31 Octubre 2019, Santiago de Chile

Una mirada desde el judaísmo

Cuidado del Medio Ambiente:

Por LPI

¿Cómo combinar sustentabilidad con productividad? ¿Cómo hacemos un uso del mundo sin destruirlo? ¿Y qué es lo que dice el judaísmo al respecto? Estas no son preguntas nuevas, son preguntas que en el último tiempo circulan profusamente y que a diario nos toca enfrentar. Es indudable que en este año el calentamiento global del planeta dejó de ser una preocupación de grupos de nicho, medioambientalistas, para saltar a la agenda global. Y a pesar de la postergación de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, COP 25, que se realizaría en Chile en el mes de diciembre, necesariamente son preguntas sobre las que debemos manejar respuestas concretas, para saber cómo orientar nuestra vida diaria hacia una conciencia medioambiental responsable, y en línea con lo que plantean las fuentes judías, que ya desde tiempos de la Creación ofrecen luces al respecto.

Como se plantea en el sitio web del proyecto “Jewcology”, una comunidad de activistas medioambientales judíos, patrocinada por ROI, “en octubre de 2009, en el Castillo Windsor de Inglaterra, se puso en marcha un esfuerzo interreligioso para abordar el cambio climático. Nigel Savage, uno de los representantes judíos, presentó un plan de siete años para el pueblo judío sobre el cambio climático. Comenzó diciendo: "Ustedes podrían argumentar que el pueblo judío ha estado pensando acerca de la energía sustentable desde que D-s habló a Moisés a través de una zarza que ardía, pero que nunca se consumía. Moisés fue quizá el primer ambientalista: él recicló su palo en una serpiente, logró que Egipto apagara todas sus luces durante tres días, y convenció a toda una nación de unirse en una caminata de 40 años”.

Para el Rabino Gustavo Kelmeszes, del Círculo Israelita de Santiago, hay mucho escrito de judaísmo y ecología, por lo que “esto no es novedad para nosotros. Pero hay que considerar el espíritu de la época, cuando hay un tema que surge tan fuerte, en Chile y el mundo”.

“Desde la creación del Gan Eden”, señala el Rabino Gustavo, “D-s le dice al primer hombre, Adán, que tiene que conquistar y, en una segunda versión, que tiene que cuidar el mundo. Desde ahí surge una preocupación de lo que significa el cuidado de nuestro planeta, es decir, cuál es la función del ser humano en él”.

Es decir, ¿cómo se combina productividad con sustentabilidad?

-Claro. La función del ser humano por un lado es tener un concepto de productividad pero asociado a la sustentabilidad. Nosotros podemos ser muy productivos, pero si no hacemos el planeta sustentable no estamos cuidando la creación de D-s. Por eso la Ley Judía considera una serie de elementos sobre cómo se cuida el planeta. Por ejemplo, no destruir la naturaleza, a través de cuidar nuestras plantaciones sin sobreexplotarlas. Por eso al séptimo año se deben dejar descansar, en el año de Shmitá. Y otro tema es el sufrimiento animal, cómo uno no puede hacer sufrir a los animales.

¿Por eso en el Shabat se considera la restricción del trabajo también para ellos?

-Exacto, y ahí vamos a otro tema, que es que el Shabat es el día que deja menos huella de carbono. Imagínate si todos cumpliéramos con el Shabat y no usáramos esa energía en vano, ¡no habría huella de carbono en ese día! ¡Bajaría el calentamiento global! El sábado nos permite no dañar el planeta

El cuidado del planeta, ¿tiene que ver también con el Tikún Olam?

