publicado hace 4 días

Nuestros rabinos evalúan el 5779 y proyectan el 5880

Invitado Conversamos con los tres rabinos titulares del CIS, Eduardo Waingortin, Gustavo Kelmezes y Ari Sigal, sobre los hitos del año judío que se cierra y los desafíos que presenta el 5880 para seguir en el trabajo de fortalecimiento de nuestra comunidad. Se acercan las Altas Fiestas, Rosh Hashaná y Iom Kipur, y -entre ellas- los Iamim Noraim, y comienza esa época especial en el calendario judío en que se da espacio a la evaluación, la instrospección y la proyección de año que comenzará pronto. Y además del examen que cada uno de nosotros puede hacer en lo personal, es la oportunidad para observar el devenir de nuestra comunidad, el Círculo Israelita de Santiago (CIS), y de proyectar los desafíos que se enfrentarán en el futuro cercano, y que permitirán continuar el camino de fortalecimiento de esta kehilá. El CIS tiene la particularidad, además, de ser una de las pocas comunidades en el mundo que cuenta con un equipo rabínico con tres rabinos titulares, que son Eduardo Waingortin, Gustavo Kelmezes y Ari Sigal. Y aprovechando este clima de reflexión que precede a Iamim Noraim, La Palabra Israelita conversó con ellos para conocer sus visiones sobre cómo cierra este año 5779, como se continúa el fructífero trabajo en pro del crecimiento de la kehilá y cuáles son los desafíos que proyectan para el próximo 5880. Juventud, clave para la continuidad Para el Rabino Ari Sigal, que ya cuenta con ocho años en el CIS, es quizás el hecho de que sea el rabino más joven del Círculo y uno de los más jóvenes de América Latina, lo que hace que naturalmente se le vincule al trabajo con los jóvenes de la comunidad. Por eso tiene una opinión clara sobre el rol de la juventud en la kehilá: “Creo que hay una brecha en cuanto a juventud desde que ingresé a la comunidad hasta la actualidad, porque hoy la demanda de los milennials debe ser escuchada y absorbida, y no con un dejo -como ocurría antes- de que no tienen razón, no saben de lo que hablan o que no los necesitamos, sino al revés. Hoy día hay muchos jóvenes, gracias a D’s, que son muy proactivos y que piden que sus ideas sean escuchadas dentro del marco de la comunidad, y nosotros estamos caminando hacia ese lugar, donde no solamente el centro comunitario del Mercaz va a brindar actividades que nosotros -como rabinos, como board de gobernanza y como profesionales- queremos, sino que va a ser una mezcla, un híbrido entre lo que nosotros sugerimos más las propuestas que estos jóvenes. Entonces, antes nosotros sentíamos que nosotros teníamos que elaborar un Máster Plan con propuestas para encantar a los jóvenes sobre su judaísmo, pero ahora no, sabemos que tenemos que escucharlos. El desafío para los próximos cinco años es reforzar el trabajo que venimos haciendo, que es el trabajo de calidad, de escuchar, de darnos el tiempo de estudiar”. En su opinión, ¿tiene un sello especial este tercer año en que todos los servicios se hacen en el Mercaz? -Creo que si bien es el tercer año, todavía se van amalgamando las expectativas y las experiencias que van ocurriendo aquí. Porque en lo que implica el servicio en sí mismo, ninguno de los años anteriores se vuelve a repetir el esquema. Entonces eso genera una expectativa de ir adecuando e ir midiendo la temperatura de lo que implica el encuentro con los congregantes y con lo que la comunidad ofrece como espacio de liturgia, de conexión espiritual con el Kadosh Baruj Hu. Un año de consolidación y un futuro de proyectos consistentes La evaluación del Rabino Gustavo Kelmezes del año 5779, que está pronto a culminar, es que fue un año de “mucha consolidación de proyectos. Por cuarto año realizamos el ‘Shabat familiar’, que integra a las kitot del Instituto Hebreo a la comunidad. Y para el próximo años proyectamos hacer Kabalat Shabat especiales con los chicos de Talmud Torá, que oficiaran todo el servicio. Con respecto a los grupos de estudio, fue un año exitoso, tenemos prácticamente 12 grupos, que se reúnen todas las noches, y acá el desafío es cómo reinventarse para -por un lado- integrar cada vez más gente, pero manteniéndolos como espacios de estudio significativos. Porque esta kehilá es que tiene que ser una ‘kehilá lomedet’, que estudia, que no es solamente social”. ¿Cómo se proyecta, en su opinión, el CIS como comunidad masortí? -Yo creo que nosotros, como parte del movimiento masortí, movimiento tradicionalista pero a su vez con un mensaje muy actual, tenemos el desafío de hacer que más gente entienda nuestro mensaje, que un mensaje de un judaísmo vigente, actual, que es espiritual y significativo, y que a la vez que está basado en nuestras raíces. Tenemos que poder transmitir que es este judaísmo es el que va a asegurar la continuidad, y que la gente lo pueda vivir, no solamente en una sinagoga, en una institución, sino también en las casas. Tendremos próximamente un proyecto que llamamos “Orim u banim”, papás y niños, “Licencia para ser padre”, que es educación familiar, que busca que las familias puedan involucrarse de una manera más global y genuina, y que el judaísmo forme parte de su vida, que no dependan de venir aquí, sino que esté el mensaje en su casa. Todo el tiempo esa es nuestra preocupación, nuestro Norte y nuestro desafío es generar un espacio comunitario de práctica judía, pero a su vez de significado en las familias. “Cada año es una experiencia diferente y transformadora” Con ya 31 años como guía espiritual de nuestra comunidad, el Rabino Eduardo Waingortin cree que cada Rosh Hashaná y cada Iom Kipur tienen su sello especial. “Cada uno es particular, porque por un lado la comunidad creció, hay gente que se ha incorporado, y por otro hay gente que ya no está y que está muy presente en estos días en especial. Hay expectativas nuestros feligreses, y hay dolores que uno reconoce en familias que conoce de toda la vida y no se puede más que empatizar con ellos. Por otro lado, yo cada año soy más viejo, entonces la edad ayuda a la serenidad y para entender que D’s está muy presente en nuestra vida”, señala, agregando que “cada año es una experiencia diferente, una experiencia transformadora, y tengo la sensación que estos Iamim Noraim, desde lo personal, también van a ser diferentes e importantes”. Rabino Eduardo, ¿cómo debemos prepararnos personal y espiritualmente para estos Iamim Noraim? -Yo tenía un profesor, el rabino Mordejai Edery, que decía que Iamim Noraim es una maratón. Para una maratón uno tiene que prepararse haciendo ejercicios, y estos ejercicios tienen que incorporar una mirada interna y un reconocimiento a D’s. En la mirada interna, ser honestos y confesar todos nuestros errores, en primer lugar frente a Él -que nos entiende, nos quiere y sabe de nuestras dolencias y dificultades- para luego planificarnos en este mes de Elul, y durante todo el año, para acercarnos a todos aquellos a quienes lastimamos. Pero no hay que olvidar que a veces nos resulta más fácil acercarnos a otros que a nosotros mismos, porque también nos lastimamos, siendo demasiado autoexigentes, no perdonándonos cosas que han pasado hace mucho tiempo, y teniendo odio, que es una forma, también, de lastimarnos. Entonces hay que prepararse para el maratón. En este período de reflexión e introspección, a nivel de la comunidad, ¿cuáles cree fueron los hitos del año que va a terminar y los desafíos para el que comienza? -Como hitos importantes veo la incorporación de Diego Edelberg, que se sumará prontamente al equipo de rabinos del CIS. Por otro lado, la incorporación de WIZO a nuestra sede, que nos llena de alegría por el cariño que tenemos a la labor que desarrollan. También la posibilidad de que podamos estar juntos con nuestros hermanos sefaradim, que es una asignatura pendiente de todo el pueblo judío, de potenciar todos los actos de unidad posibles. Y como desafíos que quedan es consolidar estos proyectos que están incorporándose, y la continuidad. La últimas parashot de la Torá hablan de la lluvia y el rocío, y los sabios se preguntan qué diferencia hay entre uno y otro. En términos actuales diría que la lluvia aparece en los diarios, pero el que riega todos los días es el rocío. Por lo tanto, la tarea principal que tenemos es no sólo fomentar la lluvia -que son todos los hitos que mencioné- sino el rocío, acompañando a nuestra comunidad, y haciéndolos sentir cada vez más cerca de la Tierra de Israel, del Pueblo de Israel, del D’s de Israel y de la Torá.

