publicado hace 5 días

No seas tú quien borre su memoria

Para convertirla en activo hay que movilizarse a acciones concretas. ¿Cuáles? Por ejemplo, registrar en una bitácora, fotografiar un momento especial, atesorar un objeto significativo que nos haga evocar aquel sentimiento que queremos recordar. Son estos actos los que nos conducen a crear un registro tangible. Así como existe el acto de hacer memoria, existe a su vez, la posibilidad de mantenerla en la esfera privada, o bien de optar por incluirla en una mayor, es decir, la colectiva. Pero sin duda hay un imperativo de recordar frente a crímenes de la humanidad y experiencias traumáticas. Perdonar sí, pero nunca olvidar. Hoy se ha inaugurado un nuevo capítulo en la memoria colectiva de la Shoá en Chile: proyecto Abro Memoria. Dicha iniciativa tiene como fin traspasar el ámbito privado de los individuos para generar un legado colectivo de la Shoá. Abro Memoria es un llamado urgente para que nos hagamos cargo hoy de la memoria colectiva. Memoria Viva y el Archivo Judío de Chile, dos reconocidas instituciones con años de trayectoria, han unido fuerzas para desarrollar el mayor archivo digital de la Shoá en Chile a través de este proyecto. El destinatario de este llamado es claro: tú, hijo/a de sobreviviente de la Shoá, nieto/a de un refugiado, primo, sobrino o amigo de aquella persona que tuvo que soportar los horrores del nazismo y que logró llegar a Chile, la tierra que los acogió. Hoy tengo el privilegio de coordinar Abro Memoria y te llamo a ti, que lees esta columna, a participar con una búsqueda activa de material relacionado con los refugiados y sobrevivientes de la Shoá que se albergaron en nuestro país. Busca documentos, fotos, cartas, memorias, entrevistas y registros familiares de los sobrevivientes, de los períodos pre y post guerra, en cualquier formato y condición. Ese material es demasiado valioso para toda la comunidad, como para que sólo quede guardado en tu hogar. Debemos compartirlo, resguardarlo y preservarlo. Ingresa a www.abromemoria.cl y regístrate en el formulario de contacto. El material recolectado será digitalizado de acuerdo a estándares internacionales por el Archivo Judío de Chile, y pasará a formar parte del archivo de ambas organizaciones. Memoria Viva en sus 10 años de trayectoria, ha logrado entrevistar a más de 140 sobrevivientes de la Shoá en Chile, y hoy busca activar a sus hijos y nietos (llamados 2G y 3G). La misión de mantener vivo el legado de los refugiados y sobrevivientes, ha puesto a Memoria Viva como un referente en Shoá, y hoy busca complementar y profundizar el gran trabajo de registros audiovisuales que ha logrado construir. A su vez, el Archivo Judío, cuya misión es el resguardo, conservación, organización, y difusión de este gran patrimonio documental, cuenta con más de 70 mil registros institucionales y familiares que dan cuenta de la vida judía en Chile. Hasta hace un tiempo, los sobrevivientes eran nuestra principal fuente para conocer ese pasado doloroso. Con sus testimonios nos asegurábamos de que no se borrara la mancha oscura, la memoria compleja, con detalles sobre una Europa que ya no es y de sus experiencias para sobrevivir. Probablemente tú tuviste el privilegio de conocer personalmente a uno de ellos, de escuchar de primera fuente su testimonio, de ver directamente el dolor en sus ojos, pero nuestros nietos no lo tendrán. Hoy el escenario es distinto, quedan muy pocos de ellos. Hoy somos nosotros los encargados de asegurar que su memoria no se pierda en el tiempo. Cómo explica Gunter Demnig, artista alemán conocido por su proyecto “Stolpersteine” (piedras-obstáculo) como homenaje a las víctimas del nazismo (www.stolpersteine.eu/en/), “Una persona sólo es olvidada cuando su nombre es olvidado”. No seamos testigos de ese olvido. Tenemos el deber de recordar y registrar, para que las generaciones venideras no carezcan de información sobre quienes son. Sólo así sabrán dónde ir. Abro Memoria nos habla sobre nuestra trascendencia, dejar una huella imborrable, ahí, en la nube, en donde todos puedan verla, conocerla, recordarla y honrarla. Puede ser que nuestros sobrevivientes ya no estén físicamente en este mundo, pero al colaborar tú y yo, su memoria si lo estará. No seas tu quien borre su memoria.

publicado hace 12 días

Sugerencia a las figuras públicas chilenas que condenan a Israel

Optamos por partir de la base de que los actores y otros personajes públicos chilenos que participaron en el reciente video de condena del “plan de anexión” de Israel, hablaron mal guiados por quienes los llenaron de información falsa, que falta a la verdad. No sería lógico suponer que están dispuestos a desprestigiarse pronunciándose sobre un tema importante, con datos totalmente distorsionados, que no reflejan la verdad. Es lamentable que repitan un libreto evidentemente dictado por quien tiene interés en distorsionar la realidad, una realidad que está claro que ellos no conocen, y sobre la que hablan tragándose lo que otros les mintieron. Salvo una excepción puntual, estos voceros no conocen la situación en el terreno ni han estado en el escenario de los hechos, lo cual no les impide manifestarse como si dominaran el tema, aunque lejos están de hacerlo. Por ende, nos permitimos sugerir que no se arriesguen a abrir juicio tan tajante, sino dominar los hechos. 1) El conocido actor Benjamín Vicuña es quien abre el video advirtiendo que el 1° de julio está por cometerse “uno de los abusos más grandes de los últimos tiempos”. ¿Se refiere a otra de tantas matanzas en Siria? ¿En Irak? ¿En Irán? Ah… no… era a la “anexión”. Dicho sea de paso, este 1° de julio no ocurre nada, pero digamos que puede que sea una mera postergación. La fecha exacta no es el punto central. 2) “Israel, desafiando las advertencias de la comunidad internacional, anexará gran parte de lo que se define como territorio palestino”, dicen quienes suceden al actor. Pues fíjense que no. Ante todo, la supuesta definición de la zona como “territorio palestino” no está basada en el Derecho Internacional. Nadie determinó que eso es territorio palestino, salvo los palestinos mismos y quienes les apoyan. Es territorio en disputa, que estuvo durante 500 años gobernado por el imperio Otomano, luego por el Mandato Británico, luego ocupado por Jordania y luego fue conquistado por Israel. De hecho, en la conferencia de San Remo, de la que se cumplieron hace poco 100 años, se determinó que ese territorio sería parte de un Estado judío. Pero más allá de este trasfondo histórico, eso de “anexará gran parte” no es cierto. En el caso de mayor alcance, Israel declararía su soberanía en los asentamientos israelíes en Cisjordania, que equivalen al 6% del territorio. El 6% evidentemente lejos está de ser “la mayor parte”. 3) “Dejando sin hogar a cientos de miles de palestinos”, dice otro de los participantes. Mentira. Aún si Israel concreta el plan de aplicar su soberanía en los asentamientos, eso no incluye en absoluto la expulsión de los palestinos. Simplemente es falso. En el Plan de Trump, en el cual se contempló precisamente el reconocimiento de la soberanía israelí en la zona, dice explícitamente que nadie deberá abandonar su casa, ni israelíes ni palestinos. 4) “Quitándoles sus tierras y tomando posesión de sus recursos naturales”, agregan. No es cierto. Falso. La aplicación de la soberanía israelí en el terreno, es parte del Plan de Trump, que por otro lado planea reconocer a un Estado palestino que cumpla ciertas condiciones, en el 70% del territorio. Sobre los recursos, lamentablemente no hay en esta zona recursos naturales de valor, salvo el agua, que escasea, y que Israel suministra en gran medida a la Autoridad Palestina. 5) “Los palestinos serán desplazados y no formarán parte de ningún estado”, dice otro participante. Los palestinos no serán desplazados a ningún lado, por lo ya dicho antes. Y el tema no es que “no formarán parte de ningún Estado”, sino que nunca formaron parte de un Estado. O sea, no existió en la historia, jamás, un Estado palestino independiente. Es más: la primera vez que pudieron gobernarse en forma autónoma, fue justamente a raíz de los acuerdos de Oslo suscriptos con Israel. Fueron esos acuerdos los que crearon la Autoridad Palestina que los gobierna hoy. Ah, además… si hubieran aceptado diversas propuestas que les fueron presentadas a lo largo de los años, inclusive antes de la creación de Israel, ya tendrían su Estado independiente. Dicho sea de paso, yo lamento que no lo tengan. Rechazar las propuestas fue nocivo para ellos y, por ende, para la opción de paz con Israel. Lamentable. 6) “Quedarán en territorios aislados es decir en un verdadero apartheid…”. La eventual declaración de soberanía israelí en los asentamientos no “aisla” a los palestinos. Tanto localidades palestinas como asentamientos israelíes, tienen en determinadas zonas un problema de continuidad territorial. Este, dicho sea de paso, es mucho más grave para los israelíes, al menos según el mapa de Trump. Unos 15 asentamientos quedarían como enclaves rodeados de territorio gobernado por los palestinos. ¿Y apartheid? La palabra es efectista y demonizadora, pero no tiene nada que ver con la realidad. La enorme mayoría de la población palestina quedaría bajo autogobierno de la Autoridad Palestina y la población judía bajo gobierno israelí. Precisamente hoy entrevisté a un ex General israelí que defiende la opción de soberanía en los asentamientos y me dijo claramente que, en su opinión, en el futuro aquellos palestinos que viven en la zona de soberanía israelí, que son la pequeña minoría, deberán recibir ciudadanía israelí. No es un plan oficial aún, pero no fue él el primero en mencionarlo. También el ex ministro de Defensa Bennett había hablado claramente en esos términos. Apartheid, el régimen de segregación racial de Sudáfrica, no tiene nada que ver con esta situación. 7) Y acá viene una de las peores mentiras, porque va acompañada de un simbolismo mal intencionado de quienes nutrieron a estas figuras públicas de información deformada. “Son más de seis millones de personas viviendo en Palestina”, dice una de las figuras. Es tan fácil inventar números confiando en que nadie revisa, ¿no? Hay aproximadamente 2.5 millones de palestinos en Cisjordania y algo menos de dos millones en la Franja de Gaza (que nada tiene que ver con el plan de soberanía). En mis cuentas, 4.5 millones no son seis. ¿Estarán agregando a los 2 millones de ciudadanos árabes de Israel, cuyo voto al parlamento israelí -al que también pueden ser electos- vale exactamente como el de un ciudadano judío? Qué mala intención… Pero lo peor no es el mero intento de deformar la realidad, sino eso de seis millones, exactamente la cantidad de judíos asesinados por los nazis en el Holocausto. ¿Habrá sido un intento de fijar en la percepción de quien mire el video la sensación de que los palestinos son víctimas de un genocidio? O sea, en este video no lo dicen explícitamente, pero como la propaganda palestina ha usado el motivo en repetidas ocasiones, reconocemos que tenemos cierta sensibilidad al respecto. 8) Ya nos hemos extendido en demasía, por lo cual optamos por resumir, sin hacer referencia a cada uno de los puntos. El video exige justicia. Nos parece bien. Yo la quiero, para todos. Por lo tanto, no quiero que la Autoridad Palestina continúe efectuando pagos a terroristas responsables de atentados, y que desde sus páginas oficiales no se elogie a los terroristas ni se incite a la violencia. Eso sería justo para ambas partes, sin envenenar la mente de nadie. “Más de 70 años de sufrimientos palestinos ha sido suficientes”, afirman casi al final. Más que cierto. Y la primera queja al respecto debe ser a sus líderes, que han rechazado una y otra vez propuestas para llegar a un acuerdo con Israel. Varias de ellas incluían la fórmula de un Estado palestino independiente. Oportunidades desperdiciadas que nada aportaron a los palestinos. En tono personal, quisiera agregar: estoy a favor de un Estado palestino independiente que viva en paz junto a Israel, y no apoyo la declaración de soberanía. Pero no por ello voy a deformar las cosas ni decir que la historia fue distinta de la que fue. De esa forma, no se defiende dignamente ninguna causa. La mejor forma de defender a los palestinos no pasa por la demonización de Israel y el invento de mentiras en su contra, sino por la condena al terrorismo y el aliento a volver a negociar. Sería lo mejor, para israelíes y palestinos. *Publicado el 30 de junio de 2020 en Semanariohebreojai.com.