-Si se entiende el Tikún Olam como el mejoramiento del mundo, como un concepto más global. Hay total compatibilidad entre una visión judía integrada al modelo moderno y de pensamiento universal. Si integras todos esos elementos, el Shabat, que es un día de descanso humano pero también de la naturaleza; el tema de que el mundo tiene que ser productivo pero no tiene que afectar la sustentabilidad; si entiendes el concepto de Tikún Olam como mejoramiento del mundo, como un concepto más global y que significa mejorarlo -dadas las condiciones- para que tenga sustentabilidad, ves que hay muchos parámetros que nos hablan de un concepto mucho más integrado de lo que significa la ecología y el Medio Ambiente en el judaísmo. Y no digo que seamos la única de las religiones que integra estos conceptos, pero para nosotros no es un tema extraño, aunque obviamente ahora hay parámetros nuevos, como el reciclaje; con eso hay que ver, también, cómo nos ponemos al tono. Pero creo que hay total compatibilidad entre una visión judía integrada, moderada, moderna y de pensamiento universal. El otro día, en la prédica de Iom Kipur decía que de nada vale si no cuidamos el planeta, qué tipo de judaísmo vamos a tener, ¿vamos a tener un judaísmo sin planeta? O sea, el cumplimiento de las mitzvot tiene que estar atravesado por una visión ecológica, del mundo como una casa común.

Al comienzo de la entrevista, señaló que estos son conceptos presentes en el judaísmo, que -a la luz de los tiempos- debemos revisitar.

-Uno podría decir que un modo de entender el judaísmo es que la Torá está siempre ahí como un texto a vivir, a interpretar y a actuar. Lo que pasa es que en las condiciones actuales del mundo, cuando ponemos en peligro la sustentabilidad, volvemos a reencontrarnos con aquellas indicaciones. Por eso el concepto de “Bal Tashjit”, que plantea que no hay que destruir el mundo innecesariamente, y hay varios elementos que son tomados de la Torá pero halájicamente se fueron reconstruyendo para nosotros, para obviamente recuperar y vivir de acuerdo a esos parámetros.


¿Cómo podríamos hacer un aporte a esta discusión sobre calentamiento global y Medio Ambiente desde el judaísmo?

-Yo creo que el aporte es que, desde la misma tradición, desde el origen del mundo, estaba presente esta preocupación sobre cómo iba a ser sustentable esta Creación. La función del ser humano en el mundo, desde el punto de vista de la religión judía, nunca fue conquistar y aprovechar sus recursos, solamente, sino que está en el mismo Génesis esa orientación hacia el cuidado del planeta.

Libro sobre la historia de los judíos en Chile marca hecho inédito para la comunidad

