es un potencial paciente del instituto. Luego el menor es sometido a una evaluación integral, desde una asistente social a un fisiatra, “te evalúan todas las áreas relacionadas a la rehabilitación de tú hijo en la Teletón”, dice Tammy. De acuerdo a esa evaluación, el menor es asignado a un tipo de ¨clínica¨ o grupo, que tiene una ponderación de cuán recurrentemente tiene que asistir a la Teletón. Y a continuación es llamado a medida que se abren los cupos en ese tipo de grupo, y le van avisando qué tipo de terapia le toca. Una rehabilitación integral Hasta entonces, ¿qué conocían Uds. de la Teletón? -Conocíamos la Teletón como la conoce la mayoría de los chilenos. Llegar para allá es muy impresionante, se parte el corazón. Recuerdo que en un momento le dije a la fisiatra que yo creía que Alan estaba bien y no quería que usara un cupo de niños que lo necesitaban más que mi hijo. Y ella nos dijo “Escúchame, la Teletón es para todos, da lo mismo de donde vengas, quien eres y los contactos que tengas, aquí el personaje principal es Alan y a tu hijo es a quien vamos a atender, no nos importa nada más”. ¿Qué tipo de terapia ha recibido Alan, hasta el momento, en la Teletón? -Hasta ahora, lo ha visto la dentista -imagínate, se preocupan hasta de eso- y tiene una fisiatra, que lo ve dos veces al año. Ha tenido, además, kinesiología, fonoaudiología, terapia ocupacional, y en el proceso de buscar colegios también te atiende una especialista en educación, que lo evalúa y te orienta. Alan fue al jardín infantil Happy Day y luego entró al Lincoln International Academy. Tammy explica que como Alan tiene una parálisis cerebral con displejia espástica, esto no afecta su parte cognitiva, sí su parte motora. “Es un niño muy inteligente, aprende igual que todos los niños, pero tiene dificultades en su parte motora”. Por eso, con la asesoría de Teletón, los orientaron a buscar un colegio que tuviera una adaptación curricular. Por ejemplo, si Alan no tiene la fuerza para agarrar un lápiz, puede usar un iPad y puede seguir aprendiendo. Así llegaron al Lincoln. Este colegio tiene un programa llamado “Special needs” que se adecúa al nivel de necesidades especiales de los niños, de acuerdo a lo que ellos necesitan. Gracias a este programa, también, el colegio contacta cada comienzo de año a las terapeutas de Alan y en conjunto generan un programa especial de evaluaciones para él. Tammy comenta que el colegio que eligieron tiene dos cupos para niños con necesidades especiales por curso. “Vas al colegio y ves a niños con discapacidad, ves a niños andando en burrito, con órtesis, con corset, con problemas en sus manos, entonces de alguna manera lo que nos gustó es que Alan no iba a ser el único, el diferente al resto, la comunidad entera está acostumbrada a estos niños y no los miran con cara rara. Es un ambiente bastante contenedor en ese sentido”. Este año, Alan cursa Kinder y este es su tercer año en el colegio. En una rutina semanal, ¿cuántas veces va Alan a atenderse a Teletón? -Es que la Teletón funciona así: la fisiatra le hace un plan, con tantas sesiones en kinesiología, tantas en fonoaudiología, y cuando en esas áreas se van abriendo cupos, nos van llamando. Te dicen “Tenemos una sesión de 17 cupos de kinesiología, por tres semanas, a las 15 hrs.”