Noticias recientes

publicado hace 4 días

Bomba Israel estuvo de Aniversario

El pasado 05 de agosto la Bomba Israel de Santiago cumplió 65 años de existencia. En una ceremonia Solemne en que estuvieron diversas autoridades tanto de bomberos como comunitarias y en que además contamos con la presencia de la recién llegada Embajadora de Israel Sra. Marina Rosenberg, se entregaron diversos reconocimientos a Nuestros bomberos destacados. De la misma forma, nuestra Brigada Juvenil cumplió 52 años de existencia. ¡En esta, cada sábado nuestros niños y niñas se preparan para convertirse en los bomberos del mañana! Este aniversario estuvo colmado de emociones, alegrías y recuerdos donde en un repaso de lo alcanzado en estos últimos 5 años, especialmente en el crecimiento de nuestro cuartel y nuestro perfeccionamiento en la especialidad de “Rescate Pesado” nuestro Director Miguel Jacard, nos instó a que sigamos trabajando en pos de la continuidad de la Bomba Israel. “trabajemos para la bomba que cumplirá 100 años y más” Por estos días estamos comenzando un nuevo proyecto que es la renovación de nuestro Carro Contra Incendios el que está próximo a cumplir 20 años sirviendo a la comunidad saliendo a emergencias casi a diario. Este cambio trae consigo el cambio de equipamiento y de algunas tecnologías en el combate de incendios… así que NO PARAMOS NUNCA! QUIEN SALVA UNA VIDA, SALVA A LA HUMANIDAD TODA. Esta frase del Talmud nos mueve día a día para seguir ayudando a nuestro prójimo y es por esta razón que queremos invitar a la comunidad judía para que se acerquen a la Bomba y de esta forma ayudar al prójimo ya sea aprendiendo y pasándolo bien en nuestra Brigada Juvenil (niños y niñas entre los 11-17 años), o uniéndote a “Bomba Israel” como Voluntario. Los invitamos a hacerse parte de algo grande y a trabajar por nuestra continuidad. Tenemos espacio para todos! Cumplimos 65 años de vida. 65 años Representando a la Comunidad Judía de Chile, a Cada judío y siendo los Embajadores del Estado de Israel cada vez que asistimos a una emergencia con la Bandera de Israel en nuestros carros y uniformes, siempre llevando nuestro trabajo al compás de nuestro lema “SUPERACION”