Foto: Inicios del colegio Instituto Hebreo Dr. Chaim Weizmann. Gentileza: Instituto Hebreo El Museo Interactivo Judío de Chile, con la colaboración de la Comunidad Judía de Chile y la Fundación para la Preservación de la Memoria Chilena, están en la etapa final de la edición del libro “Los Judíos en Chile” que relata la presencia de judíos en el país desde el descubrimiento de América. El libro será lanzado por Editorial Catalonia durante el primer semestre del 2020. En 2016, cuando se cumplieron 110 años de historia de vida judía organizada en Chile, el entonces directorio de la Comunidad Judía de Chile buscó impulsar un material que reflejara la cultura judía en Chile. Se trataba de un registro gráfico, al estilo de una línea del tiempo, de la historia de los judíos en el país. Casi cuatro años después desde que surgió esa iniciativa, el proyecto dio un vuelco importante y actualmente está siendo desarrollado por el MIJ como parte de su misión de acercar la cultura judía a la sociedad chilena. Según explica Jackie Rosenberg, vicepresidenta de la CJCh, hoy es fundamental contar con un libro que tenga un enfoque más académico de la historia de los judíos en Chile. “Eso nos llevó a replantearnos el libro hasta que finalmente se incorporó a la gestión del Museo Interactivo Judío”. En esta nueva versión del proyecto, la CJCh tiene un rol de colaborador y respaldo. “Como CJCh buscamos agrupar y motivar a las diferentes instituciones y personas para que se hagan parte del libro y puedan aportar con información y/o colaboración económica. Es importante que nosotros mismos relatemos nuestra historia”, plantea Jackie Rosenberg. En concreto, el libro está dividido por capítulos escritos por destacados académicos chilenos – Ana María Tapia, Isaac Caro, Marjorie Agosin, Nancy Nicholls, Valeria Navarro, Robert Funk, Michelle Hafemann, Patricia Politzer, Abraham Magendzo y Shai Agosín- que cuentan cómo eran los primeros años de los judíos en el país, la diversidad de la comunidad, la relación política entre Chile e Israel y el aporte de personajes judíos en áreas tan diversas como las ciencias, el arte, la economía y la política. El libro cuenta con un comité editorial, liderado por Robert Funk, quien además es parte del directorio del MIJ. Para Funk, es importante que el proyecto cuente con material nuevo, atractivo y accesible, ya que la última vez que se lanzó un libro de este tipo fue en 1984, del profesor Günter Böhm, que se centró en la historia de los judíos durante la época colonial. Según plantea Robert Funk, la historia de los judíos en Chile es un tema relativamente poco estudiado desde la academia. “Cada vez se producen más libros y papers sobre temas puntuales -se han publicado libros sobre comunidades específicas, por ejemplo- pero no sobre los distintos aspectos de la presencia de la comunidad en el país. Además, planteamos estudiar en profundidad los aspectos políticos de la comunidad en un período muy movido de la historia nacional”. Una de las principales características de este libro es la comunicación de la historia de los judíos a distintos públicos. “El libro ofrecerá un registro comunitario, con recuerdos personales y muchas fotos, pero a la vez abordará la historia de la comunidad de una forma académica. Habrá un capítulo, el de Isaac Caro, dedicado a explicar distintos aspectos de una comunidad muy diversa en cuanto a niveles de observancia religiosa, de países de origen e incluso de sexualidad. También habrá un capítulo sobre la contribución que han hecho diferentes judíos destacados en diversas áreas del quehacer nacional. Algunos de estos personajes son conocidos por la comunidad, otros por la sociedad chilena en general y otros tal vez serán una sorpresa”, adelanta Robert Funk. La importancia educativa del proyecto Con respecto al objetivo del libro, desde el MIJ sostienen que el libro pretende educar al público judío y no judío sobre una historia de decenas de años, con todas sus luces y sombras. “Hoy, cuando el tema de la migración está tan presente en el debate público, es importante señalar cómo fue la experiencia de olas migratorias anteriores. La historia demuestra que la comunidad judía en Chile es, en gran medida, una comunidad más del país. A pesar de haber sufrido discriminación, contribuyó al desarrollo económico, científico, artístico y político del país”, manifiesta Robert Funk.

Tel Aviv está entre los 8 mejores lugares para visitar según Forbes

Forbes, la reconocida revista especializada en el mundo de los negocios y las finanzas, hizo un ranking de las mejores 20 ciudades para visitar en el 2020 e incluyo a Tel Aviv entre ellas. La guía publicada pretende ayudar a los lectores a elegir el lugar perfecto para visitar el año entrante. La lista fue elaborada por una agencia de viajes estadounidense en base a las ventas y aspiraciones de sus clientes. El primer puesto fue para Amangiri, en Utah, Estados Unidos. En ese mismo sitio recomiendan visitar el Cañón del Antílope, uno de los lugares mas fotografiados del mundo. En el ranking se pueden encontrar grandes centros urbanos como Tokio, en Japón, que ocupa el puesto 11°. Tel Aviv se ubica en el 8° lugar de la lista y es recomendado tanto para familias como para parejas. Además, la agencia de turismo resalta que son gratamente bienvenidos los miembros de la comunidad LGBT. Entre sus actividades imperdibles incluye echarle un vistazo a los edificios blancos de la escuela Bauhaus que bordean los amplios paseos arbolados y realizar un paseo marítimo hacia Jaffa, la antigua ciudad portuaria que está experimentando un renacimiento. Además, el ranking incluye a 7 ciudades latinoamericanas, ellas son: Bariloche y Mendoza, en Argentina; el Desierto de Atacama y Vira Vira, en Chile; Cabo San Lucas y San Miguel de Allende, en México; y Machu Picchu, en Perú.