. Y tú dices la tomo, y organizas tu calendario para que todos los días, a las tres de la tarde, esté el Alan en la Teletón, en su kinesiología. ¿Y como se arreglan Dani y tú? -Bueno, yo soy arquitecto y trabajo en para Accor Hoteles, y Dani es Ingeniero Comercial y trabaja en Kaufmann. Yo tengo contrato con Artículo 22 (que es flexible respecto del horario presencial de trabajo) y mi marido tiene la suerte de que en todos sus trabajos ha podido salir cuando tiene que acompañar a Alan.. La verdad es que cuando dices “Tengo que llevar a mi hijo a la Teletón” nunca nadie te pone mala cara, se entiende que es una situación súper especial. ¿Cómo evalúas la experiencia que han tenido en la Teletón como familia? -Primero es gente que sabe mucho, por la cantidad de pacientes que han atendido, tienen un amor por los niños impresionante, es otro nivel, y te dan un apoyo súper grande, es otro acercamiento. ¿Y cómo ha sido el progreso de Alan en la Teletón? -Para nosotros ha sido fundamental la Teletón y no sólo por las terapias, sino porque gracias a la Teletón tu accedes a muchas cosas que de forma particular, ya sea por precio o porque simplemente no están las máquinas disponibles en el sistema particular. Por ejemplo, una vez nos llamaron para hacer el Laboratorio de Marcha y esto es una sala que está llena de cámara, que le ponen unos elementos en las piernas, y lo hacen caminar y estas cámaras toman la información del movimiento al caminar, hacen un diagrama y te dicen cómo esas piernas están funcionando en relación a su cuerpo, si es que esa forma de caminar le puede generar un problema a las caderas, si es que camina mejor con órtesis o sin órtesis. Y todo ese examen tiene un valor en el sistema privado inalcanzable . Para nosotros no hay ninguna manera de hacerlo sin la ayuda de la Teletón. Como nosotros hemos tenido la posibilidad de pagarle terapias particulares, que nos permite mantener una constante en la rehabilitación de Alan, lo que nos ha entregado la Teletón es la accesibilidad a cosas que no hay en otras partes. El próximo 3 y 4 de abril es la Teletón, que llega en esta contingencia sanitaria. ¿Qué le dirías a la gente en la comunidad para que se sume a esta campaña? -Yo creo que lo que aclararía, que es la típica polémica que se instala cuando se hace a campaña de la Teletón, que es que por qué no se hace cargo el Estado, por qué tienen que ser empresas privadas. Y aquí, cuando eres un usuario de la Teletón, te da lo mismo quién es el que pone el capital para rehabilitar a tu hijo. Yo no sé, porque es especulación, si es que la Teletón estuviera en manos del Estado funcionaría igual de increíble como funciona ahora. Pero, independiente de eso, y de dónde vengan los fondos, lo que hacen es maravilloso. Les dan una oportunidad a niños que, sin la Teletón, no podrían rehabilitarse. Que los niños tengan esa posibilidad de rehabilitación y que se las entreguen sin que uno tenga que poner un peso, vale todo. Vale oro para todas esas familias y para todos esos niños. Ahora más que nunca los niños van a necesitar a la Teletón, la emergencia sanitaria, y obviamente y por el bien de los niños, ha hecho que los centros se cierren y solo atiendan a pacientes que necesitas rehabilitación post-operatoria que no se pueden posponer, pero el detener la rehabilitación de los niños en muchos casos hace que retrocedan, por lo tanto al volver a la normalidad, se va a tener que retomar todo este trabajo. Personalmente lo que les queremos transmitir como familia es que para Alan y para muchos niños la Teletón hace un mundo de diferencia.