publicado hace 4 días

El avance de los medios digitales

Existe un dicho tradicional en el periodismo, que es que el periódico de hoy es el envoltorio del pescado de mañana. Con eso se quiere decir que lo que es noticia impresa hoy, mañana ya será un material de desecho. Sin embargo, este dicho que usualmente recorría las salas de prensa, ya casi no aplica más. Esto, porque los medios impresos han cedido el espacio a los electrónicos, los que -curiosamente y a pesar de estar en un soporte virtual- son mucho más permanentes que el papel, porque nada, nunca se borra de Internet. Paradójico, ¿no? Para poner en contexto, vamos a entender como medios digitales a aquellos formatos a través de los cuales se puede crear, observar, transformar y conservar la información en una gran variedad de dispositivos electrónicos digitales, es decir, desde un teléfono, un computador, un smartwatch o un Smart TV, es decir, desde cualquier “aparato” que se pueda conectar a Internet. Eso hace, también, que la facilidad de acceso de los medios digitales a diferencias de los de papel, sea muy superior. Y además, en una época en que reducir los desechos y la basura es prácticamente un imperativo moral, se presenta como una ventaja lo digital sobre los medios de papel. Como se destaca en un artículo del Eldiario.es, del pasado 31 de julio, “la digitalización ha supuesto un aumento en la oferta de medios de comunicación que ya no solo llegan analógicamente, en papel o por las ondas hercianas”. Por otra parte, la proliferación de los medios de comunicación digitales ha modificado los roles tradicionales de emisor y receptor, de medio de comunicación y audiencia: “(…) las redes sociales han creado a los prosumidores, la mezcla entre productores y consumidores de información”, o lo que los medios de comunicación chilenos han dado por llamar “cazanoticias” o “reporteros ciudadanos”. Pero no hay que ser ser agorero, ya que las herramientas digitales llegaron para continuar con el proceso evolutivo de la escritura y la lectura. El flujo de la información y las noticias no circularían a tal velocidad si no hubiese sido por la imprenta; sin ella, los medios estarían publicando cada ejemplar del periódico escrito a puño y letra por su autor. Por eso vale la pena observar este fenómeno más que como contrapuesto, como colaborativo: ambos medios, tradicionales y digitales, tienen limitaciones que pueden resolverse entre sí. Con los dispositivos electrónicos es posible continuar una lectura a cualquier hora y lugar, sin necesidad de llevar el periódico debajo del brazo, además los avances tecnológicos ponen al servicio del público aplicaciones para convertir artículos a archivos de audio, resolviendo así las barreras de las personas con limitaciones visuales. Separados, los medios digitales e impresos pueden parecer opuestos, desde una perspectiva más amplia ambos se complementan muy bien y contribuyen a la industria de la comunicación en la medida en que suplen de manera eficiente el volumen de la demanda de información, que asciende con el paso de los días. Por eso es relevante acceder a información en medios digitales y sitios web confiables, para no ser víctima de las “Fake news” (del inglés, noticias falsas), que son noticias deliberadamente tergiversadas, lisa y llanamente ficticias, o bien corresponden a parodias que tienen por objetivo difundir información que no es verdadera, ya sea con fines de propaganda o de humor, pero que hacen creer al lector que se trata de una información real. Básicamente es una información falsa que se presenta como verídica. El sitio Infobae.com, en un artículo publicado el 13 de julio, da una serie de tips para no ser una víctima de las “Fake News”: “No hay una técnica que sea infalible pero hay varias estrategias que pueden servir de indicio. Por empezar, antes de compartir cualquier audio, video o foto que llegue por las redes sociales o publicados en supuestos sitios de noticias, preguntarse de dónde viene, dónde se publicó, y quién lo hizo”. También La Palabra Israelita se ha sumado a esta tendencia global de avance de los medios digitales, inaugurando un nuevo sitio web, www.lapalabraisraelita.cl, que presenta una variedad de secciones para el lector, ampliando las temáticas abordadas por la publicación y -al mismo tiempo- permitiendo diversificar el alcance, de manera de llegar a diversos y numerosos públicos. Además, ofrece información actualizada, atribuible y confiable; es 100% libre de “Fake news”. Lo que se busca es aprovechar la magia de lo digital, que lleva la información a la mano de los lectores, permitiéndoles estar informados a cualquier hora, en cualquier lugar.

publicado hace 11 días

Marina Rosenberg, nueva Embajadora de Israel en Chile: “Estoy feliz y orgullosa de ser la primera mujer embajadora acá, pero por otro lado me da lástima que no haya ocurrido antes”

