Fentay Alamu, Jefa de Misión Adjunta de la Embajada de Israel en Chile:

21 Noviembre 2019, Santiago de Chile

“Lo más importante para mí es hacer algo que se quede en el tiempo”

Por LPI

Fentay Alamu, Jefa de Misión Adjunta de la Embajada de Israel en Chile, recuerda exacto el día en que supo que Chile sería la destinación para su primera misión diplomática. De una lista de países, llamó su atención el nombre de esta nación latinoamericana, y sin dudarlo -junto a su esposo- tomó la decisión de venir. Ahora, a tres meses y medio de su llegada, esta mujer especialista en Recursos Humanos, madre de tres hijos e hija de padres etíopes que emigraron a Israel, dice que está enfocada en hacer de esta experiencia una valiosa para ella y su familia, en términos personales, pero en especial para el trabajo diplomático israelí.

Antes de llegar a Chile, Ud. se desempeñaba industria privada, específicamente de la empresa Rafael, dedicada a la tecnología para defensa. ¿Cuándo decidió unirse al servicio diplomático?

-Primero tengo que decir que Rafael es una hermosa organización, del tipo de organizaciones que ha hecho de nuestro país un país fuerte. Estoy muy orgullosa de haber trabajado con ellos por 10 años. Cuando estaba embarazada de mi hijo menor, pensé en lo que estaba haciendo y si era suficiente para mí, y busqué algo que tuviera sentido, que me hiciera sentir realizada en el objetivo de ayudar a otros. Una cosa llevó a la otra, hasta que llegué al Ministerio de Relaciones Exteriores, en que pasé por un proceso bastante largo, porque son 2.000 personas que postulan a la convocatoria y después solamente 20 son seleccionados para el curso de cadetes. Terminar el curso también es desafiante, pero el saber que tienes la oportunidad de hacer algo por tu país, especialmente por mis padres, que vinieron de Etiopía, me permitía cerrar el círculo y no sólo obtener algo del país, sino hacer algo por él. Para mí era muy importante, y este es el significado de Shlijut desde mi punto de vista. Entonces, toda mi familia participó en la decisión, porque no es una decisión que sólo tú haces, es de todos. Por ejemplo, mi esposo también trabajaba para Rafael, es ingeniero mecánico, y también renunció a su trabajo para venir acá.

Cuando terminó el curso, ¿le dieron la oportunidad de elegir su destinación o se la asignaron?

-Recuerdo ese día porque trabajamos mucho para saber qué es lo que venía después, porque una cosa es ser parte del curso y la otra ya es hacer realmente el trabajo diplomático. Entonces nos dieron una lista de países y nos dijeron “Ok, elijan lo que desean y nosotros haremos lo que podemos para darles la mejor oportunidad”. Vimos la lista y había muchos países en Europa, como Rusia, y África. Le mostré la lista a mi esposo y los dos dijimos Chile, y no podemos ni siquiera sabemos por qué lo dijimos. Entendimos que éste podía ser el lugar y además los dos estábamos muy curiosos por conocer la cultura latinoamericana, tenemos amigos que son de acá y realmente los queremos, amamos la mentalidad y la cultura. Entonces pensamos que era la mejor oportunidad, entendimos que iba ser muy desafiante porque no tenemos el lenguaje, pero podemos avanzar en eso, en un par de meses va a ser más fácil y quizás después de un año, quizás no va a ser fluido, pero ya podremos tener conversaciones con personas, y ser parte de la sociedad acá. Eso es lo que esperamos poder hacer.

¿Estaba al tanto de los desafíos que tiene Israel acá en Chile, por un lado con el seguimiento de los acuerdos bilaterales y por otro con la campaña pro BDS de la Federación Palestina?

-Claro, es algo de lo que estamos al tanto. Primero, creo que comenzamos con una gran oportunidad, porque justo antes de llegar el Gobierno firmó ocho acuerdos, entonces eso es muy significativo. Y en el Ministerio de Relaciones Exteriores revisamos como darles vida, que no sólo quedaran en la firma. Esta es una actividad que creemos es importante para estrechar las relaciones entre los países, y significa mucho, porque este tipo de acuerdo muestra que los dos países entienden la oportunidad que tienen.

Los desafíos están en todas partes del mundo. El Ministerio de Relaciones Exteriores trabaja muy duro para dar una imagen positiva de Israel y mostrar cuál es la oportunidad que podemos ofrecer a otros países si tenemos una relación estrecha. Entonces, espero y deseo que en estos tres años que voy a estar acá pueda enfocarme en qué podemos lograr juntos, en vez de enfocarnos en otras cosas. Otras personas pueden decir lo que quieran, sé que hay una comunidad palestina muy grande, que puede decir algo distinto de lo que es Israel. Pero yo que estoy acá soy un poco una representación de lo que es Israel, porque somos muy diversos y tenemos mucho que dar a otros países, y en 71 años hemos logrado mucho.

¿Cuándo supo que venía a una misión donde la Embajadora también era mujer? Cabe señalar que es la primera vez que hay mujeres en los cargos de Embajadora y Jefa de Misión Adjunta simultáneamente.

