17 Octubre 2019, Santiago de Chile

“En Chile no hay una persecución contra los judíos y verlo desde ese prisma es una cosa bastante poco objetiva”

Gonzalo Fuenzalida, Diputado y Presidente del Comité Interparlamentario Chileno-Israelí:

Por LPI

El salto del Diputado Gonzalo Fuenzalida a la vida pública fue a raíz de un incidente traumático. Un violento asalto contra su domicilio, en el año 2006, hizo que este abogado de la Pontificia Universidad Católica asumiera un rol de activista social por la seguridad, liderando en movimiento “Víctimas de la delincuencia”. De ahí a la política sólo tuvo que recorrer un corto tramo. Fichó por Renovación Nacional y en el año 2009 fue candidato a Diputado por el Distrito 54, de la Región de los Ríos, pero no resultó electo. Formó parte, luego, del Directorio de Correos de Chile y de la Subsecretaría de Prevención del Delito, dependiente del Ministerio del Interior. En el año 2013 volvió a ser candidato, siendo elegido Diputado para el mismo distrito por el que había competido cuatro años antes. Actualmente, se encuentra en su segundo período parlamentario y ha presidido -por dos años y hasta diciembre de este año- el Comité Interparlamentario Chileno-Israelí. Lo sucederá en el cargo la Diputada María José Hofmann (UDI).

Fuenzalida dice que su trabajo parlamentario se centra en temas que podrían ser catalogados como “ciudadanos”, que afectan el día a día de las personas. Por ejemplo, los portonazos, que dieron pie a un Proyecto de Ley basado en varias iniciativas que él había presentado; la situación que afecta a los dueños de propiedades que tienen arrendatarios morosos, ya que no existen suficientes resguardos legales que les ayuden hacer cumplir sus derechos; la violencia en el pololeo, que no está tipificada en la ley que sanciona los femicidios, y el que llama “el abuso” de las Isapres para con sus afiliados. “La gente se siente abusada, por eso creo que hay que hacer una política menos de trinchera y más transversal, más preocupada de los temas que afectan a los ciudadanos”, afirma.

Diputado, Ud. asumió como Presidente del Comité Interparlamentario Chileno-Israelí en marzo del año pasado. ¿Cómo ha sido el trabajo hasta ahora?

-No ha sido fácil, pero -en términos generales- no ha estado malo tampoco, en el sentido de que el grupo se ha mantenido, hay muchos parlamentarios que participan, hubo una reciente gira del Presidente de la República a Israel en la que se llegó a una serie de acuerdos, se firmó -a fines de 2017- un acuerdo aduanero, y se creó además un grupo interparlamentario en el Senado, que preside el Senador Manuel José Ossandón (RN). Dentro de las malas noticias que ha habido, también ha habido estas buenas noticias, y -a pesar de los conflictos- el tema avanza.

¿Qué es lo que lo motivó a asumir este cargo?

-Más que nada la amistad. No hay que olvidarse nunca, y ese es uno de los temas que a veces se olvida, que este es un grupo de amistad. La gran mayoría de los que estamos, salvo Gabriel Silber (DC), Tomás Hirsch (Frente Amplio) y -de manera indirecta- Carmen Hertz (PC), no tenemos ninguna ascendencia ni familia judía.

No son los voceros de la comunidad ni de Israel en el Congreso.

-No, yo creo que si se busca eso hay una equivocación. Porque esto está basado en la amistad, y uno fundamentalmente defiende a los amigos.

Pero cuesta entender cuando alguien que está en el comité vota alguna iniciativa en contra de Israel, como ha pasado con el Diputado Tomás Hirsch.

-Pero Tomás dijo sus razones en una comida que tuvimos hace un tiempo.

¿Le ha tocado enfrentar o tener algún intercambio con diputados que no estén en el comité?