publicado hace 18 días

Violencia y Racismo en las calles de USA

El 25 de mayo, en Minneapolis, el afroamericano George Floyd fue asesinado por la rodilla de un policía blanco que estuvo largos minutos en su cuello hasta ahogarlo. El penoso hecho fue grabado y de ahí a las Redes Sociales. Lo que se vio llevó a muchos miles de personas a protestar en las calles del país y en otras naciones del mundo. Su muerte reavivó el problema de la tensión racial, demostrando que estaba lejos de estar solucionado y puso a Estados Unidos frente a un tema que lo ha perseguido desde su fundación como nación. No es el único país que sufrió la esclavitud, pero ha sido particularmente ineficiente en solucionar sus consecuencias, las que persisten hasta hoy con su minoría afroamericana, a diferencia de la inmigración, que en general ha sido un proceso muy exitoso, a pesar de sus altos y bajos de aceptación y rechazo. Lo que desde entonces hemos visto, ¿ha sido repetición de algo conocido o estamos en la presencia de algo nuevo? 1) Habitualmente las protestas raciales estallan periódicamente como consecuencia de abusos, muertes o de fallos que absuelven a los acusados, pero lo que se ha visto es algo nuevo. En primer lugar, su duración, ya que saqueos solían producirse como reacción espontánea en la ciudad y lugar donde se habían producido los hechos, con excepciones como el asesinato de Martin Luther King. 2) Sin embargo, lo que ahora hemos visto se ha mantenido sin pausa en las calles del país por ya dos meses, con un agregado: parece haber coordinación, apoyo político y periodístico, y un propósito que va mucho mas allá del castigo a los responsables. Lo novedad es el protagonismo de dos movimientos, Black Lives Matter y Antifa, que agrega a lo conocido (rechazo a la supremacía blanca) elementos de la política identitaria, feminismo, lucha de clases y la postulación de una transformación revolucionaria de la sociedad. 3) El tercer elemento se ha encontrado en el tipo de apoyo recibido, que parte con aplausos a la violencia en parte importante de la prensa tradicional, y no sólo en la izquierda mas radical, sino también en sectores del Partido Demócrata, además de apoyo financiero y en decisiones de empresas conocidas de revisar políticas internas y hasta discontinuar o modificar el nombre de productos. 4) La novedad también se ha expresado en la destrucción de estatuas y otros símbolos del pasado norteamericano, que incluye a conocidas figuras, expresidentes y hasta padres de la patria que han sido atacadas y derribadas. Este deseo de borrar el pasado aplicándole criterios que predominan hoy en una especie de año cero es algo que se había visto en la Revolución Cultural maoísta de China y en ISIS y el Talibán afgano, pero no en Estados Unidos y sus replicas en otros países de Occidente. 5) También se agrega las instrucciones de alcaldes a las policías de no reprimir cuyo caso más característico es Seattle, donde se ordenó el abandono de un recinto policial y la retirada de un sector de varias manzanas, para que se creara un territorio “autónomo”, a lo que se agrega la negativa y/o tardanza de varios gobernadores a llamar a la Guardia Nacional, dentro de esta división de poderes entre lo local y lo nacional, que caracteriza a USA. 6) Es llamativo también que en las manifestaciones actuales no parece predominar la minoría negra, sino principalmente estudiantes universitarios blancos y hasta se ha relegado a la pandemia del debate público. La chispa la proporcionó el asesinato, pero lo que se está viviendo en muchas ciudades, incluyendo la capital, es una indicación más de la fuerte polarización que se vive junto a una prensa militante que mas que entregar hechos, proporciona una narrativa de buenos y malos, con una visión totalmente contrapuesta en TV y Redes Sociales. Un país donde hoy no se buscan acuerdos y si mucha confrontación, pero donde al mismo tiempo no parece existir un racismo institucionalizado, décadas después de la implementación sistemática de políticas preferenciales en acceso universitario y ayuda económica a las minorías. Lo seguro es que está agitación se sostendrá hasta las elecciones presidenciales de noviembre, que serán cualquier cosa, pero no una elección más.

publicado 18 Junio 2020

Sequía y desertificación, un desafío global

El 17 de junio está definido como el Día Mundial para Combatir la Desertificación y la Sequía, dos conceptos concomitantes, que amenazan vastas áreas del mundo, generando un desafío de carácter global. La agudización de la sequía y la expansión de la desertificación son fenómenos que revelan las consecuencias de la actividad humana sin sentido de sostenibilidad, como la conversión de terrenos silvestres para la cría de ganado y la agricultura, el pastoreo sin supervisión que causa la degradación y pérdida del suelo, el uso excesivo de fertilizantes químicos y las prácticas agrícolas intensivas, que agotan la fertilidad de la tierra. Pero, además, en las últimas décadas los procesos de desertificación también se han intensificado por la crisis climática, lo que resulta en una reducción de las precipitaciones, la sequedad, las sequías recurrentes, la deshidratación de lagos y ríos. Obviamente, hay que mencionar que la crisis climática también es el resultado de la intervención humana. Según cifras de Naciones Unidas, hasta la fecha más de dos mil millones de hectáreas de tierras agrícolas fértiles se han deteriorado en forma irreversible. Al mismo tiempo, se estima que la demanda de áreas agrícolas para el cultivo de alimentos y la producción industrial alcanzará 300 millones de hectáreas adicionales para el año 2030. Más del 70% de los ecosistemas naturales se han convertido en áreas agrícolas, y este porcentaje podría alcanzar el 90% para el 2050. Entonces, ¿qué podemos hacer para cambiar esta preocupante situación? En primer lugar, consumir y producir de manera sostenible, ya que el aumento en el consumo eleva la presión para convertir más tierras en uso agrícola, a expensas de las tierras naturales, al tiempo que deteriora la condición de las tierras agrícolas existentes y las convierte en un desierto. A nivel personal, podemos reducir el consumo de productos animales, ya que la producción de carne, lácteos y huevos abarca más del 70% del área agrícola mundial, mientras que la demanda de productos animales está en aumento en todo el mundo. También podemos evitar tirar alimentos y perder alimentos en sus procesos de producción, comercialización y preparación. Según la ONU, la comida perdida equivale a alrededor de 1.400 millones de hectáreas, un área enorme que podría permanecer natural y verde. A nivel nacional, podemos preservar y proteger los sistemas naturales en los procesos de desarrollo, promover la reforestación, y mantener el equilibrio del pastoreo sostenible. Es importante que regeneremos y rehabilitemos los ecosistemas, evitando dañar la biodiversidad. Israel es uno de los únicos países del mundo que ha logrado ganarle al desierto. El desierto de Israel no solo no está creciendo, sino que se ha achicado, como resultado de la agricultura avanzada. En Israel, se ha desarrollado una amplia gama de tecnologías, la mayoría de ellas simples y económicas para la agricultura en zonas áridas y semiáridas, como el riego por goteo, el uso de agua salobre para el cultivo de verduras y más. n Israel, aproximadamente el 90% de las aguas residuales del país se purifica y se reutiliza para la agricultura. De hecho, la agricultura en Israel existe en gran medida gracias a esta agua. Las filtraciones y pérdidas en los sistemas de agua en Israel también son muy pequeñas, ahorrando dinero y reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero. Al mismo tiempo, se han desarrollado métodos efectivos para la agricultura de zonas áridas y semiáridas, como asimismo variedades vegetales resistentes a la sequía. En el famoso Instituto Volcani y otros centros de investigación en Israel, actualmente hay una extensa investigación sobre agricultura resistente a la sequía y al cambio climático, y en ese contexto, por ejemplo, el Volcani ha desarrollado un método para reducir la pérdida de grano en las instalaciones de almacenamiento (silos) a solo un 0,5%, evitando los daños causados por insectos y plagas. Israel es, de hecho, un país pequeño, pero en los últimos cien años ha adquirido una experiencia considerable en la reforestación de las zonas semiáridas y la preservación de los bosques en condiciones de calor y sequía. Esta experiencia invaluable de lucha contra la desertificación y la crisis climática ha permitido a expertos israelíes conectarse con colegas en Chile, para trabajar en conjunto en aproximaciones multidisciplinarias al desafío de la desertificación. Así, en los últimos años, académicos israelíes han trabajado con las universidades de Chile, católica, Arturo Prat, Antofagasta, UCN y otras, para afrontar este desafío global. Expertos israelíes han participado en instancias como el Congreso de Futuro, exponiendo sobre las distintas políticas públicas y los desarrollos tecnológicos a favor del desarrollo sustentable y el cuidado del agua. Como principio fundamental, se han realizado seminarios sobre innovación agrícola sustentable a lo largo del país, y delegaciones público-privadas de Chile han visitado Israel para conocer de cerca el modelo hídrico y fortalecer los lazos de cooperación. También se han dictado cursos por expertos israelíes a través de la Agencia Israelí de Cooperación Internacional (MASHAV), con el propósito de trasmitir el conocimiento y las buenas practicas a las distintas regiones de Chile. Como embajada, en los últimos años hemos estado trabajando intensamente con autoridades chilenas para compartir nuestra experiencia en la gestión de recursos hídricos, con un foco especial en las zonas de sequía. Así, en este Día Mundial para Combatir la Desertificación y la Sequía, comprometemos nuestra colaboración con MOP, Comisión Nacional de Riego, Comisión de Recursos Hídricos de la Cámara de Diputados, Intendencias y alcaldías, como también con la sociedad civil, para seguir compartiendo las soluciones que Israel ha desarrollado para ganarle al desierto. Porque el planeta es de todos y debemos protegerlo juntos. Columna publicada el 16 de junio en Radio.uchile.cl.

publicado 11 Junio 2020

¿Qué rana quieres ser?

Había una vez un grupo de ranas que atravesaban juntas un bosque frondoso. Mientras caminaban conversando, dos de ellas cayeron a un pozo. Las otras ranas rodearon el agujero, y vieron cómo sus compañeras saltaban sin parar para intentar volver a la superficie. “¡No lo intenten más! ¡Van a morir! ¡Es demasiado profundo! ¡No sean pavas y dejen de saltar!”. Gritaban tanto, que al final una de las dos ranas se dio por vencida y decidió parar. Se dejó caer al suelo, y murió. Pero, la otra rana continuó saltando cada vez con más fuerza, hasta que salió a la superficie y les agradeció de todo corazón a sus amigas ranas por hacerle barra sin parar… “¡Se pasaron amigas! Sin su apoyo no lo habría logrado”. En realidad, la rana era sorda, y como sólo veía los gestos de sus compañeras, no las escuchaba, juró que la estaban alentando para seguir adelante y eso fue lo que más la motivó para seguir intentandon salir. Moraleja: una palabra de aliento tiene más poder del que imaginas. Y un comentario negativo puede terminar de hundirte. Últimamente me acordé mucho de esta fábula que alguna vez me contó mi bobe, y la busqué para compartirla en la columna editorial que todos los meses publico en Revista Velvet, donde trabajo. Una revista que es un claro ejemplo de optimismo, y que sigue adelante a pesar de que alrededor todos bajan la persiana. Los relatos construyen realidades. Para bien, y para mal (no hace falta que ahondemos en Joseph Goebbels y los efectos de su propaganda Nazi). Estamos viviendo algo que es nuevo, absolutamente desconocido y para lo que no estábamos preparados. Tenemos miedo, inseguridades, estamos nerviosos, ansiosos. Pero todos podemos elegir qué rana queremos ser. La que insiste, confía, y sigue saltando, o la que escucha lo que todos dicen, les cree, y se rinde. Ahora pensemos juntos: si la reina Esther no hubiera confiado en ella, ¿habría arriesgado su vida para salvar a su pueblo? ¿Y si Moshé no hubiera sido optimista, habríamos salido de Egipto? Porque ningún pesimista camina lo que él caminó... Si Anna Frank no hubiera creído que había futuro después de la Guerra, ¿se habría puesto a escribir un diario? Y si Teodoro Hertzl y Golda Meir no hubieran sido optimistas, ¿existiría Medinat Israel? Hoy es el Covid-19, pero si nos ponemos a bucear un poquito internamente, vamos a encontrar ejemplos cercanos de personas comunes y corrientes que eligieron ser como la rana sorda. Justo antes de la pandemia, mi hija más chica hizo su Bat Mitzva. Cuando la cambié de colegio, llamé al Mercaz para cancelar la fecha porque me habían convencido de que no iba a poder hacerlo, y no quería que eso se convirtiera en un estrés para nadie. Pero el Rabino Gustavo me llamó y me dijo que antes de rendirnos, había que intentarlo. Cuento corto (para no entrar en detalles), mi hija fue y será la primera mujer en la historia del Círculo Israelita de Santiago en oficiar sola una ceremonia de Kabalat Shabat. El Rab confió en ella. Yo confié en ella. Pero hay algo más importante, y es que ella confió en ella. Podemos quedarnos pegados todo el día viendo noticias, llenar la despensa como si la cadena de alimentos corriera riesgo de romperse, llorar sin parar y comernos todos los chocolates, o podemos pensar qué estamos aprendiendo, y cómo tenemos ganas de salir cuando podamos salir (y también comernos los chocolates). No sé si este es el mejor medio para confesar que no soy una persona observante, pero aún así creo que esta pandemia vino a enseñarnos algo y tenemos que ser capaces de abrirnos a ese aprendizaje en lugar de dedicar tanto tiempo a pensar que el mundo se va a acabar… porque además no se va a acabar. Sé que es difícil, que la información llega como spam por todos los grupos de whatsapp. Y la invitación no es salirse de los chats, ni apagar la tele o cerrar el computador. Es intentar elegir mejor los mensajes que queremos asimilar, mirar el vaso medio lleno, y tratar de encontrar lo positivo en medio de todo esto. ¿Pasamos más tiempo en familia? ¿Retomamos algún hobby? ¿Volvimos a hablar con alguien que hace mucho no hablábamos? ¿Aprendimos algo nuevo? ¿Sabemos vivir con menos? No sé ustedes. Pero mientras pueda, yo siempre seguiré saltando. Y cuando logre salir -porque estoy convencida de que lo haré- espero verlos ahí.