-Sí, mucha gente se impresiona por eso (se ríe). Estoy muy orgullosa, porque sé que es muy importante. Esta es la primera vez y por eso es que queremos promover más temas relacionados al género que sean relevantes acá en Chile, que son relevantes en todo el mundo. Para mí, desde un punto de vista personal, tener a la Embajadora Marina Rosenberg de mentora es muy importante, ambas queremos lograr muchas cosas. Y como mujeres, esa motivación nos hace querer más hacer algo en temas de género, también respecto del agua, agricultura, ciberseguridad y en todas las temáticas relacionadas con los acuerdos.

Uds. dos tienen además estilos similares, son cercanas a la gente, son muy activas en redes sociales, ¿eso es algo casual o fue intencionado?

-La embajadora tiene mucha más experiencia como diplomática, así que yo he aprendido de ella. Yo tengo más experiencia en otras áreas, especialmente en materias relacionadas con consultoría para empresas en Recursos Humanos, entonces creo que -y me parece lo más importante- si quieres lograr algo tiene que ser muy cercano a la gente, no puedes dar soluciones si no entiendes los problemas o las necesidades. Creo que ambas dos lo entendemos. Además el mundo ha cambiado y hay muchas herramientas que puedes usar para relacionarte con la gente, con Internet y las Redes Sociales, entonces tratamos de usar todo, y creo que el Ministerio de Relaciones Exteriores entiende que tiene que usar a esas herramientas, y así es como conocemos a las personas y sus necesidades.

Hasta ahora, ¿cuál ha sido el momento qué más le llamó en estos tres meses y medio? ¿Qué la ha impresionado?

-Bueno, en primer lugar, llegué a Santiago y me impresionó ver esta hermosa ciudad. Pero si tengo que hablar del ámbito diplomático, recuerdo el momento en que la Embajadora Rosenberg presentó sus credenciales y para mí fue muy significativo, porque sé que ella trabajó muy duro para lograr esta oportunidad y eso es muy inspirador. Y otra cosa que es muy significativa para mí es la comunidad judía, porque mis padres -como sabes- llegaron de Etiopía y recuerdo cómo hacían un inmenso esfuerzo por practicar su religión. Y ver a la comunidad judía de Chile, que es pequeña en número pero tan poderosa en distintas áreas, y trabajar junto con ellos para lograr resultados conjuntos, es muy significativo para mí.

En una entrevista reciente con el Semanario Hebreo, dijo que quería crear algo, desarrollar un proyecto que se quedara acá después de que Ud. terminara su misión.

-Sabes, estoy hace tres meses acá, en este primer período me he enfocado en conocer el país y sus necesidades, y seguimos en eso. Paralelamente tenemos muchas actividades. Pero como le dije a Jana Beris, lo más importante para mí es hacer algo que se quede en el tiempo, más allá del que yo esté acá, y todavía estoy tratando de entender el país. Pero desde mi punto de vista, trabajar sobre educación, con la nueva generación, es algo muy importante. Y quiero hacer un vínculo entre la educación y las necesidades de Chile, como el agua, y tratar de hacer un programa en esos temas para las nuevas generaciones. Y creo que esa es la forma de estrechar los vínculos entre Chile e Israel, porque en el futuro, esos adolescentes van a ser las personas que guiarán al país. No sé todavía qué tipo de proyecto, pero esa es la idea.