Una experiencia de vida en la multicultural Sarajevo

Gracias a las posibilidades que otorga Internet y las aplicaciones móviles, tuvimos la oportunidad de conversar con el Teniente Coronel Alejandro Pliscoff, quien actualmente se encuentra destinado en Sarajevo, Bosnia Herzegovina. Desde ese remoto lugar, desconocido para muchos de nosotros, relató a La Palabra Israelita cómo es la vida diaria y cuál la riqueza cultural bosnia, además de la fuerte raigambre sefaradí de la comunidad judía local. Alejandro, ¿cuándo empezó tu carrera militar y en qué cargos te has desempeñado? -Mi carrera militar empezó el año 1992, estaba cursando Tercero Medio en el HB y decidí realizar el servicio militar para estudiantes. Luego de ello decidí postular a la Escuela Militar, ingresando inmediatamente, en 1993. Mis principales cargos han sido ser comandante del grupo Bueras, de la Escuela de Caballería Blindada, los años 2011 y 2012, luego el Regimiento Logístico Tocopilla, el año 2018, y actualmente Comandante de la Misión Chilena en Bosnia. En el extranjero, he realizado cursos en Estados Unidos, Inglaterra y Colombia, y anteriormente también me tocó desempeñarme en Bosnia Herzegovina, entre los años 2007 y 2008. ¿Cuál es tu cargo actual en el Ejército y desde cuándo estás destinado en Bosnia (y en qué ciudad)? -Actualmente soy Teniente Coronel y fui designado como Comandante de la Misión Chilena en Bosnia, Chilfor 32. Paralelamente me desempeñó como Asesor de Estado Mayor y Jefe de Departamento J2 Producción, en el Cuartel General de EUFOR en la operación ALTHEA en Sarajevo NHQ. Asumí mis funciones en octubre de 2019. ¿Cómo ha sido, para ti, el acercamiento la cultura bosnia y la experiencia de vivir en este país? -La cultura de Bosnia es muy ecléctica y cosmopolita. Acá existieron reinos, estuvieron conquistados por el Imperio Turco-Otomano, el Imperio Astro-Húngaro, los nazis y constituyó la capital de la ex Yugoeslavia. Sarajevo tiene un patrimonio histórico y cultural increíble, mucho más allá de la funesta guerra civil de 1992-1995. Cuando me tocó vivir entre los años 2007 y 2008, mi familia me acompaño por tres meses viviendo en la ciudad de Banja Luka. Actualmente -dada la situación internacional, especialmente el COVID-19 y su incidencia en Europa- sólo pudieron venir de vacaciones antes que comenzase la crisis mundial por el virus. Afortunadamente, mi familia alcanzó a regresar a chile antes del cierre de fronteras e instauración de los distintos estados de excepción constitucional que cada país ha adoptado. ¿Qué diferencias, que puedas mencionar, ves con respecto a la cultura chilena? ¿Comidas raras a las que haya que acostumbrarse, costumbres distintas a las chilenas, por ejemplo? -La gente, acá -pese a la raigambre de la guerra- es muy amable, honrada y respetuosa. Dadas las leyes de Libertad de Culto instauradas por el sultán durante su dominación, Sarajevo es una ciudad donde judíos, cristianos ortodoxos, católicos y musulmanes conviven en paz y armonía, encontrándose la antigua sinagoga, principal mezquita y catedral a pocos metros una de otra en la parte antigua de la ciudad, sin existir incidente alguno, como en otras capitales europeas. Las distintas dominaciones dejaron su legado cultural y también culinario, acá como plato típico está el chevapi, que son unos tubos de carne mezclada de cordero-vacuno y algo de cerdo, en una pita con cebolla cruda; el burek, que es una especie de lasaña en masa filo rellena de queso feta, verduras o carne de cordero, y también los dulces árabes y delicias turcas, donde se puede encontrar el mejor Kinafe con pistachos, incluso que en Turquía o el Medio Oriente. ¿Cómo ha sido tu relación con la comunidad judía local? ¿Hay particularidades en cómo se vive el judaísmo en Bosnia? -La comunidad judía local es muy pequeña y, lamentablemente, fueron diezmados por la ocupación nazi. En la frontera con Croacia hubo dos campos de concentración tristemente célebres, Stara gradiska y Jesenivac. Sin embargo, existe en Sarajevo uno de los cementerios judíos más antiguos del mundo, la sinagoga antigua -de la era otomana, actual museo de la colectividad- y una sinagoga más “nueva”, de raigambre astro húngara, la que fue reconstruida luego de la guerra civil del ’92. Ahí es donde, actualmente, concurre la colectividad. Llaman la atención la raigambre sefaradí de quienes llegaron a Sarajevo: algunos de los rezos son el ladino y en Shabat ponen huevos negros (cocidos en té). Es muy impresionante, son gente muy cálida y acogedora.

¿Cuál es tu profecía?