publicado 04 Junio 2020

“Mishnateinu”: conociendo los pilares ideológicos del Movimiento Masortí

“Nosotros desde adentro. Todo sobre ideología masortí-Mishnateinu” fue un ciclo de cuatro charlas que trataron los seis pilares del documento “Mishnateinu”, escrito el año pasado por el Movimiento Masortí. Por muchas décadas, el movimiento tuvo varios documentos y textos de pensadores, por separado, que en conjunto explicaban lo que era la ideología masortí. El año pasado, Masortí Amlat -liderado por el Rabino Jordán Raber, de la Comunidad 1870, de Lima, Perú- logró compilar todos estos documentos, que se fueron produciendo en los últimos 50 años, para tener un único texto que se llamó “Mishnateinu”, y que es una compilación de nuestros saberes, como la Mishná. Inspirados en esto, tomamos los seis pilares que contiene el “Mishnateinu” y los transformamos en cuatro charlas: la primera sobre D-s; la segunda sobre Torá, el estudio y la transmisión; la tercera con los temas de Halajá, género y el desarrollo de la ley que nos obliga como masortim a vivir el judaísmo halájico, y la última sobre el sionismo y sus desafíos futuros. Participamos en las charlas los cuatro rabanim del Círculo Israelita de Santiago, CIS, y rabinos invitados de la comunidad de Chile y de las sinagogas hermanas de México, Argentina y Brasil, de manera de tener un espectro amplio, un arcoíris de ideas y de comentarios de cómo cada uno se relaciona con ese documento. Porque lo lindo dentro de la ideología masortí es que, dentro del marco del pluralismo halájico, te permite tener diferentes visiones, puedes estar un poco más a un lado o al otro. Comenzaron el ciclo el Rabino Eduardo Waingortin, del CIS, y el Rabino Leonel Levy de Bet El México, quienes abordaron la idea de D-s, haciendo mucho hincapié en este D-s como un padre, pero también como un “amante” que nos protege, que nos cuida, que nos quiere y que -junto a nosotros, porque también es un socio- tiene un propósito, un proyecto más grande que nos transciende, que es ser sus aliados en el Tikún Olam. Ambos rabanim dijeron que muchas veces nos complicamos en teorías, en procesos y en buscar la vuelta, y nos falta lo más sencillo: no hay nada más importante en el Movimiento Masortí que el Irat Hashem, el temor reverencial de creer en D-s, en que Él nos dio este mundo y en que junto a Él tenemos una misión. En lo que respecta a la Torá y su estudio, el Rabino Fabián Skornik de Lamroth Hakol, nuestro Rabino Gustavo Kelmeszes del CIS y el Rabino Daniel Zang, de la Comunidad Israelita Sefaradí, abordaron las diferentes formas de entender la revelación, desde la idea de que D-s entregó al Pueblo Judío una Torá completa, hasta la de un pueblo que fue desarrollando -con inspiración divina- el texto, lo que no quita su divinidad ni obligatoriedad. Sin embargo, más importante que la revelación en sí, en cómo fue el acto y qué plantea la verdad científica, lo importante es el impacto de eso nuestras vidas, es cómo de este producto de la revelación se generó un texto que nos obliga a buscar un judaísmo más serio, más de futuro; que existe un pacto de esta revelación continua -o por lo menos de una interpretación continua- para que el texto permanezca vigente. Si no unimos texto con contexto, se pierde gran parte de la potencia del texto y de los objetivos del mismo. En ese sentido, el Movimiento Masortí sería como la bandera de esta continuidad de interpretaciones, como siempre hubo en el judaísmo, para mantener nuestra fe siendo relevante en los días de hoy. En la tercera charla, que dieron el Rabino Ariel Sigal del CIS y el Rabino Yonatán Szewkis de Viña del Mar, trataron todos los temas a partir de los dilemas de una comunidad judía que quiere que hombres y mujeres, al mismo tiempo, puedan rezar juntos, y cómo construir el marco comunitario para esto, las mujeres en el judaísmo, la homosexualidad y lo que dice la Halajá al respecto. Esto también tiene que ver con esta interpretación continua que mencioné antes, en que un vaad de rabanim se queda estudiando y mezclando la ciencia, la sociología y las diferentes áreas del saber, con las fuentes judías, para construir la Halajá, que es el marco que nos obliga a tener determinado comportamiento. Y por último, en la charla de sionismo se abordó cómo el Movimiento Masortí siempre fue sionista, defendiendo a Israel y al Estado de Israel como algo central en su identidad, como el lugar al que los judíos tienen que anhelar un día llegar o por lo menos aportar. Y de este lugar también impactar la identidad judía en los días de hoy. A diferencia de lo que pasa en muchos lugares -especialmente con jóvenes, que no quieren identificarse más con Israel- el Movimiento Masortí dice lo opuesto: no hay cómo ser judíos sin tener a Israel como algo central en nuestra identidad. Este ciclo tuvo como principal objetivo que las miles de familias que van a nuestras kehilot, que se emocionan, que rezan, que viven la viva judía en nuestra kehilá, entiendan el Movimiento Masortí. A través de este proyecto de vanguardia, que no existe en ningún lugar de América Latina, pudimos explicar nuestra ideología a nuestro público, para poder tener una identidad masortí mucho más fuerte, entender quiénes somos desde adentro, para así potenciar el quehacer judío de nuestra comunidad.

publicado 28 Mayo 2020

Recuerdo a los judíos etíopes bajando de los aviones y besando el suelo de Israel

Esta semana se cumplieron casi tres décadas del “Operativo Salomón”, el segundo puente aéreo organizado por Israel para traer a los judíos de Etiopía. Durante 36 horas de aquel mayo de 1991 (24 y 25 del mes), más de 30 aviones de la Fuerza Aérea de Israel trasladaron al Estado judío a 14.400 judíos etíopes que se habían concentrado en Addis Abeba, muchos de ellos llegados a pie de aldeas lejanas hasta la capital de su país natal. “Beta Israel”, son los judíos de Etiopía, considerados descendientes del encuentro amoroso entre el Rey Salomón y la Reina de Saba. A raíz de las leyendas al respecto, en Etiopía se dice hasta ahora que el Arca Sagrada está en su tierra. Fue un operativo militar secreto, debido a la situación interna en Etiopía. El régimen de Mengistu Haile Mariam con el que Israel tenía relaciones diplomáticas, estaba por caer. El gobierno del entonces Primer Ministro Itzjak Shamir ya estaba negociando con Mengistu el permiso de salida para los judíos que deseaban llegar a Israel. Los insurgentes se estaban acercando a Addis Abeba. No quedaba mucho tiempo. Finalmente llegó el permiso. Israel pagó una suma multimillonaria a Mengistu para que permita sacar a los judíos etíopes. Y comenzó el impresionante operativo. Recuerdo aquel mediodía. Si no me equivoco, era sábado. Recibimos de la Oficina de Prensa del Gobierno la confirmación: llegar a una hora determinada a una de las bases militares de la Fuerza Aérea, para la conclusión histórica de un operativo secreto. Creo que recién al llegar allí nos confirmaron de qué se trataba. Ahora me vienen dudas al respecto. No descarto que nos hayan dicho ya en el momento la razón, aclarando que está prohibido transmitir nada sobre el tema hasta que los aviones hayan llegado. Esperé expectante. Fui con mi hermano Ariel, fotógrafo de prensa, a una base de la Fuerza Aérea a la que llegarían algunos de los aviones. Otros aterrizaron en el aeropuerto internacional Ben Gurión. La mayoría eran aviones de la Fuerza Aérea, pero hubo también varios civiles, de El Al y compañías extranjeras. Ariel me sacó aquel día una de las fotos más emocionantes que tengo. Estoy de costado, con un notorio vientre de casi del fin de mi segundo embarazo, con Mijali esperando salir al mundo. Y de fondo, uno de los aviones Hércules de la Fuerza Aérea de Israel, acortando distancias en ese mundo en el que se volvía a confirmar la grandeza del pueblo judío. Recuerdo la escena cuando se abrieron los aviones. Un mar de hombres y mujeres de piel oscura, ojos grandes e incrédulos, la enorme mayoría vestidos de blanco, comenzó a bajar del vientre de esas naves mágicas que los habían traído de otro mundo. De otra cultura y de otro tiempo. Las mujeres llevaban a sus bebés en la espalda o debajo de sus faldas. Varios hombres se tiraban al suelo a besar la tierra de Israel. No era la “Yerushalaim” de la que les habían hablado siempre, de generación en generación, pero ya estaban más cerca de ella. Oficiales de la Fuerza Aérea, entre ellos también pilotos, se secaban las lágrimas de sus ojos. El pueblo judío hacía historia. Como es sabido, no todo fue jardín de rosas en la absorción de los inmigrantes judíos etíopes. Fueron cometidos muchos errores. Algunos por aires de superioridad, por paternalismo, por mil razones que se podrían haber evitado. Pero también hubo innumerables éxitos. Israel quiso traer a sus hermanos de Etiopía, y aunque hubo tropezones en el camino, ese fue un operativo ejemplar. *Publicado el 26 de mayo de 2020, en www.semanariohebreojai.com.

publicado 22 Mayo 2020

¿Qué significa Matán Torá en tiempos de Coronavirus?