-No. Para nada. Yo creo que la clave, cuando hay un conflicto internacional, es no traerlo al país. Nosotros no tenemos por qué tener un conflicto internacional en Chile, las comunidades que tienen un origen distinto -por sangre- son totalmente legítimas, pero son todas chilenas. La comunidad judía de Chile es chilena, y este es el país donde vive, donde se desarrolla, donde paga sus impuestos, donde trabaja, el país donde ha nacido y ha vivido. Hace un tiempo atrás fui a una conversación con alumnos del Instituto Hebreo, y claro, allá surgieron voces que dijeron que tenían miedo de participar en política porque podían ser discriminados. Yo les dije, la verdad, que todo lo contrario. Esa es la posición más cómoda. Ustedes son chilenos y tienen que hacerse cargo de este país, y es maravilloso que lo hagan desde la visión judía, porque tienen un aporte importante que hacer, como lo ha hecho Gabriel Silber, como lo hizo Daniel Farcas, como lo está haciendo Tomás Hirsch. Y desde distintas posiciones, da lo mismo el partido, yo no vengo a vender un partido, yo vengo a decirles es que no sean flojos ni cómodos. Que porque son judíos, porque los pueden mirar mal o porque los pueden discriminar, entonces mejor no se involucran y se dedican a sus vidas privadas. Sí, está bien, esa es una opción. Pero también hay que hacerse cargo de un país que tiene necesidades, que tiene faltas de igualdad, que tiene faltas de libertad, que tiene injusticias, y bueno, ustedes son privilegiados porque son parte de una élite.

Hay un diagnóstico que se repite cada vez que uno conversa con políticos nacionales, y que es que los judíos chilenos hemos abandonado el espacio público.

-Claro, o sea, es una opción libre, nadie está obligado a participar, y ha habido personas judías que han participado en lo público, algunas recientes como Rodrigo Hinzpeter, Karen Poniachik y Eduardo Bitrán. Pero creo que hay mucho miedo y ese miedo lo único que hace es paralizarte. En Chile no hay una persecución contra los judíos y verlo desde ese prisma es una cosa bastante poco objetiva. El otro día conversaba respecto del intento de atentado contra Rodrigo Hinzpeter, que fue algo muy grave, porque iba con nombre y apellido. Pero no iba dirigido a Rodrigo por ser judío, era en su calidad de ex ministro, y es que en Chile los parlamentarios y los empresarios no andamos con guardaespaldas ni auto blindado. Este es un país -todavía y espero que siga así- en que no vivimos bajo amenaza los que tenemos algún grado de poder o de riqueza. Entonces, por lo mismo, tener miedo por ser de una determinada raza u origen lo encuentro totalmente ridículo. Una cosa es la discriminación, que acá en Chile creo que hay cada vez menos, porque hemos avanzado justamente en que haya igualdad ante la ley y libertades de todo tipo. Puede ser que hace 20 años atrás no haya sido así, pero hoy día ese es el camino para donde va el país; este país va, justamente, encaminado a ser un país sin discriminación. Un país inclusivo. Totalmente.

¿Incluso con los inmigrantes?

-Es que el tema migratorio no tiene nada que ver con eso, tiene que ver con que como país decimos “Bienvenida la migración”, pero legal, cumpliendo las normas que nosotros mismos hemos construido para ser justos con el inmigrante que es legal, que entró a Chile, que se regularizó y que paga sus impuestos, y con el nacional, con el chileno. Entonces es muy injusto que ese inmigrante, que cumple con todas las reglas, sea perjudicado por el inmigrante que no está legal. El problema con la inmigración ilegal es que tiene que ser legal, y para eso tiene que cumplir con ciertos requisitos que el país ha definido, porque si no lo único que generamos con una frontera abierta es un rechazo hacia el inmigrante.

Pero, insisto, este no es el caso de los judíos. Puede haberlo sido hace 50 años, como también lo fue con los inmigrantes árabes, pero eso lo tenemos superado hace mucho rato.

¿Cree que la migración desregulada provocó un sentimiento de rechazo de parte de los ciudadanos chileno hacia los inmigrantes?