5 AÑOS SIN NISMAN: REFLEXIONES DESPUÉS DEL DOCUMENTAL

Algunas reflexiones después de ver el documental sobre la muerte de Alberto Nisman en Netflix, a cinco años del crimen. La primera es que, después de haberlo visto, sigue siendo obvio que lo asesinaron, que fue la víctima 86 del atentado a la AMIA, que se politizó el homicidio en lugar de investigarlo, y que la discusión del suicidio es una “discusión argentina”, que no resistiría el menor análisis en ninguna otra parte del mundo. Sin embargo, el documental, para alegría de Cristina, que lo ha elogiado emocionada, legitima la discusión: suicidio u homicidio. Esa (y no quién lo mató ni por qué) es la cuestión. Como mucho, se habló de “suicidio inducido”, pero eso es también homicidio: no constituye la resolución del caso, sino una hipótesis inicial. Si fue inducido, la pregunta sigue siendo quién lo indujo, y se debe investigar. En lugar de eso, se concluye en el documental que hay “tres teorías”: suicidio, suicidio inducido, homicidio. La primera tranquiliza; las otras dos interpelan, desafían, dan miedo. En ningún programa de TV reflejado allí se hace la pregunta obvia: si fue asesinado, ¿quién fue? Si no fueron los K, si “les tiraron un muerto”, ¿quién se los tiró? Parrilli es el único que va más allá en el análisis (bueno, no tanto más allá): el mayor perjudicado, dijo, es el gobierno de Cristina. Ponele, pero ¿entonces? Conclusión: no sabemos si fueron los K o los anti-K, y tampoco sabremos nunca si Lagomarsino fue asesino, cómplice o fusible, porque nadie parece tener fuerza (ni, parece, voluntad política) contra aquellos a los que les conviene que no se resuelva. Segunda reflexión: no se investiga, como no se investiga el atentado a la AMIA, porque cualquiera que se meta, sabe que alguien (los K, los Stiuso, “el poder” o el que sea) lo tendrá agarrado de los huevos. Y los que agarren huevos, estarán a su vez agarrados por otros. Es la ley de la selva, literal. O, mejor dicho, la ley de los carpetazos. El próximo crimen sin resolver está a la vuelta de la esquina. Las organizaciones terroristas que han penetrado en América Latina, comenzando por Hezbollah y sus amos iraníes, lo saben bien. La “mano de obra desocupada” en la Argentina, también. Es debido a este festival de impunidad, precisamente, que la Argentina sigue siendo blanco potencial y fácil del terrorismo internacional. Tercera reflexión: ¿De verdad pusieron a una funcionaria judicial como Viviana Fein al frente del caso? ¿En qué estaban pensando? ¿Esos son los detectives que hay en la Argentina? ¿Cómo puede funcionar una justicia penal donde los jueces son los detectives, y donde su investigación consiste en citar testigos o expertos a declarar? ¿Cómo puede ser que sea una fiscal la que entra a la escena del crimen y la dirige (y la contamina) como si fuera el detective Starsky o una científica forense de CSI? ¿Cómo puede ser que diga: “el que dice que fue asesinato que traiga pruebas”? ¿Para qué la mandaron a usted, entonces, señora? ¿Cómo puede decir que “los que dicen que contaminé la escena no vieron que primero se filmó y fotografió todo”? ¿Ese es el nivel? Descubrió decenas de llamadas extrañas entre agentes de inteligencia durante toda la jornada previa al asesinato. ¡Muy bien! ¿Y? Dele, siga. Pero no: “no hay suficientes pruebas de homicidio” y punto. Ahí se quedó lo más tranquila la buena funcionaria. O alguien la “tranquilizó”. Sobre todo, funcionarios o jueces, ¿no deberían actuar en el tribunal, en base a las evidencias recogidas por detectives y forenses? Si jueces o fiscales son los que investigan, ¿a qué se dedica la policía? Un juez o un fiscal que investiga, ¿no se transforma en parte, en lugar de estar por encima, en lugar de ser neutral a la hora de juzgar? Y ser parte, en la Argentina, además de viciar el juicio, ¿no lo hace sujeto a presiones y sobornos? Galeano fue posible porque era “juez investigador”, un invento absurdo. ¿Quién diseñó el aparato de justicia penal en la Argentina? Me dirán, como siempre: no entendés. Es cierto, es tan absurdo que es incomprensible. Además, como lo dijo un entrevistado de la CIA: “Nos encontramos con un aproach según el cual primero hay una hipótesis y después se buscan evidencias que las sostengan, en lugar de ver qué evidencias hay, y luego trazar hipótesis”. Ah, pero lo dice alguien de la CIA, entonces no sirve. Sepan disculpar. Y la última: la Argentina se ha convertido, a fuerza de grieta, en el país donde la justicia no existe, donde las evidencias nunca son tales, porque depende de quién las encargue, de quién las presente y de quién las reciba, las escuche y las vea. Es un país donde después de que investigan jueces, fiscales, la SIDE, hay que traer también a la Gendarmería, porque la Argentina es un Estado enfermo. Es un país donde Maldonado fue “desaparecido y asesinado” porque lo dicen algunos, aunque se pruebe en quince peritajes que murió ahogado, en lugar de llorar su muerte cuando protestaba por una causa justa (flaco favor se le hace así a la causa justa); y donde un fiscal que estaba por presentar la acusación de su vida y aparece muerto unas horas antes, en realidad “se suicidó”. Muy parejo ese sentido común. Todo eso, en lugar de reclamar la verdad y hacerse cargo de ella, como gente adulta. Incluso los K, que dicen “nos tiraron un muerto” (sin siquiera advertir que eso contradice la infantilidad del “suicidio”), debían haber sido los primeros, precisamente por eso, en impulsar, ordenar, ¡imponer! la resolución del caso a la semana de ocurrido. En fin, suerte con eso. El documental de Netflix es la ilustración de un país en el que no hay justicia, en el que la verdad siempre es relativa, en el que nadie confía ya en nadie, un país irreconciliable, un país desquiciado. Un país que da miedo.

¿Tiene sentido traer hijos al mundo?