Es un libro de sacrificios y leyes. Conlleva explicaciones de sacerdotes y el funcionamiento ritual de los hijos de Israel. Y es el profeta, al final de esta historia ya sin Templo, que predice: “yo los traeré a mi Santo Monte, y los alegraré en mi casa de oración. Sus korbanot –ofrendas- y sus sacrificios serán recibidos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos - Ishaia 56:7. El mensaje de reunificación conlleva esperanza, unión, aceptación y unidad de cielos y tierras. Pero hubo otro profeta que también habló de sacrificios, aunque resaltó la corrupción de las élites, la injusticia social y el ritualismo ajeno al compromiso de vida. El profeta Amos profetizó: “Aunque me traigan korbanot y sacrificios vegetales, no los aceptaré, ni prestaré atención (…) ¡Pero deja que fluya la justicia como el agua, y la honestidad como arroyo infinito! (5:21-24). Un D-s que nos espera en su eterna misericordia y un D-s impaciente por la inexactitud humana de mejorar su condición angelical. Un D-s que nos reunifica con Ishaia y un D-s que vela por tu actuar correcto y justo en Su mundo. Un encuentro, será con los tesoros en los cielos, esperando que D-s salga a nuestro encuentro. Otra inversión, será mejorando nuestra especie, nuestra condición y nuestra adaptabilidad. Sin Templos pero con experiencias, sin certezas pero con esperanza, escasos de argumentos pero en firmes convicciones, con dudas y con intenciones leemos Vaykrá. Nos acercamos a la intimidad del Santuario, porque Cielo y Tierra siempre se encuentran en el horizonte. Ahí reside la esperanza, ahí reside nuestra conexión con el Creador.

Resultados de la postulación al Programa ProBecas de B’nai B’rith

Tras tres meses de recepción y evaluación de postulaciones al Programa ProBecas, período 2020, la Comisión de Becas terminó el análisis y selección de postulantes para el presente año, cuyas cifras son: Alumnos que renuevan: 38 Postulaciones nuevas: 16 Postulantes nuevos aceptados: 8 Total becados en 2020: 46 En cuanto a estudiantes egresados, seis fueron los becados que obtuvieron exitósamente su titulación al término de 2019: dos en Ingeniería Civil, dos en Ingeniería Comercial, uno en Medicina y uno en Técnico en Enfermería. Es importante señalar que los resultados académicos de cierre del año 2019, se obtuvieron tardíamente en un 45% de becados, producto de la coyuntura social que afectó al país desde el 18 de octubre. En estos casos, el término del 2° semestre se efectuó a fines de enero e inicios de marzo. Asimismo, la rendición y resultados de la PSU, los plazos y entrega de información acerca de becas y CAE del MINEDUC, de los nuevos postulantes, también estuvieron afectados de postergaciones. Por lo mismo, sólo después del 10 de marzo, la Comisión pudo dar por finalizada la etapa de selección de becados renovantes y nuevos becados 2020.

Mantener costos bajos y controlar la caja, dos consejos para administrar la crisis en las empresas