-Sí, obviamente, y ese fue el Gobierno pasado, ellos fueron los responsables, porque se hizo la vista gorda sobre muchas cosas. El Gobierno actual, del Presidente Piñera, lo que ha hecho es ordenar. Y lo ha hecho bien, porque se modernizó la ley, que está en el Senado; se cancelaron una serie de empresas que traían haitianos de manera ilegal; se establecieron filtros y normas en la PDI, porque la verdad es que tampoco se hacía un control; se establecieron ciertas reglas, como que se haga el cambio del estatus el inmigrante fuera del país y no dentro; se establecieron visas para algunos países. Ahora, en Chile hay 1.300.000 extranjeros, en Santiago el 10% de la población es extranjera. Y yo no tengo problema con eso en la medida que eso sea legal. Eso es lo que le hace bien a un país. Cuando la migración es ilegal, perjudica a todos los que están cumpliendo la ley.
Cuando yo digo esto, salen del otro lado y dicen “Pero tú estás en contra de los inmigrantes”, “Tú los discriminas”. Pero no, no los discrimino, por el contrario, este es un país construido por inmigrantes.

Libro sobre la historia de los judíos en Chile marca hecho inédito para la comunidad

Foto: Inicios del colegio Instituto Hebreo Dr. Chaim Weizmann. Gentileza: Instituto Hebreo El Museo Interactivo Judío de Chile, con la colaboración de la Comunidad Judía de Chile y la Fundación para la Preservación de la Memoria Chilena, están en la etapa final de la edición del libro “Los Judíos en Chile” que relata la presencia de judíos en el país desde el descubrimiento de América. El libro será lanzado por Editorial Catalonia durante el primer semestre del 2020. En 2016, cuando se cumplieron 110 años de historia de vida judía organizada en Chile, el entonces directorio de la Comunidad Judía de Chile buscó impulsar un material que reflejara la cultura judía en Chile. Se trataba de un registro gráfico, al estilo de una línea del tiempo, de la historia de los judíos en el país. Casi cuatro años después desde que surgió esa iniciativa, el proyecto dio un vuelco importante y actualmente está siendo desarrollado por el MIJ como parte de su misión de acercar la cultura judía a la sociedad chilena. Según explica Jackie Rosenberg, vicepresidenta de la CJCh, hoy es fundamental contar con un libro que tenga un enfoque más académico de la historia de los judíos en Chile. “Eso nos llevó a replantearnos el libro hasta que finalmente se incorporó a la gestión del Museo Interactivo Judío”. En esta nueva versión del proyecto, la CJCh tiene un rol de colaborador y respaldo. “Como CJCh buscamos agrupar y motivar a las diferentes instituciones y personas para que se hagan parte del libro y puedan aportar con información y/o colaboración económica. Es importante que nosotros mismos relatemos nuestra historia”, plantea Jackie Rosenberg. En concreto, el libro está dividido por capítulos escritos por destacados académicos chilenos – Ana María Tapia, Isaac Caro, Marjorie Agosin, Nancy Nicholls, Valeria Navarro, Robert Funk, Michelle Hafemann, Patricia Politzer, Abraham Magendzo y Shai Agosín- que cuentan cómo eran los primeros años de los judíos en el país, la diversidad de la comunidad, la relación política entre Chile e Israel y el aporte de personajes judíos en áreas tan diversas como las ciencias, el arte, la economía y la política. El libro cuenta con un comité editorial, liderado por Robert Funk, quien además es parte del directorio del MIJ. Para Funk, es importante que el proyecto cuente con material nuevo, atractivo y accesible, ya que la última vez que se lanzó un libro de este tipo fue en 1984, del profesor Günter Böhm, que se centró en la historia de los judíos durante la época colonial. Según plantea Robert Funk, la historia de los judíos en Chile es un tema relativamente poco estudiado desde la academia. “Cada vez se producen más libros y papers sobre temas puntuales -se han publicado libros sobre comunidades específicas, por ejemplo- pero no sobre los distintos aspectos de la presencia de la comunidad en el país. Además, planteamos estudiar en profundidad los aspectos políticos de la comunidad en un período muy movido de la historia nacional”. Una de las principales características de este libro es la comunicación de la historia de los judíos a distintos públicos. “El libro ofrecerá un registro comunitario, con recuerdos personales y muchas fotos, pero a la vez abordará la historia de la comunidad de una forma académica. Habrá un capítulo, el de Isaac Caro, dedicado a explicar distintos aspectos de una comunidad muy diversa en cuanto a niveles de observancia religiosa, de países de origen e incluso de sexualidad. También habrá un capítulo sobre la contribución que han hecho diferentes judíos destacados en diversas áreas del quehacer nacional. Algunos de estos personajes son conocidos por la comunidad, otros por la sociedad chilena en general y otros tal vez serán una sorpresa”, adelanta Robert Funk. La importancia educativa del proyecto Con respecto al objetivo del libro, desde el MIJ sostienen que el libro pretende educar al público judío y no judío sobre una historia de decenas de años, con todas sus luces y sombras. “Hoy, cuando el tema de la migración está tan presente en el debate público, es importante señalar cómo fue la experiencia de olas migratorias anteriores. La historia demuestra que la comunidad judía en Chile es, en gran medida, una comunidad más del país. A pesar de haber sufrido discriminación, contribuyó al desarrollo económico, científico, artístico y político del país”, manifiesta Robert Funk.