¿Tiene sentido traer hijos al mundo? Algunos creen que no. El impacto de las crisis sociales, ambientales, políticas o económicas hace que muchos jóvenes decidan que, no solo no vale la pena hacerlo, sino que, traerlos a esta realidad es un acto de crueldad hacia los niños. Simplemente, no es justo. El judaísmo tiene mucho que decir al respecto. La primera mitzvá que D´s entrega al ser humano es “Pru urvú”, sean fructíferos y multiplíquense (Bereshit 1:28). El Talmud se preocupa de legislar esta orden divina. ¿Cuándo se puede dar por cumplida esta mitzvá? La idea general es cuando cada progenitor se reemplaza a sí mismo, es decir que cada pareja debería tener al menos dos hijos. Mientras Beit Shamai plantea que una pareja debe tener dos hijos varones, Beit Hilel considera que se cumple la mitzvá con un hijo y una hija (Yebamot 6:6). Algunas autoridades modernas, entre ellas el rabino Moshé Tuttnauer, proponen que, después de la Shoá, en la cual fue asesinada la tercera parte de nuestro pueblo, deberíamos tener tres hijos: dos para reemplazarnos a nosotros mismos y uno adicional para reemplazar a los fallecidos en ese horrendo período. La preservación de la especie y la supervivencia de nuestro pueblo son imperativos fundamentales. La Torá narra el nacimiento de Moshé diciendo que “un hombre de la tribu de Leví tomó a una mujer de la tribu de Leví” (Shemot 2:1) lo que parecería indicar que se trata de una pareja recién formada. Sin embargo, algunos versículos más adelante se nos cuenta que Miriam, la hija mayor del matrimonio, cuida la canasta en la cual espera que su pequeño hermano se salve. Y años más tarde, cuando Moshé vuelve a Egipto a liberar al pueblo hebreo, su hermano mayor, Aarón, sale a su encuentro para ayudarlo. El midrash (Sotá 12a) se hace cargo de la evidente contradicción explicando que, ante el decreto que exigía arrojar al Nilo a los varones hebreos recién nacidos, los hombres resolvieron separarse de sus mujeres para evitar tener más hijos. Sin embargo, las mujeres decidieron afrontar el riesgo y seducir nuevamente a sus esposos. Desde una mirada racional, podríamos tender a empatizar con los hombres. ¿Qué sentido tendría traer niños al mundo en esa situación? Los varones serían asesinados al nacer y, al no haber hombres hebreos, las niñas se casarían necesariamente con egipcios. Por eso el Talmud declara que la liberación de Egipto se debió al mérito de las mujeres justas de aquella generación (Sotá 12a) que apostaron por un futuro que, de tan incierto, parecía inexistente. No solo apostaron por la salvación, hicieron que la salvación fuera posible. El rito del Brit Milá tiene un simbolismo muy fuerte en este sentido: antes de su incorporación al Pacto de Abraham, el niño es colocado por unos instantes en la silla del profeta Eliahu. Según el Tanaj (II Reyes 2:11) Eliahu no murió, sino que fue llevado al cielo para que pueda anunciar, cuando llegue el momento, la venida del Mashíaj. Al poner a nuestros hijos en la silla de Eliahu, estamos tomando conciencia de que este niño podría llegar a ser el Mashíaj; y estamos expresando nuestro deseo, nuestra esperanza, de que pueda ser un agente de cambio que nos ayude a alcanzar un mundo mejor. Cada niño y cada niña que nace llega con un propósito: ayudar a los adultos que lo reciben a mejorar el mundo, unirse a ellos en la cadena de buenas acciones que aporten a la creación de una sociedad más justa y amigable. Negarse a que se sumen a la tarea es darla por perdida antes de comenzarla. Si Moshé no hubiera nacido, no habría habido éxodo de Egipto, no habría habido salvación. Si multiplicamos esta idea por todos los seres humanos, lograríamos ver a cada persona como una apuesta por el éxito de la misión de tikún olam. Pirkei Avot 2:21 nos dice: “No estás obligado a concluir la tarea, pero no estás exento de la obligación de comenzarla”. Al focalizarnos en la magnitud de las falencias de nuestra sociedad, podríamos caer en el desánimo. Sin embargo, el judaísmo nos dice que el intento vale la pena. ¿Da miedo el futuro? A veces sí. Como todos los miedos, el miedo al futuro nos ofrece dos caminos alternativos. Podemos rendirnos ante él, decidir que el mundo está irremediablemente perdido, bajar los brazos y dejar que la desesperanza se apodere de todo. Pero también existe la otra opción. Asumir que siempre persiste una chispa de esperanza, aun dentro de la desesperanza. No podemos darles a nuestros hijos un mundo perfecto, una sociedad ideal. Pero sí podemos hacerlos crecer dentro de una comunidad acogedora que les provea de un marco valórico cercano a esa sociedad ideal a la que aspiramos. Podemos enseñarles un estilo de vida acorde a estos valores. Como judíos, tenemos claro el camino. Podemos educar a nuestros hijos en una vida de mitzvot, donde cada acción esté imbuida de respeto hacia todos los seres humanos; una vida de tradiciones que nos recuerden que debemos plasmar esos valores en la vida cotidiana. Y, sin dejar de estar conectados con quienes son diferentes, podemos rodearnos de gente con la que compartamos valores y así unirnos en un proyecto comunitario que haga la tarea más fácil y más grata. Cada persona debe ser un agente de cambio para el bien. Cada niño que nace trae la esperanza de que la tarea es posible. El judaísmo nos impone la obligación de convertirnos en socios de D´s en la creación, aportando al proyecto de tikún olam. Todos, tanto nosotros como nuestros hijos, debemos impulsar el cambio y ser un aporte fundamental en la dirección correcta.