Mammaprint reduce la quimioterapia innecesaria

Según el Ministerio de Salud, el cáncer de seno es el tipo más común de cáncer en mujeres en Israel, con alrededor del 31 por ciento de todos los cánceres en mujeres en Israel. En la mayoría de los casos en que a una mujer se le diagnostica cáncer de seno, la enfermedad es definitivamente curable mediante resección parcial o completa, radioterapia, terapia hormonal o biológica y / o quimioterapia. Estos medicamentos ayudan a combatir la metástasis y reducen la posibilidad de que el cáncer regrese. Para ayudar a los equipos médicos a adaptar mejor el tratamiento del cáncer de seno, es necesario comprender cuál es la probabilidad de que el tumor regrese en la etapa postoperatoria al bulto canceroso. Una nueva prueba de recurrencia del cáncer de seno llamada MammaPrint ayuda a hacer esto de una manera bastante efectiva y avanzada. Memprint es en realidad una prueba genómica para el crecimiento en sí mismo, que examina 70 genes diferentes y predice si una mujer está en “alto riesgo” o “bajo riesgo” de desarrollar metástasis en áreas distantes del cuerpo. La prueba divide a las mujeres en dos grupos principales: aquellas con mayor riesgo de recurrencia dentro de los cinco años y aquellas con bajo riesgo de recurrencia durante este tiempo. Después de la prueba, los médicos pueden recomendar la quimioterapia solo a las mujeres con mayor riesgo, evitando así los efectos secundarios complejos para aquellas que no la necesitan.

La ciudad de Dresde declara “Emergencia nazi”

El ayuntamiento de Dresde aprobó esta semana una resolución que advierte que la extrema derecha está ganando fuerza en la ciudad. “La palabra ‘Nazinotstand‘ es una formulación exagerada por el hecho de que hay un problema grave, similar a la emergencia climática, con el extremismo de derecha que abarca hasta la mitad de la sociedad”, dijo a CNN Max Aschenbach, concejal del satírico Die Partei (El Partido). Aschenbach, quien presentó la moción, dijo a CNN que la medida es simbólica y no tendría consecuencias legales, pero sirve para destacar la amenaza que representa la extrema derecha en Dresde. El movimiento PEGIDA (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente), surgió por primera vez en 2013 y aún se realizan manifestaciones en la ciudad. El sentimiento antiinmigrante es muy fuerte en el estado de Sajonia, de la cual Dresde es la capital: La Alternativa para Alemania (AfD) obtuvo el 27.5% de los votos en las elecciones estatales de este año. La AfD es el primer partido de extrema derecha en ingresar al Parlamento Nacional de Alemania en casi 60 años, cuando ocupó el tercer lugar en las elecciones federales de 2017. Aschenbach dijo que la resolución, que muestra su compromiso con una “sociedad democrática, abierta y pluralista”, fue sometida a votación el miércoles por el consejo municipal de Dresde y aprobada por 39 votos contra 29.

Twitter suspende cuentas relacionadas con el Hamas y el Hezbollah

La red social Twitter ha decidido en las últimas horas suspender cuentas relacionadas con los movimientos terroristas Hamas y Hezbollah. Por un lado, la popular red social suspendió las cuentas de la televisión libanesa al-Manar, relacionada con el Hezbollah, después de que el congreso estadounidense les ordenara tomar esta medida. Fueron suspendidas las cuentas de la cadena televisiva en diferentes idiomas como inglés, español, francés y árabe. Además, Twitter suspendió también la cuenta de la televisión palestina Quds relacionada con el movimiento terrorista Hamas, que contaba con más de 600.000 seguidores. Asimismo, fueron suspendidas las cuentas oficiales del Hamas en árabe e inglés. El portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel para la prensa internacional, Jonathan Conricus, felicitó a Twitter por suspender las cuentas de los grupos terroristas Hezbollah y Hamas: “Grupos terroristas reconocidos internacionalmente nunca deben tener una plataforma para su extremismo violento”.