Tel Aviv está entre los 8 mejores lugares para visitar según Forbes

Forbes, la reconocida revista especializada en el mundo de los negocios y las finanzas, hizo un ranking de las mejores 20 ciudades para visitar en el 2020 e incluyo a Tel Aviv entre ellas. La guía publicada pretende ayudar a los lectores a elegir el lugar perfecto para visitar el año entrante. La lista fue elaborada por una agencia de viajes estadounidense en base a las ventas y aspiraciones de sus clientes. El primer puesto fue para Amangiri, en Utah, Estados Unidos. En ese mismo sitio recomiendan visitar el Cañón del Antílope, uno de los lugares mas fotografiados del mundo. En el ranking se pueden encontrar grandes centros urbanos como Tokio, en Japón, que ocupa el puesto 11°. Tel Aviv se ubica en el 8° lugar de la lista y es recomendado tanto para familias como para parejas. Además, la agencia de turismo resalta que son gratamente bienvenidos los miembros de la comunidad LGBT. Entre sus actividades imperdibles incluye echarle un vistazo a los edificios blancos de la escuela Bauhaus que bordean los amplios paseos arbolados y realizar un paseo marítimo hacia Jaffa, la antigua ciudad portuaria que está experimentando un renacimiento. Además, el ranking incluye a 7 ciudades latinoamericanas, ellas son: Bariloche y Mendoza, en Argentina; el Desierto de Atacama y Vira Vira, en Chile; Cabo San Lucas y San Miguel de Allende, en México; y Machu Picchu, en Perú.

Mammaprint reduce la quimioterapia innecesaria

Según el Ministerio de Salud, el cáncer de seno es el tipo más común de cáncer en mujeres en Israel, con alrededor del 31 por ciento de todos los cánceres en mujeres en Israel. En la mayoría de los casos en que a una mujer se le diagnostica cáncer de seno, la enfermedad es definitivamente curable mediante resección parcial o completa, radioterapia, terapia hormonal o biológica y / o quimioterapia. Estos medicamentos ayudan a combatir la metástasis y reducen la posibilidad de que el cáncer regrese. Para ayudar a los equipos médicos a adaptar mejor el tratamiento del cáncer de seno, es necesario comprender cuál es la probabilidad de que el tumor regrese en la etapa postoperatoria al bulto canceroso. Una nueva prueba de recurrencia del cáncer de seno llamada MammaPrint ayuda a hacer esto de una manera bastante efectiva y avanzada. Memprint es en realidad una prueba genómica para el crecimiento en sí mismo, que examina 70 genes diferentes y predice si una mujer está en “alto riesgo” o “bajo riesgo” de desarrollar metástasis en áreas distantes del cuerpo. La prueba divide a las mujeres en dos grupos principales: aquellas con mayor riesgo de recurrencia dentro de los cinco años y aquellas con bajo riesgo de recurrencia durante este tiempo. Después de la prueba, los médicos pueden recomendar la quimioterapia solo a las mujeres con mayor riesgo, evitando así los efectos secundarios complejos para aquellas que no la necesitan.