Estamos en un momento en el cual sentimos que todo lo que aprendimos de la tradición judía nos debe permitir ser más sabios. Cada uno de los días de Sfirat HaOmer recreamos nuestras cualidades humanas, nuestras midot, para llegar de la mejor manera a Matán Torá, la recepción de la Torá. Y la pregunta es: ¿qué significa este año, en medio de la pandemia, recibir nuestra Torá? Pésaj significó la libertad física y, a partir de esa libertad física, nos dirigimos al momento cúlmine de la fundación de nuestro pueblo, que es la recepción de los Diez Mandamientos. Pésaj es incompleto y es insuficiente sin la festividad de Shavuot. Pésaj es el comienzo y Shavuot es la meta. El objetivo de esa libertad es la ley. Una ley que nos permite desarrollar de una manera mucho más clara y contundente la libertad. Esta dicotomía entre libertad y responsabilidad está resuelta en la tradición judía. Este orden moral establecido en el Sinaí, nos permitió avanzar en diferentes momentos históricos de nuestra historia y de la Humanidad, sabiendo que tenemos una responsabilidad con el mundo. Y este tipo de sociedad que se estableció inicialmente en el Monte Sinaí, nos permite entender mucho mejor los desafíos que atravesamos en este tiempo de pandemia y de Coronavirus. Si algo entendimos de todo lo que nos está pasando, es que cuando ejercemos la responsabilidad de cuidar y cuidarnos, entonces la ley nos permite vivir de una manera mucho más equilibrada con nuestros prójimos. Por eso vivir y recibir la Torá en época de pandemia, significa tener la conciencia de que pertenezco a un núcleo, a una sociedad que quiere que ejerza libremente mi responsabilidad con los otros. El momento es ahora y es crucial. Pensar la libertad sin ley nos puede llevar las peores crisis. Esta crisis es una oportunidad de ejercer libremente nuestra responsabilidad con nuestros prójimos. Las sociedades democráticas tienen que conjugar continuamente la libertad individual con normas que nos permitan procesar la peor crisis que le ha tocado a nuestra generación. Nuestra responsabilidad como judíos, que habitamos un mundo global es: libremente acatar las normas de convivencia que nos van a permitir poder salir de esta crisis. Ejercemos nuestra libertad, para sujetarnos a una ley y esa ley es la que nos va a permitir en el futuro tener más márgenes de libertad. Cuando no internalizamos la ley, lo que estamos haciendo es justamente lo contrario al mensaje de Matán Torá. Matán Torá deberá ser el eje de todo nuestro pensamiento y su mensaje perdura hasta el día de hoy.

publicado 14 Mayo 2020

COVID como musa de narrativas en conflicto

Los Lyons, la familia protagonista de la serie británica “Years and Years”, se habían acostumbrado a convivir con una cotidiana incertidumbre. La misma incertidumbre que domina nuestras conversaciones hoy, tan opaca en su concepción que muchas veces nos paraliza y en el mejor de los casos nos hace avanzar a tientas. Las razones no son menores. Contracción de la economía China, alto desempleo en EE.UU. y una Europa pronosticando la peor recesión de su historia. Entre ellos, Chile, que se ve fuertemente amenazado. La dependencia externa de las cadenas de abastecimiento, el fuerte peso de las industrias de materias primas sobre nuestras exportaciones, el bajo nivel de inversión en I+D, ya nos ponía en una posición particularmente vulnerable. Sumado a ello nuestro debilitado tejido social, que nos anticipa un panorama difícil de poder remontar, al menos durante el 2020. En materia económica y según la Encuesta de Expectativas del Banco Central correspondiente al mes de mayo, se proyecta una caída de un 2,7% en el PIB del país para este año. Condiciones en las que el empleo se resentirá fuertemente, las empresas con problemas de liquidez la pasarán mal y donde las soluciones de mercado no serán suficientes. Para todos es claro que el Estado deberá involucrarse más aún. El escenario se vuelve keynesiano, al menos en el corto plazo. Ya el Financial Times lo advirtió en su editorial: “Los gobiernos deben aceptar un rol más activo en la economía”. Rodrigo Vergara ex presidente del instituto emisor chileno, concuerda, el Estado necesitará actuar rápido para apoyar a las empresas. Y en la misma línea el titular de Hacienda, Ignacio Briones, asegura estar analizando distintos mecanismos de ayuda para éstas. Hay consenso entonces. Será urgente priorizar la sobrevivencia de las empresas. Su fuerte impacto sobre el resto de la economía, sobre el empleo y el sistema financiero nos moverán a asegurar su estabilidad para en lo inmediato cuidar las fuentes laborales y posteriormente garantizar la reactivación económica. Pero no solo será el momento de conciliar la eficiencia privada, con la fortaleza del estado, será también el momento de repasar las acciones que vayan en pos de la reconstrucción de nuestro dañado tejido social. De no hacerlo el populismo nos pueda causar una mala jugada. La combinación estallido y pandemia nos deja vulnerables. Susceptibles ante nuestros temores, nuestros dolores y con la necesidad de buscar culpables. “Years and Years” es un retrato adelantado de aquello y de cómo la demagogia actúa conquistando espacios cuando nuestro mundo conocido en lo afectivo y en lo económico se nos derrumba. Por ello, no sólo la economía está en jaque. Hoy también es la narrativa la que entra en conflicto. Estamos en un momento en el que las narrativas sobre prosperidad, libertad y tecnocracia se están cuestionando. Y ante esto, más allá de solo salvar la economía, previo a superar la crisis sanitaria, la pregunta fundamental es: ¿Cuál es el mundo que se abre post pandemia? Asumir que ésta crisis requiere expertos, en salud, en ciencia, en economía es una obviedad que debe ser aceptada. Pero entender que en la crisis de narrativa estamos todos llamados a aportar, no es tan evidente. “Este es el mundo que construimos. Todos somos responsables, cada uno de nosotros”, dice la asertiva Muriel en el más notable monólogo de la serie británica. Implorándonos con ese llamado a que reflexionemos sobre nuestro actual desafío. No sólo en el ámbito de cómo recuperar empleos, levantar inversión, proteger empresas, sino también en la búsqueda de fórmulas para reconstruir nuestras relaciones y hacernos cargo de las amenazas que han puesto al mundo de cabeza alejado de nuestras antiguas certezas. Hoy entramos en un territorio nuevo, desconocido, cruzado por las grandes incertidumbres que amenazan al mundo y que vendrán a cuestionarnos si reforzar lo público, la cooperación multilateral, la solidaridad global o devaluar la globalización y las democracias. Espero que desde nuestras libertades escojamos sabiamente.

publicado 07 Mayo 2020

El desafío de hacer comunidad en tiempos de COVID19

Estamos ante un hecho sin precedentes en la historia reciente de la humanidad y por supuesto, de nuestra Comunidad. Nadie estaba preparado para una situación así de compleja, hemos logrado grandes cosas gracias al apoyo de todas las instituciones y un gran equipo multidisciplinario de voluntarios, cuyo trabajo, aporte, esfuerzo y dedicación nos llena de orgullo. Reconocemos a todos quienes han dado lo mejor de sí para ofrecer a los miembros de la Comunidad contención, apoyo, orientación, entretención y respaldo. En una primera etapa, junto a las instituciones comunitarias, decidimos activar el Plan de Emergencia Comunitario (PEC) conformado por voluntarios, de distintas especialidades, que de manera coordinada han estado supervisando aspectos de salud, logística, abastecimiento, seguridad, comunicaciones, soporte psicológico, legal y religioso. Además, creamos el Vaad Médico conformado por doctores que han sido fundamentales a la hora de tomar les mejores decisiones para el resguardo de la salud de la Comunidad. Sumado a esto, se creó un call center que funciona las 24 horas y presta asesoría sanitaria, asistencia, apoyo psicológico e información relacionada con el COVID-19 (56-2-26562200), el que nos ha permitido hacer seguimiento a casos positivos, y detectar focos de contagio para oportunas medidas de contención. Junto a esto, hemos distribuido contenido de apoyo emocional para niños, adultos mayores y familias- elaborado por el equipo de psicólogas del PEC-, y recomendaciones sanitarias supervisadas por el Vaad médico y voluntarios de Hatzalah. Los primeros momentos no fueron fáciles, decidir cerrar todas nuestras Instituciones, sinagogas, colegios, organizaciones y otros-incluso una semana antes de los decretado por la Autoridad Nacional- requirió el compromiso, apoyo y liderazgo de todos los Presidentes y Directores Ejecutivos, quienes desde el inicio han sido un apoyo fundamental. Una de las primeras, y tal vez más difíciles decisiones, fue la de suspender las visitas en nuestros Hogares de Ancianos e implementar estrictas medidas, con el apoyo férreo y liderazgo de los Presidentes de ambas instituciones. Debido a la sobre exigencia que esta medida conlleva en ambas residencias -Beit Israel y Cisroco- es que hemos lanzado una campaña de recolección de fondos para afrontar los gastos adicionales que esta pandemia: la mantención de personal 24 horas, compra de insumos, materiales y otros. Los adultos mayores son nuestra historia y como tal le debemos respeto y cuidado, hoy son el grupo de riesgo más vulnerable, y tenemos el deber ético y moral de cuidarlos, por eso esperamos contar con el apoyo de cada uno de los miembros de la comunidad en esta Campaña. También, estamos atentos a la labor que realiza Reshet que, entre otras, entrega de cajas de alimentos para las personas más vulnerables de nuestra Comunidad. Estamos conscientes de lo complejo que ha sido, pero ante la dificultad han surgido ideas creativas y entusiastas. Las Instituciones están ofreciendo día a día una parrilla impresionante de actividades online para todos los gustos, edades y temáticas. Han desplegado sus actividades virtuales para socios y no socios, acercándonos a pesar de la distancia, involucrando especialmente a las comunidades judías de regiones. Por otra parte, todos los rabinos, sin distinción, han sido un pilar fundamental de apoyo emocional, espiritual y contención para la Comunidad. Así también han surgido personas que de manera desinteresada y espontánea están generado redes de apoyo para, prestar asesorías empresariales y legales gratuitas para la toma de decisiones económicas y comerciales. En una mirada más hacia el exterior de la comunidad (Tikún Olam) hemos aportado, junto al Diputado Gabriel Silber, una importante donación de mascarillas para la comuna de Pudahuel. Además, en una acción coordinada con el Doctor Alfredo Misraji y la Sra. Embajadora de Israel en Chile, Marina Rosenberg, donamos 10.000 mascarillas a la Municipalidad de San Bernardo y se gestionó una campaña de recolección de alimentos para las familias del Jardin Infantil San Gabriel de la misma comuna. También, se ha tomado contacto con autoridades de Gobierno para ofrecer recintos comunitarios que para pudieran ser utilizados como centros de atención de salud (por ejemplo, Bikur, Policlínico Israelita, Comunidad de Temuco y Concepción y el Estadio Israelita de Viña del Mar) y, a su vez, el EIM ofreció sus instalaciones a la FACH. Y fuimos invitados por el Ministro Secretario General de la Presidencia, Felipe Ward, a ser parte de la Mesa Interreligiosa por el COVID-19. No tenemos claridad sobre el futuro, pero debemos mirarlo como una oportunidad para involucrarnos aún más en el quehacer comunitario, y más aún, aportar desde nuestra experiencia y conocimiento a la construcción de un nuevo mañana para nuestro país. Es el momento de decir “Ine Ani”, “Aquí estoy”. Han pasado más de 45 días desde el inicio de esta cuarentena, y ha sido una época de gran aprendizaje, tenemos certeza de que todos juntos somos una gran comunidad. Como CJCh hemos visto como las instituciones han logrado articularse ante la nueva realidad, y eso nos da la tranquilidad de saber que somos una comunidad viva y nos permite a todos reenfocar nuestros trabajos; particularmente a nosotros, como CJCh, nos permite retomar nuestros esfuerzos hacia el quehacer nacional. Tenemos fe de que cada día que pasa estamos un día más cerca de volver a vernos, por ahora te pedimos #quedateencasa, para que no falta nadie cuando nos volvamos a encontrar. ¡Es un orgullo ver todo lo que se ha hecho, gracias a todos por hacer esto posible! Am Israel Jai. #SomosComunidad

Estados Unidos denuncia informe de la ONU sobre asesinato “ilegal”

Estados Unidos arremetió anoche contra una investigación de las Naciones Unidas sobre el ataque con aviones no tripulados en el que murió el general Qassim Suleimani, quien era el jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán. “Se requiere de un tipo especial de deshonestidad intelectual para divulgar un informe que condena a Estados Unidos por actuar en defensa propia mientras se encubre el infame pasado del general Qassem Suleimani como uno de los terroristas más mortíferos del mundo”, dijo Morgan Ortagus, vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos. “Este informe tendencioso y tedioso socava los derechos humanos al otorgarle un pase a los terroristas y prueba una vez más por qué (Estados Unidos) tenía razón al dejar” el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, agregó. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ordenó el asesinato del general iraní Qassem Suleimani en un ataque en enero cerca del aeropuerto internacional de Bagdad. El incidente avivó los temores de un conflicto total entre Irán y Estados Unidos. El ataque aéreo estadounidense que mató a Suleimani y otros en su convoy fue “ilegal” y un “asesinato arbitrario” que violó la carta de la ONU, según concluyó en su informe el pasado martes la experta de las Naciones Unidas en ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard. Según dijo Estados Unidos no proporcionó evidencia de que se estaba planeando “un ataque inminente” contra los intereses estadounidenses y, por lo tanto, su justificación de “defensa propia” no se aplicaba. Washington acusó a Suleimani de planear ataques de combatientes armados alineados con Irán contra las fuerzas estadounidenses en la región.