La llegada de la nueva Embajadora de Israel en Chile, Marina Rosenberg, ha sido movida. No sólo porque al partir desde Israel su esposo tuvo que quedarse atrás y viajar cuatro días después, ya que su perro -la mascota de la familia- no pudo embarcarse en el mismo vuelo por problemas de calefacción de las bodegas del avión. También por el accidente de su madre, que la acompaña a esta misión, que al llegar al país se fracturó una cadera pero que por suerte ya está en recuperación. Y además porque, a menos de 15 días de haber arribado al país, un terremoto 6.8 con epicentro en Pichilemu la sorprendió en un piso alto, en una reunión con chilenos que -según el tweet que destacó El Mercurio el sábado 3 de agosto- “ni pestañearon”. Nada de esto, sin embargo, debe ser considerado un augurio, porque -por el contrario- esta misión diplomática está cargada de buenas señales: es su primera destinación como embajadora, luego de desempeñarse como Directora del Departamento del Golfo Árabe en el Centro de Investigación Política del Ministerio de Relaciones Exteriores, siendo la primera embajadora mujer que representa a Israel en Chile, que será acompañada también por una Primera Secretaria. Y, además, concreta un sueño de infancia de Marina Rosenberg, que desde pequeña soñó con juntar “lo mejor de los dos mundos”, Latinoamérica e Israel, y qué mejor que hacerlo en el país con el que ya tiene un vínculo personal. Usted es la primera mujer en ocupar el rol de Embajadora de Israel en Chile, y además esta es su primera misión como embajadora en su carrera diplomática. ¿Son muy altas sus expectativas para este desafío? -Siempre el primer puesto como embajador o embajadora es especial, no importa el destino, porque es parte de nuestra carrera diplomática, pero un escalón mucho más alto, con mucha más responsabilidad. Yo elegí Chile y me eligieron a mí, teniendo en mente mi corta experiencia en el país por las visitas que hice en el pasado, y sabía de la existencia de los desafíos que hay acá. Realmente buscaba un lugar en el cual sentirme como en casa y, por otro lado, que el trabajo fuera interesante, con desafíos, con un lindo equipo detrás para hacer cosas juntos. Tengo muchas ideas, muchas energías y me alegro mucho de que mi primer puesto como embajadora sea acá, que además es mi primer puesto en América Latina desde que empecé la carrera diplomática. Entonces son varias primeras experiencias. En los días de su llegada circuló un video en Redes Sociales en el que Usted se presenta, y habla de sus objetivos en esta misión. También es probable que Ud. sea la primera diplomática que usa esta plataforma para presentarse. Y en ese video relata que fue su mamá que la incentivó siempre a ocupar un puesto diplomático para Israel en América Latina. -Mi mamá siempre me empujó a hacer lo que yo quisiera, a realizar mis sueños. Desde pequeña, como venía de Argentina, tenía una conexión con Latinoamérica y hablaba español en casa, tenía la idea de que el rol que me gustaría hacer en el futuro era algo que conectara a los dos mundos, y cuando me preguntaban qué quería ser, siempre decía que me gustaría ser Embajadora de Israel en América Latina. Seguí con ese sueño cuando fui a la universidad, estudié Ciencias Políticas y Estudios Latinoamericanos con la idea de seguir esta carrera. Antes de que me aceptaran en el Ministerio trabajé en la Sojnut, y estuve un año como shlijá en Argentina, haciendo trabajos comunitarios en la zona Sur de Buenos Aires. Entonces siempre, toda mi vida, tuve esta conexión con Latinoamérica y quería volver acá pero en un rol israelí. Hace unos días se dio a conocer que la nueva Primera Secretaria de la Embajada de Israel, Fentay Alamu, también es una mujer. ¿Eso es coincidencia o corresponde a un cambio en la visión en el servicio diplomático israelí? -Hay un cambio muy importante en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Ya hace varios años que entienden la necesidad de que haya más mujeres en el mundo diplomático y en el rol de embajadoras. Y se invierte mucho tiempo en pensar cómo hacerlo de la mejor manera. En el último curso de cadetes, que Fentay acaba de terminar, hubo más mujeres que hombres. Eso ya muestra un cambio muy importante, porque todavía, cuando vemos los números, el porcentaje de embajadoras israelíes hoy en día es de menos del 20%, así que todavía tenemos que dar un paso muy grande para llegar a la igualdad. Pero bueno, yo estoy feliz y orgullosa de ser la primera mujer embajadora acá, pero por otro lado me da lástima que no haya ocurrido antes. ¿Será que en los 70 años de existencia de Israel, la carrera diplomática recién se presenta como un espacio atractivo para el desarrollo profesional de mujeres? -Yo creo que es más un tema de relaciones públicas, porque cuando mujeres jóvenes salen de la universidad y ven que hay embajadoras mujeres, que hay más mujeres en el Ministerio de Relaciones Exteriores, es mayor la motivación de postular a esa carrera. Porque es una carrera difícil para hombres y mujeres, que implica llevar toda la familia al exterior. Pero creo que para una mujer aún es más difícil, porque todavía los roles tradicionales de la mujer estás más asociados con la crianza de los niños y menos con ser una mujer de carrera que está más en la oficina que en casa; es más aceptado mundialmente, pero se hace más difícil para una mujer que para un hombre. Sin embargo, comparo mi situación y lo que mujeres embajadoras pasaron hace 25 años, y sin duda mi carrera fue mucho más fácil y sin grandes desafíos por ser mujer. Y eso ya es una gran cosa. Quizás la visión de cómo se configura la política exterior, o la política en sí, es más masculina que femenina. -Es que yo creo que en todas las profesiones hoy en día, y en especial en algún rol de importancia, el tema de género siempre sale a la luz. Cuando es una mujer la que ocupa un puesto, va a ser criticada de una forma muy diferente de que si fuera un hombre que hiciera lo mismo. Se ve con Ángela Merkel en Alemania y con otras alrededor del mundo. Muchas mujeres sienten que tienen que ser mucho mejores que un hombre para conseguir el mismo estatus o reconocimiento de la sociedad. Yo no lo siento personalmente, no en mi ministerio por lo menos, pero gracias a otras que abrieron camino antes que yo. Una de sus experiencias anteriores como diplomática fue como Directora del Departamento de la Península Arábiga de Asuntos Exteriores. ¿Influyó esto en elegir Chile como destinación, considerando las numerosas comunidades árabes y palestinas en el país? -Creo que me va a ayudar, porque más de la mitad de mi carrera diplomática trabajé en el mundo árabe y con el mundo árabe de Jerusalem. Y esa experiencia, de ver las cosas desde muy cerca, y tener la perspectiva y el entendimiento de lo que realmente ocurre, no lo que se muestra en la televisión, sino lo que los líderes árabes dicen a puertas cerradas, me da una información que creo que me va a ayudar acá también. Y sé que existe un desafío, que es que una gran parte de la sociedad chilena no entiende bien o no conoce bien lo que pasa en el Medio Oriente. Reciben información de los medios y de algunos