La ciudad de Dresde declara “Emergencia nazi”

El ayuntamiento de Dresde aprobó esta semana una resolución que advierte que la extrema derecha está ganando fuerza en la ciudad. “La palabra ‘Nazinotstand‘ es una formulación exagerada por el hecho de que hay un problema grave, similar a la emergencia climática, con el extremismo de derecha que abarca hasta la mitad de la sociedad”, dijo a CNN Max Aschenbach, concejal del satírico Die Partei (El Partido). Aschenbach, quien presentó la moción, dijo a CNN que la medida es simbólica y no tendría consecuencias legales, pero sirve para destacar la amenaza que representa la extrema derecha en Dresde. El movimiento PEGIDA (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente), surgió por primera vez en 2013 y aún se realizan manifestaciones en la ciudad. El sentimiento antiinmigrante es muy fuerte en el estado de Sajonia, de la cual Dresde es la capital: La Alternativa para Alemania (AfD) obtuvo el 27.5% de los votos en las elecciones estatales de este año. La AfD es el primer partido de extrema derecha en ingresar al Parlamento Nacional de Alemania en casi 60 años, cuando ocupó el tercer lugar en las elecciones federales de 2017. Aschenbach dijo que la resolución, que muestra su compromiso con una “sociedad democrática, abierta y pluralista”, fue sometida a votación el miércoles por el consejo municipal de Dresde y aprobada por 39 votos contra 29.

Twitter suspende cuentas relacionadas con el Hamas y el Hezbollah

La red social Twitter ha decidido en las últimas horas suspender cuentas relacionadas con los movimientos terroristas Hamas y Hezbollah. Por un lado, la popular red social suspendió las cuentas de la televisión libanesa al-Manar, relacionada con el Hezbollah, después de que el congreso estadounidense les ordenara tomar esta medida. Fueron suspendidas las cuentas de la cadena televisiva en diferentes idiomas como inglés, español, francés y árabe. Además, Twitter suspendió también la cuenta de la televisión palestina Quds relacionada con el movimiento terrorista Hamas, que contaba con más de 600.000 seguidores. Asimismo, fueron suspendidas las cuentas oficiales del Hamas en árabe e inglés. El portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel para la prensa internacional, Jonathan Conricus, felicitó a Twitter por suspender las cuentas de los grupos terroristas Hezbollah y Hamas: “Grupos terroristas reconocidos internacionalmente nunca deben tener una plataforma para su extremismo violento”.