Lleno de idolatría

Cambiar hábitos, introducir nuevas rutinas y lograr la motivación adecuada siempre es una tarea difícil. Requiere un proceso de aprendizaje a partir de un estímulo activador, una acción concreta y una recompensa que mejora el primer momento. En la historia de Egipto, el estímulo viene por parte de D-s y su servidor Moshé, pero no es argumento suficiente para generar un cambio de paradigma. Aduce Moshe: “ellos no me creerán, ni oirán mi voz” - Shmot 4:1. La Mejilta Pisha 5, entiende la razón por la que el Pueblo no está en condiciones de escuchar las palabras de libertad que trae Moshé y la esperanza de redención que aporta D-s. Rab Iehuda ben Bateira dice: Se afirma que “ellos no escuchaban a Moshé a causa de la congoja de espíritu, y de la dura servidumbre” Shmot 6:9. ¿Hay alguien que no se alegraría al recibir buenas noticias? Si a uno le dicen: “¡Te ha nacido un hijo!” ¿acaso uno no se alegra? ¡Tu maestro te ha emancipado! ¿No se alegraría uno? Si es así, ¿qué significa cuando dice “ellos no escuchaban a Moisés a causa de la congoja de espíritu, y de la dura servidumbre”? Más bien significa que les fue difícil contemplar abandonar la adoración de ídolos. En hebreo la palabra “avodah”, traducido como "trabajo", también significa “adoración”. Como está escrito: “También les dije: Desechen, cada uno de ustedes, las cosas detestables que los atrajo y no se contaminen con los ídolos de Egipto” Pero me desafiaron y rechazaron escucharme. No arrojaron lo detestable de lo que se sintieron atraídos, ni renunciaron a los ídolos de Egipto” - Iejezkel 20:7-8. Así está escrito después de esto, “entonces el Señor habló a Moshé y a Aarón y les ordenó acerca de los israelitas ..." - Shmot 6:13, determinando que se separen de la adoración de ídolos. Israel estaba inmerso en la adoración de ídolos en Egipto y la adoración de ídolos es equivalente a todos los mandamientos de la Torá. Alguien que adora ídolos rompe el yugo de la Torá, anula el pacto y falsifica la Torá. El diseño del nuevo patrón de los hábitos siempre debe incluir resignar viejas prácticas. El pueblo no puede alegrarse por la buena noticia de la libertad, hasta que resigna ídolos. Así también, debemos estar atentos a abandonar prácticas para expandir nuestras fronteras.