activistas de la comunidad palestina de Chile, pero esa no es la realidad. Y especialmente en los últimos dos o tres años ha habido un cambio impresionante en el Medio Oriente. Muchísimos líderes de diferentes partes del mundo árabe, no sólo del Golfo Pérsico, sino de países como Marruecos y Tunisia, han cambiado totalmente de actitud hacia Israel. Y es muy notable, vimos a Netanyahu visitando Omán por primera vez, a ministros israelíes en Dubai y Abu Dhabi, a turistas israelíes que van todas las semanas a Marruecos. Creo que el ex Presidente Shimon Peres estaría feliz de ver lo que está pasando hoy en día con este cambio. Usted llega a Chile poco después de la gira del Presidente Piñera a Israel, que fue evaluada muy positivamente y dejó ocho acuerdos firmados. ¿Qué tanto definen estos acuerdos los ejes de trabajo de su misión acá en Chile? -Los temas de los acuerdos son los temas que queremos seguir tratando acá en la embajada, en conjunto con el Agregado Comercial, como los temas de innovación, de ciberseguridad y de salud digital, que son temas que muy importantes para Chile, en los que Israel tiene un gran aporte que hacer. Así que la firma de ocho acuerdos en la visita del Presidente Piñera es algo que me parece espectacular y, para mí, empezando mi tiempo en Chile, es un excelente primer paso. Pero ahora nuestro trabajo es ponerlos en contexto, por ejemplo, si es en el tema comercial, tener más delegaciones de Chile -políticas y comerciales- que vayan a Israel, o bien traer a nuestros expertos acá. Así que yo veo los acuerdos, por un lado, como un fin después de un trabajo muy duro que hicieron el embajador Eldad Hayet y el Primer Secretario Jonathan Bar El, pero también como un comienzo, no es que terminamos el trabajo y podemos descansar, al contrario, con esto tenemos que seguir. Aparte hay por lo menos tres o cuatro acuerdos que están en proceso desde ya hace varios meses, algunos varios años, y que también queremos que lleguen a un fin y firmarlos. En mismo video que circulo con su llegada al país, Usted habla de beneficios que Israel podría obtener de Chile, ¿cuáles cree que serían estos? -Primero que hay muchos productos chilenos que llegan a Israel pero que me gustaría que lleguen en mayor cantidad, y para eso vamos a colaborar con la Embajada de Chile en Israel, con la que tengo buena relación. También en el turismo mutuo, que más israelíes lleguen acá y más chilenos a Israel. Pero en los temas que toqué antes, por ejemplo, en innovación, no es que solamente Israel venga a enseñarle a Chile, hay todo un mundo de high tech acá, y el tema es colaborar y aprender el uno del otro. Porque hay muchísimo en común entre Chile e Israel, los dos somos miembros de la OCDE y nos vemos como pares e iguales. Tengo varias ideas, también, de temas de innovación, de cómo traer a expertos israelíes que junto con expertos chilenos traten de encontrar soluciones a los problemas que tenemos en común, y especialmente respecto de innovación social, en proyectos o servicios que ayudan a la gente. En el video también menciona algunos puntos en común entre los dos países, por ejemplo, la valoración de la democracia y libertades cívicas. Sin embargo, esos puntos que son tan evidentes para nosotros, como judíos chilenos, no lo son para la opinión pública, que se identifica más con los palestinos que con Israel. Y eso se traduce en apoyo al boicot y a la campaña de BDS. Pero sin embargo, siempre se plantea el dilema de si visibilizar o no el BDS, para no darle una publicidad que no tiene. -Tengo bien claro que en mis primeros meses tengo que aprender y escuchar. Vengo de afuera, es mi primera vez viviendo acá, y siempre uno tiene una idea de las cosas desde afuera, pero llegas a un país y vives la realidad, aprendes cosas nuevas. Obviamente ya estoy en contacto con la Comunidad Judía de Chile, CJCh, y este en específico es un tema en el que es muy importante la colaboración. No creo que la embajada puede caminar sola y enfrentarlo sola, primero que todo porque necesitamos el apoyo y segundo porque siempre tenemos que tener en mente qué piensa y siente la comunidad judía. Ahora, estoy totalmente de acuerdo en que tenemos que encontrar un camino en el medio. No podemos ser como los tres monos: no veo, no escucho, no digo nada, y si estamos así en silencio se va a pasar, porque la realidad es que no pasó. Y, por otro lado, no hacer demasiado ruido para no darle casi un apoyo al boicot, porque me imagino que si ahora salimos a la calle y le preguntamos a un ciudadano común que es BDS, no va a saber de lo que estamos hablando. Entonces, es un tema que hay que estudiar y hay que tratar con cuidado, pero creo que tenemos que tener nuestros límites y nuestras líneas rojas, hay ciertas cosas que no podemos aceptar; el boicot y el antisemitismo no los podemos aceptar. Y la solución no es, acá ni en ningún otro lado del mundo, quedarse en silencio y bajar la cabeza. Hoy en día es muy claro, lo digo en voz alta: la base de BDS mundial es antisemita, no se fundó como una organización social para ayudar al pueblo palestino, o juntar dinero y hacer proyectos que los ayuden. Se fundó como una organización anti israelí y anti sionista, que no reconoce el derecho del Pueblo Judío de tener su propio estado. Esas cosas no se pueden aceptar. Y no creo que yo como embajadora de Israel tenga que quedarme callada. Así que vamos a trabajar juntos y ver si ese camino del medio lo encontramos, para juntos poner límites bien claros, y tratar de avanzar con el Gobierno de Chile para poner límites al antisemitismo. ¿Qué espera de su relación con la comunidad judía durante esta misión diplomática? -Lo tengo bien claro y para mí es punto crucial: tenemos que trabajar juntos en todo. Sé que no siempre vamos a estar en el mismo punto, porque al final la comunidad es la comunidad, y son chilenos, y yo soy israelí representando a Israel y no a Chile. Pero ya desde el último año que me estuve preparando para este rol estuve en contacto con la CJCh, y nos encontramos en Israel y aquí, hablando de los diferentes temas, y todos tenemos muy claro que es mejor colaborar y trabajar coordinados. Y me gustaría también formar parte de la comunidad, como tengo familia acá en Chile y vengo con mis hijos y con mi mamá, tenemos plan de realmente participar, no sólo visitar las diferentes organizaciones, sino formar parte activa de ellas. También me gustaría apoyar proyectos sociales, no sólo de la comunidad, sino que sean desarrollados junto con la comunidad para la sociedad chilena, para que conozcan mejor la comunidad judía, porque -en cierto países, por lo menos- hay situaciones en que la sociedad en general no conoce lo que es el judaísmo, hay gente que nunca se encontró con un judío, y especialmente acá que la comunidad es pequeña pero hace unos proyectos hermosos. Me encantaría colaborar en eso, para que la comunidad se haga escuchar y en la sociedad chilena vean qué proyectos lindos se hacen. Así que los invito a trabajar realmente juntos, siempre estoy dispuesta a escuchar nuevas ideas, diferentes opiniones y espero también contribuir a la comunidad y no sólo al Estado de Israel.