Consultorio de San Bernardo busca nuevos voluntarios

La Comunidad Judía de Chile (CJCh), junto al Doctor Alfredo Misraji, han lanzado una campaña para convocar a profesionales de la salud, especialmente médicos, para trabajar de manera voluntaria en el Consultorio Rosita Benbeniste, ubicado en el corazón de la comuna de San Bernardo, específicamente en el campamento San Francisco. El centro de salud, que atiende principalmente a familias vulnerables, fue inaugurado en el año 2013 gracias a un trabajo conjunto de la CJCh y Desafío Levantemos Chile, y se trató del primer policlínico multisectorial en el país. El objetivo principal del proyecto fue crear un sistema de colaboración médica, básicamente de atención secundaria con médicos especialistas. Para ello, se propuso solucionar la morbilidad de las listas de esperas, crear un sistema de coordinación de horas (público/privado), disminuir la congestión de los Servicios de Urgencia. El proyecto fue resultado de una inédita iniciativa público-privada entre Clínica Las Condes, Desafío Levantemos Chile, Constructora Cosal, la Comunidad Judía de Chile y la Municipalidad de San Bernardo. Y, afortunadamente, las cifras han avalado la iniciativa, ya que desde el 2013 a la fecha las consultas han ido en aumento año a año y sólo durante 2017 se realizaron 6.254 atenciones y exámenes. Así lo desatacó recientemente la alcaldesa de la comuna, Nora Cuevas, quien -invitada al panel del matinal “Buenos días a todos”, el pasado jueves 31 de octubre- aprovecho el tiempo en pantalla para agradecer a la comunidad judía por la donación de un “consultorio de especialidades”, explicando a los conductores del programa que este proyecto sólo había sido posible gracias al apoyo financiero de la comunidad. Como indico en esa oportunidad, para la alcaldesa proyectos como el Consultorio Rosita Benbeniste son una solución a los problemas que conllevan la falta de presupuestos de las municipalidades en Chile, que los obliga a gestiones privadas para poder realizar cambios significativos. En el caso específico de San Bernardo, la comuna tiene 155 kilómetros cuadrados y cuenta con una población de 306.000 habitantes. Es la séptima comuna más grande de Chile y sin embargo tiene uno de los presupuestos municipales más bajos del país. Según datos del Observatorio del Gasto Fiscal en Chile, al año 2019 San Bernardo contaba con $ 173.002 por persona, mientras que en comunas de mayores ingresos -como Vitacura- esa cifra llegó a $ 1.136.044 per cápita. Por otra parte, junto con la inauguración del consultorio, la CJCh habilitó una clínica dental móvil, que fue resultado de los aportes del JOINT, Remolques Goren y Andrés Stanger, la cual está operativa en dicha comuna y tiene como misión devolver la sonrisa a la comuna de San Bernardo. Cabe recordar que gracias al liderazgo del Dr. Misraji en el diseño y realización del proyecto del consultorio, se inauguró una calle con su nombre en la comuna de San Bernardo, en el sector El Manzano en el mes de diciembre de 2018. Los profesionales de la salud interesados en sumarse en esta iniciativa solidaria, deben escribir directamente a amisraji@clc.cl.