Candidato canadiense promete trasladar su embajada a Jerusalem

El legislador canadiense Erin O’Toole prometió el miércoles trasladar la embajada de su país en Israel de Tel Aviv a Jerusalem si se convierte en el próximo primer ministro. “Jerusalem es la capital eterna del pueblo judío, y la presencia moderna allí sólo consolida esto. La Knesset, la Corte Suprema y el Ministerio de Relaciones Exteriores están todos en Jerusalem”, explicó O’Toole en un video publicado en Facebook. O’Toole, que es miembro del Partido Conservador de Canadá, criticó al primer ministro Justin Trudeau por demostrar un apoyo “débil y vacilante” hacia el estado judío, asegurando que quiere revertir esa tendencia. “También creo que necesitamos más presencia en el terreno allí, y quiero que exploremos más intercambios y colaboraciones con Israel para asociarnos, al igual que hacemos con nuestros otros aliados más cercanos”, agregó. “Apoyamos una solución de dos estados, pero eso no nos impide hacer más con nuestro amigo y aliado, Israel. Como primer ministro, seguiré con nuestra política y mudaré nuestra embajada”, manifestó. El parlamentario conservador elogió al ex primer ministro Stephen Harper por hacer de Canadá un “amigo confiable para Israel”. O’Toole ha sido durante mucho tiempo un defensor de las fuertes relaciones con Israel. En febrero, llamó a “reconocer la realidad de que Jerusalem es la capital de Israel y trasladar la embajada allí”. Debajo del video de Facebook, O’Toole escribió que “realmente defenderá los valores y a los aliados de Canadá”.

Israel arresta a dos comandos de Hamás

Hamas afirmó el jueves que dos de sus altos funcionarios en Judea y Samaria fueron detenidos por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel. De acuerdo con el grupo terrorista palestino, la detención tiene la intención de descarrilar los esfuerzos palestinos para evitar que Israel vaya adelante con sus planes de anexión en Judea y Samaria, de acuerdo con The Jerusalem Post. Los dos, Jamal Tawil y Hussein Abu Kwiek, fueron arrestados durante una redada del Ejército israelí antes del amanecer en sus hogares en Ramallah y su ciudad gemela de El-Bireh. Tawil, quien fue elegido alcalde de El-Bireh en 2006, ha sido arrestado varias veces por las FDI durante las últimas dos décadas debido a sus actividades en nombre de Hamás. El año pasado, después de una huelga de hambre para protestar por su detención administrativa, fue liberado de la prisión. Abu Kweik, también un alto funcionario de Hamás en Cisjordania, también había sido arrestado anteriormente por las FDI en las últimas dos décadas. También fue arrestado en varias ocasiones por las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina. Durante la Segunda Intifada, su esposa y sus tres hijos murieron en un ataque de las FDI contra su vehículo en Ramallah. El portavoz de Hamás, Hazem Qassem, dijo que el arresto de los dos altos funcionarios era parte de “un intento desesperado de obstruir el camino conjunto del trabajo nacional para enfrentar los planes de liquidar la causa palestina”.

Israel registra 1.231 nuevos contagios en un solo día

El Ministerio de Salud anunció hoy jueves que se registraron 1.231 nuevos casos de la nueva enfermedad COVID19 en las últimas 24 horas, elevando a 33.947 la cifra total de casos confirmados desde que comenzó la pandemia. Mientras tanto el país parece tender hacia los confinamientos locales para detener esta segunda ola de propagación del virus. El Ministerio reportó dos muertes más por coronavirus en las últimas veinticuatro horas, por lo que la cifra de víctimas fatales asciende a 346 desde el comienzo de la pandemia. El Ministerio destacó que existen al momento 15.209 contagiados activos, incluyendo 118 enfermos en grave estado, entre ellos 41 entubados en ventiladores artificiales. Otras 88 personas están en condición moderada. El resto padece síntomas leves o se muestra asintomático. Desde que comenzó la pandemia, 18.392 enfermos se han recuperado. Estas nuevas cifras emergen mientras las autoridades imponen nuevas limitaciones: desde hoy jueves, los autobuses solamente pueden operar al 50 por ciento de su capacidad. El miércoles, el presidente Reuvén Rivlin, manifestó que el Gobierno carece de una doctrina para combatir la crisis. En la misma sintonía, el ex ministro de Defensa y líder del partido Yamina, Naftalí Bennett, criticó a la coalición gobernante diciendo que ha fracasado en establecer un sistema eficiente para responder a la propagación de la COVID19.

No existe un terrorista lobo solitario

En las últimas semanas, varios funcionarios de defensa han expresado su preocupación por un escenario apocalíptico mediante el cual la aplicación de la soberanía en partes de Judea y Samaria y el Valle del Jordán desencadenará cientos de ataques punzantes y vehiculares por parte de terroristas lobos solitarios. La referencia es a los terroristas que actúan de manera independiente, espontánea, incontrolable. La semana pasada, la corte federal de apelaciones de Washington DC emitió un fallo sin precedentes sobre la ola de ataques punzantes contra israelíes en los últimos años, que arroja nueva luz sobre la forma en que podemos abordar el término “terrorista solitario” y la forma en que el fenómeno debe ser combatido. La corte estadounidense aceptó sin precedentes los reclamos de las familias de las víctimas y dictaminó que no había tal cosa como un “terrorista lobo solitario”, y que detrás de cada acto de terrorismo presentado ante el tribunal había manos guía que reclutaron a los terroristas, los incitaron a perpetrar su acto, los guió y los abrazó después de sus ataques. Esas manos guía pertenecen a las organizaciones terroristas Hamás y la Jihad Islámica Palestina, junto con Irán y Siria que las apoyan. El tribunal atribuyó la responsabilidad de los ataques terroristas a estos elementos. Entre los casos que el tribunal escuchó fueron el asesinato del turista estadounidense Taylor Force en el puerto de Jaffa, el asesinato del activista de derechos humanos Richard Lakin en el barrio de Armon Hanatziv en Jerusalem, y otros. Sin embargo, el fallo del tribunal se extiende más allá de la conexión individual entre las víctimas y sus asesinos. También se aplica a las esferas diplomáticas y de seguridad del Estado de Israel, particularmente en el contexto de la esperada candidatura de soberanía de Israel en Judea y Samaria. De hecho, las organizaciones terroristas usan ataques de lobo solitario para dañar a Israel sin asumir responsabilidad directa: un tipo de tener su pastel y comerlo también. Hamás y PIJ usan las redes sociales como una herramienta para instruir a los seguidores a llevar a cabo ataques de baja intensidad contra objetivos israelíes, después de lo cual solo asumen la responsabilidad tácita que entiende su público objetivo palestino. Estos actos asesinos, por lo tanto, son cualquier cosa menos espontáneos; pueden predecirse y tal vez incluso frustrarse de antemano. Un año antes de su ataque, por ejemplo, el terrorista que asesinó a Taylor Force escuchó un sermón del jeque Mohamad al-Arefe, un clérigo radical islamista de Arabia Saudita que predica la ideología de la Hermandad Musulmana. Aproximadamente un mes antes de llevar a cabo su ataque, el terrorista publicó un mensaje en su página de Facebook que implicaba inequívocamente su deseo de morir como un shahid (mártir). Dos días después de su ataque, Hamás proclamó la responsabilidad del ataque en varias plataformas en línea afiliadas a la organización, llamando al terrorista shahid y guerrero. El Estado de Israel debe adoptar el espíritu detrás del fallo de la corte estadounidense y actuar en consecuencia. Para eliminar las oleadas de ataques de “lobo solitario”, Israel también debe apuntar a las personas que envían a estos terroristas, en lugar de centrarse sólo en la prevención directa. Los terroristas del lobo solitario son engranajes en un ataque orquestado, y también se deben tomar medidas contra los estados y las organizaciones que los apoyan. La derrota del terrorismo, tanto en términos prácticos como de percepción, requiere un cambio terminológico. Debemos dejar de usar términos engañosos como “terroristas de lobos solitarios” para dejar inequívocamente claro que el Estado de Israel sabe que el lobo no está solo, que una manada entera de lobos está detrás de él y que la guerra contra el terrorismo no termina con la destrucción de la casa del terrorista sino exigiendo un precio de la organización o estado que lo envió.

Anna Frank en Netflix

El miércoles antepasado, Netflix dispuso en su plataforma “Descubriendo a Anna Frank: historias paralelas”: un documental con un título absolutamente descriptivo sobre sus pretensiones. Presentar el legado de la adolescente judía a una nueva generación y vincular su vida con la de un grupo de mujeres sobrevivientes al nazismo. Propósito noble y que se vale de múltiples capas audiovisuales en su hora y media de duración. En el centro está la joven cuyo diario personal fue publicado en más de setenta idiomas y es uno de los registros más patentes del humanismo y la barbarie del siglo XX. Sus escritos, estatus iconográfico, la relevancia de la palabra y el rol de la memoria, todo eso pasa por el filtro amplio de esta entrega dirigida por las italianas Sabina Fedeli y Ana Migotto. En los primeros minutos la participación de Helen Mirren es absorbente. La actriz oficia de guía y lee algunos pasajes del diario personal de la holandesa en un cuarto que recrea aquel en el que estuvo escondida por más de dos años en su casa de Amsterdam. Ese componente genera una dimensión por momentos teatral y en otros (como cuando se expone la dimensión de su habitación y los afiches que la acompañaron durante el confinamiento) más íntima e inquietante. El relato pivotea entre una puesta en escena cuidada al extremo y lo más crudo de la historia. “Veo cómo todo el mundo se va convirtiendo poco a poco en un desierto, oigo cada vez más fuerte el trueno que se avecina y que nos matará, comparto el dolor de millones de personas, y sin embargo, cuando me pongo a mirar el cielo, pienso que todo cambiará para bien, que esta crueldad también acabará”, repasa la británica y conmueve por la contundencia de la frase y, claro está, por el propio destino de la holandesa y de su familia. La intérprete también desentraña algunas de las vivencias de la más pequeña de los Frank. Son apenas unos gestos con los que evoca su primer beso, enojos, razonamientos y los pesares de la adolescente. Es una decisión atrevida pero que se sostiene por el conocido oficio de Mirren. Descubriendo a Anna Frank también apela a la reconstrucción con archivos visuales y la voz de investigadores que dotan al largometraje de un carácter más formal. Otro aspecto más que interesante –y sutil- es la referencia a la situación actual de los inmigrantes y el peligro por el resurgimiento de la extrema derecha en Europa. Sin embargo, el énfasis de llegar al público centennial se manifiesta en otro recurso. Son unos inserts con el viaje de una joven que busca conectar con la tragedia de la joven fallecida en un campo de concentración alemán. Katerina Kat (Martina Gatti) hace posteos en redes sociales, saca una foto a la lápida en Bergen Belsen y escribe frases como “Ana, ¿quién eras? Me gustaría conocer tu historia”. Su periplo la llevará por varios campos más hasta llegar la “achterhuis” (la casa de atrás) en la que Frank estuvo escondida de 1942 a 1944. La decisión es enfática –y ciertamente impostada- pero lo bastante protocolar como para no generar controversias. Es improbable –por no decir imposible- que las directoras de esta entrega no hayan estado al tanto de Eva Stories: la cuenta de Instagram que recrea los días finales de quien es considerada la “Ana Frank húngara”. ¿Y si Eva Heyman hubiese tenido acceso a redes sociales? Bajo esa premisa, aquel trabajo generó tantos elogios como discrepancias por su voluntad de generar conciencia sobre el Holocausto entre filtros y emojis. Es por vía de “las historias paralelas” - tercer anclaje del largometraje- donde se palpa mayor carnadura, nervio y emotividad. Al ampliar el foco en estas otras mujeres que hoy rondan los 90 años, se logra darle más relevancia a la pérdida de Frank. “Mis hijos son mi revancha contra los nazis. Mis nietos y mis biznietos son mi última burla contra ellos”, dice la polaca Sarah Lichtsztejn-Montard a la cámara mientras hace pito catalán. “Los colores que veo si cierro los ojos son el blanco de la nieve y el blanco de los cadáveres, llamas que salen de las chimeneas, nieve, frío…”, recuerda la italiana Andra Bucci y se queda callada. Ella y su hermana se salvaron porque Josef Mengele pensó que ambas eran gemelas. Varias conocieron a otros personajes infames como Irma Grese, supervisora de prisioneros en la maquinaria alemana de exterminio. Hay dos que lograron publicar sus memorias. La crónica e ilustraciones de Helga Weiss sobre su paso por el campo de Terezin merecería otro documental. Dicho libro ha sido catalogado como “el más conmovedor sobre el Holocausto desde el de Ana Frank”. La única diferencia, claro está, es que la checa sobrevivió al nazismo. La otra sigue viva en la memoria.