publicado hace 4 días

Basta Contigo

Moshé es el único que puede tener un nexo intachable con D’s. Fue capaz, a sus ochenta años de vida, de entregarse por completo a un proyecto nuevo que requería sus esfuerzos e integridad. Aceptó una misión, peleó a quien le diera comida en casa del Faraón, condujo a un pueblo en el desierto, impartió justicia, intercedió en favor de la misericordia, como estratega se preparó para los embates de pueblos y en el final de sus días D’s le dice: “Suficiente contigo, no me hables más de este asunto” Dvarim 3:26. ¿Qué sensación genera, después de una vida de entrega, un enunciado así? ¿Realmente es suficiente? Explica Rashi sXII. que si Moshé no deja espacio a Ieoshúa como continuador de la obra, pensaríamos que el maestro es intransigente. Pero también agrega el comentarista, no se le puede pedir o exigir tarea alguna a Moshé porque todo lo ha superado con creces. D’s así lo protege y bendice. ¿Cuándo es suficiente en nuestras vidas? ¿Cuándo es suficiente el dinero, el amor, el poder? El problema, citando a Harold Kushner en su libro “Cuando nada te basta” es que: “si el objetivo de nuestra vida es “ganar”, por fuerza tendremos que ver a los demás como competidores, como una amenaza contra nuestra felicidad. Para que nosotros “ganemos”, ellos tienen que “perder”. El fracaso del prójimo se vuelve entonces un ingrediente indispensable para nuestro triunfo”. La Guemará en M. Sotá 13b explicó, enseñado así en la Escuela del Rabí Ishmael, por qué D’s fue tan duro con Moshé: según el camello es la carga. Es decir, alguien fuerte y justo debe soportar una mayor carga. -Lo Kam beIsrael keMoshe od-, no se ha surgido otro como Moshé en Israel. La verdadera ganancia es aquella que nos une a nuestro semejante y el modo de ser feliz es no vivir para uno mismo, sino para los demás. Moshé supera la condición inherente a la humanidad y su vida y su obra le bastan.

publicado hace 4 días

Un mundo para construir

En estos días se cumplen dos años de haber comenzado mi tarea como director ejecutivo de Masorti Olami y Mercaz Olami. Muchas veces en el encuentro con amigos, miembros de las comunidades suelen preguntarme que tiene de especial esta función. A todos ellos sin excepción mi repuesta es: la posibilidad de conocer en profundidad el mundo judío, que es realmente fascinante y único.En estos dos años he recorrido las comunidades Masortiot de Europa, Latinoamérica, Africa y Australia y en todas ellas he descubierto un gran amor por el judaísmo, por el Estado de Israel y por el movimiento Masorti. Cada una de ellas es una fuente de inspiración y de orgullo. De cada una de ella podemos aprender como el judaísmo se puede vivir de manera intensa, completa en diferentes idiomas, contextos y culturas. A todas ellas mi agradecimiento por la recepción y por la sociedad con el movimiento Masorti. Durante el mes de Av, nos toca vicenciar Tisha beAv, la fecha que concentra en la tradición judía una serie de eventos históricos de nuestro pueblo que simbolizan el duelo y la perdida. Jazal (los sabios de bendita memoria) tomaron la experiencia y la convirtieron en una advertencia acerca de cómo debemos vivir como sociedad y como pueblo. Sin duda la destrucción de los dos templos de Jerusalem (el primero en el año 586 a.e.c. en manos de los babilonios y el segundo en el año 70 e.c. en manos de los romanos) es un trauma en la memoria nacional y religiosa del pueblo judío y al respecto esta escrito en el Talmud en el tratado de Ioma 9b. “Por qué se destruyó el primer templo? Por tres razones: la adoración de ídolos, las relaciones sexuales prohibidas y el derramamiento de sangre. Sin embargo, considerando que las personas durante el período del Segundo Templo se dedicaron al estudio de la Torá, la observancia de las mitzvot y los actos de bondad, y no realizaron los actos pecaminosos que se realizaron en el Primer Templo, ¿por qué se destruyó el Segundo Templo? Fue destruido debido al hecho de que hubo odio sin sentido durante ese período. Esto viene a enseñar que el pecado de odio sin sentido es equivalente a las tres transgresiones graves: la adoración de ídolos, las relaciones sexuales prohibidas y el derramamiento de sangre.” Los rabinos del Talmud nos advierten en forma contundente acerca del odio gratuito y su poder de destrucción, su poder es equivalente a prohibiciones y transgresiones de alto impacto moral en la tradición judía. Al mismo tiempo agregan que cumplir la Torá, los preceptos (mitzvot) y la ayuda al prójimo no son suficientes para sostener una sociedad, si ellos no se realizan basados en el amor al prójimo. Ninguna mitzva tiene valor, ninguna ayuda al prójimo vale y la Torá no alcanza cuando todo está basado en el odio gratuito. ¿Entonces como construimos un mundo distinto? En primer lugar, recordar que nuestra tradición nos advierte que la mayor responsabilidad es la de los líderes que deben propugnar y trabajar para construir un mundo mejor, más justo, que este basado en un vínculo positivo y de respeto entre los seres humanos. Un mundo que promueva la solidaridad y la igualdad entre los seres humanos. Vemos como todavía, distintos líderes del mundo hablan promoviendo el odio y la violencia. Lo que me genera esperanza y una sensación de bienestar es cuando veo o leo acerca de las actividades de Tikun Olam que nuestro movimiento Juvenil Noam realiza en cada uno de los 17 países en los que activa, cuando recorro cada una de la Comunidades Masortiot alrededor del mundo que contribuyen con actividades que muestran un gran amor por la Tora y un alto compromiso social cotidiano. Tisha beAv es una advertencia acerca de cómo debemos construir un mundo diferente, desterrando la violencia, la discriminación y el odio gratuito que tienen un poder destructivo sin límites. ¡No alcanza con ayunar en Tisha beAv! los invito a ser activos, comprometidos en nuestras comunidades, en nuestros proyectos, hay todo un mundo para construir, tenemos un increíble programa: la Tora y un gran medio nuestro movimiento. Sigamos construyendo un mundo donde el amor gratuito entre los hombres basado en el amor por la Tora nos permita asegurar un futuro mejor para nuestros descendientes. Rabino Mauricio Balter Director Ejecutivo Masorti Olami y Mercaz Olami