Bomberos chilenos, voluntarios comunitarios

Cuentan los archivos de la Gran Logia Masónica de Chile que uno de sus fundadores fue el judío holandés Manuel de Lima y Sola. Con partida de nacimiento de Curazao, De Lima fue iniciado en la Masonería en el año 1842 estando en Caracas, Venezuela, y se trasladó a Chile en 1845. Cinco años más tarde, se fundó en Valparaíso la Logia “L’ Etoile du Pacifique”, a la que se integraría. De Lima, visualizando que la masonería no prosperaría en el país de no realizar sus actividades en el idioma local, creó -en 1853- la Logia “Unión Fraternal”, que a diferencia de sus predecesoras tenía la dispensa de trabajar en castellano y contar con un Venerable Maestro que no tenía nacionalidad francesa. Esto dio pie a que, en 1862, se creara la Gran Logia de Chile, razón por la cual se reconoce a Manuel de Lima como fundador de masonería chilena. Pero éste no sería su único legado a Chile. En 1851, De Lima participó en la fundación del Cuerpo de Bomberos de Chile. De acuerdo a lo que consignó el académico e investigador Gunther Bohm, en su libro “Manuel de Lima, fundador de la Masonería chilena” (2003), estando en Valparaíso, Manuel de Lima y Sola ingresa al Club Alemán, y es además socio fundador del Cuerpo de Bomberos en 1851 donde participó activamente en los ejercicios de la Segunda Compañía “La Germania” del puerto. Años después, en 1955, un grupo de miembros de la comunidad judía de Santiago vio la necesidad de crear una Compañía de Bomberos en la comuna de Ñuñoa, donde residía una buena parte de las familias judías de la ciudad. Inicialmente, la Quinta Compañía de Bomberos “Bomba Israel” funcionó al alero de la Segunda Compañía de Ñuñoa, para luego -con Alberto Jodorkovsky como primer Capitán- independizarse y pasar a ocupar el edificio de Avenida Grecia que es su sede hasta el día de hoy y que fue adquirido gracias a las donaciones de miembros de la colectividad judía. Como se relata en su sitio web, www.bombaiisrael.cl, con la llegada del primer carro, el Reo, se inició un constante proceso de “Superación” – lema que desde sus inicios lleva la compañía– “en el cual los voluntarios debieron capacitarse constantemente para entregar la ayuda apropiada a quien la requiriera. Es así como inician los primeros años de historia, y a lo largo de ellos, ha sido constante preocupación de Bomba Israel mantener siempre tecnología avanzada y de alta calidad al servicio de la comunidad; por ejemplo, nos convertimos en la primera compañía del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa en poseer un carro de rescate. Pero aún más importante que las herramientas y los carros, es el equipo humano, que debe estar altamente calificado para atender las necesidades del servicio. Por esta razón, al cumplir 13 años, edad simbólica dentro del Judaísmo, el 5 de agosto de 1967, se fundó la Brigada Juvenil Bomba Israel, idea pionera en el país y que años después sería imitada a lo largo de éste”. Cabe destacar, también, a la 15ª Compañía de Bomberos de Valparaíso, “Bomba Israel”, que cuenta entre sus filas a miembros de la comunidad judía de la Quinta Región y que -desde su fundación, en 1973- mantiene un estrecho vínculo con instituciones comunitarias.

Tres fuentes fundamentales para recordar la “Kristallnacht”

Este sábado 9 de noviembre se conmemora un nuevo aniversario de Kristallnacht, la Noche de los Cristales Rotos, que según la Enciclopedia del Holocausto, del Museo del Holocausto de Washington, Estados Unidos, “se refiere a la ola de violentos pogroms anti-judíos que ocurrieron el 9 y el 10 de noviembre de 1938 por toda Alemania, la Austria anexada, y las áreas de los Sudetes de Checoslovaquia recientemente ocupadas por tropas alemanas. Instigada primariamente por los oficiales del Partido nazi y miembros de las SA (Sturmabteilungen o guardias de asalto) y la Juventud Hitleriana, Kristallnacht debe su nombre a los fragmentos de vidrios rotos que cubrían las calles alemanas después del pogrom -- vidrios rotos de las ventanas de sinagogas, casas, y negocios judíos saqueados y destrozados durante la violencia”. A 81 años de esta fecha terrible para el pueblo judío y la Humanidad, queremos recomendar tres fuentes -dos libros y una entrevista- que permite tener un conocimiento o ampliar un aprendizaje acabado sobre qué llevó a estos acontecimientos, qué consecuencias tuvieron y cómo honrar la memoria de las víctimas. “La noche de los Cristales Rotos: historia oral del horror que antecedió al Holocausto” Por Mitchell G. Bard (La esfera de los libros, 2010) Esta obra es la primera crónica exhaustiva de este crucial acontecimiento, gracias a una extensa gama de testimonios, inéditos en su mayoría, que sitúan los hechos dentro de su contexto histórico. Basándose en una exhaustiva consulta de archivos clave, Mitchell G. Bard ofrece una historia impactante construida sobre las palabras de quienes vivieron los sucesos en su propia piel, siendo aún niños. Sus relatos, unidos al incisivo análisis de Bard, revelan cuál fue el origen de los pogromos, cómo ocurrieron, las secuelas que dejaron y por qué podemos afirmar que el Holocausto comenzó con estas dos noches de terror. “La noche de los cristales rotos: el preludio de la destrucción” Martin Gilbert (Siglo XXI, 2008) Partiendo de correspondencia personal con más de cincuenta testigos presenciales y de vívidos informes en la prensa y diplomáticos, el eminente historiador Martin Gilbert escribió una exposición meticulosamente documentada y absolutamente apasionante de una noche que, al marcar el tono de la terrible guerra que vendría a continuación, dio forma a la segunda mitad del siglo XX y sigue causándonos pesadillas setenta años después. “En su incisiva y desoladora narración, el historiador Martin Gilbert sostiene que la Noche de los cristales rotos fue el arranque del desastre que vendría a continuación”, señaló The Times. “En un libro que transmite con sorprendente inmediatez el horror y muestra un generoso optimismo acerca de la de la capacidad de recuperación moral individua”, planteó The Observer. Por su parte, el Premio Nobel de la Paz, Elie Wiesel, dijo de este libro que “Basado en hechos reales, bien documentado y brillante, el libro de Martin Gilbert sobre la Noche de los cristales rotos es una punzante lección”. Mensaje de Steffi Jacobsohn, testigo de la Kristallnacht El Museo Interactivo Judío (www.mij.cl) cuenta con diversos recursos digitales y audiovisuales sobre la Kristallnacht, siendo especialmente valiosa su colección de testimonios, que se pueden ver online. Recomendamos, a modo de ejemplo, el de Steffi Jacobsohn, quien relata su vivencia en “La noche de los Cristales Rotos” siendo una niña. Este testimonio es parte de la colección del Museo Interactivo Judío de Chile, filmado para la USC Shoah Foundation en 1996.