Tomás Bercovich trabajó de mozo, de vendedor y de DJ antes de ser un empresario. Su primera empresa formal la creó estando en la universidad, mientras estudiaba Ingeniería Civil en la PUC. Esta empresa vendía el servicio de rotulado de autos para publicidad, antes de que salieran otras empresas a vender lo mismo, pero no lograron vender un solo contrato. “Fue un fracaso, en teoría, pero aprendimos antes”, comenta. Después de eso vino Zhetapricing, una empresa de revenue management para la empresa del cine. “Cuando compras un pasaje, que el precio cambia, depende de la anticipación, y todo eso, bueno, detrás de eso hay softwares con algoritmos matemáticos, que revisan demanda y optimizan cuántos cupos ofrecer a cada tarifa con el fin de maximizar los ingresos. Y nosotros fuimos los primeros del mundo en ofrecerlo a la industria del cine. Hicimos un piloto en Hoyts, no fue súper bien, fuimos enrolando a todas las cadenas de Chile y luego logramos hacer un contrato con Cinépolis, en México, que es una de las cadenas más grandes del mundo, y nos fue tan bien que nos copiaron el sistema. Nos sacaron de México y a los seis meses después Cinépolis compró Hoyts en Chile, y por ende nos terminaron sacando de Chile”. En medio de todo esto, y dentro de Zhetapricing, nació Cuponatic, “y tomó vida propia, fue un Spinoff”. El modelo de negocios de la venta de descuentos online había sido inventado en Estados Unidos. En Zhetapricing, ellos buscaban optimizar capacidad ociosa, y lo que hicieron entonces fue mezclar los descuentos con el revenue management, “y empezamos a hacer descuentos diferenciados dependiendo del día y la hora en la que ibas a los restaurantes o a los centros de estética”. Fue una mezcla de los dos modelos de negocios. “Se dice que la tercera es la vencida, uno emprende una vez y puede que a la primera no te vaya tan bien, a la segunda tampoco y, ya con esa experiencia, puedes tener más suerte”, reflexiona Tomás. Y en su caso, está claro que fue un camino de aprendizajes el que lo llevó a alcanzar el éxito. Junto a Christian Real y David Furman, abrieron mercado para Cuponatic en Perú y Colombia, y unos años más tarde -a través de una participación de una empresa sueca, que tenía medios de comunicación en México- llegaron al mercado mexicano. “Nosotros fuimos los segundos en Chile, y después aparecieron montones, todos los grupos de medios, había cientos en cada país. Y hoy día, en la práctica, quedan dos relevantes en América Latina -Cuponatic uno de ellos- muchos murieron, nosotros compramos tres operaciones: Agrupémonos a Copesa, Urbania a unos emprendedores y en Perú le compramos Ofertop al Grupo El Comercio”, relata Bercovich. ¿Cuál fue la fórmula para permanecer liderando este mercado? “Yo te diría que son diferentes cosas, no solo una, pero claramente es que logramos tener una estructura de costos viables para el negocio, tuvimos una estructura de bajo costo que muchos players que creyeron que esto era la fiebre del oro y se pusieron a contratar y contratar gente, tenían equipos gigantes e invertían decenas de millones en publicidad y marketing, y en captación de clientes. Fuimos un poco más conservadores y tratamos de cuidar harto la plata, teniendo una estructura que hiciera sentido al negocio”. Ese es su consejo para emprendedores, en especial en estos momentos difíciles: “El escenario actual es muy complicado para la gran mayoría de las empresas, al margen de las que son contracíclicas, que no sé si es la palabra, porque este no es un ciclo, es una contingencia, pero evidentemente son muy pocas las empresas que se ven beneficiadas, como las de consumo masivo, como los supermercados. Todo el resto, está muy complicado, retail, restaurantes, aerolíneas, hasta el kiosco de la esquina. Me atrevería a decir que el 90% de las empresas lo están pasando muy mal. Por eso, lo primero es cuidar la caja, las empresas quiebran por caja, no por un chaparrón. Y dedicarse a las cosas que generan caja, tratar de tener los costos los más bajos posibles y aprovechar algunas de las herramientas que está sacando el Gobierno para poder reducir los compromisos financieros. Mi consejo, en general, es tener costos fijos los más bajos posibles, y ser súper eficientes y tener súper controlada la caja”.