Volver para contarla

¿Cómo los contenidos, valores y aprendizajes estudiados durante el año aportaron en el VDE? Miguel Kreisberg: Durante todo el año realizamos muchas actividades y tuvimos importantes aprendizajes de preparación para el VDE, que fueron muy relevantes, debido a que nos motivó a darle realidad y conocer con nuestros propios ojos, todas aquellas cosas acerca de nuestro judaísmo y de Israel que veníamos escuchando no sólo en este último año, sino que durante toda nuestra vida académica en forma teórica. Todo lo incorporado durante el año contribuyó a que nuestro viaje fuera mucho más significativo, no sólo estuvimos en los lugares de los que tanto habíamos hablado, sino que comprendimos con profundidad lo que había ocurrido en ellos e incluso pudimos proyectar en nuestras mentes como había sucedido y por qué, lo que le dio un todo nuevo sentido a la experiencia. Taly Guitlitz: Todo el año estuvimos aprendiendo sobre la Shoá y sobre la sociedad israelí. Al llegar a Polonia estuvimos preparados para afrontar la ida a los campos de concentración, trabajo y exterminio. Ya sabíamos lo difícil que sería, pero también sabíamos cómo se produjo todo, por lo que al llegar a los campos relacionamos todo nuestro conocimiento previo. Además, debido a esta preparación entendimos todo lo que se perdió. La vida y la cultura de los judíos antes y cómo cambió hasta llegar al día de hoy. En Israel ocurrió algo similar, ya que habíamos aprendido sobre la historia de los lugares que íbamos a visitar. Entendimos la importancia de cada uno de ellos. Estábamos preparados, listos y muy ansiosos por poder conocer sobre lo que tanto nos habían hablado. Yael Budnik: Los contenidos que aprendimos este año aportaron mucho. Por sobre todo lo que nos enseñaron en memoria histórica. Como tuvimos muchas clases de Shoá, entendíamos muy bien lo importante que eran los lugares en los que estábamos. En cada lugar en el que estábamos podía relacionar lo que nos mostraban con lo que habíamos aprendido. ¿Cuéntanos de la experiencia que más te emocionó a lo largo del viaje ¿Cómo crees que el viaje de estudios aportará a tu futuro e identidad? MK: La experiencia que más me emocionó fue sin lugar a duda la visita al Kotel. A pesar de que no era la primera vez que lo visitaba, creo que la sensación que provoca cuando uno lo mira y luego lo toca es realmente única, es una mezcla entre pertenencia a algo milenario y una conexión más fuerte que nunca a tu judaísmo. El viaje de estudios, tanto en Polonia como en Israel, me permitió plantearme preguntas con respecto a mi identidad como judío, y el tipo de persona que deseo ser. Una de estas me surgió mientras caminábamos por los campos de exterminio y estábamos observando con detalle lo que los judíos de la época habían tenido que soportar en Polonia. Resulta impresionante, que aun soportando todas esas atrocidades, hayan mantenido su judaísmo y su fe. Esto me llevo a preguntarme quién soy yo para perder estas tradiciones y la responsabilidad que me cabe dentro de ellas. Sentí que si ellos luego de todo lo que vivieron aun las mantuvieron, entonces yo también debía hacerlo. TG: Una experiencia que me emocionó y marcó mucho fue la ida a los distintos campos de la Shoá. Vi todo lo que se perdió, todo lo que tuvieron que vivir mis antepasados, mi familia. Pero también hubo otros momentos del viaje que estuvieron llenos de alegrías y que tampoco olvidaré jamás, por ejemplo, nuestra ida al mar muerto, lugar en el que todos logramos conectarnos con la tierra y entre nosotros. YB: El momento que más me emocionó fue cuando mis compañeros vieron el Kotel por primera vez. Antes de ir al mirador, nos hicieron hacer parejas... la idea era que una persona que ya haya ido al Kotel guíe a otra que era su primera vez allí. Estaban todos con los ojos cerrados, y a la cuenta de tres todos los abrieron. Fue muy emocionante ver sus reacciones. Al fin estaban viendo con sus propios ojos el lugar que tanto les hablaron. Me encantó ver las distintas reacciones: en ese momento empezó el viaje en Israel. Veníamos con muchas expectativas y el viaje aportó mucho en mi futuro como judía. Me di cuenta de que puedo vivir el judaísmo de la manera que yo quiero, y además, que es mi responsabilidad, (por todo lo que ha pasado el pueblo, y como bisnieta de sobrevivientes del holocausto), contar las historias del pueblo y agradecer cada oportunidad de estar en Israel. ¿Qué destacas de la convivencia en grupo y la experiencia de haber viajado con amigos? MK: Destaco que el viaje de estudios genera instancias únicas para afianzar lazos con tu generación que ningún otro viaje o momento te habría provisto. Desde tener vivencias muy fuertes en Polonia con un compañero al lado, como jugar a algo divertido en Israel, todos estos momentos me permitieron conocer mucho más íntimamente a las personas de mi generación con quienes pensé que ya era muy tarde para formar lazos. Terminé el viaje con muchos más amigos y cercanos de los que tenía cuando llegué, y eso es realmente invaluable, habiendo compartido con ellos una experiencia maravillosa. Como experiencia en general de haber viajado con amigos, es bacán cada momento vivido. No importa si se trata de solo un viaje en bus o la visita a un museo y sin importar que tanto te guste la actividad, se hace increíble y divertida si la compartes con todos tus amigos. Uno lleva gran parte de su vida compartiendo enseñanzas judaicas con esos mismos amigos y compañeros con los que has crecido, y es lindo y significativo tener la oportunidad de comenzar a culminar esta etapa escolar, de esta forma tan especial e imborrable, con los mismos con quienes la comenzaste. TG: El estar un mes lejos de casa y sin tu familia, es bastante difícil. Por suerte tenía a mis amigos conmigo. Este viaje nos ayudó a todos a unirnos más y a pasar más tiempo con ellos. Vivimos experiencias únicas con las personas que más queremos y que nosotros mismos elegimos para que estén cerca nuestro. Pero además, había personas qué tal vez no eran tan cercanas, pero que gracias a este viaje tuvimos la oportunidad de conocer mejor. Ya no somos solamente una generación o un grupo de amigos que se quiere, ahora somos una familia. Logramos sobrepasar todas las dificultades juntos. Nos ayudamos los unos a los otros cuando lo necesitábamos. Nadie estuvo solo, todos teníamos a alguien en quien confiar. Este viaje me hizo abrir los ojos y entender la suerte que tengo de estar rodeada de personas así de buenas. YB: La convivencia fue increíble. Creo que como generación logramos conocernos mucho más. La mayoría aprovechó este viaje para acercarse a compañeros con los que se había alejado y para hacerse nuevos amigos. Haber viajado con amigos fue muy entretenido, nunca faltaban risas.

¿Dónde y con quiénes partes las primeras semanas de tu año?