Consultorio de San Bernardo busca nuevos voluntarios

La Comunidad Judía de Chile (CJCh), junto al Doctor Alfredo Misraji, han lanzado una campaña para convocar a profesionales de la salud, especialmente médicos, para trabajar de manera voluntaria en el Consultorio Rosita Benbeniste, ubicado en el corazón de la comuna de San Bernardo, específicamente en el campamento San Francisco. El centro de salud, que atiende principalmente a familias vulnerables, fue inaugurado en el año 2013 gracias a un trabajo conjunto de la CJCh y Desafío Levantemos Chile, y se trató del primer policlínico multisectorial en el país. El objetivo principal del proyecto fue crear un sistema de colaboración médica, básicamente de atención secundaria con médicos especialistas. Para ello, se propuso solucionar la morbilidad de las listas de esperas, crear un sistema de coordinación de horas (público/privado), disminuir la congestión de los Servicios de Urgencia. El proyecto fue resultado de una inédita iniciativa público-privada entre Clínica Las Condes, Desafío Levantemos Chile, Constructora Cosal, la Comunidad Judía de Chile y la Municipalidad de San Bernardo. Y, afortunadamente, las cifras han avalado la iniciativa, ya que desde el 2013 a la fecha las consultas han ido en aumento año a año y sólo durante 2017 se realizaron 6.254 atenciones y exámenes. Así lo desatacó recientemente la alcaldesa de la comuna, Nora Cuevas, quien -invitada al panel del matinal “Buenos días a todos”, el pasado jueves 31 de octubre- aprovecho el tiempo en pantalla para agradecer a la comunidad judía por la donación de un “consultorio de especialidades”, explicando a los conductores del programa que este proyecto sólo había sido posible gracias al apoyo financiero de la comunidad. Como indico en esa oportunidad, para la alcaldesa proyectos como el Consultorio Rosita Benbeniste son una solución a los problemas que conllevan la falta de presupuestos de las municipalidades en Chile, que los obliga a gestiones privadas para poder realizar cambios significativos. En el caso específico de San Bernardo, la comuna tiene 155 kilómetros cuadrados y cuenta con una población de 306.000 habitantes. Es la séptima comuna más grande de Chile y sin embargo tiene uno de los presupuestos municipales más bajos del país. Según datos del Observatorio del Gasto Fiscal en Chile, al año 2019 San Bernardo contaba con $ 173.002 por persona, mientras que en comunas de mayores ingresos -como Vitacura- esa cifra llegó a $ 1.136.044 per cápita. Por otra parte, junto con la inauguración del consultorio, la CJCh habilitó una clínica dental móvil, que fue resultado de los aportes del JOINT, Remolques Goren y Andrés Stanger, la cual está operativa en dicha comuna y tiene como misión devolver la sonrisa a la comuna de San Bernardo. Cabe recordar que gracias al liderazgo del Dr. Misraji en el diseño y realización del proyecto del consultorio, se inauguró una calle con su nombre en la comuna de San Bernardo, en el sector El Manzano en el mes de diciembre de 2018. Los profesionales de la salud interesados en sumarse en esta iniciativa solidaria, deben escribir directamente a amisraji@clc.cl.

Bomberos chilenos, voluntarios comunitarios

Cuentan los archivos de la Gran Logia Masónica de Chile que uno de sus fundadores fue el judío holandés Manuel de Lima y Sola. Con partida de nacimiento de Curazao, De Lima fue iniciado en la Masonería en el año 1842 estando en Caracas, Venezuela, y se trasladó a Chile en 1845. Cinco años más tarde, se fundó en Valparaíso la Logia “L’ Etoile du Pacifique”, a la que se integraría. De Lima, visualizando que la masonería no prosperaría en el país de no realizar sus actividades en el idioma local, creó -en 1853- la Logia “Unión Fraternal”, que a diferencia de sus predecesoras tenía la dispensa de trabajar en castellano y contar con un Venerable Maestro que no tenía nacionalidad francesa. Esto dio pie a que, en 1862, se creara la Gran Logia de Chile, razón por la cual se reconoce a Manuel de Lima como fundador de masonería chilena. Pero éste no sería su único legado a Chile. En 1851, De Lima participó en la fundación del Cuerpo de Bomberos de Chile. De acuerdo a lo que consignó el académico e investigador Gunther Bohm, en su libro “Manuel de Lima, fundador de la Masonería chilena” (2003), estando en Valparaíso, Manuel de Lima y Sola ingresa al Club Alemán, y es además socio fundador del Cuerpo de Bomberos en 1851 donde participó activamente en los ejercicios de la Segunda Compañía “La Germania” del puerto. Años después, en 1955, un grupo de miembros de la comunidad judía de Santiago vio la necesidad de crear una Compañía de Bomberos en la comuna de Ñuñoa, donde residía una buena parte de las familias judías de la ciudad. Inicialmente, la Quinta Compañía de Bomberos “Bomba Israel” funcionó al alero de la Segunda Compañía de Ñuñoa, para luego -con Alberto Jodorkovsky como primer Capitán- independizarse y pasar a ocupar el edificio de Avenida Grecia que es su sede hasta el día de hoy y que fue adquirido gracias a las donaciones de miembros de la colectividad judía. Como se relata en su sitio web, www.bombaiisrael.cl, con la llegada del primer carro, el Reo, se inició un constante proceso de “Superación” – lema que desde sus inicios lleva la compañía– “en el cual los voluntarios debieron capacitarse constantemente para entregar la ayuda apropiada a quien la requiriera. Es así como inician los primeros años de historia, y a lo largo de ellos, ha sido constante preocupación de Bomba Israel mantener siempre tecnología avanzada y de alta calidad al servicio de la comunidad; por ejemplo, nos convertimos en la primera compañía del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa en poseer un carro de rescate. Pero aún más importante que las herramientas y los carros, es el equipo humano, que debe estar altamente calificado para atender las necesidades del servicio. Por esta razón, al cumplir 13 años, edad simbólica dentro del Judaísmo, el 5 de agosto de 1967, se fundó la Brigada Juvenil Bomba Israel, idea pionera en el país y que años después sería imitada a lo largo de éste”. Cabe destacar, también, a la 15ª Compañía de Bomberos de Valparaíso, “Bomba Israel”, que cuenta entre sus filas a miembros de la comunidad judía de la Quinta Región y que -desde su fundación, en 1973- mantiene un estrecho vínculo con instituciones comunitarias.