Construyeron respirador artificial en 24 horas

En 24 horas, trabajando día y noche, con la sola meta de idear algo que ayude a salvar vidas, el israelí Giora Kornblau (47) y sus alumnos de robótica de Biniamina, lograron desarrollar un respirador que se puede armar en minutos, cuesta no más de 100 dólares por aparato y sirve como emergencia para salvar vidas. “Este es el sentido de lo que hacemos, lograr desarrollos tecnológicos que aporten a la sociedad, a la humanidad, para mejorar el mundo. Es una gran satisfacción”, nos dice Giora en una entrevista telefónica pocas horas después de confirmarse que la carrera maratónica desde que recibió el encargo, arrojó el resultado buscado. Hay varios elementos singulares en esta historia. El primero es que quien lanzó el desafío de desarrollar un respirador en un trabajo amateur, fue la unidad 108 de la Fuerza Aérea israelí. Uno podría preguntarse qué tiene que ver la Fuerza Aérea con algo así, pero es propio del eco-sistema de Israel, en el que diferentes partes de la sociedad aúnan esfuerzos y cooperan ante una necesidad de emergencia. Pues la unidad en cuestión lanzó el desafío entre grupos destacados de Robótica, uno de los cuales es el de Giora Kornblau, en el que junto a él hay otros mentores mucho más jóvenes y los alumnos mismos, que son todos de los dos últimos años de secundaria. “Decidimos intentar y tomamos el desafío. En 24 horas lo planificamos, programamos y logramos concretarlo”, nos dice Giora, aclarando que no se trata de un aparato desarrollado como un instrumento médico de fábrica sino como una ayuda a la que se puede recurrir cuando faltan los respiradores comunes de alto nivel.

El pueblo quiere un gobierno, no importa cuál

Gantz lamenta no haber aceptado las propuestas de Netanyahu antes de las últimas elecciones. Si las hubiera aceptado, sería ahora primer ministro. Por eso no confía más en los consejos de Lapid. Él decidió que el mantra «solamente no a Bibi Netanyahu» no va funcionar en estos tiempos de coronavirus, cuando el pueblo quiere un gobierno, no importa cual, y otras elecciones no son una opción. Si él fuera responsable de otras elecciones, va perder y en grande. Desde el momento que Orli Levi traicionó a su electorado y los dos miembros de Kajol-Lavan – Hendel y Hauser (más conocidos ahora como Hanzel y Gretel) negaron toda posibilidad de un Gobierno de minoría apoyado por los árabes, no había ni siquiera la posibilidad de amenazar a Bibi con remplazarlo. La única posibilidad serían otras elecciones que, en la situación actual, el pueblo no habría aceptado. Ahora tendremos que ver si Netanyahu va a cumplir con su palabra y dejar el gobierno después de un año y medio. Mientras tanto, él aceptó de Ganz dar la mitad del gobierno, aunque tiene solamente 15 o 16 miembros del parlamento. Desde el punto de vista de Bibi, es una enorme concesión. Concesión que vale por quedarse con el gobierno. Yair Lapid va a ser ahora el líder de la oposición y va a tratar de fortificar su posición como el único líder que lucha de verdad en contra de Netanyahu y por la democracia, esperando ser el próximo premier en cuanto Bibi traicione a Gantz. Lo que más me perturbó políticamente fue el rechazo del Presidente de la Kneset a aceptar un mandato de la Corte Suprema. Esto simboliza más que todo la política de los tiempos de Bibi, que pone en peligro le democracia y el dominio de la ley en Israel. Finalmente, hay que tomar en cuenta que todo esto pasa en tiempos de coronavirus, cuando de todos lados se grita que los políticos deben dejar sus pequeños y egoístas cálculos y peleas, y dar al pueblo un gobierno estable. Pienso que esto afectó mucho a Gantz a aceptar la única solución viable por el momento de formar un gobierno. Pienso que en otras circunstancias no lo hubiera aceptado.

Cientos mueren envenenados en Irán creyendo que el metanol cura el virus

De pie junto al cuerpo inmóvil de un niño intubado de 5 años con apenas un pañal de plástico, un trabajador de la sanidad iraní con un traje y una máscara de materiales peligrosos suplicó al público una sola cosa: dejar de beber alcohol industrial por temor al nuevo coronavirus. El niño, ahora ciego después de que sus padres le dieron metanol tóxico en la creencia errónea de que protege contra el virus, es solo una de las cientos de víctimas de una epidemia dentro de la pandemia que ahora afecta a Irán. Los medios iraníes informan que casi 300 personas han muerto y más de 1,000 enfermaron hasta el momento en toda la República Islámica por ingerir metanol, en un país en el está prohibido beber alcohol y donde hay quienes confían en contrabandistas. Los remedios falsos se extienden por las redes sociales en Irán, donde la gente sigue sospechando profundamente del gobierno que minimizó la crisis durante días antes de que esta abrumara al país, según publicación en The Times of Israel. “El virus se está propagando y la gente se está muriendo, y creo que son aún menos conscientes del hecho de que existen otros peligros”, dijo el Dr. Knut Erik Hovda, toxicólogo clínico en Oslo que estudia el envenenamiento por metanol y teme que el brote en Irán podría ser incluso peor de lo informado. “Cuando sigan bebiendo esto, habrá más personas envenenadas”.