Nosotros, como familia Beteliana, nos gusta partir nuestro año en el esperado Majane que se realiza en YMCA Pirque, en donde disfrutamos y compartimos durante 10 días. Y pese a que esta vez, debido a la PSU rendida el 6 y 7 de enero, varios de nuestros madrijim llegaron tarde, aquello no fue impedimento para que gozaramos y nos entretuvieramos durante el tiempo completo. ¿Qué hace que nuestro Majané sea tan especial? ¿Por qué lo esperamos tanto? Es una instancia inigualable junto con momentos de reflexión y entretención que no se darían en otro lugar. Todo esto en un contexto de actividades tales como la fogata, prácticas de nuestros madrijim de escuela, juegos, peulot, la emotiva graduación de la kvutza de Jaim y dos shabatot en los cuales nos acompañaron los rabinos Gustavo y Ari, entre muchas otras cosas más. Se podía ver como cada kvutza iba cambiando, compartiendo entre ellos, creciendo y fortaleciendo sus amistades. Pero la entretención ya terminó y ahora solo queda esperar hasta Marzo para poder volver y Bet-el y seguir construyendo memorias inolvidables juntos a nuestros amigos y madrijim. Si tienes cualquier duda o consulta acerca de este movimiento juvenil, tales como inicio del año, horarios o ubicación, no dudes en comunicarte a través de nuestra redes sociales o a nuestro correo hanala.betel@gmail.com. ¡Nos Vemos! Hanala Betel.

Se debe profundizar el acuerdo de libre comercio

La relación histórica de cercanía entre la Argentina e Israel determinó la elección de Jerusalem como el primer destino internacional del presidente Alberto Fernández. El mandatario argentino considera que Israel podría ser una puerta de entrada y oportunidad para impulsar las exportaciones argentinas. Si bien el viaje al Foro Internacional del Holocausto no tiene un enfoque comercial, sí ha permitido a Fernández demostrar su intención de profundizar las relaciones comerciales entre Israel y Argentina. En la conferencia de prensa conjunta, el mandatario argentino recordó el tratado de libre comercio existente entre el Mercosur e Israel y enfatizó la necesidad de profundizarlo. Se trata de la segunda visita de un mandatario argentino a Israel. La primera fue la de Carlos Menem, en 1991. En 2017 se concretó la primera visita oficial de un premier israelí a Buenos Aires. La Argentina fue el primer país de América Latina en enviar un embajador a Israel (Pablo Manguel) como estado soberano, en 1949 y los 71 años del estado judío dan cuenta de un continuo e intenso vínculo. El canciller Solá aseguró que el peronismo siempre mantuvo lazos fuertes con Israel -con algunos vaivenes- y que eso motivó la convocatoria de la Argentina al foro. Se trata del único país de América Latina que integra la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto (IHRA, por sus siglas en inglés). La relación comercial tiene un fuerte potencial, dicen analistas y funcionarios. Según datos de la Cancillería, la balanza comercial con Israel en 2018 fue de U$D392,96 millones, un importante salto con respecto al año anterior. El vínculo comercial fue históricamente beneficioso para la Argentina y el peso de Israel como país importador representa oportunidades importantes para el sector agrícola. Por su parte Israel, una de las potencias mundiales en tecnología tiene enormes posibilidades de aportarle a la argentina soluciones para sus múltiples necesidades. Las economías de ambos países son complementarias. Argentina como exportador de materias primas y Israel como exportador de tecnología. Desde 2007 el Mercosur mantiene un acuerdo de libre comercio con Israel, al que Fernández se refirió como “un acuerdo de libre comercio que debemos profundizar”.

Socio internacional de Facebook para conmemorar a las víctimas del holocausto

Gabor Neumann nació el 10 de febrero de 1940 en Bekescsaba, Hungría. Hijo de Elek y Margrit Neumann, Gabor tenía solo cuatro años cuando fue deportado a Auschwitz y asesinado el 29 de junio de 1944. Gabor es uno de los 6,000,000 de hombres, mujeres y niños judíos asesinados por los alemanes nazis y sus colaboradores durante el Holocausto. Para conmemorar el Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto, aprobado por la ONU (27 de enero), miembros del público de todo el mundo tendrán la oportunidad de conmemorar a víctimas como Gabor a través del exclusivo proyecto conmemorativo en línea de Yad Vashem, el “Muro de IRemember”, anunciaron Facebook International y Yad Vashem-World Holocaust Remembrance Center el viernes en un comunicado de prensa, informa World Israel News en su sitio web. Cada participante se vinculará aleatoriamente a uno de los nombres que se encuentran en la Base de datos central de nombres de víctimas de la Shoah de Yad Vashem, que hoy incluye los nombres de 4.800.000 hombres, mujeres y niños judíos asesinados en el Holocausto. Sus nombres aparecerán juntos en el Muro de IRemember. Facebook utilizará su plataforma y recursos para alentar la conciencia global y la divulgación de este proyecto significativo. “Antes del Día Internacional de Recordación del Holocausto, Yad Vashem se está asociando con Facebook International para promover el Muro de IRemember, ahora disponible en seis idiomas: inglés, hebreo, francés, español, alemán y ruso, por primera vez“, explica Iris Rosenberg, Directora de la División de Comunicaciones de Yad Vashem. “Este proyecto creará una oportunidad significativa para que las personas de todo el mundo recuerden a las víctimas del Holocausto en su propio idioma“. Rosenberg agrega: “Al asociarnos con Facebook International, podemos llegar a un público internacional más amplio, que es crucial para mantener viva la memoria de las víctimas judías y los significados del Holocausto relevantes para los desafíos de la realidad actual“. Este año, el Muro de IRemember tiene una nueva característica: después de ser emparejado, el público puede agregar nombres adicionales de víctimas del Holocausto de la Base de Datos de Nombres de Víctimas de la Shoah al Muro de IRemember. Luego podrán compartir información sobre las personas con las que se emparejaron a través de Facebook, Twitter y Pinterest. Cada víctima del Holocausto tiene una historia personal y, por lo tanto, los usuarios de las redes sociales pueden convertirse en embajadores de la memoria, responsables de promulgar las voces de los asesinados. “Tuve el gran privilegio de visitar Yad Vashem en agosto y fue un momento que nunca olvidaré“, dijo Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook. “Estoy muy agradecida por todo lo que Yad Vashem hace para honrar a las víctimas del Holocausto, incluido este increíble proyecto IRemember Wall. Facebook tiene el honor de ser parte del proyecto y ayudar a contar la historia de los millones de mujeres, hombres y niños asesinados por los nazis y los cómplices de su asesinato. Merecen ser recordados para que esto nunca vuelva a suceder“. Este es el segundo año en que Yad Vashem se asocia con Facebook para promover el Muro de IRemeber. En 2019, Yad Vashem llegó a 700,000 usuarios de Facebook en 149 países en todo el mundo.