publicado hace 4 días

Temas contemporáneos del judaísmo

Los temas del cambio climático han favorecido los movimientos sociales que proponen detener el progreso y volver a la naturaleza. En la actualidad hay movimientos ecologistas muy fundamentalistas, a veces hasta agresivos, como también los hay aquellos que proponen la intervención genética del hombre para adecuarse a la nueva realidad de la inteligencia artificial que nos dominará. ¿Cómo encontrar el camino intermedio? La estrella de David es un símbolo muy poderoso del judaísmo que entre muchas otras cosas muestra el equilibrio armónico entre dos fuerzas aparentemente opuestas. También muestra la vieja sabiduría del mandato de subir y bajar simultáneamente el Árbol de la Vida, es decir estudiar y hacer al mismo tiempo. La estrella es también la indisoluble conexión que tiene un judío con Dios. También puede ser el cruce entre lo exotérico y lo místico, como el Talmud y la Cábala por ejemplo. También es simbólico de la relación entre el cielo y la tierra. La estrella tiene 6 puntas externas y 6 internas, que equivale a las 12 tribus. Hay textos medievales de Cábala que hablan de un escudo mágico que poseía el Rey David, que lo protegió de sus enemigos. En 1890, el movimiento sionista adoptó la estrella de David como emblema y que hoy luce radiante en la bandera de Israel, o cuelga orgullosa en nuestros cuellos. Rabbi Akiva, se cuenta, puso frente a sus estudiantes dos platos, uno con granos, otro con pan, y preguntó a sus alumnos cuál prefieren. La respuesta es evidente. El rol de la humanidad en la creación es elocuente, es nuestra responsabilidad completarla. La tecnología sin duda mejora nuestra calidad de vida material de manera indiscutida, pero abre la pregunta acerca de cuanto nos desvía de la espiritualidad, del sentido esencial del ser humano, y en particular del judaismo. Un ejemplo simple: Hashem nos comanda el “parirás con dolor” y hoy de hecho podemos evitarlo y lo hacemos, ¿Cuál es la respuesta correcta? Internet nos abre fuentes de información antes imposibles, buenas y malas de acuerdo a cada cultura. Tenemos acceso a sabiduría de la Torah, pero también a la pornografía, y al antisemitismo entre otros. También abre las puertas de nuevas relaciones entre personas o instituciones. Los impactos del celular inteligente abren todo tipo de preguntas muy difíciles de responder. La halajá sin duda los enfrenta, pero es necesario el entendimiento profundo de la tecnología para legislar, y eso obliga a abrirse a otras fuentes de información que están asociadas a otras formas de entender el mundo y por cierto su futuro. ¿Puede un dron definir el eruv? ¿Puede el judaísmo ser una isla de la civilización? ¿Puede un get hacerse por video-conferencia? Son temas reales de halajá. Por otro lado, con computadores y estadísticas se abren sorprendentes códigos escondidos en la Torah, lo que como libro sagrado claramente significa que estaban ahí para ser descubiertos. Como esos descubrimientos requieren de esa tecnología y conocimientos, se puede deducir que la Torah de alguna manera “ya tenía previsto” que esa tecnología alguna vez existiría y permitiría revenar los secretos que la Torah tiene para cada tiempo. Todos estos temas son parte del judaísmo moderno y tiene no sólo aspectos prácticos sino enormes alcances espirituales. La clave es entender que la tecnología no es sólo una herramienta, como lo es la máquina. Lo correcto es pensar en una tecno-lógica y eso es lo realmente trascendental. Una lógica genera realidad con propósito, y por ello sabemos que la tecnología no es neutra, sólo máquina lo es. Pero precisamente es esa lógica la que nos ha traído cosas como la inteligencia artificial, la clonación, la manipulación genética, los robots, la inseminación artificial, la realidad aumentada. Para que hablamos de las armas de destrucción masiva. Todas estas “realidades” nos confrontan de alguna manera con las visiones de la Torah, ¿o no? Desde otra perspectiva, para quienes entendemos el judaísmo con una visión más mística, los Tefilim por ejemplo son una tecnología ancestral muy poderosa, lo que de otro modo no tendrían ningún sentido en su poder. Es simplemente maravilloso escuchar a un rabino sobre el asunto, y después no amar los Tefilim. ¿Y la menorah, la meditación cabalística, la mezuzah, o las fuerzas escondidas en las letras hebreas? Quizás es tiempo de abordar más todos estos temas. Dentro de todos estos temas, la primera curiosidad es que Israel, hogar ancestral del judaísmo y de la Torah, es hoy también uno de los líderes mundiales en muchas de esas tecnologías. Esto probablemente abre una brecha interna en Israel con el judaísmo más ortodoxo, nuestras raíces y matrices fundamentales. De la misma manera distintas congregaciones, religiosas o comunitarias, hacen uso intensivo de las plataformas tecnológicas para comunicarse, enseñar, difundir. Estamos en un terreno gris. Decenas de miles de estudiantes judíos estudian los temas tecnológicos y otros en las universidades del mundo. ¿Empezarán a divergir del judaísmo tradicional? La asimilación es un tema central del judaísmo moderno, y por cierto tiene mucho que ver con la educación.