Empresas israelíes emplean alta tecnología

El seguimiento de geolocalización por móvil de donde han estado los infectados con coronavirus no ha sido el único uso que ha dado Israel a su industria tecnológica en la lucha contra la pandemia, a la que ha sumado también productos que detectan el COVID-19 en segundos o que permiten analizar la sangre de pacientes contagiados en cuarentena. Israel, conocido por ser el país con más empresas emergentes per cápita del mundo, no es la excepción, con múltiples de sus compañías abocadas a contribuir de una forma u otra a la detención de la propagación del virus. Una de ellas es RADLogics, que desarrolló un software que utiliza inteligencia artificial para detectar y cuantificar inflamaciones pulmonares causadas por el coronavirus y que, mediante el análisis de tomografías computadas, ha alcanzado un 98 % de éxito en el diagnóstico de la enfermedad, según explicó su CEO, Moshe Becker, quien señaló además que el sistema ya está siendo utilizado en hospitales de Italia, Rusia y China. Otro caso de una empresa que ha adaptado su tecnología a la lucha contra la pandemia es Vocalis Health, que ha empleado sus algoritmos de análisis de voz al estudio de pacientes contagiados, que mediante el envío de un simple mensaje de voz podrán ser monitoreados a distancia y permanecer en sus casas, para evitar colapsar los hospitales.

Una super mujer en la batalla contra el bullying escolar

Fue la experiencia de sus hijas al tener que enfrentar el bullying, y el recuerdo de su propia vivencia cuando niña, que hizo a la modelo y empresaria de la moda, Roberta Melo do Santos, emprender una iniciativa personal en contra de este mal que abunda en los entornos escolares. Con 17 años en Chile, casada con Marcos Infeld y madre de tres hijos, relata que su origen es una familia muy tradicional de Sao Paulo, con un padre médico pero dedicado a la política -fue alcalde de la Prefectura de Braganca Paulista- y una profunda enseñanza en pro de los Derechos Humanos. “El estallido social me dio la fuerza y creo que también abrió la tribuna para hablar de temas de los que antes no se podía hablar. Como buena judía, soy humanista. Y también me motiva hacer un cambio en la comunidad. Yo todavía creo en el ser humano, en los cambios, en plantear las semillitas y verlas germinar”, señala. “Vengo de una familia con profunda conciencia social y empecé a darme cuenta de que estaba en un país que era totalmente consumista, individualista, competitivo y que esas eran cosas que yo no quería para mí, y que no quería para mis hijos. Buscaba y veía cositas, pequeñas cositas que se van viralizando y que no me gustaban. Entonces pensé en esta idea del libro para darle herramientas a mis hijas para que tengan una conciencia social y para que fueran empáticas con los demás. Yo sufrí bullying, y el miedo de que le pasar a mis hijas lo mismo que me pasó a mí, me impulsó a la búsqueda de las herramientas”. En su caso, el motivo fue un déficit atencional que la afectó de niña y que la hizo ser objeto de burlas. Eso le generó una inseguridad que, dice, acarrea hasta el día de hoy, y por ejemplo percibe cuando se pone nerviosa al leer en público. “El bullying deja marcas que llevas toda tu vida, son cicatrices que no te puedes borrar”. Tal como cuando ella era niña, pensó en abordar el tema con sus hijos a través de libros, y fue a buscar uno que cumpliera con los objetivos que ella quería. Y no encontró nada para la niñez, había para bebés y para adolescentes. Y se dijo “Entonces lo escribo yo”. Lo comentó con la profesora de sus hijos y le gustó la idea. Habló, entonces, con la rebetzin Gachi Waingortin, y le envió el libro, pidiéndole sugerencias sobre el contenido judaico que se podía integrar. En un lapso de minutos, Gachi le respondió con el contenido preciso para cada capítulo del texto. Así nació “Bimbo”, una historia de un tigre diferente. Se trata del primer libro escrito en Chile de auto ayuda sobre acoso escolar, que además dio pie a la campaña “No te dejes llevar por el bullying”, que tuvo -hasta la crisis sanitaria- a Roberta visitando colegios públicos y privados ofreciendo charlas sobre los conceptos y herramientas que se deben inculcar para el respeto entre pares, y que sumó a numerosas figuras públicas y del espectáculo en su apoyo. “Mi tarea es transformar lo malo en positivo, y crear conciencia y cambiar lo que no está bien sin apuntar con el dedo, porque apuntar con el dedo también es una falta de empatía tremenda. Se puede transmitir un mensaje pisando huevos y sin quebrar ninguno. Cuando yo hablo, cuando doy un mensaje, hablo en plural, hablo de nosotros, que tenemos, yo no soy dueña de la verdad y también me equivoco”, señala Roberta. ¿Cuál es su objetivo final? “Qué aprendamos a convivir con las diferencias”. Suena tan simple, pero al mismo tiempo es una tarea titánica a la que, con fuerza, iniciativa y convicción se ha abocado esta super mujer. Para conocer más de la campaña “No te dejes llevar por el bullying”, sigue a Roberta en Facebook (https://www.facebook.com/Notedejesllevarporelbullying/) e Instagram (@robertamelodossantos).