¡Bienvenido Diego Edelberg!

En los próximos días arriba a Chile y al Círculo Israelita el futuro rabino Diego Edelberg, que se integra a culto del CIS luego de nueve meses de estudio en el Seminario Rabínico Majón Schechter, en Jerusalem. Conversamos con él, sobre su regreso al país, su experiencia, sus expectativas y lo que espera de su integración a nuestra comunidad, para conocerlo en mayor profundidad y al mismo tiempo darle una calidad bienvenida. Diego, ya estás ad portas de tu regreso a Chile, ¿cómo se están preparando tú y tu familia para este retorno? -Estamos muy entusiasmados con esta nueva etapa que comienza, de nuestro retorno a Chile para sumarnos como familia a la gran familia del CIS. Gracias a D-s los meses en Israel han sido de un crecimiento enorme para todos nosotros como familia. Estamos cargados de la espiritualidad que emana en este lugar, y es nuestro deseo poder irradiarla y compartirla con toda la comunidad. Como la vida misma, el retorno demanda un balance entre el cierre de una etapa y el comienzo de otra. En estas últimas semanas que nos quedan, estamos ordenando lo que queda por hacer aquí, mientras planeamos lo que seguirá allá. ¿Cuánto tiempo estuviste en Israel y cuál fue tu ocupación en este período? -Estuvimos aquí nueve meses, lo cual cubre el período entero de dos semestres de estudio que forman parte del requisito en la formación de un rabino conservador/masortí. Durante ese período, tome 20 cursos y rendí todos los exámenes correspondientes. Es una demanda muy grande de tiempo y concentración, pero el resultado es maravilloso en tanto lo que se puede aprender para seguir compartiendo. Al fin de cuentas, el objetivo del tiempo de estudio aquí es doble: por un lado, elevar al máximo posible el nivel de conocimiento y sabiduría judía, teniendo acceso a prestigiosos rabinos y académicos que viven y enseñan aquí; por otro lado, aumentar aún más la relación personal, familiar, religiosa y también secular con Israel, no sólo en el aspecto religioso, sino en la vida del día a día aquí. ¿Cómo fue este año? ¿Puedes contarnos un poco de dónde vivían, cuál era su rutina? -Gracias a D-s el año fue una bendición. Se manifestó con una sincronicidad y fluidez notable. Vivimos en una zona hermosa de Jerusalem, en el barrio de Katamón, en un departamento dentro de un complejo histórico llamado Beit Kadima, construido antes de la declaración del Estado de Israel (aquí hay más información: https://en.wikipedia.org/wiki/Beit_Kadima). Nuestra rutina empezaba muy temprano y funcionaba de domingo a viernes al mediodía. Todas las mañanas, yo salía de casa temprano para llevar a Hannah de 5 años y Samuel de 3 al gan, y de ahí me iba hacia el Majón Schechter (https://en.wikipedia.org/wiki/Schechter_Institute_of_Jewish_Studies), donde cursaba el resto del día. Las estudios incluyeron todo el abanico posible de géneros: Torá, Mishná, Talmud, Halajá, Jasidut, filosofía judía, historia, misticismo e incluso estudios académicos modernos sobre estética judía, sociedad y diversidad Israelí. También sobre los lugares sagrados de Jerusalem, además de práctica rabínica. Generalmente, volvía a casa a eso de las 19 hrs. (a veces más tarde), cenaba con mis hijos y los acompañaba a dormir. Mi esposa Laila estuvo, durante este tiempo, con licencia por maternidad ya que vinimos con nuestro hijo Tobías con 20 días de vida, así que ella se encargaba de estar con él y ayudar con toda la logística fundamental de la casa y los chicos el resto de la tarde para que yo pueda dedicarme al estudio en tiempo completo. Por supuesto, con la llegada del COVID19, la rutina cambió a partir de febrero y mis estudios continuaron online y los chicos en casa. Pero el último tiempo se reanudó y, mientras escribo, estas palabras el gan continúa y yo me encuentro en casa preparando todos mis exámenes. Por supuesto que una de las experiencias más hermosas de nuestra rutina aquí fueron los Shabatot, que aprovechamos para conocer distintos tipos de comunidades y estilos religiosos. ¡En Jerusalem la diversidad de comunidades es inabarcable, están todos los estilos posibles! ¿Algo que hayas echado de menos de Chile estando en Israel y que creas que puedes echar de menos de Israel estando en Chile? -De Chile extrañamos los domingos en familia y con amigos. En Israel no hay domingos ya que Iom Rishón (domingo) es día laboral y realmente lleva tiempo acostumbrarse a ese cambio. Quienes hacen aliá dicen que es uno de los cambios más grandes. Por otro lado, la posibilidad de salir de casa y tener las montañas chilenas es algo que siempre me inspira y extraño cuando no estoy allí. ¡Pero Jerusalem es Jerusalem! Vivir aquí es realmente increíble y apasionante. La energía de esta ciudad, en su modernidad israelí junto al hecho de vivir a 20 minutos caminando de la ciudad antigua, es algo que extrañaré. Lo otro que sin dudas extrañaremos es la obviedad de cuán fácil es la vida judía aquí: los feriados (Jaguim) son iguales para todos, el Shabat es para todos, en el supermercado al pagar te saludan deseando “Shabat Shalom” (¡incluso un hombre trabajando en la caja de un supermercado al enterarse que estaba estudiando para ser rabino se puso de pie me dio una bendición!) y el poder comer kasher en casi todos los lugares públicos es un placer. Además, comprobamos una vez más que la rudeza israelí es solo externa, por dentro los israelíes son de una dulzura gigante. Prueba de eso es la cantidad de ayuda que recibimos de todos, incluidos nuestros vecinos, que no conocíamos de antes y nos ayudaron con incontables cosas. Aquí hay un sentimiento de unidad que no es común en otros lados. ¿Qué fue para ti lo más relevante de este período en Israel? -Lo más relevante fue la inmersión total en la cultura, idioma, vida y estudios en Israel. Conocer detalles sobre cómo piensan y viven su rutina los israelíes, tanto los jóvenes como los adultos, los profesores, los rabinos, los padres de los compañeros de mis hijos del gan, cómo es un gan en Jerusalem y vivir la vida como uno más en la que uno se siente mayoría y no minoría del país (junto con los desafíos que eso representa). ¿Cuáles son sus expectativas al regresar a Chile? -Se qué Chile no es el mismo que dejamos hace nueve meses atrás. Nos fuimos justo unos días después del 18 de octubre de 2019. Y entre medio de ese desafío este año se sumó el desafío del COVID19. Realmente es impresionante el cambio de lo que ha pasado en tan poco tiempo. Sin embargo, soy una persona de fe, optimismo y esperanza. Mi expectativa al regresar a Chile es sumar energías desde mi lugar para que todos juntos como sociedad (más allá de la dignidad de nuestras diferencias como individuos) podamos salir adelante como país. Así, y con la ayuda de D-s, podamos vivir unidos en un propósito más grande que nos convoque como unidad en la diversidad. Por eso asumo mi rol de servicio desde el judaísmo como algo expansivo y no sólo limitado a la comunidad judía. De hecho, si no contribuimos con Chile desde nuestra particularidad judía, estaríamos en falta con lo que rezamos todos los días en el “Aleinu Leshabeaj” cuando decimos que nuestra misión es “Letaken olam”, “mejorar el mundo”, y no sólo nuestra vida y la de nuestro pueblo. Estamos juntos como pueblo en este ecosistema del mundo. ¿Y cuáles son tus expectativas al integrarte al Círculo Israelita de Santiago? -Mi expectativa es poder conocer y servir a las familias del CIS, celebrar juntos momentos de alegría y abrazarnos en momentos de tristeza, aprender y descubrir juntos la espectacular sabiduría que tiene nuestra tradición para vivir una vida plena de sentido. Creo profundamente en la importancia de la vida en comunidad. Veo la espiritualidad judía como una forma de redención de la soledad. No se puede ser judío solo. Al mismo tiempo y no siendo para nada una contradicción, creo profundamente también en la importancia que cada judío y judía se encuentre con su propio judaísmo individual. La preocupación central del judaísmo es que cada uno de nosotros realice una transformación espiritual personal a lo largo de nuestras vidas, y desde ese lugar pueda contribuir con su particularidad y talento único a la comunidad y la sociedad. Además, y en lo personal, me entusiasma poder volver a trabajar en equipo junto a los rabinos Eduardo, Gustavo, Ariel y Pato, y también compartir mi pasión musical y educativa con el jazán Ariel. El rabino Eduardo es realmente uno de los representantes más importantes del judaísmo masortí/conservador de Latinoamérica, y siento que -guiados por él, en un grupo de rabinos con más años en el rabinato- será una oportunidad de crecimiento para mí. Espero desde ese lugar y con la ayuda de D-s poder sumar a la tarea sagrada que ya despliegan todos los días. ¿Qué sabes de la comunidad del CIS? -Sé que es una comunidad profundamente comprometida con D-s, la Torá y el pueblo de Israel en su totalidad. Lo sé por lo que se manifiesta en el compromiso comunitario del CIS, que se ve en todo el esfuerzo que se despliega constantemente en las actividades, grupos de estudio, ceremonias y tantos otros espacios compartidos de todas las edades. El judaísmo no es algo que está ahí afuera, sino que somos nosotros mismos los embajadores de cada generación judía. Entender eso, y asumir la responsabilidad que representa por las generaciones pasadas y las que vendrán, demanda simultáneamente un trabajo enorme de humildad y jutzpá (atrevimiento sagrado). El CIS representa esa tensión entre el agradecimiento y honor de lo recibido de las familias históricas de la comunidad, y el atrevimiento sagrado y necesario para seguir siendo una voz vigente y comprometida con el judaísmo de su propio tiempo. Sé que es una comunidad que, si bien es numerosa, se presenta a sí misma como familiar y sensible a necesidades de cada familia. La tarea que demanda ser una comunidad tan grande se sostiene por ese compromiso que se despliega en múltiples contribuciones, incluyendo el trabajo sagrado y silencioso del voluntariado, del que debemos estar agradecidos y orgullosos. Siento que la comunidad comprende que la historia judía somos cada uno de nosotros y la hacemos entre todos. Eso es lo que ha demostrado la comunidad del CIS, no sólo a mí sino al mundo judío, puesto que aquí en Israel la mayoría de las personas que conocen algo de la comunidad judía de Chile conocen del CIS. Estoy profundamente agradecido al CIS por confiar en mí y mi familia, orgulloso de formar parte y por la posibilidad de contribuir con esta hermosa comunidad. Todas mis energías van a estar puestas en nuestra kehilá. ¿Cuál crees que puede ser tu aporte a esta kehilá, digamos, tu sello? -En el año 2017 presenté mi tesis para mi Maestría en Educación Judía en el Hebrew College de Boston sobre “Synagogue Engagement”, basado en la importancia de recuperar espacios de transformación espiritual individual en las comunidades judías. Las palabras claves aquí son “transformación individual en comunidad”. Desde ese entonces, en paralelo a mis estudios rabínicos, vengo abordando un área que lidia con el aprendizaje socio-emocional que se relaciona con lo cognitivo (la capa externa del conocimiento) y lo emocional (la sabiduría interna). De esta manera, logramos acercamos a la tradición encontrando no sólo información, sino también transformación. El objetivo es que cada encuentro con nuestra tradición pase de ser interesante a convertirse en apasionante. Para eso utilizo técnicas interdisciplinarias que fusionan contenido tradicional (Tanaj, Talmud, Midrash, Halajá, Majshevet Israel, Kábala y Musar) con otras herramientas menos convencionales que lidian con el desarrollo personal y la educación socio-emocional. Mi estilo fusiona el academicismo de mi formación académica con la espiritualidad de mi vocación. Mi primer título es una licenciatura en música (ópera, música de cámara y piano) lo cual me permite utilizar herramientas artísticas y musicales como parte de estos encuentros. En ese delicado equilibrio que convoca múltiples áreas que se unen, mi misión es generar espacios de encuentro espiritual con uno mismo, con los otros y con el mundo en un marco judío que hace que cada día sea una aventura espiritual que logre contagiar el entusiasmo de vivir la vida judía con orgullo y plenitud. ¿Podrías dejarnos un mensaje para los lectores de La Palabra y del CIS que están esperando tu llegada? -Estos meses en Israel, me hicieron tomar conciencia una vez más del poder que tienen nuestras esperanzas. Ya pasaron 72 años del establecimiento de Medinat Israel y, sin embargo, hace menos de un siglo el Israel que conocemos hoy era una idea, un deseo, una esperanza. Gracias a D-s hoy es un realidad. Eso nos recuerda que la realidad que vivimos hoy no necesariamente representa el único escenario posible. Estos meses han sido difíciles para todos en todo el mundo. Deberíamos siempre recordar el ejemplo de Israel para recordarnos que nuestra situación de cuarentena, aislamiento e incertidumbre no es la única realidad posible. Nuestros pensamientos crean la realidad en la que vivimos. Así como Israel fue una vez un pensamiento, un sueño y hoy es una realidad, de la misma manera y con la ayuda de D-s nuestra situación actual va a cambiar y pronto volveremos a la realidad de los abrazos y la vida en comunidad. Como cantamos en el Hatikva, el Himno de Israel: “¡Od lo avda tikvateinu!”, ¡Aún no hemos perdido nuestra esperanza! ¡Fuerza! ¡Juntos saldremos adelante!