Tres fuentes fundamentales para recordar la “Kristallnacht”

Este sábado 9 de noviembre se conmemora un nuevo aniversario de Kristallnacht, la Noche de los Cristales Rotos, que según la Enciclopedia del Holocausto, del Museo del Holocausto de Washington, Estados Unidos, “se refiere a la ola de violentos pogroms anti-judíos que ocurrieron el 9 y el 10 de noviembre de 1938 por toda Alemania, la Austria anexada, y las áreas de los Sudetes de Checoslovaquia recientemente ocupadas por tropas alemanas. Instigada primariamente por los oficiales del Partido nazi y miembros de las SA (Sturmabteilungen o guardias de asalto) y la Juventud Hitleriana, Kristallnacht debe su nombre a los fragmentos de vidrios rotos que cubrían las calles alemanas después del pogrom -- vidrios rotos de las ventanas de sinagogas, casas, y negocios judíos saqueados y destrozados durante la violencia”. A 81 años de esta fecha terrible para el pueblo judío y la Humanidad, queremos recomendar tres fuentes -dos libros y una entrevista- que permite tener un conocimiento o ampliar un aprendizaje acabado sobre qué llevó a estos acontecimientos, qué consecuencias tuvieron y cómo honrar la memoria de las víctimas. “La noche de los Cristales Rotos: historia oral del horror que antecedió al Holocausto” Por Mitchell G. Bard (La esfera de los libros, 2010) Esta obra es la primera crónica exhaustiva de este crucial acontecimiento, gracias a una extensa gama de testimonios, inéditos en su mayoría, que sitúan los hechos dentro de su contexto histórico. Basándose en una exhaustiva consulta de archivos clave, Mitchell G. Bard ofrece una historia impactante construida sobre las palabras de quienes vivieron los sucesos en su propia piel, siendo aún niños. Sus relatos, unidos al incisivo análisis de Bard, revelan cuál fue el origen de los pogromos, cómo ocurrieron, las secuelas que dejaron y por qué podemos afirmar que el Holocausto comenzó con estas dos noches de terror. “La noche de los cristales rotos: el preludio de la destrucción” Martin Gilbert (Siglo XXI, 2008) Partiendo de correspondencia personal con más de cincuenta testigos presenciales y de vívidos informes en la prensa y diplomáticos, el eminente historiador Martin Gilbert escribió una exposición meticulosamente documentada y absolutamente apasionante de una noche que, al marcar el tono de la terrible guerra que vendría a continuación, dio forma a la segunda mitad del siglo XX y sigue causándonos pesadillas setenta años después. “En su incisiva y desoladora narración, el historiador Martin Gilbert sostiene que la Noche de los cristales rotos fue el arranque del desastre que vendría a continuación”, señaló The Times. “En un libro que transmite con sorprendente inmediatez el horror y muestra un generoso optimismo acerca de la de la capacidad de recuperación moral individua”, planteó The Observer. Por su parte, el Premio Nobel de la Paz, Elie Wiesel, dijo de este libro que “Basado en hechos reales, bien documentado y brillante, el libro de Martin Gilbert sobre la Noche de los cristales rotos es una punzante lección”. Mensaje de Steffi Jacobsohn, testigo de la Kristallnacht El Museo Interactivo Judío (www.mij.cl) cuenta con diversos recursos digitales y audiovisuales sobre la Kristallnacht, siendo especialmente valiosa su colección de testimonios, que se pueden ver online. Recomendamos, a modo de ejemplo, el de Steffi Jacobsohn, quien relata su vivencia en “La noche de los Cristales Rotos” siendo una niña. Este testimonio es parte de la colección del Museo Interactivo Judío de Chile, filmado para la USC Shoah Foundation en 1996.