El sistema de salud israelí se prepara para el peor escenario

A medida que el número de infectados supera la marca de los 500, el Ministerio de Salud instruye a los hospitales del país a prepararse para miles de pacientes enfermos. Con más de 500 casos confirmados de coronavirus, Israel comenzó el jueves a prepararse para el peor de los escenarios, emitiendo un comunicado del Ministerio de Salud que ordena a los hospitales del país que planifiquen recibir a miles de pacientes en estado grave y que se adapten en consecuencia. El Ministerio de Salud anunció el jueves que otros 96 pacientes han dado positivo por el nuevo coronavirus desde el miércoles por la noche, lo que eleva el número total de pacientes de Israel a 529. Todos los hospitales ahora deben prepararse para acoger a unos 30 pacientes en una sala de cuidados intensivos. El Centro Médico Sheba, el hospital más grande de Israel, se preparará para recibir a unos 50 pacientes. Cada uno contará con un respirador personal en caso de que su condición empeore. Si el número de pacientes supera los 1.000, las salas internas se cerrarán y todas las demás actividades médicas no esenciales se detendrán en conformidad. Los hospitales ya han recibido instrucciones de preparar salas especializadas para pacientes con coronavirus. Si el número llegara a superar los 1.400, los hospitales proporcionarán espacio para 420 pacientes con coronavirus y que presenten síntomas más leves que no requieren supervisión médica cercana pero que aún deben ser hospitalizados. De los 420, 350 pacientes serán tratados en el Centro Geriátrico en Rishon Lezion y 70 serán transferidos al Hospital Shmuel Harofeh en Beer Yaakov, ambos en el centro del país. Si el número de ciudadanos contagiados supera los 1.800, todas las cirugías en hospitales privados en Tel Aviv, Haifa y Herzilya se suspenderán, y recibirán pacientes provenientes de los hospitales públicos. En caso de que haya más de 2.000 infectados, los hoteles cercanos a la zona central de Israel recibirán a todos los pacientes con coronavirus y cuyos síntomas síntomas sean más leves, por lo tanto no necesiten hospitalización. Su cuidado cercano será manejado por el servicio de salud privado, cuyos equipos serán entrenados e instruidos en consecuencia.