CADENA y WIZO Chile entregan cajas de alimentos en medio de la pandemia

700 cajas con productos de necesidad básica fueron entregadas por voluntarios de CADENA a escuelas de Peñaflor y Quilicura. Las comunidades de las escuelas República de Israel, Especial Nazareth, Ana Frank y el Liceo Alcalde Jorge Indo -parte de los establecimientos con los que WIZO Chile colabora- se vieron beneficiadas por la ayuda. “Estamos contentas y satisfechas del resultado de nuestro cometido y haber ayudado con nuestra campaña a tantas familias y así avanzar en el camino de la solidaridad con las personas que viven junto a nosotras en contextos de alta vulnerabilidad en nuestra sociedad”, dijeron desde WIZO. Jóvenes voluntarios de CADENA Chile, en tanto, colaboraron en la compra, armado y traslado de las 700 cajas donadas. “Llegaron voluntarios de muchos lados, fue una logística bien grande para poder lograrlo”, dijo Daniela Goren, miembro de CADENA Chile que asistió a la entrega. “Pudimos ver de cerca a quién iba a llegar la ayuda. El hambre es la consecuencia inmediata y a largo plazo de la pandemia y tenemos que enfocarnos en que la ayuda sea rápida y de calidad”. Adicionalmente, las cajas donadas por la WIZO y entregadas por los voluntarios de CADENA Chile incluyeron un folleto informativo sobre el COVID19, cómo detectarlo y cómo prevenirlo. La donación fue parte de la campaña de alimentos de WIZO en medio de la pandemia, que ha logrado entregar más de 2.400 unidades en total. Para más información sobre campañas y misiones de CADENA Chile inscríbete en el newsletter: https://bit.ly/boletinCADENA.

“Nuestro colegio es una vitrina y una proyección de la comunidad y el judaísmo hacia la sociedad”

Está casado con Lorena y es padre de dos hijas, Gabriela y Sofía. Ingeniero Civil Industrial de la Universidad Técnica Federico Santa María y en la actualidad se desempeña como Académico del Departamento de Industrias y Director del Instituto Internacional para la Innovación Empresarial 3IE de la misma casa de estudios ¿Qué te motivó a asumir la presidencia de la comunidad? Son varios aspectos. En esta comunidad somos pocos pero con mucha actividad, y debemos mannerla viva y activa para todos los judíos de nuestra región. Sabemos que tenemos una situación desde el punto de vista laboral en que muchos de nuestros hijos de socios se van a Santiago a estudiar o a trabajar, y hacen sus vidas posteriormente allá. Eso hace que la comunidad se vaya desmembrando y vamos quedando menos, pero muy identificados con nuestra Comunidad. Entonces, como somos pocos, tenemos que hacer mucho. Tenemos que estar involucrados, tenemos que mantener la comunidad. Debemos preservar todo el sacrificio y trabajo de nuestros antepasados, la gran mayoría que llegó escapando del nazismo a esta región y pudieron construir esta Comunidad. Mi visión es que no va a ser en nuestra generación, que nuestra comunidad vaya a estar en riesgo, por lo cual como equipo del Directorio tenemos que trabajar lo máximo posible para seguir activos, y que se proyecte la Comunidad en el tiempo, por el judaísmo, por nosotros y en gratitud a nuestros antepasados. Aparte de esto, ¿qué otros desafíos enfrentan? Sabemos que la mantención del colegio por sí misma es muy desafiante. Siempre ha sido un desafío el Colegio. El colegio tiene como primera misión la educación judía para sus alumnos, pero también hoy día vemos que nuestro colegio es una vitrina y una proyección de la Comunidad y el judaísmo hacia la sociedad. Hoy en día aproximadamente un 25% o 30% de los alumnos son judíos, por ende la mayoría no son judíos. Y hay personas que prefieren que sus hijos estudien en el Colegio Hebreo por varias razones, entre ellas la calidad académica que tiene la educación. Y con esto también nosotros podemos mostrarnos como comunidad y como pueblo hacia la sociedad y nos sirve para tener embajadores, para que haya personas no judías que nos conozcan y no se dejen llevar por las noticias falsas y mal intencionadas que aparecen habitualmente. De hecho, este año se hizo el primer viaje de estudios a Israel, y fueron todos los alumnos, judíos y no judíos, con el rabino Yonatan Szewkis y la profesora Andrea Morales. Fue una gran experiencia. ¿Y esta modalidad mixta de alumnos hace que el colegio tenga continuidad? -Claro, estamos siempre buscando estar por sobre el punto de equilibrio de alumnos para que el colegio pueda subsistir, y desde ese punto de vista, es imperante que nuestra educación sea muy buena para que haya personas que quieran traer a sus hijos a nuestro colegio, y así cumplir con el objetivo número uno que es brindar educación judía a los niños y jóvenes de la región. ¿Cómo han vivido este período de pandemia en la comunidad de Viña? -Hoy en día, desde el punto de vista del COVID19 en sí, han existido personas que han estado contagiadas y, por suerte, se han podido recuperar. Pero tenemos cerrada nuestra comunidad -la sinagoga, el cementerio y el colegio- desde que como Comunidad Judía de Chile se tomó la decisión. Eso ha tenido un impacto fuerte, en especial en cuanto a nuestros colaboradores, de quienes nos sentimos responsables y hemos seguido cumpliendo con ellos. Y también la responsabilidad con nuestros socios, por eso hemos tenido que mutar la forma de hacer las actividades que teníamos siempre. Pero dentro de todo lo malo, han aparecido cosas buenas. Hoy en día hemos podido tener havdalot con jazanim de Buenos Aires, Argentina, actividades con charlistas que están en diferentes países, y a los mismos Shabatot nuestros asisten desde distintas partes, no solamente de Viña y varios de quienes eran de acá se conectan a nuestros Shabatot. Hemos ganado y estamos viendo lo bueno que es para nuestra comunidad. Sin lugar a dudas, nuestra Comunidad y sus actividades sirve como parte de la contención que se requiere para sobrellevar de mejor forma esta pandemia.

La importancia de sentir pertenencia

Es impresionante cómo en los últimos meses, tanto en los grupos de estudios como en las clases, la gente -como está en situación de aislamiento, de confinamiento- necesita mucho más el acercamiento virtual, que te permite estar cerca de tus intereses, de lo que te motiva o de la parte espiritual. Cuando uno tiene todo a mano, cuando las interacciones son presenciales, no es tan necesario, total es abierto y sin ningún tipo de restricción. Pero dadas las actuales condiciones, todos nos sentimos un poco más solos o vivimos situaciones existenciales, dada la complejidad de estos días, de vivir en crisis y lo que significa atravesar este momento. En ese contexto, los canales digitales y online son híper necesarios para lograr tener una ventana al mundo, conectarse con lo que está sucediendo y buscar referentes -maestros o rabinos- que te puedan dar otra mirada o te ofrezcan otra manera de pararte frente a esta situación tan difícil y tan incierta, que no estaba pensada por nadie. Eso habla de la sociabilidad y de la necesidad de habilitar estos canales para mantener los vínculos, que no se rompieron, sino que en muchos casos se afianzaron. Cuando estás solo o bien con tu familia, vuelves a buscar cuáles son los lugares de pertenencia que tenías antes. Vuelves a esos recursos. Y generalmente, la comunidad, la Tefilá (oración) y lo religioso era lo que te mantenían perteneciendo. El ser humano necesita saber que pertenece a algo más que él mismo y a su propia familia. Eso ha hecho, por ejemplo, que las visitas a la página web del Círculo Israelita de Santiago hayan crecido de manera exponencial. La necesidad de seguir perteneciendo, en este contexto, es mayor, y como está dada la tecnología -si no, por más que la gente hubiera querido, no habría podido hacerlo- se ha logrado. Tenemos la suerte, además, de tener dos tipos de tecnología: una unidireccional, donde una persona habla y otra escucha, y otra multidireccional, donde todos interactúan. La segunda generó el fortalecimiento de estos lugares de pertenencia, donde la gente se siente cómoda porque puede participar de un diálogo, y se establecen ámbitos -incluso- de intimidad. Y así vemos la presencia de estos dos niveles, por un lado la necesidad de vincularse en esta pandemia, y el fortalecimiento del sentimiento de pertenencia en este contexto. Y esto es complementario con la sociabilidad. Se trata de pertenecer, de seguir estando en comunidad y cerca. Ese fue el desafío que asumimos como Círculo Israelita, y logramos transformarnos rápidamente para que la gente pudiera acceder a nosotros y nosotros a la gente, de manera de estar en un vínculo continuo. De la misma forma, hemos tenido que pensar distintas estrategias para distintas edades, para que todos puedan tener acceso y se puedan sentir parte, pero de acuerdo a sus propias realidades. No fue fácil, pero tuvimos que pensarlo también para que fuera multidireccional, en especial para los públicos más jóvenes. Por ejemplo, en Talmud Torá el desafío fue crear clases atractivas, que motivaran a los Talmidim (alumnos) a meterse, y lo estamos logrando. En el segmento de 30 años, estuvimos rediseñando constantemente nuestra oferta digital para captar su interés. Y hay miles de ideas dando vuelta, todas con el objetivo de que la gente sienta cercanía. Nuestra comunidad es muy grande, y lo digital nos permite conectarnos sin importar donde estemos físicamente. Sabemos, también, que gracias a Internet algunos se han vuelto a vincular a la comunidad. Por eso creemos que, a pesar de todo, este tiempo es una oportunidad.