Una iniciativa latinoamericana contra los discursos de odio

Todo comenzó en agosto del año pasado, el Centro Wiesenthal organizó una conferencia sobre discursos de odio en Tucumán, Argentina, en la que se presentó el informe anual que desarrolla la organización y que fue expuesto por el rabino Abraham Cooper, Decano Asociado y Director de Agenda de Acción Global Social del centro. En ese encuentro participaron cerca de 1.000 personas, entre ellas el Gobernador de la provincia, Juan Luis Manzur, quien además era co-organizador de la actividad. Entre los asistentes se contaban profesionales, sindicalistas, empresarios y estudiantes universitarios, entre otros. Como comenta Ariel Gelblung, Director del Centro Wiesenthal para América Latina, esta experiencia, que duró tres días, fue un gatillador para el desarrollo de una iniciativa que se tituló “Proyecto Tucumán”. “El dio un paso que nadie más dio”, dice, “y le dijo al Rabino Cooper: ¿qué más podemos hacer nosotros? ¿En qué más podemos contribuir?”. Entonces se le planteó la idea de que, siguiendo la metodología el estudio que se realiza anualmente sobre “Hate speech”, discurso de odio, se hiciera el ejercicio de navegar en Internet para encontrar mensajes de incitación al odio y ciberterrorismo, pero en idioma español, ya que hasta ese momento no se incluían en el informe ya que éste sólo tomaba mensajes en inglés. La propuesta, entonces, fue capacitar un grupo de voluntarios que hicieran ese trabajo. Entonces, desde agosto en adelante, se realizó una serie de conferencias en las que se fueron seleccionando los jóvenes, que hoy forman un grupo de 19 voluntarios, entre 16 y 20 años, algunos que son de la comunidad judía local y otros que no. Tal como señala Gelblung, el Centro Wiesenthal junto a profesionales del Ministerio de Educación de la Provincia de Tucumán, capacitaron a los encargados de levantar la información que hoy ya se está recopilando para el informe del año 2019. De hecho, en la presentación que se realizó en el mes de agosto de 2019, en el seminario sobre discursos de odio realizado en la Pontificia Universidad Católica de Santiago, se incluyó data sobre Latinoamérica que fue recogida por este grupo de voluntarios. Por eso el Director Ejecutivo del Centro Wiesenthal califica la experiencia del trabajo en este proyecto como “maravillosa, porque es distinto trabajar con chicos que no son de la comunidad. Los que son judíos ya tienen un compromiso innato, pero generar que chicos que no están dentro de eso compartan la relevancia que tiene el análisis de los mensajes de odios en las redes y sean parte de esto, es una experiencia hermosa”.