publicado hace 4 días

El modelo comunitario de respuesta rápida ante emergencias

Desde hace ya hace algunos meses, opera en Chile Hatzalah, una organización de voluntarios judíos con presencia en Israel, Estados Unidos, México, Panamá, Brasil, Argentina, Sudáfrica, Australia y varios países europeos, cuyo objetivo es “brindar ayuda de primeros auxilios avanzados lo más rápido posible, logrando estabilizar al paciente durante la espera de un servicio de emergencia y traslado”, como se señala en su sitio web. Hatzalah no reemplaza a ningún servicio de ambulancias, sino que busca acortar el tiempo -que puede ser vital- entre que ocurre unaemergencia y la llegada de ambulancia o de personal profesional. “La mayoría de las personas suponen que los sistemas de atención prehospitalaria funcionan a la perfección y que en caso de emergencia aparecerán en unos instantes. Lamentablemente esto no es así. Si bien, en el sector Oriente hay respuesta de parte de las ambulancias privadas, en general tardan entre 12 a 35 minutos. Cuando se presenta un caso de emergencia real, cada minuto vale. Por ejemplo, en el caso de un paro cardiorrespiratorio, por cada minuto que pasa sin atención, se reduce 10% de probabilidad de sobrevivencia”, nos explica el Doctor Shmuel Schacher, Director de Hatzalah en Chile, agregando que “en el sector de las principales instituciones de la comunidad judía, Hatzalah tiene un tiempo promedio de respuesta de sólo cuatro minutos”. “Actualmente contamos con 14 técnicos en emergencias médicas, dos médicos, cinco telefonistas, un equipo creciente de voluntarios de “back office” y 10 desfibriladores. Hasta la fecha, hemos atendido a más de 300 llamados en la comunidad. El último año duplicamos la cantidad de voluntarios y triplicamos el volumen de atenciones, recibiendo entre una y dos llamadas al día”, comenta. ¿En qué modelo se inspiraron para la creación de Hatzalah? -El modelo tiene como principal objetivo dar una respuesta rápida frente a una emergencia para estabilizar al paciente antes de la llegada de la ambulancia, para lo cual se apalanca de la naturaleza misma de la red de voluntarios. Como los voluntarios son gente de la comunidad que vive y trabaja en distintos lugares, casi siempre se encuentra alguno cerca del lugar de la emergencia, a diferencia de un servicio de ambulancias público o privado, donde tienen uno o dos centros de despacho donde se encuentran las ambulancias y deben luchar con el tráfico vehicular y largas distancias para llegar a la escena. Actualmente, el modelo que más nos inspira es el israelí que se asocia con Maguén David Adom. ¿Cómo se han vinculado con entidades chilenas que abordan la respuesta sanitaria de emergencias y qué feedback han recibido de ellas? -Desde nuestros comienzos hemos tenido excelente relación con SAMU, en donde además hemos hecho simulacros y bastantes turnos en sus ambulancias para ganar experiencia en la realidad chilena. Actualmente tenemos acuerdos con la Seremi de Salud y formamos parte del Plan de Emergencia Comunitario. Hemos iniciado relación con la Bomba Israel, Clínica Las Condes y Clínica Universidad de Los Andes, y seguimos trabajando por ampliar los vínculos para obtener conocimientos y aportar a las demás instituciones, quienes han manifestado mucha admiración por el modelo prehospitalario israelí, y nos ven como la puerta de entrada para implementarlo en Chile. Nosotros creemos que parte de nuestro rol es aportar con nuestro conocimiento y nuestros modelos para combatir el antisemitismo. ¿Qué necesidades tiene para sus planes futuros? -El desafío actual radica en conseguir voluntarios comprometidos para poder capacitar y equiparlos adecuadamente, para lo que requerimos de la colaboración en donaciones de parte de los miembros de la Comunidad. Cada voluntario tiene un costo de USD $ 6.000, considerando capacitación y equipamiento. Si queremos disminuir el tiempo de respuesta y aumentar nuestra zona de cobertura, necesitamos aumentar la red de voluntarios.

publicado hace 4 días

Novedades Biblioteca Jaime Pollak Ganz

Hacia la belleza Por David Foenkinos. Alfaguara, 2019 Antoine Duris es profesor en la Academia de Bellas Artes de Lyon, pero, de un día para otro, decide dejarlo todo para convertirse en un guarda del Museo de Orsay; en concreto, de la sala que alberga el retrato de Jeanne Hebuterne, de Modigliani. Mathilde, su jefa en el museo, se encuentra tan perpleja como atraída por su extraña personalidad y el enigma de su vida. Algo terrible le ha sucedido, pero ¿qué? De momento, para sobrevivir, Antoine solo ha encontrado un remedio: dirigirse hacia la belleza. La única mujer Por Marie Benedict. Planeta, 2019 Viena, 1933. Para Hedy Kiesler, joven actriz judía, su belleza ha sido salvación y tormento: la protegió de los nazis pero la condujo a un opresivo matrimonio con el traficante de armas de Hitler y Mussolini. Subestimada por todos a su alrededor, escuchó los planes secretos del Tercer Reich cuando acompañaba a su esposo a fiestas y cenas de negocios. Dividida entre el glamour y la culpa por ser una privilegiada, decide escapar hacia Hollywood, con un nuevo nombre: Hedy Lamarr. Pronto se convirtió en un ícono del cine estadounidense. Nadie en torno a su nueva vida sospechaba que poseía información confidencial sobre los nazis ni que ella misma guardaba un secreto aún mayor: que era una científica capaz de desarrollar la tecnología necesaria para acabar pronto con la guerra. Siempre y cuando la escucharan.