Un llamado importante de la Comunidad Judía de Chile

El día domingo recién pasado, en los dos principales medios de comunicación impresos de Chile, como son los diarios El Mercurio y La Tercera, se publicó una carta abierta al Presidente de la República, Sebastián Piñera, firmado por más de 100 miembros de la comunidad árabe y palestina, solicitando medidas concretas en contra de la anexión israelí o extensión de soberanía israelí, y medidas que rozan en el BDS. Además, incluían una serie de mapas que muestran los cambios territoriales pero sin explicar lo central: que fueron resultado de las guerras árabes contra Israel. A raíz de ello, la Comunidad Judía chilena, a través de su Presidente, Gerardo Gorodischer, envió una carta al Director de “El Mercurio”, que compartimos acá, difundiendo un texto escrito con firmeza y respeto al mismo tiempo, con espíritu de diálogo y de paz. Señor Director: Frente a la Carta Abierta al Presidente de Chile, Señor Sebastián Piñera Echenique, publicada en este mismo diario el día de ayer domingo 5 de julio, deseamos recalcar que, si bien respetamos el derecho de cualquier compatriota a expresar su narrativa y visión histórica, como Comunidad Judía de Chile (CJCh), consideramos importante señalar que la inserción contiene errores y tergiversación de la historia. Por cierto, los mapas que reproducen contravienen lo establecido por la Sociedad de Las Naciones en el Tratado de San Remo de 1920. Sin perjuicio de lo anterior, no desconocemos el derecho del pueblo palestino a su propia autodeterminación: es el mismo principio que nos lleva, como sionistas, a defender la existencia del estado judío, que emana de reivindicaciones históricas en el territorio. En este sentido, abogamos por una solución de dos Estados para dos pueblos, viviendo en paz y seguridad en fronteras acordadas entre las partes. Es por esto que, el acuerdo del Senado de Chile representa una señal equívoca desde el momento en que se hace eco del Movimiento de Boicot contra Israel (BDS), por el solo hecho de ser el estado nación del pueblo judío. Chile ha sido un país que siempre ha acogido y dado espacio para que ambas comunidades convivan en armonía y esperamos que no sea esta la ocasión de alterar aquello. El Presidente Piñera en sus dos viajes a Israel y a la Autoridad Nacional Palestina, ha hecho esfuerzos en esta dirección. Es importante destacar que existen muchas opiniones sobre una política propuesta por el Gobierno de Israel, dentro y fuera del país, y en nuestra propia comunidad. Llama la atención, sin embargo, la presente campaña comunicacional contra una posible anexión o extensión de soberanía, cuando en la zona no ha habido acción al respecto. Por ende, la campaña no se condice con lo que está sucediendo en el terreno, -a miles de kilómetros de distancia de Chile- sólo generando una falsa realidad que desencadena odiosidad y violencia hacia compatriotas. Confiamos en que Chile pueda continuar aportando a la solución pacífica y bilateralmente negociada, y no asuma posiciones que radicalicen el conflicto. Gerardo Gorodischer Presidente Comunidad Judía de Chile

Toxicidad Colectiva

“El furor del rey es como un mensajero de muerte, pero el hombre sabio lo aplacará” (Mishlei-Proverbios 16:14). El Midrash en Bedmivar Raba 20:26 nos propone imaginar a un rey que camina por delante de un grupo de jóvenes. Uno de ellos maldice al rey, despertando la ira del rey contra ellos. En ese instante, uno de los jóvenes del grupo castiga al maldecidor. A causa de esa reacción, el enojo del rey se aplaca de inmediato. Un hombre israelita, Zimri, se acuesta con una mujer pagana, y se transgrede la norma prevista para los Benei-Israel. La ira divina se desata como consecuencia de esta acción y miles en el campamento de Israel comienzan a morir. Pinjas, siendo sacerdote, mata a quienes cometen aquella ofensa sexual frente a D-s. Pinjas hijo de Eleazar, no sólo que no es criticado por su acción, sino que es alabado a través del sacerdocio y un “Brit Shalom” –pacto de paz-. Los Sabios se preguntan, ¿sólo Pinjas vio lo que allí ocurría? Las acciones ejecutadas de manera pública tienen un nivel tóxico superior e inciden desfavorablemente en cualquier sociedad. El judaísmo manifiesta dos tipos de conductas, las que se realizan de manera pública y colectiva, y aquellas que involucran el ámbito privado – BeTzina-. Las públicas –BeFaresia-, precisan de un mínimo de 10 judíos, -minián-. Curiosamente tanto para santificar el nombre de D´s –Kidush Hashem- como para profanarlo –Jilul HaShem-, se precisa de un quórum. Para ejemplo, si un individuo es forzado a maldecir a D-s en un recinto privado y sin testigos, no tiene el mismo impacto que si ocurre con presencia de testigos. El Talmud argumenta: “Si Zimri se hubiera apartado de la mujer y Pinjas lo hubiera matado, Pinjas hubiera sido ejecutado por aquella acción. Si Zimri hubiera matado a Pinjas, él no hubiera sido ejecutado ya que Pinjas era considerado su perseguidor” (Talmud Bavli – Sanedrín 82a). Pinjas no es héroe, era pasible de muerte si Zimri reaccionaba a tiempo. Pinjas no es inimputable, si la acción no hubiera sido denigrante ante la profanación de la vida y el nombre de D-s. Lo que hace Pinjas, más allá de su recinto privado y su estatus personal, es ocuparse por el estándar de la sociedad. Pinjas, sabe que puede perder más que ganar, pero actúa porque sus acciones previenen un futuro incierto que lleva a la profanación. La letra ‘yud’ en el nombre de Pinjas está escrita de forma más pequeña (Bemidbar-Números 25:11) porque no podemos validar la violencia. La ‘yud’ simboliza a D-s y al judaísmo que está dentro de nosotros, y al usar la violencia, siempre se ve disminuida. Es más cómodo juzgar la violencia desatada por Pinjas, aunque tenga el don para observar y rectificar. El actúa frente a una sociedad que se denigra y se vuelve carente de valores, equidad y derechos. En donde un hombre transgrede, Pinjas observa la posibilidad de volver a D-s. Detenernos y darnos el tiempo, es la oportunidad para analizar lo que vemos y actuar por los Cielos.

Aprendiendo a rezar en casa III

Hoy nos toca explorar “Kriat Shemá ubirkoteha”, el Shemá Israel y sus bendiciones. Shemá Israel es una selección de versículos de la Torá tomados de Devarim 6:4-9, Devarim 11:13-21 y Bemidvar 15:37-41. Recitada dos veces al día, la proclamación de la unicidad de D-s está precedida por dos bendiciones y sucedida por una bendición en Shajarit o dos en Arvit. La bendición preliminar es la Bendición del Tiempo. Bastante larga en Shajarit, más breve en Arvit, consagra a D-s como creador del tiempo, es decir, el creador universal de todo lo existente. En Shajarit de Shabat, las palabras “kol” (todo) y “lejá” (a Ti, las mismas letras en orden inverso) abundan, indicando que D-s es uno porque es todo. Reconocer a D-s como el dador del tiempo nos exige focalizar nuestra atención en lo que estamos haciendo con ese regalo. La segunda brajá previa al Shemá es la Bendición del Amor y nos hace tomar conciencia del amor de D-s por el pueblo de Israel. Siendo muy similares, la brajá de la mañana y la de la noche tienen algunas diferencias. Por ejemplo, en Shajarit leemos “Ahavá rabá ahavtanu”, con abundante amor nos amas. En Arvit decimos “Ahavat olam beit Israel amjá ahavta”, con amor eterno amas a tu pueblo Israel. ¿Por qué decir “ahavá rabá” a la mañana y “ahavat olam” a la noche? En momentos luminosos, cuando las cosas van bien, sentimos “ahavá rabá”, amor abundante. Pero en la oscuridad de la noche, cuando las cosas no van tan bien, sentimos que el amor se desvaneció. Cuando nos falta “ahavá rabá”, amor abundante, debemos recurrir al “ahavat olam”, el amor eterno. Esta reflexión vale en nuestra relación con D-s y también con nuestros afectos. Los momentos amargos que toda relación tiene pueden opacar a los momentos dulces. Debemos almacenar el amor abundante de los buenos tiempos para nutrirnos de él en los no tan buenos. La idea central de la segunda brajá previa al Shemá es que si D-s crea al mundo con y por amor, tenemos la obligación como humanidad de retribuir tal amor. El amor de D-s por Israel se expresa a través de la entrega de la Torá. “Torá umitzvot, jukim umishpatim, otanu limadta”, nos enseñaste la Torá y las mitzvot. D-s nos ama; y porque nos ama y como muestra de ese amor, nos entrega la Torá con sus leyes (como un padre muestra su amor hacia el hijo poniéndole límites). La forma que tenemos los judíos de retribuir el amor de D´s expresado mediante la entrega de la Torá, es aceptando la Torá, “venismaj bedivrei Torateja leolam vaed”, alegrándonos eternamente con las palabras de la Torá. “Ki hem jaieinu veorej iameinu”, porque las mitzvot son nuestra vida y el largo de nuestros días, nos disponemos a proclamar la unicidad de D´s declarando nuestro compromiso con una vida de mitzvot, reconociendo y retribuyendo el amor divino. El Shemá Israel comienza con la conocida frase “Shemá, Israel, Adon-ai Elo-heinu, Adon-ai Ejad”, Escucha, Israel, Adon-ai es nuestro D-s, Adon-ai es único. ¿Qué significa escuchar? ¿Por qué “escucha” y no “mira”, “cree” o “confía”? ¿Por qué repite tres veces el concepto de D-s, no sería suficiente decir “Escucha, Israel, D-s es uno”? “Escucha” y no “mira”, porque cuando miramos lo hacemos en una sola dirección, mientras que los oídos captan la señal en todos los sentidos. “Escucha” y no “cree” porque la acción es más importante que la fe y escuchar exige prestar atención. Rashi explica la palabra “Shemá”, escucha, como “hitbonen”, presta atención, reflexiona, internaliza. Así, la unicidad de D-s no es un concepto abstracto, nos exige actuar. Repite tres veces el nombre de D-s para decir dos cosas: la primera, Adon-ai Elo-heinu, D-s es nuestro; la segunda, Adon-ai ejad, D-s es uno. La primera aseveración nos habla de la relación especial de D-s con el pueblo de Israel; la segunda habla de la unicidad de D-s. Pero la combinación de ambas en una sola frase podría llevarnos a la idea chauvinista de que D-s es uno solo y solamente nuestro. Los exégetas tradicionales se negaron a aceptar que el monoteísmo judío excluya a los otros pueblos. La idea de un D-s único debe necesariamente incluir a toda la humanidad, pues si D-s es creador de todo debe ser también el D-s de todos. Rashi plantea que “Adon-ai Eloheinu” es hoy, mientras que “Adon-ai ejad” será en los tiempos mesiánicos. En este mundo incompleto e imperfecto, los judíos reconocemos a D-s como el único que rige los destinos de la humanidad. Pero llegará el día cuando todos los pueblos Lo reconozcan como uno y único. Las palabras del Aleinu corroboran esta idea: “Baiom haú ihié Adon-ai ejad ushemó ejad”. En aquel día, D-s será uno y Su nombre, único. Cuando llegue el Mesías, cuando el mundo esté finalmente redimido, toda la humanidad reconocerá que D-s es único, no solo en Su poder sino también en Su identidad. Hoy muchos aceptan la unicidad de D-s, pero los caminos para llegar a Él son diversos. Pero llegará el día en el cual los caminos para llegar a D-s también se unifiquen. Decir que Su nombre será uno, no implica que todos serán judíos, sino que habrá una sola forma de llegar a D-s y que la humanidad estará unida en tal unicidad. Todo esto lo aprendí del rabino Joel Levi, director de la Yeshivá Masortit de Jerusalem. Él explicó también que, cuando una relación es de amor verdadero cuando una relación es de amor verdadero, el objeto de ese amor es uno y único, no porque no exista otro objeto similar, sino porque el amor lo hace único. Así, cuando el marido dice a su esposa: “Tú eres única” no está negando la existencia de otras mujeres, sino que, para él, no hay otra mujer. Mientras debamos intuir a D-s y no seamos capaces de percibirlo de una manera directa (como sucederá en la era mesiánica) cada pueblo tendrá su propia relación con D-s.