Hezbollah controla el Gobierno por Primera vez desde la salida de las tropas sirias

Por primera vez desde la salida de las tropas sirias, en 1990, El Líbano tiene un gobierno en el cual solo están representados Hezbollah y sus aliados, el Movimiento Patriótico Cristiano Libre, dirigido por Gebran Bassil, y el chiíta Amal, y ello podría tener un significativo efecto negativo a la hora de sumar socios y donantes internacionales para aliviar la grave crisis financiera que enfrenta, así como su conflictiva relación con Israel. Desde el 15 de octubre se sucedieron violentas manifestaciones (foto) que exigían una administración de calificados tecnócratas no «contaminados» con los «corruptos» partidos políticos y sus 20 integrantes fueron presentados por el nuevo primer ministro, Hassan Diab, como «especialistas», pero pocos libaneses están convencidos de que sea cierto. Por caso, los movimientos asociados con Occidente y Arabia Saudita quedaron fuera de las negociaciones y entre los flamantes funcionarios no se cuentan allegados al Movimiento Mustaqbal (Futuro), del ex jefe de gobierno Saad Hariri, ni las Fuerzas Cristianas Libanesas, ni el Partido Socialista Progresista del druso Walid Jumblatt. Cabe recordar que la Justicia argentina atribuye a Hezbollah la autoría material de los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA, que provocaron más de un centenar de muertos en la década de 1990, y que por ello los últimos dos gobiernos la incluyeron en su nómina de entidades terroristas y congelaron sus bienes en ese país.

Trump difundirá su plan de paz para O. Medio

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, manifestó que probablemente difundirá el llamado “Acuerdo del Siglo”, su plan de paz para Oriente Medio, antes del encuentro que el martes próximo mantendrá en la Casa Blanca, con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y su rival, el líder del partido Azul y Blanco (Kajol Laván), Benny Gantz. “Es un gran plan. Honestamente es un gran plan que realmente funcionará”, expresó Trump en el avión Air Force One durante un vuelo con destino a Florida para participar en un mitin del Partido Republicano. Trump se manifestó sorprendido que tanto Netanyahu como Gantz se mostraran dispuestos a viajar a Washington y suspender sus campañas para las elecciones del 2 de marzo. “A ambos les gustaría hacer el acuerdo. Ellos quieren ver la paz. Mira, Israel quiere la paz. Los palestinos quieren la paz. Todos quieren la paz. Sin embargo, nadie quiere decirlo, ¿sabes? Es un poco difícil, es difícil para la gente decirlo políticamente. Pero todos quieren la paz”, expresó Trump. El mandatario estadounidense afirmó que su Administración ha hablado brevemente con los palestinos, que han rechazado las propuestas previas de paz estadounidenses cuando salieron a la luz. “Les hemos hablado brevemente. Pero hablaremos con ellos dentro de un período de tiempo. Y tienen muchos incentivos para hacerlo. Estoy seguro de que tal vez actuarán negativamente al principio, pero en realidad es muy positivo para ellos. Tienen muchos incentivos para hacerlo”, añadió Trump. El Canal 12 reportó, citando fuentes israelíes, que el plan de paz estadounidense otorga a Israel la soberanía sobre Jerusalén y los asentamientos de Cisjordania (Judea y Samaria), e insta al establecimiento de un estado palestino bajo la condición de que el grupo terrorista Hamás entregue las armas y los palestinos reconozcan a Israel como Estado judío. El canal añade que el plan norteamericano cederá a Israel el control de seguridad total del Valle del Jordán e incluirá intercambios menores de territorio.

COMENTARIOS

Ingresar