Una iniciativa latinoamericana contra los discursos de odio

Todo comenzó en agosto del año pasado, el Centro Wiesenthal organizó una conferencia sobre discursos de odio en Tucumán, Argentina, en la que se presentó el informe anual que desarrolla la organización y que fue expuesto por el rabino Abraham Cooper, Decano Asociado y Director de Agenda de Acción Global Social del centro. En ese encuentro participaron cerca de 1.000 personas, entre ellas el Gobernador de la provincia, Juan Luis Manzur, quien además era co-organizador de la actividad. Entre los asistentes se contaban profesionales, sindicalistas, empresarios y estudiantes universitarios, entre otros. Como comenta Ariel Gelblung, Director del Centro Wiesenthal para América Latina, esta experiencia, que duró tres días, fue un gatillador para el desarrollo de una iniciativa que se tituló “Proyecto Tucumán”. “El dio un paso que nadie más dio”, dice, “y le dijo al Rabino Cooper: ¿qué más podemos hacer nosotros? ¿En qué más podemos contribuir?”. Entonces se le planteó la idea de que, siguiendo la metodología el estudio que se realiza anualmente sobre “Hate speech”, discurso de odio, se hiciera el ejercicio de navegar en Internet para encontrar mensajes de incitación al odio y ciberterrorismo, pero en idioma español, ya que hasta ese momento no se incluían en el informe ya que éste sólo tomaba mensajes en inglés. La propuesta, entonces, fue capacitar un grupo de voluntarios que hicieran ese trabajo. Entonces, desde agosto en adelante, se realizó una serie de conferencias en las que se fueron seleccionando los jóvenes, que hoy forman un grupo de 19 voluntarios, entre 16 y 20 años, algunos que son de la comunidad judía local y otros que no. Tal como señala Gelblung, el Centro Wiesenthal junto a profesionales del Ministerio de Educación de la Provincia de Tucumán, capacitaron a los encargados de levantar la información que hoy ya se está recopilando para el informe del año 2019. De hecho, en la presentación que se realizó en el mes de agosto de 2019, en el seminario sobre discursos de odio realizado en la Pontificia Universidad Católica de Santiago, se incluyó data sobre Latinoamérica que fue recogida por este grupo de voluntarios. Por eso el Director Ejecutivo del Centro Wiesenthal califica la experiencia del trabajo en este proyecto como “maravillosa, porque es distinto trabajar con chicos que no son de la comunidad. Los que son judíos ya tienen un compromiso innato, pero generar que chicos que no están dentro de eso compartan la relevancia que tiene el análisis de los mensajes de odios en las redes y sean parte de esto, es una experiencia hermosa”.